Juan Antonio de Riaño y Bárcena

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Juan Antonio de Riaño y Bárcena
Coronel
Años de servicio 38 años (1772-1810)
Apodo Riaño
Lealtad Corona Española
(1772-1810)
Servicio/rama Ejército
Lugar de operación Misisipi,
Luisiana
Alabama
Florida
Valladolid
y Guanajuato
Unidad Bajo el mando de Bernardo Gálvez
Condecoraciones Caballero de Calatrava
Participó en

Campaña del Golfo de México:

Independencia de México:


Estatus legal Casado con Victoria de Saint-Maxent
Nacimiento 16 de mayo de 1757
Liérganes, Cantabria, España
Fallecimiento 28 de septiembre de 1810
Alhóndiga de Granaditas, Guanajuato, México
Ocupación

En Nueva España

Juan Antonio de Riaño y Bárcena fue un militar español. (Liérganes, Cantabria, 1757Guanajuato, México, 1810). Hijo de Juan Manuel de Riaño Cuetos y de Rosa de la Bárcena Velarde. Participó en varias campañas contra los ingleses en Mobila, Misisipi, Fort Charlotte, Batton Rouge y en la toma de Pensacola (1781). Después de entrar al servicio del Virrey de Nueva España, tomó posesión como Corregidor y primer Intendente de Valladolid (desde 1828 llamada Morelia) en Michoacán en 1787. Aquí introdujo numerosas reformas y mejoras urbanísticas siguiendo el ideario de la Ilustración. En 1792, fue nombrado Intendente del centro minero de Guanajuato. Entre las obras públicas que mandó realizar ocupando este cargo destaca la Alhóndiga de Granaditas, levantada entre 1798 y 1809 (hoy en día Museo Regional de Guanajuato). Es un paralelogramo con las características de una fortaleza, de piedra rematada por una cornisa dórica, construido por el arquitecto Alejandro Durán y Villaseñor. Otra de sus obras fue el encauce del río que pasaba por la ciudad, actualmente conocido como Calle Subterránea. Riaño y Bárcena, que en 1797 se había cruzado caballero de Calatrava, falleció durante la Toma de la Alhóndiga de Granaditas, mientras defendía la mencionada Alhóndiga de Guanajuato, en la que se había refugiado junto con otros españoles avencidados en la ciudad. La toma de la plaza, capitaneada por el religioso Miguel Hidalgo, comenzó el 28 de septiembre de 1810. Al asedio se sumaron los mineros de la ciudad y jugaron un importante papel en los enfrentamientos, incorporando las técnicas utilizadas en las explotaciones mineras para abrir una entrada en el edificio.