Joseph-Antoine Ferdinand Plateau

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Joseph-Antoine Ferdinand Plateau
Joseph Plateau.jpg
Joseph-Antoine Ferdinand Plateau. Daguerrotipo fechado en 1843
Nacimiento 1801
Bruselas
Fallecimiento 1883, 81 años
Gante
Nacionalidad belga
Campo físico, matemático
Conocido por principio de la persistencia de la visión

Joseph-Antoine Ferdinand Plateau (Bruselas, Bélgica, 14 de octubre de 1801Gante, Bélgica, 15 de septiembre de 1883) fue un físico belga que definió en 1829 el principio de la persistencia de la visión. En 1832 inventó el fenaquistiscopio, uno de los precursores del cinematógrafo. Llevó a cabo investigaciones sobre la capilaridad entre láminas delgadas líquidas y en 1861 demostró que las superficies resultantes son mínimas. La generalización de estos resultados la enunció mediante las leyes de Plateau.[1]

El problema en matemática de obtener la superficie que contiene a una curva cerrada dada en el espacio, tal que el área abarcada por la curva sea mínima, es conocido como problema de Plateau en su honor.[2]

Biografía[editar]

Infancia y juventud[editar]

Hijo de un talentoso pintor de flores, Joseph Plateau recibió una educación en un ambiente artístico. Por otro lado, comenzó a desarrollar un gusto por las ciencias naturales muy pronto, durante sus estancias estivales en el castillo de Marche-les-Dames, donde visitaba las forjas de su tío abuelo y cazaba mariposas. A la edad de 13 años fallece su madre y comienza a estudiar en la Academia de Diseño de Bruselas, ya que su padre se empeñó en que siguiera sus pasos como artísta. No obstante, su padre también fallece al año siguiente, hecho que le impresiona profundamente. Su tío materno, el abogado Thirion, se hace cargo de él y sus dos hermanas y comienza a interesarse más vivamente por la física, organizando veladas donde hace experimentos con los instrumentos construidos por él mismo, que impresionan a los asistentes.


Entre 1817 y 1822 Joseph Plateau asiste a clase en el colegio "Atheneum" en Bruselas. Uno de sus maestros (entre 1819 y 1822) es Adolphe Quetelet (1796-1874), por quien Plateau guardará gran estima durante toda su vida y con quien mantendrá una abundante correspondencia. Quetelet es el fundador de la publicación periódica "Correspondance mathématique et physique" y muchos de los trabajos más relevantes de Plateau verán la luz en sus páginas.

En 1827 se convirtió en profesor de matemática en el colegio "Atheneum" de Bruselas.

En 1828, para la autoexperimentación con postimágenes, estuvo mirando al Sol durante 25 s seguidos. Transcurrieron varios días hasta que finalmente recuperó su visión normal.

En 1829 Joseph Plateau remitió el borrador de su tesis doctoral a su mentor Adolphe Quetelet en busca de consejo y orientación. La tesis contenía sólo 27 páginas, pero formulaba numerosas conclusiones fundamentales. En particular, describía los primeros resultados de su investigación sobre los efectos de los colores en la retina (duración de la impresión, intensidad y color), desarrollos matemáticos acerca de la intersección entre curvas en revolución, la observación de la distorsión de imágenes en movimiento, así como acerca de la reconstrucción de imágenes distorsionadas a través de discos giratorios en sentidos opuestos y superpuestos.

Con este documento Plateau obtuvo el doctorado en matemática y física en 1829 en la Universidad de Lieja. Trabajó en Bruselas y enseguida se trasladó a Gante, en cuya universidad fue nombrado profesor de Física experimental en 1835, impartiendo clases de física y astronomía.

Ceguera[editar]

En 1840 se le diagnosticó una coriorretinitis bilateral. Más tarde se le formaron unas cataratas y entre 1843 y 1844, a la edad de 42 años, se quedó ciego.[3] Plateau ha sido frecuentemente considerado un "mártir por la ciencia". Aunque la asociación entre las lesiones sufridas al observar el Sol directamente en 1828 y la posterior ceguera pareciera natural en su momento, investigaciones recientes cuestionan dicha relación.

No es posible establecer la fecha exacta de su ceguera. Se trata sin duda de un proceso gradual entre 1843 y 1844 que el propio Plateau, mediante la publicación de dos artículos, describe de un modo científico.

Tras 40 años de ceguera, aún conservaba cierta capacidad visual subjetiva. Para sus experimentos y trabajo de escritorio contó siempre con la ayuda de colegas y familiares. Día a día, su esposa, Fanny Clavareau, le leía las publicaciones y cartas, actuando como secretaria. Su hermana Joséphine, dado su talento artístico, probablemente colabora con las representaciones gráficas y las ilustraciones.

Sus colegas, incluyendo al propio Quetelet ayudan con la realización de experimentos, dejando para la enorme capacidad analítica de Plateau los planteamiento analíticos de los problemas. Su yerno, Gustave Van der Mensbrugghe (1835-1911), lleva a cabo las demostraciones durante las conferencias que Plateau pronuncia en diferentes sociedades y organismos.

Muerte[editar]

Tras su muerte, fue enterrado en el cementerio de Mariakerke, en Gante, el 18 de septiembre de 1883, en una ceremonia a la que asistieron numerosas personalidades. Actualmente no se conserva la tumba en la que fue enterrado.

Trayectoria científica[editar]

Buena parte de sus estudios de fisiología óptica se centraron en la percepción de los colores y en las postimágenes. Plateau definió el principio de la persistencia de los estímulos luminosos en la retina (Persistencia de la visión) y determinó que su duración es de una décima de segundo. Este tiempo no es constante, sino que aumenta cuando el ojo está adaptado a la oscuridad; ese es el mecanismo por el cual, a partir de imágenes fijas, percibimos la sensación de movimiento durante la proyección de una película.

En 1832, Plateau inventó un primitivo dispositivo estroboscópico, el fenaquistiscopio, el primer dispositivo capaz de proporcionar la ilusión de una imagen en movimiento a partir de una secuencia de imágenes fijas. Compuesto de dos discos coaxiales, uno con pequeñas aberturas radiales y equidistantes, a través de las cuales el espectador puede mirar, y otro disco conteniendo una secuencia de imágenes fijas impresa. Cuando los dos discos rotan a la velocidad adecuada, la sincronía entre las aberturas y las imágenes crea una ilusión de animación de las imágenes. La proyección de fotografías estroboscópicas, creando la ilusión de movimiento, daría lugar, eventualmente, a la invención del cinematógrafo de los hermanos Lumière.

Plateau estudió también el fenómeno de la capilaridad (Statique expérimentale et théorique des liquides soumis aux seules forces moléculaires, 1873). En matemáticas, el problema de demostrar la existencia de una superficie de área mínima inscrita entre unos límites dados lleva su nombre en su honor. Para su estudio, llevó a cabo abundantes experimentos acerca de la estructura de las pompas de jabón y enunció las Leyes de Plateau que describen estas estructuras desde un punto de vista matemático.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]