José Walter Gavito

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

José Walter Gavito (nació el 4 de enero de 1935 en la ciudad de La Plata, provincia de Buenos Aires, Argentina) es un escultor argentino.

Escultor de fama internacional, su nombre está profundamente vinculado con artistas italianos como Enrico Manfrini, Lello Scorselli, Francesco Mesina, al Museo de Arte Contemporánea de Milán (Villa Clerici) como a la Fundación Pagani de Legnano (Italia).

Sus obras han obtenido numerosos premios nacionales e internacionales.

Sobre su obra[editar]

Los dibujos de Walter Gavito están llenos de gestos humanos, la mirada melancólica ojos nostálgicos y a veces lejanos, la belleza austera y masculina que se encuentra con la ternura de la mujer amante y madre. Imágenes que necesitan silencio y una cierta distancia, una mirada que se pierde más allá de las formas buscando el alma escondida en la materia.

La escultura conserva el lenguaje del devenir, muestra nuestra condición de "Homo Viator" en las líneas que cambian, la materia queda sujeta a las leyes del tiempo que como el viento acaricia los momentos de la existencia conjugando la felicidad , la tristeza , vida y la muerte, realidad de la condición humana.

En Gavito aparece siempre la juventud a veces escondida detrás de líneas que hablan de años intensamente vividos donde siempre permanece lo esencial, el deseo de no rendirse y seguir viviendo, de superar el dolor y las pruebas , la resistencia a morir para siempre.

El escultor quiere quedarse en las formas y le da palabras, la materia habla y muestra el fenómeno humano que se presenta sin vergüenzas, la vejez, el dolor, la alegría, los sueños que parecen siempre anunciar la profecía de un nuevo mañana.

Detrás de la figura descubrimos siempre los rostros y la esperanza del hombre argentino, mezcla de razas y con deseos de universalidad, ganas de partir y de quedarse, corazón inquieto que busca la propia identidad en un universo donde el espíritu se confunde con la tierra y el llamado lejano de raíces europeas proyecta la vida hacia el externo y contemporáneamente a la reflexión y a la interioridad.

Esta necesidad de escapar y de quedarse crea en el artista la conciencia de valores absolutos y trascendentes. En los rostros de Gavito hay siempre necesidad de infinito, la conciencia de rechazar el absurdo que amenaza de apagar para siempre el amor.

El amor es lo que queda , Walter Gavito lo celebra en sus figuras como intentando permanecer en la superficie de sus personajes para invitarnos a un viaje interior, un viaje con miles de preguntas abiertas y la posibilidad de encontrar la eternidad, sin perder del todo la humanidad.

Enlaces externos[editar]