Joseph Kitchin

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Joseph Kitchin (1861 – 1932) fue un empresario y estadístico británico. En su análisis de las tasas de interés y otros datos económicos del Reino Unido y los Estados Unidos, encontró pruebas de la existencia de un ciclo económico corto, de unos cuarenta meses (denominado en su honor ciclo de Kitchin), que explicaba la existencia de las crisis cíclicas del sistema económico capitalista.[1] Sus publicaciones condujeron a otras teorías acerca de los ciclos económicos y las crisis cíclicas, como las de Nikolái Kondrátiev, Simon Kuznets y Joseph Schumpeter. El hecho de que la fecha de su artículo más importante sea 1923, seis años antes de la crisis de 1929 lo hace particularmente significativo.

Se supone que el ciclo de Kitchin se debe a alteraciones en el flujo de información que afecta a la toma de decisiones por los agentes económicos, especialmente las empresas. Éstas reaccionan a la mejora de la situación económica incrementando su producción (input), lo que conduce al pleno empleo del capital. Como resultado de ello, en cierto periodo de tiempo (entre unos pocos meses y dos años), el mercado se inunda de productos, cuya cantidad termina por ser excesiva. La demanda declina, los precios caen, los productos se acumulan en los almacenes; y todo ello proporciona información a los empresarios. Éstos, a la vista de tales informaciones, toman la decisión de reducir su producción (output). No obstante, este proceso requiere cierto tiempo, con lo que hay un desfase entre su inicio, la llegada de la información a los empresarios y la toma de decisiones por estos, quienes además suelen retrasarla para contrastar la certeza o coherencia de tales informaciones, y dotarla de significado. También es necesario un tiempo para que esas decisiones se materialicen, puesto que la mayor parte de las veces tal cosa no puede hacerse de forma inmediata. Es por tanto ese desfase temporal el que genera el ciclo de Kitchin.

Otro desfase temporal relevante es el que se produce entre la materialización de la decisión empresarial, que debe conducir a un empleo del capital por debajo de sus máximas posibilidades, y la reducción del excedente de productos acumulados. Sólo después de que esa reducción haya tenido lugar pueden darse las condiciones para una nueva fase de crecimiento de la demanda, los precios y la producción.[2]

Referencias[editar]