Juan Crisóstomo Álvarez

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Juan Crisóstomo Álvarez (Tucumán, 1819 - íd, 17 de febrero de 1852), militar argentino, que se distinguió por su valentía en la guerra civil, luchando en el bando unitario.

Biografía[editar]

Hijo de Francisco Álvarez y de Catalina La Madrid, hermana del general La Madrid. A los 18 años era portaestandarte del Regimiento Escolta de Buenos Aires. Peleó a favor de Rosas en la Revolución de los Libres del Sur, de 1839.

Incorporado a las fuerzas de La Madrid, viajó con él a Tucumán, donde cambió de bando y se convirtió en adversario del dictador porteño. Se destacó por su coraje en las campañas posteriores, especialmente durante las batallas de Angaco, donde continuó dirigiendo a sus hombres aún gravemente herido en la cabeza y Rodeo del Medio. Luego de esta última, grave derrota de los unitarios, cruzó la cordillera para exiliarse. Vivió pobremente en Chile y luego se enroló en el ejército de Bolivia. Fue separado del mismo en 1845, por su complicidad con la incursión a Jujuy de los emigrados argentinos capitaneados por Anselmo Rojo.

Más tarde, desde Montevideo fue, de incógnito, a Paraná donde cayó enfermo. Restablecido, se dirigió al Brasil en 1846. La nave que viajaba fue cañoneada y quedó extraviada en una isla; tras una serie de sacrificios e intentos de escapar, decidió entregarse.

Estuvo preso en Ramallo hasta 1848, año en que, por intercesión del embajador Southern, que estaba pactando el levantamiento del bloqueo inglés, recuperó su libertad . Volvió a Chile y se instaló en Copiapó.

Posteriormente, en 1852, sabedor del Pronunciamiento de Urquiza, resolvió derrocar al gobernador tucumano Celedonio Gutiérrez. Tras algunas victorias iniciales, lo enfrentó en Rincón del Manantial, donde fue derrotado. Ignorando Gutiérrez que se había producido la batalla de Caseros, lo mandó fusilar dos días después, el 17 de febrero de 1852.