Josefa Toledo de Aguirre

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Josefa Emilia Toledo Murillo»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Josefa Toledo de Aguerri
Nacimiento 21 de abril, 1866
Juigalpa, Chontales, Bandera de Nicaragua Nicaragua
Fallecimiento 27 de abril, 1962
Managua, Bandera de Nicaragua Nicaragua
Ocupación Educadora, escritora, ensayista, dramaturga, feminista
[editar datos en Wikidata ]

Biografía[editar]

Josefa Emilia Toledo Murillo más conocida como Josefa Toledo de Aguerri nació en la ciudad de Juigalpa, departamento de Chontales, Nicaragua, el 21 de abril de 1866.

Fue por mucho tiempo la primera educadora de Nicaragua. En 1900, a la edad de 34 años, se casó con el español Juan Francisco Aguerri. Fue un amor repentino e intenso. En 1924 fue nombrada Directora General de Instrucción Pública. Por primera vez en la historia de Nicaragua, una mujer accedió a tan alto cargo público. Pero no duró mucho allí, fue removida porque "era muy independiente y cuestionadora".

En 1950, se le otorgó el reconocimiento continental de "Mujer de las Américas", convirtiéndose -hasta ahora- en la única nicaragüense merecedora de este honor, que antes sólo lo habían merecido Gabriela Mistral, Minerva Bernardino, Eleonor Roosevelt y Carrie Capman.

Varios intelectuales, amigos y admiradores, le dedicaron un "Libro de Oro", entre ellos el unionista centroamericano Salvador Mendieta, Modesto Barrios, el historiador Sofonías Salvatierra, Ramón Romero, Hernán Rosales, Hildebrando A. Castellón, el profesor y biógrafo de Darío Edelberto Torres Espinoza, el intelectual Guillermo Rotschuh Tablada y quien fuese Ministro de Educación Modesto Armijo.

Esto también se halla detallado en la biografía que le consagró Margarita López Miranda: "Una chontaleña en la educación nacional" (1988).

Murió el 27 de abril de 1962 a los 95 años de edad.

Forjadora de la pedagogía moderna en Nicaragua[editar]

Junto a Carmela Noguera y a otras graduadas del Colegio de Señoritas, fundado en 1882 por el presidente Joaquín Zavala, es considerada como la forjadora de la Pedagogía Moderna de Nicaragua.

Su obra educadora[editar]

Su carrera abarcó la dirección de varios centros de instrucción públicos –en tiempos del general José Santos Zelaya- y la fundación de su propio Colegio y de la Escuela Femenina de Prensa, de la Escuela Normal de Señoritas; el Colegio de Señoritas Técnico-Práctico y el Kindergarten Modelo. Sin embargo, su vocación educativa fue más amplia, resultando una escritora pedagógica de grandes capacidades, una ensayista teórica de la enseñanza y autora de teatro escolar.

Cultivó, también, la crónica de viaje y la biografía breve, el editorial y el artículo divulgativo, como dan fe media docena de obras:

  • Ideales y sentimientos patrióticos (1927)
  • Puntos críticos sobre enseñanza nicaragüense (1933)
  • Temas pedagógicos (1935)
  • Anhelos y esfuerzos (1935)
  • Educación y feminismo (1940)
  • El hogar y la escuela como factores en la elaboración de una paz futura y perdurable (1951)

Éstas, en el campo específicamente pedagógico, postulaban la rehabilitación de las Escuelas Normales (la de varones, fundada en 1908 y la de señoritas, en 1910); la necesidad de establecer un Consejo Nacional de Instrucción Pública; el concepto "nuevo" de escuela como esfuerzo dirigido, perfeccionamiento progresivo, fe en sí mismo, esperanza en la realización de los ideales y abnegación para un exceso de trabajo en favor de los demás, entre otras cosas.

Pionera del feminismo en Nicaragua[editar]

Como feminista pionera en su patria, bregó por la superación y los derechos de la mujer. Este posicionamiento social tuvo su difusión en las publicaciones periódicas Revista Femenina Ilustrada (1918 a 1920) y Mujer Nicaragüense (1929 a 1930). Asimismo, su Enciclopedia Nicaragüense (1932) da fe de su faceta de promotora cultural. De ésta se editó el Segundo Tomo, pues el primero fue destruido por el terremoto de Managua de 1931.

Encabezaba las luchas feministas de su tiempo e hizo un gran aporte a estas luchas. El colegio dirigido por ella era el único donde las mujeres podían obtener su bachillerato, para luego ingresar a la universidad. Elba Ochomogo, la primera nicaragüense que concluyó sus estudios universitarios, graduándose como farmaceuta, fue alumna de doña Chepita.

También preparó a Concepción Palacios Herrera, la primera nicaragüense que llegó a ser Doctora en Medicina. Además, una de sus hijas se graduó de bacterióloga.

Se la conocía por "Doña Chepita" y prefería vivir “en donde la justicia tuviera su mejor representatividad”. Declaraba a Cervantes y a Darío, respectivamente, "el prosista y poeta predilectos". Chopin era su músico más admirado y Murillo, el español, su pintor más afín. Tenía un libro de Pestalozzi de cabecera y el héroe de la vida real que más admiraba era el sacerdote Mariano Dubón (1861-1934). Su heroína por antonomasia: Rafaela Herrera; su aversión particular, la hipocresía; y su lema: "Todo por la patria, la familia y el honor".

Homenaje permanente[editar]

Existe un busto dedicado a la Educadora Josefa "Chepita" Toledo de Aguerri, ubicado en costado este del Parque Central frente a la Ruinas de la antigua Catedral de Managua. Esta hecho de Cemento armado con dimensiones de 59 cm de alto X 41 cm de ancho y 18 cm de largo.

En el año de 1935, se decidió erigir un monumento a la educadora de generaciones, el cual consistiría de un templete con un medallón que llevaría el Busto de la educadora y sería levantado en el Parque Infantil, ahora Parque "Rubén Darío". Así se iniciaron una serie de actividades culturales para recauadar fondos y hacer posible dicho Monumento.

Finalmente, el Monumento no se construyo como se había planeado erigiendo únicamente un Busto, inaugurado el 7 de enero de 1940 por el Presidente Anastasio Somoza García.

El 25 de abril de 1965, un camión embistió el Busto, arrancándolo de su pedestal. Recuperado fue depositado en el colegio que llevaba su nombre, aceptando la empresa propietaria del vehículo pagar los gastos de su restauración.

Josefa Toledo de Aguerri, fue la primera persona en Nicaragua que tuvo la satisfacción que se le erigiera un Monumento en vida. Tanto en su patria Nicaragua como en otros países de Latinoamérica muchos centros de enseñanza llevan su nombre.

Bibliografía[editar]

  • Arellano, Jorge Eduardo. "Héroes sin fusil: 140 nicaragüenses sobresalientes", 1998. Editorial Hispamer.
  • Arellano, Jorge Eduardo. La "Mujer de las Américas" 1950. El Nuevo Diario, Año XXVIV, Nº 10261, 7 marzo, 2009. Managua, Nicaragua.

Enlace: [1]

  • Midence, Carlos. La vocación educativa de Josefa Toledo de Aguerri. El Nuevo Diario, Año XX, Nº ??, 30 abril, 2005. Managua, Nicaragua.

Enlace: [2]

  • Fundación Puntos de Encuentro. La Boletina No. 43. Doña Josefa Toledo: La primera feminista nicaragüense.

Enlace: [3]

  • González-Rivera, Victoria. Nicaraguan Feminist Josefa Toledo De Aguerri (1866-1962): Her Life And Her Legacy.

En Diálogos: Revista electrónica de historia, ISSN 1409-469X, Vol. 5, Nº. 1-2, 2004 (Ejemplar dedicado a: Historia, Política, Literatura y Relaciones de Género en América Central y México. Siglos XVIII, XIX y XX) Resumen: Este ensayo analiza el legado de Josefa Toledo de Aguerri (1866-1962), educadora y feminista nicaragüense. El análisis se enfoca en sus escritos sobre el feminismo, la eugenesia, y la sexualidad. Enlace: [4] Texto completo: [5]

  • Manfur.org

Enlace: [6]

  • Ley que declara Patrimonio Histórico Cultural de la Nación la casa natal de la insigne maestra Josefa Toledo de Aguerri.

Enlace: [7]

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]