Josefa Amar y Borbón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Josefa Amar y Borbón, (Zaragoza, 4 de febrero de 1749[1] - 21 de febrero de 1833), pedagoga y escritora española de la Ilustración.


Biografía[editar]

Según la partida de bautismo de la iglesia de San Miguel de los Navarros, fueron sus padres José Amar y Arguedas, médico de cámara de Fernando VI, e Ignacia de Borbón y Vallejo, casados en la capital aragonesa en diciembre de 1740.

Quinto vástago de la pareja, fue la primera hija. Tuvo seis hermanos y cinco hermanas. Los varones se dedicaron a la milicia, excepto Francisco, el menor, que fue sacerdote en Zaragoza. Su hermano mayor, Antonio José Amar y Borbón, llegó a ser nombrado virrey, capitán general y presidente de la Audiencia de Nueva Granada en 1802. La tradición profesional e intelectual familiar, sin embargo y por ambas ramas, había sido hasta entonces la medicina.[1]

Su bisabuelo materno, el zaragozano Felipe Borbón, autor de Medicina doméstica,[2] publicada en 1686,[3] fue un afamado facultativo y profesor universitario. Miguel Borbón y Berné, su abuelo, cirujano en el Hospital de Nuestra Señora de Gracia, catedrático y médico real, fue nombrado vicepresidente del Real Tribunal del Protomedicato de Castilla en 1746.[4] Afianzada su posición, no tardó en ejercer su influencia para favorecer a su yerno, el padre de Josefa, quien figura ya en 1749 como médico de Cámara de Su Majestad.[5]

Su padre, nacido en Borja el 28 de abril de 1715, obtuvo el grado de doctor en medicina por la Universidad de Zaragoza a los 24 años y desempeñó la cátedra de Anatomía desde 1743.[6] También fue catedrático de Aforismos hasta 1754. Tras la llamada de su suegro, prestó sus servicios como médico real para Fernando VI y Carlos III. Publicó varias obras sobre temas de su especialidad, en particular sobre la pulmonía, el tifus o tabardillo y la viruela. Falleció en Madrid en 1779, a los 64 años. Había sido vicepresidente de la Real Academia Médica Matritense así como miembro de la Real Sociedad de Ciencias de Sevilla y de la de Oporto.[7]

Indudablemente, el ambiente familiar en que se educó Josefa pudo tener una influencia significativa en el desarrollo posterior de sus aptitudes intelectuales. Pero no menos puede afimarse de la labor que desempeñaron sus dos preceptores: Rafael Casalbón y Antonio Berdejo. Casalbón, eminente helenista, fue bibliotecario real tras el fallecimiento de Juan de Iriarte en 1772. Berdejo, presbítero, fue miembro de la Sociedad Económica Aragonesa y también un experto en lenguas clásicas. Ninguno de estos dos maestros desdeñaron la enseñanza de los idiomas modernos, razón por la cual su alumna llegó a dominar, además del latín y el griego, el francés, el italiano y el inglés.[8]

Alcanzó una erudición más que notable que ejerció con independencia de juicio y dentro de los parámetros del europeísmo universalista de la época. Conocía toda la obra de los ilustrados e ideólogos franceses y la de John Locke, y su pensamiento pasó de una Ilustración avanzada a un liberalismo convencido. Aborreció la extrema religiosidad de la cultura de la época y se mostró en todo como una laica convencida; nunca citó a escritoras religiosas: para ella, como si Santa Teresa y sor Juana no hubieran existido. En ese sentido, su feminismo fue más radical incluso que el de su contemporánea Margarita Hickey. Desaprueba que las niñas se eduquen en conventos de monjas y que incluso existan los conventos de monjas.

Se casó a los 23 años con Joaquín Fuertes Piquer, de 47 años de edad, natural de Valbona (Teruel), sobrino del famoso médico aragonés Andrés Piquer, colegial de San Ildefonso de Alcalá de Henares, abogado ejerciente en Madrid y bien relacionado con el conde de Aranda, a la sazón presidente del Consejo de Castilla. Poco después de celebrado el matrimonio, en 1772, obtuvo una plaza como alcalde del crimen en la Audiencia de Aragón. Fue miembro activo de la Real Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País desde su fundación en 1776, donde llegó a ocupar el cargo de director segundo. En 1787, tras un severo ataque de apoplejía sufrido el año anterior, solicitó la jubilación de su puesto en el tribunal. Falleció el 3 de septiembre de 1798 a los 72 años.[9]

Fueron padres de Felipe, nacido en 1775. En 1802, al tiempo que su tío Antonio era nombrado virrey de Nueva Granada, obtuvo el cargo de oidor en la Real Audiencia de Quito. Los movimientos secesionistas que se produjeron en las colonias americanas tras la invasión napoleónica de la península en 1808 tuvieron su reflejo en Nueva Granada. El oidor Felipe Fuertes Amar, en su intento de reprimir el movimiento independentista, encontró la muerte en 1810, a los 35 años, al enfrentarse contra la oligarquía quiteña que estaba destinada a hacerse cargo del poder.[10]

En 1782 fue nombrada socia de mérito de la Real Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País. En 1787 lo fue de la Junta de Damas, vinculada a la Real Sociedad de Madrid, y posteriormente de la Real Sociedad Médica de Barcelona.

Se dedicó principalmente a la traducción de obras extranjeras, mayoritariamente científicas. Entre 1782 y 1784 tradujo anotados los seis tomos del Ensayo histórico-apologético de la literatura española contra las opiniones preocupadas de algunos escritores modernos italianos del abate Francisco Javier Lampillas contra Girolamo Tiraboschi (1786). A éste añade además un Índice de autores y materias.

La Sociedad de Amigos del País de Zaragoza le encargó además la traducción del Discurso sobre el problema de si corresponde a los párrocos y curas de aldea instruir a los labradores en los elementos de la economía campestre, acompañado del plan de Francesco Griselini. Prologó la edición en 1783. En 1783 estaba escribiendo una Aritmética española y tradujo el Diario de Mequinez. Vivió casi toda su vida en Aragón (Zaragoza, Tarazona, Borja).

Defendió en la Real Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País la independencia y dignidad de la mujer, por medio de la traducción de uno de los libros europeos más famosos sobre el tema, el de Vicesimus Knox, Essays Moral and Literary de 1778, y de varios discursos que escribió y pronunció entre 1786 y 1790: Discurso en defensa del talento de las mugeres (1786), Oración gratulatoria . . . a la junta de Señoras (1787) y Discurso sobre la educación física y moral de las mujeres (1790). En todos estos defiende el feminismo de la igualdad: el cerebro no tiene sexo y la aptitud de las mujeres para el desempeño de cualquier función política o social es exactamente igual, por naturaleza, a la de los hombres. Si existe alguna diferencia se debe a la educación.[11]

Obras[editar]

  • Ensayo histórico-apologético de la literatura española contra las opiniones preocupadas de algunos escritores modernos italianos. Disertaciones del Abate Don Xavier Lampillas, traducido del italiano al español por Josefa Amar y Borbón. Zaragoza, por Blas de Miedes, 6 vols., 1782-1784.
  • Respuesta del señor abate Lampillas a los cargos recopilados por el señor abate Tiraboschi en su carta al señor abate N. N. sobre el ensayo histórico apologético de la literatura española, traducido del italiano por Josefa Amara y Borbón. Zaragoza, Blas de Miedes, 1786.
  • Ensayo histórico-apologético de la literatura española contra las opiniones preocupadas de algunos escritores modernos italianos. Disertaciones del Señor Abate Don Xavier Lampillas, traducido del italiano al español por Josefa Amar y Borbón. Segunda edición, corregida, enmendada e ilustrada con notas por la misma traductora. Madrid, Imprenta de D. Pedro Marín, 7 tomos, 1789.
  • Discurso en defensa del talento de las mujeres y de su aptitud para el gobierno y otros cargos en que se emplean los hombres, en Memorial literario, t. VIII, agosto 1786, pp. 399-430.
  • Oración gratulatoria dirigida a la Junta de Señoras de la Real Sociedad Económica de Madrid, en Memorial literario, t. XII, diciembre 1787, pp. 588-592.
  • Discurso sobre la educación física y moral de las mujeres por Josefa Amar y Borbón. Madrid, Benito Cano, 1790

Notas y referencias[editar]

  1. a b López-Cordón Cortezo, p. 39
  2. Borbón, Felipe (1686). Medicina domestica, necessaria a los pobres, y familiar a los ricos : transcrita del medico caritativo co[n] algunos remedios, de otros autores : con escolios en las materias y afectos que se tratan, assi chirurgicos, como medicos. Zaragoza: Domingo Gascón. OCLC 644738612. 
  3. López-Cordón Cortezo, p. 41
  4. Campos Díez, María Soledad (1999). El Real Tribunal del Protomedicato castellano, siglos XIV-XIX. Monografías, nº 25. Cuenca: Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha. p. 242. ISBN 9788489958791. OCLC 42390638. Consultado el 3 de julio de 2012. 
  5. López-Cordón Cortezo, p. 42
  6. Jiménez Catalán, Manuel; Sinués y Urbiola, José (1922-1927). Historia de la Real y Pontificia Universidad de Zaragoza (PDF). Patronato Villahermosa-Guaqui. p. 57. Consultado el 3 de julio de 2012. 
  7. López-Cordón Cortezo, p. 40
  8. López-Cordón Cortezo, p. 47
  9. López-Cordón Cortezo, pp. 51-52
  10. López-Cordón Cortezo, pp. 53-54.
  11. López-Cordón Cortezo, p. 170

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]