Juan Natalicio González

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Juan Natalicio González
Juan Natalicio González

15 de agosto de 1948-30 de enero de 1949
Predecesor Juan Manuel Frutos
Sucesor Raimundo Rolón

Datos personales
Nacimiento 8 de septiembre de 1897
Villarrica, Bandera de Paraguay Paraguay
Fallecimiento 16 de diciembre de 1966 (69 años)

México, D. F., Bandera de México México

Partido Asociación Nacional Republicana-Partido Colorado (ANR)
Cónyuge Lydia Frutos
Profesión Político
Alma máter Universidad de Buenos Aires

Juan Natalicio González Paredes (Villarrica, 8 de septiembre de 1897Ciudad de México, 16 de diciembre de 1966) fue Presidente del Paraguay que gobernó al país desde el 16 de agosto de 1948 hasta el 30 de enero de 1949.


Su Vida[editar]

Nació en Villarrica ciudad del Departamento de Guairá, Paraguay, cuna de importantes personalidades del arte y la política como Manuel Ortiz Guerrero, Natalicio Talavera, Ramón Indalecio Cardozo, Leopoldo Ramos Giménez, Delfín Chamorro y Efraím Cardozo, el 8 de septiembre de 1897.

Viene de una sencilla familia rural, su madre fue la señora Benita Paredes, una mujer sabia y culta; su padre, Pablo González, fue un hombre trabajador, se dedicaba a la explotación de la yerba mate en grandes yerbales que poseía en zonas de Ygatimí, y en Tarumá tenía un establecimiento ganadero. Natalicio tuvo dos hermanos, Erasmo y Andrés.

Se casó con Lydia Frutos, era una mujer inteligente, sutil y bonita, a quien le fascinaba la lectura. Se graduó como doctora en Filosofía en la Universidad de Buenos Aires. Este matrimonio no tuvo hijos.

De niño era observador, introvertido, solitario y reflexivo, mas, estos rasgos no desaparecieron en su juventud ni en su adultez, fue conocido por estas características durante toda su vida. Sus estudios los realizó en una escuela pública de su ciudad natal, donde tuvo como maestros a Gregorio Benítez y Delfín Chamorro.

En su adolescencia tuvo como íntimos amigos a Manuel Ortiz Guerrero y Leopoldo Ramos Giménez, con quienes formó más tarde la “trilogía lírica” de Villarrica, a principios de siglo. Con estos amigos, también, Natalicio se deleitaba con la lectura. Disfrutaba de grandes clásicos universales, como Buchner, Voltaire, Darwin, Bufón, Volney, Dante y Spencer. El hábito por la lectura de los clásicos franceses le fue inculcado por Nicolás Sardi, quien fue su profesor de francés en el colegio. El aprecio de Sardi, por él, era tan grande que éste le abrió las puertas de su biblioteca privada. Allí, Natalicio pasaba horas y horas leyendo obras de Víctor Hugo, Alejandro Dumas, Gustave Flaubert, uno de sus autores preferidos, y Eugeni Sué.

En 1914 empezaron a llegar las noticias de la guerra en los campos europeos. En ese mismo año, sucedió uno de los acontecimientos que cambiaría por completo la historia de Natalicio, la muerte de su padre. Tras lo ocurrido, el joven empacó sus maletas, no sin antes recorrer las calles de su amada Villarrica, y partió rumbo a Asunción, confiado en su capacidad intelectual e impulsado por su sueño de estudiar medicina. Ya en la capital, su sueño fue truncado debido al cierre de la Facultad de Medicina por orden de Eduardo Schaerer, quien gobernaba en esa época.

Político y escritor[editar]

Fue Diputado. Ocupó, entre otras carteras del Estado, la cartera de Hacienda. Se desempeñó también como embajador ante varios gobiernos.

En 1915, inició su carrera de periodismo, que ya lo llevaba dentro por naturaleza, siendo reportero del periódico “El Liberal”. Tras integrarse a la Asociación Nacional Republicana-Partido Colorado, ese mismo año, ingresó al periódico oficial del partido “General Caballero” como redactor, donde conoció a grandes personalidades como Juan Manuel Frutos, editor del periódico y a Juan E. O`Leary, Arsenio López Decoud, Antolín Irala, Manuel Domínguez, Ignacio A. Pane y a Fulgencio R. Moreno, quienes influían de manera importante en su ideología política de Natalicio.

Trabajó como secretario de redacción en 1916, en la revista “Fígaro”, invitado por Arsenio López Decoud. Trabajó también en el diario “Patria”, entre los años 1917 y 1919, más tarde llegó a ser jefe de redacción. Al mismo tiempo en que cumplía con sus funciones en el periódico, tuvo el orgullo de fundar la revista cultural “Guarania”.

En 1923, Juan E. O`Leary, después de leer un trabajo suyo, daba el primer empujón necesario para que se iniciase el importante trayecto de uno de los intelectuales más notables que ha dado el Paraguay en el siglo XX. Gran poeta, analista político, narrador, historiador, sociólogo y geógrafo. Sus obras son definidas como polémicas, múltiples, profundas y complejas. En 1952 publicó su libro “Motivos de la Tierra Escarlata”. En 1964, edita “Geografía del Paraguay”, que consistía en un trabajo de más de 800 páginas, ésa fue su más importante y extraordinaria obra.

Su gobierno[editar]

Se realizaron las elecciones el 14 de febrero de 1948 y fue electo jefe de estado. Le entregó el poder el presidente provisional Juan Manuel Frutos, ya que su predecesor, Higinio Morínigo, fue destituido por un golpe el 3 de junio.

Una de las obras más importantes de su gobierno fue la estatización de la Compañía Americana de Luz y Tracción (CALT), que luego se convirtió en la Ande, mediante un proceso de nacionalización. Una de sus frases célebres fue: “No habrá ningún colorado pobre” y esto lo llevó a la práctica dando gran poder político a todas las seccionales coloradas.

Observador de la realidad social paraguaya y de la cultura latinoamericana en sus diversos aspectos, por esto se caracterizó, fundamentalmente, Natalicio González.

Desde que asumió su mandato, en las calles corría la voz de que habría sin duda alguna, algo que le impediría cumplir su gobierno hasta el final. El 26 de octubre de 1948 experimentó una tentativa de golpe de estado, emprendida por su propio partido.

Aunque los rebeldes fueron paralizados por las fuerzas leales, Natalicio no pudo resistir mucho tiempo en el poder, ya que el 29 de enero de 1949 se desató otro golpe, pero esta vez provocado por Felipe Molas López y Federico Chaves, en donde el ámbito militar estuvo ejecutado por el general Raimundo Rolón. La madrugada del 30 de enero, Natalicio presentó su renuncia a la presidencia. Lo suplantó su ex ministro de Defensa, el general Rolón.

Natalicio González tuvo que ir nuevamente al exilio. El 7 de febrero de 1949 llegó a Buenos Aires y luego, en 1950, partió a México. Fue el último intelectual en ocupar la presidencia de la República en el siglo XX.

Se fue, y ella con él[editar]

Natalicio murió en México el 6 de diciembre de 1966 a causa de un ataque cardiaco. Ocurrió la mañana en que volvería a su tierra natal. Eran las 11.00 cuando su esposa Lydia lo encontró en su silla junto al escritorio. Desesperada ante la muerte de su esposo, disolvió en un vaso de agua, treinta pastillas de distintas clases de analgésicos, y decidida a quitarse la vida, se lo bebió. Y como si esto fuera poco, se cortó las venas de ambas muñecas con una hoja de afeitar. Una criada la encontró agonizando abrazada a su marido, llamó a una ambulancia y la trasladaron hasta el hospital. Los médicos hicieron todo por reanimarla pero nada dio resultado. Murió debilitada por el sangrado.


Predecesor:
Juan Manuel Frutos
Coat of arms of Paraguay.svg
Presidente de la República del Paraguay

1948 - 1949
Sucesor:
Raimundo Rolón