Juan José Feliciano Fernández Campero

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Juan José Feliciano Fernández Campero y Pérez de Uriondo Martiarena (n. San Francisco de Yavi, Gobernación del Tucumán (hoy Jujuy), Virreinato del Río de la Plata, 15 de junio de 1777 - † Kingston, Jamaica, el 22 de octubre de 1820), hacendado, político y militar argentino, que tuvo una actuación destacada en la Guerra de Independencia de la Argentina, después de haber sido oficial del bando realista.

Antecedentes familiares[editar]

Escudo de Armas de Juan José Feliciano Fernández Campero y Pérez de Uriondo Martiarena.

Fue el IV Marqués del Valle de Toxo, "Conde de Jujuy", "Vizconde de San Mateo",[1] Caballero de la Orden de Carlos III, Coronel Mayor graduado de los Ejércitos de las Provincias Unidas del Río de la Plata. En algunos documentos aparece mencionado también con el nombre de Juan José Feliciano Alejo Fernández Campero.[2]

Hijo del III marqués de Yavi Juan José Gervasio Fernández Campero y Martiarena y de María Josefa Ignacia Pérez de Uriondo y Martiarena (sobrina y esposa del tercer marqués). Fue en realidad el cuarto Marqués del Valle del Tojo, nombre legítimo del marquesado desde 1708. Su marquesado se extendía por el norte de las actuales provincias argentinas de Jujuy y Salta e incluían grandes extensiones del territorio de Tarija y Potosí en Bolivia. Su marquesado constituyó lo que sería el único caso de nobleza otorgado en lo que luego sería la República Argentina (aunque Santiago de Liniers era Conde de Buenos Aires). Fue, junto con el Barón de Holmberg, uno de los dos nobles que lucharon en las filas independentistas argentinas.[3]

Además de ser pariente de Martín Miguel de Güemes, era primo hermano del coronel Francisco Pérez de Uriondo, del sargento mayor Pedro Nolasco Pérez de Uriondo y del teniente coronel Manuel Pérez de Uriondo.

Sobre el marquesado que heredó y los tres marqueses que le precedieron en la historia se cuentan fantásticas historias, que relatan acerca de su inmensa fortuna proporcionada por la plata extraída de la mina de Cochinoca. Según estas versiones, supuestamente sus antepasados habrían escondido sus tesoros en una red de túneles a la que se accedía desde el subsuelo de su casa en Yavi mediante un mapa grabado sobre un muro en la montaña con indescifrables jeroglíficos. Otra leyenda sostiene que lo ocultaron en algún lugar de Jujuy, llevándolo mediante cuarenta mulas cargadas de alforjas con plata hacia un destino desconocido.

La guerra de Independencia[editar]

En 1813 ocupaba el cargo de gobernador de Salta y jefe de la Caballería realista. Luego de intentar mediar entre las dos partes para evitar la inminente batalla fue decidido por la patriota Juana Gabriela Moro a pasarse a las filas patriotas.

El 20 de febrero de 1813, durante la batalla de Salta, el marqués comandaba un ala del ejército de Pío Tristán y cumpliendo su compromiso decidió retirarse sin atacar huyendo por las lomas de Medeiros, el "movimiento retrogrado qe. hizo la caballeria enemiga" que relata en su parte del triunfo del general Manuel Belgrano, contribuyendo en mucho al triunfo de las armas patriotas. Belgrano lo designó su edecán y Comandante de la Puna, y el 27 de junio de 1814 el director supremo Gervasio Antonio de Posadas le extendió los despachos de coronel del Ejército del Norte.

Fernández Campero se incorporó así al combate a favor de la emancipación americana, acompañando como comandante de la Puna a su pariente el legendario caudillo Martín Miguel de Güemes, en una lucha que Leopoldo Lugones daría en llamar luego la Guerra Gaucha.

Lo acompañaron en la vanguardia de la frontera como sus subcomandantes de la Sección Volante el capitán Juan José Quesada, el Comandante de Gauchos Bonifacio Ruiz de los Llanos y los capitanes indígenas Diego Cala, Juan Antonio Rojas, Agustín Rivera y dos militares españoles pasados a sus filas, los coroneles Manuel Almonte y Fuente y José Antonio Acebey. En el año 1813, la Asamblea General Constituyente reunida en Buenos Aires decretó el fin del feudalismo en el territorio rioplatense y la desaparición de los títulos de nobleza, con lo cual Fernández Campero solo poseyó la calidad de rico hombre o hacendado.

Otros comandantes que acompañaron a Güemes en la Guerra gaucha fueron Francisco Pérez de Uriondo en Tarija, Manuel Arias en San Ramón de la Nueva Orán, José María Pérez de Urdininea en Humahuaca, Bartolomé de la Corte, Domingo Arenas y José de la Quintana, éstos tres últimos en Jujuy.

Combatió como coronel mayor del Ejército de las Provincias Unidas del Río de la Plata desde 1813 hasta 1816, siendo apresado en la batalla de Yavi o Sorpresa de Yavi el 15 de noviembre de ese año. Hasta esa batalla, estaba al frente de la comandancia general de La Puna con un ejército de más de seiscientos hombres montados y sostenidos a sus expensas, al que llamaba Ejército Peruano.

Obtuvo la victoria en varios combates, como Puesto del Marqués, luego contra "Los Angélicos" y posteriormente en la batalla de Colpayo. En ese período bélico en la Puna se produjeron cuarenta combates, catorce de los cuales sucedieron en el mismo marquesado de Yavi. Fue un apoyo sustancial para las victorias de Güemes, con quien mantuvo un vínculo inquebrantable, inclusive cuando se produjo el enfrentamiento con el unitario José Rondeau. Sus tropas actuaron en los múltiples combates que se sucedieron en tierras de la Puna. Atendiendo a sus méritos, el director supremo Carlos María de Alvear lo ascendió el 24 de febrero de 1815 al grado de coronel mayor graduado del Ejército.

El coronel marqués contaba con fábricas de pólvora y de sables y, según se decía, su tropa era semejante a la de los regimientos de Europa. En ese momento independentista fue también electo diputado al Congreso de Tucumán por el partido de Chichas, hoy Bolivia, junto con su amigo el cura José Andrés Pacheco de Melo. No pudo incorporarse en razón de encontrarse en el frente de lucha, intentando detener el avance de José Álvarez de La Serna e Hinojosa. Éste estaba a cargo de la tercera y más grande invasión realista, proveniente del Virreinato del Perú con el propósito de recapturar para la corona española el último baluarte independentista que quedaba en Sudamérica. Al tomar conocimiento de la Declaración de Independencia realizada en el Congreso de Tucumán, el marqués de Yavi redactó una encendida proclama independentista que se conoció como la Arenga de Santa Rosa, mediante la cual hizo juramentar fidelidad a sus soldados hacia la nueva Nación el 31 de agosto de 1816.

Sorpresa de Yavi[editar]

El 15 de noviembre de 1816, mientras escuchaba misa en su capilla de Yavi, él y su tropa gaucha fueron atacados por el coronel realista Guillermo Marquiegui, hecho conocido como “sorpresa de Yavi”; inútil fue la huida emprendida: caería el marqués como prisionero de las fuerzas realistas. Fue tomado prisionero por los generales realistas Pedro Antonio Olañeta y Marquiegui, enviado a Lima y luego desterrado a España por su condición de noble alzado en armas contra la corona a favor de la emancipación. Pidieron por él ofreciendo canje de prisioneros José de San Martín, Belgrano, Güemes y el plenario del Congreso de Tucumán, lo que no fue concedido por los realistas.

La crónica de la época señala que el marqués fue atormentado por sus captores en el Alto Perú y enviado preso a Lima a la cárcel del Algibe, donde estuvo prisionero junto a Quesada y otros combatientes independentistas. Luego fue derivado a España vía Panamá cuando San Martín avanzó sobre Lima, para ser sometido a Consejo de Guerra por tratarse de una figura noble alzada en armas contra la corona a favor de la nueva Nación.

Un capítulo aparte merece la población y los seguidores del Coronel Fernández Campero: tomados prisioneros en Yavi, fueron llevados como prisioneros a Potosí, en dónde el comandante realista de la plaza ordenó el ajusticiamiento de algunos y la condena de las mujeres, niños y ancianos a trabajos forzados. Muchos murieron en esa peripecia, regresando unos pocos a su solar natal.

La delicada salud de Fernández Campero por los tormentos sufridos y el encierro determinaron que fuera desembarcado enfermo en Jamaica, donde el marqués murió en Kingston el 22 de octubre de 1820 luego de testar como coronel mayor del Ejército de las Provincias Unidas del Río de la Plata.

Descendencia y homenajes[editar]

Fue declarado Prócer de la Independencia del Perú mediante la ley del Perú Nº 6864, promulgada el 2 de abril de 1930, por el presidente Augusto Leguía. Dicha ley fue votada por el Congreso peruano y declaraba a Juan José Feliciano Fernández Campero acreedor de la gratitud nacional y establecía la repatriación de sus restos desde Jamaica, para ser depositados en el Panteón de los Próceres, en el centro histórico de Lima. Dicha ley continúa en vigencia, pero no fue cumplimentada en su momento. También fue conocido en aquella región como el marqués de la Guerra Gaucha. En el Monumento al general Güemes y sus comandantes de la ciudad de Salta está inscripto un epitafio en su nombre.

De su unión con Calixta Barragán y Gulliazasti nacieron sus hijos, Fernando María Campero Barragán —de notoria actuación pública en los sucesos políticos de la primera y segunda mitad del siglo XIX en el norte argentino y en la República de Bolivia—, su hija María Calixta Campero Barragán, —casada con Miguel Anzoátegui Pachecho de Melo— y su hijo menor José María del Pilar Campero, quien falleció en la infancia. Entre sus descendientes se encuentran la escritora y poetisa boliviana Lindaura Anzoátegui Campero, el obispo de Salta Julio Campero y Aráoz, el poeta boliviano Octavio Campero Echazú y el guerrillero boliviano Jaime Arana Campero. El presidente de Bolivia, Narciso Campero Leyes, también era su pariente, pues era su sobrino carnal al ser hijo de Felipe Campero, su hermano. La familia de la extinta presidenta del Senado del Estado Plurinacional de Bolivia, Ana María Romero de Campero, también desciende de don Juan José Feliciano Fernández Campero por vía directa.

El 11 de marzo de 2009, en una ceremonia encabezada por el Embajador argentino en Jamaica, junto con representantes diplomáticos de Colombia, Chile, México y Venezuela, representantes del gobierno y la Defense Force de Jamaica, se procedió a la exhumación simbólica de los restos de Juan José Feliciano Fernández Campero. Los mismos fueron recogidos en el lugar que correspondía al atrio de la antiguo templo católico jamaiquino de la Holy Trinity Church (Iglesia de la Sagrada Trinidad), destruido por un terremoto en 1907 y que actualmente está ocupado por la Imprenta del Estado de Jamaica. La urna con los restos símbólicos fue entregada al Dr. Rodolfo Martín Campero, descendiente de la familia del Marqués. El próposito final de éste acto fue el inicio de una reparación histórica de su figura y su repatriación a la Argentina para su sepultura en la actual Provincia de Jujuy,- ver enlaces al pie-.

Finalmente, el 9 de abril de 2010, en el atrio de la Catedral de San Salvador de Jujuy, se realizó la ceremonia de inhumación simbólica de los restos del Coronel Juan José Feliciano Fernández Campero. Luego de 190 años de su muerte en Jamaica, sus restos retornaron a la Argentina gracias a las gestiones de sus descendientes ante el Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto de la República Argentina. Dicha ceremonia fue presidida por autoridades civiles, militares y eclesiásticas de la Provincia de Jujuy, en el marco de las celebraciones del Bicentenario de la Argentina. Desde esa fecha los restos de quien fuera conocido como el "Marqués de la Guerra Gaucha" reposa en el atrio de la catedral jujeña junto a los restos de Teodoro Sánchez de Bustamante y los hermanos Gorriti.[4] [5]

El 15 de noviembre de 2012, la Legislatura de la Provincia de Jujuy por unanimidad decretó que cada 15 de noviembre se conmemorará el "Día de los Mártires de Yavi", en homenaje a los indígenas y criollos que junto al Coronel Juan José Feliciano Fernández Campero, cayeron prisioneros de los realistas en la misma fecha, en 1816. Entre ellos se destacan el Comandante Diego Cala, quien fue pasado por las armas en forma inmediata "por ser un indio rebelde", como también mujeres y niños que luego fueron llevados a Potosí y entregados como esclavos. Este homenaje unió la gesta del Coronel Juan José Feliciano Fernández Campero y las de sus tropas con los homenajes llevados a cabo con motivo del bicentenario del "Éxodo Jujeño".[6]

Predecesor:
Juan José Gervasio Fernández Campero
Marqués del Valle del Toxo
1784-1820
Sucesor (en España):
Vicente Francisco del Sol y Veyán

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. Estos dos últimos títulos son discutidos, pues solamente aparecen en las Memorias del General José María Paz.
  2. José María Paz, Memorias. Tomo I
  3. Rodolfo Martín Campero: El Marqués de Yavi-Coronel del Ejército de Las Provincias Unidas del Río de la Plata. Edit. Catálogos- 2006-Buenos Aires-ISBN950-895-217-2
  4. Diario Pregón - San Salvador de Jujuy
  5. Jujuy Las cenizas del marqués revolucionario descansan desde hoy en la catedral jujeña | DERF Agencia Federal de Noticias
  6. http://www.ellibertario.com/2012/11/22/sorpresa-de-yavi-destacan-relevancia-de-una-ley-sancionada-por-la-camara-de-diputados-de-jujuy/