José de Córdoba y Rojas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «José de Córdoba»)
Saltar a: navegación, búsqueda
José de Córdoba y Rojas
Capitán de fragata de la Real Armada[Nota 1]
Lealtad España

Nacimiento

6 de abril de 1774
San Fernando, Cádiz, Flag of Spain.svg España

- † 1810
Fallecimiento 15 de diciembre de 1810
Potosí, Alto Perú

José María Fernández de Córdoba y Rojas, José de Córdoba y Rojas o José de Córdova y Rojas (San Fernando (Cádiz), 6 de abril de 1774 - Potosí, 15 de diciembre de 1810) fue un militar y marino realista español, que murió fusilado por formar parte de la contrarrevolución a la Revolución de Mayo del Virreinato del Río de la Plata.

Orígenes y trayectoria en Europa[editar]

José de Córdoba y Rojas provenía de una antigua familia de la nobleza, dedicados por tradición a la marina de guerra; su padre, José de Córdova y Ramos, mandaba la escuadra española derrotada en aguas de la Batalla del Cabo de San Vicente, en 1797, por los ingleses, hecho por el cual fue degradado posteriormente.

Estudió en la academia naval de Cádiz, y a los 16 años era alférez de fragata. Participó en expediciones navales hacia las costas italianas contra las fuerzas francesas, y posteriormente contra la marina británica. Participó en la toma de Tolón, la defensa de Cádiz, y finalmente se unió a la escuadra española incorporada a la francesa en los últimos años del siglo XVIII.

Arribo al Virreinato del Río de la Plata[editar]

Llegó al Virreinato del Río de la Plata en 1801 con el grado de capitán de fragata, destinado al apostadero naval de Montevideo. Durante las Invasiones Inglesas participó en la Reconquista de Buenos Aires, y en 1807 en la Defensa contra el segundo intento. Fue ascendido por su comportamiento en esta última acción.

En 1809 se incorporó al ejército con el grado de mayor general, a las órdenes del brigadier Vicente Nieto; éste había llegado a Buenos Aires con Baltasar Hidalgo de Cisneros, el nuevo virrey sustituto de Santiago de Liniers y que luego fue depuesto por la Junta de Buenos Aires. En Buenos Aires se le tildó de mal funcionario y oficial, corrupto y deshonesto.[Nota 2] [1]

Represión de la Revolución de Chuquisaca[editar]

A principios de junio de ese año, al tenerse noticias de la revolución de Chuquisaca, el virrey envió a reprimirla al brigadier Nieto. Éste se puso de inmediato en camino, con importantes fuerzas militares comandadas por Córdoba, e incorporó otras en Salta. A órdenes de Córdoba, estas fuerzas reprimieron la revolución, que ya se había extendido a Cochabamba y La Paz. En esta última ciudad, la rebelión fue aplastada por el general José Manuel de Goyeneche, enviado por el virrey del Perú, José Fernando de Abascal, que por otra parte no tenía atribuciones para hacerlo. El virrey estaba alarmado frente a una revolución que se extendía aparentemente imparable, no solo en el Alto Perú, sino también por Quito y otras regiones, y amenazaba con extenderse al Río de la Plata, Nueva España, Nueva Granada, Costa Firme y Chile.

Nieto se puso a las órdenes de virrey del Perú, que lo confirmó en el gobierno como gobernador de Charcas con plenos poderes, que incluían la presidencia de la Real Audiencia. Organizó la defensa de Charcas nombrando a Córdoba segundo comandante del "Ejército Pacificador de Charcas", con el grado de coronel.

La represión de Nieto y Córdoba se distinguió por el dictado de muchas penas de prisión, aunque no resultó en ejecuciones. En cambio, la simultánea campaña de Goyeneche a La Paz fue ahogada en sangre: atacó la ciudad, causando centenares de muertos, y dictó decenas de penas de muerte. Estas noticias llegaron tergiversadas a Buenos Aires, donde se supo que Nieto y Córdoba habían ido a derrotar las revoluciones, y que se habían dictados muchas penas de muerte.

Combate de Cotagaita[editar]

Producida la Revolución de Mayo en Buenos Aires con la creación de la Primera Junta, el 25 de mayo de 1810, ésta inmediatamente envió al Ejército del Norte a fin de terminar con la contrarrevolución realista de la provincia de Córdoba que culminó con la ejecución de Santiago de Liniers continuó su avance para auxiliar a las provincias del Alto Perú.

El gobernador Nieto marchó junto al general Córdoba a frenar el avance del Ejército del Norte fortificándose en Santiago de Cotagaita, donde esperó el avance de los revolucionarios porteños al mandado de Antonio González Balcarce. Éste atacó la fortificación realista sin contar con artillería, y tras algunas horas de combate fue dispersado por Córdoba en el Combate de Cotagaita.

Batalla de Suipacha[editar]

Córdoba tardó algunos días en salir en la búsqueda del ejército revolucionario hasta Tupiza, tiempo que aprovechó Balcarce para recibir al grueso de sus tropas, que contaban también con artillería.

El 7 de noviembre, Balcarce atacó a las fuerzas de Córdoba en la Batalla de Suipacha; como Córdoba no se decidiera a atacarlo, simuló una retirada y emboscó a sus enemigos, derrotándolos por completo. Esta fue la primera victorida de los ejércitos de las Provincias del Río de la Plata sobre los ejércitos realistas españoles.

Su fusilamiento[editar]

Córdoba huyó hacia el norte, pero fue capturado a los pocos días. Consultado por Balcarce y Juan José Castelli, el representante de la Primera Junta, sobre la situación en el Alto Perú, admitió que todo el territorio quedaba abierto al avance revolucionario. No obstante, había una fuerza militar considerable estacionada en Oruro al mando de Juan Ramírez Orozco; ésta demostró su incapacidad para oponer resistencia a la revolución al ser derrotada el 14 de noviembre en la Batalla de Aroma, viéndose obligada a retirarse hacia el Perú.

El ejército dirigido por Balcarce y Castelli ya traía consigo la sentencia de muerte firmada por la Primera Junta. Ésta incluía a Nieto, el gobernador potosino Francisco de Paula Sanz y al general José Manuel de Goyeneche pero Castelli la hizo extensiva a Córdoba. Córdoba fue conducido hasta Potosí y, siguiendo la misma suerte que anteriormente había sufrido Santiago de Liniers, fue ejecutado el día 15 de diciembre junto con Vicente Nieto y Francisco de Paula Sanz.

Goyeneche no pudo ser capturado, y más tarde derrotó a los revolucionarios en la batalla de Huaqui.

Descendencia[editar]

Su hijo Luis Fernández de Córdoba fue teniente general en los ejércitos de María Cristina de Borbón, capitán general de Navarra, embajador en Francia, Dinamarca, Alemania y Portugal.[1] Al mando de las tropas isabelinas, obtuvo la victoria en la Batalla de Mendigorría. Por esta victoria, su madre Doña María de la Paz Rodríguez de Valcárcel y O'Conrry, viuda de José de Córdoba, recibió el marquesado de Mendigorría en 1840. Tras su fallecimiento, éste sería heredado por su otro hijo, Fernando Fernández de Córdova, segundo marqués de Mendigorría. Fernando Fernández de Córdoba fue teniente general, ocupó el Ministerio de la Guerra español y fue Presidente del Consejo de Ministros.[1]

Notas[editar]

  1. Fue mayor general (jefe de estado mayor) del mariscal Vicente Nieto en la represión del levantamiento en el Alto Perú en 1809 y en la lucha contra la Revolución de Mayo.
  2. Destéfani (Los marinos en las Invasiones Inglesas, p.351), cita al cronista contemporáneo Ignacio Núñez, considerando a su criterio injusta la acusación:«no era conocido principalmente en las márgenes del Río de la Plata sino por un insigne calavera tan atolondrado y escaso para llenar sus deberes públicos, como abundante y experto en la práctica de toda clase de pillería»

Referencias[editar]

  1. a b c Destéfani, Laurio H., Los marinos en las Invasiones Inglesas, Departamento de Estudios Históricos Navales de la Armada Argentina, Ciudad de Buenos Aires, 1975

Bibliografía[editar]

  • Bidondo, Emilio, La guerra de la independencia en el Alto Perú, Ed. Círculo Militar, Bs. As., 1979.
  • Camogli, Pablo, Batallas por la libertad, Ed. Aguilar, Bs. As., 2005.
  • Ruiz Moreno, Isidoro J., Campañas militares argentinas, Tomo I, Ed. Emecé, Bs. As., 2004.
  • Scenna, Miguel Ángel, Las brevas maduras. Memorial de la Patria, tomo I, Ed. La Bastilla, Bs. As., 1984.

Enlaces externos[editar]