José Gordillo Sánchez

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
José Gordillo Sánchez
Autorretratojosegordillo.jpg
Autorretrato
Nacimiento 1888
Fuente del Maestre, Badajoz (España)
Fallecimiento 1972 (84 años)
Fuente del Maestre, Badajoz
Nacionalidad Flag of Spain.svg España
Área Pintura

José Gordillo Sánchez (Fuente del Maestre, Badajoz, 1888-1972), fue un pintor español de la escuela realista extremeña.

Biografía[editar]

Fue un hombre polifacético: fotógrafo, pintor, dorador y hombre de mil oficios para salir adelante en los duros años que le tocó vivir.

José Gordillo Sánchez nació un 5 de octubre de 1888 en Fuente del Maestre (Badajoz) y murió el 10 de julio de 1972, con 83 años. Era hijo de Juan Gordillo Zambrano y Antonia Sánchez Díaz, y hacía el número décimo de doce hermanos. Tras sus estudios primarios, a los 12 años, aprendió el oficio de carpintero ebanista y después el de pintor decorador.

Su producción artística estuvo frenada por distintos avatares. Se casó con Rosario Córdoba, una hermosa mujer que procedía de Montilla (Córdoba), de donde vino con su padre cuando este fue destinado al pueblo como maestro. Tuvieron ocho hijos, de los cuales murieron dos debido a la gripe epidémica de 1918. Diez años más tarde, con sólo 33 años, fallecería su amada esposa a la que no reemplazaría en toda su vida. Sin estar recuperado de estas pérdidas, la guerra civil le arrebató a su primogénito, Pepín, (al que plasmó en varios de sus cuadros, como en el lienzo titulado “Conquistando a la abuela”) al que profesaba gran cariño. Todas estas pérdidas causaron gran conmoción en su vida y un gran eclipse en su quehacer artístico.

Se trataba de un hombre que, conocedor de su valía, nunca se vanaglorió de ello, humilde, cariñoso, modesto, religioso. Se sentía atraído por los rincones místicos de iglesias y capillas y los pintaba con gusto. Sus hijos y nietos lo definen como un hombre empático, con capacidad de escuchar los problemas de la gente, muy generoso y muy familiar. Fueron muchas las obras que donó, y como muestra tenemos en la Iglesia de los Franciscanos el lienzo del milagro de S. Diego de Alcalá. No era sólo un pintor sino un artista polifacético que tocó todas las ramas del arte.

Pintura[editar]

Las aguadoras, José Gordillo.

José tuvo apego por la pintura desde su más tierna infancia. Estudió dibujo en la Escuela de Artes y Oficios Artísticos en Badajoz, siendo director Adelardo Covarsí, y pintura al óleo en la Real Academia de Bellas Artes “Santa Isabel de Hungría” de Sevilla, teniendo como profesor a José García Ramos.

Fue seleccionado por Extremadura para la Exposición Iberoamericana de Sevilla (1929), donde obtuvo premio por el cuadro titulado “Las aguadoras”, que hoy en día solo se encuentra reproducido a todo color en la Colección Espasa-Calpe, Apéndice VIII Pintura, ya que debido a la situación precaria de su economía, que no le permitía procurarse materiales, se vio obligado a pintar encima de este cuadro para aprovechar el lienzo. También logró un premio por el cuadro “Conquistando a la abuela”, vendido en la misma exposición. Fue seleccionado en varias exposiciones nacionales de Madrid y Sevilla. En la exposición de Mérida del año 1926 obtuvo premio.

Poseía una galería en Madrid en la que exponía sus cuadros, y desde la cual los ponía en venta. Por ello no se puede conocer con exactitud la cantidad de cuadros que pintó, ya que se encuentran por diversos puntos de la geografía española. Gran parte de su obra se encuentra dentro de la provincia de Badajoz, en pueblos cercanos a Fuente del Maestre, aunque también tiene obras en Palencia, Madrid, Portugal. La mayor parte se encuentra en su pueblo natal, y se pueden visitar hoy en día en el que fue su domicilio de calle Bullones 5, y en las casas de sus hijos Juan y Rosario, el primero heredero y seguidor de su arte en sus facetas de pintor y fotógrafo.

Su pintura era verista, ajustada a la realidad y a los modelos. En su obra predominan retratos de personajes extremeños (como muestra ver obra “Viejo extremeño” o el “Botijero de Salvatierra”), bodegones, en los que representaban elementos vegetales y aves de caza. (como ejemplo “Bodegón”) y paisajes, los cuales son suaves, tranquilos... como un remanso de paz y en los que empleaba una gama infinita de colores. Un ejemplo de ello es la obra “Paisaje de primavera”. Su creatividad era infinita y huía de las repeticiones, por lo que cada obra pone de manifiesto algo nuevo. Aparte de los lienzos citados, destacan: “Autorretrato”, “Rincón de la Capilla de los Marqueses de Lorenzana” , “Lo mejor de la huerta” “Regreso de la Feria”, “Mendigo”, “Botijero de Salvatierra”, “Idilio amoroso”, “Cerca de Dios”, “Interior del Convento de los PP. Franciscanos”, “Muchacha en la huerta”, “Retrato de mi hijo Juan”, “Bordadora”, “Contraluz”, “La aparición de la Virgen a la beata Beatriz de Silva” y un largo etcétera

El artista[editar]

Conquistando a la abuela, José Gordillo.

Dedicó gran parte de su vida a trabajos como dorador, oficio el que aprendió en Sevilla, y tuvo un taller de dorado en el que hacía consolas, espejos, cornucopias, marcos y hasta cuartos dormitorios dorados y policromados. Un ejemplo de esto fue el cuarto que le hizo a María de la Hiz Flores “Mahizflor” de Aceuchal, le construyó su cuarto-dormitorio, dorado con incrustaciones de nácar, cuatro columnas salomónicas, etc, además del retrato de sus padres, y uno de sus cuadros más destacados “El mendigo”, que expone “Mahizflor” en su casa-museo. Asimismo, realizó retablos, como el de la Iglesia del Asilo de Ancianos Desamparados, tallado en oro de ley, y restauró imágenes deteriorados por la guerra civil, destacando el trabajo de restauración del Cristo de las Misericordias de Fuente del Maestre que estaba apolillado y tenía varios dedos partidos. El trabajo satisfizo a todos y tras el éxito de su trabajo, el párroco de Hornachos le encargó la restauración de otros cristos más, aunque por estos últimos trabajos no cobró nada. Decoró muchas casas señoriales de la época en Fuente del Maestre, Villafranca de los Barros, Feria (Badajoz), Mérida...

Construyó en madera dorada y policromada, lámparas para iglesias (como la de la Parroquia Ntra. Sra. De Candelaria de la Fuente) y algunas tallas. Cada año, para la romería de San Isidro hacía carrozas, y normalmente se hacía con los premios ya que en su pueblo sus carrozas no tenían rival. Además construyó Arcos para las Fiestas eucarísticas y de la Espiga, que se reprodujeron en el ABC de Sevilla.

Decoró casas en cuyos salones pintó alegorías y bodegones en las paredes y techos, y que se encuentran conservados en perfecto estado.

No consiguió lograr el éxito y el reconocimiento merecido debido al apego que tenía por su pueblo, que lo hizo rehusar varias ofertas de establecer su estudio en Madrid o en Barcelona. Por otra parte, no estuvo favorecido por ningún movimiento cultural en la época.

Escribió numerosos artículos de arte para el periódico HOY, y poesías.

El cine y la fotografía[editar]

Lo mejor de la huerta, José Gordillo

Fue autodidacto en el campo de la fotografía y trabajó durante 40 años en este arte y estuvo en posesión de un estudio de fotografía, trabajo gracias al que mantenía a su familia en la última etapa a que no cobraba mucho por sus cuadros, aunque no fue el único negocio que mantuvo, como veremos más tarde. Se construía con los materiales más inverosímiles ampliadoras, máquinas de minuto, trípodes y proyectores, y obtenía las fotos por contacto con prensas (hechas por él) de madera y de cristal. Nunca usó ninguna máquina comprada de fábrica. Sabía de óptica, luminosidad, distancia y campos focales de los objetivos y las leyes físicas de las lentes como un consumado experto. Quizá fuera esta afición por la fotografía lo que le animara a comprar un motor de luz continua y un proyector de cine en Santa Marta, convirtiéndose así en un pionero en el cine en la Fuente (en aquel momento, aún mudo). Él era el operador y el empresario, aunque posteriormente enseñaría el negocio a su cuñado y más tarde acabaría por venderlo a Vicente Morgado y a Consuelo Porras.

Hombre de negocios.[editar]

Paisaje de Primavera, José Gordillo.

Aparte de lo que ya hemos citado antes, se dedicó a múltiples oficios en el transcurso de su vida, entre ellas el comercio de ultramarinos llevado entre la familia y que abastecía casi a la totalidad de la localidad, una bodega de vinos, una tahona.Construyó dos piscinas públicas, una para mujeres y otra para hombres (que también fueron las primeras piscinas de la Fuente). Para todos estos menesteres estaba ayudado por un regimiento de familiares que trabajaban con él y vivían del trabajo que él les proporcionaba.

Muerte del artista[editar]

Viejo Extremeño, José Gordillo

Tras su muerte se le brindó una exposición- homenaje, acto organizado por la Diputación Provincial de Badajoz, al centenario de su nacimiento. En este homenaje se recopilaron obras de los particulares de varias localidades, (en particular veintiséis lienzos) y se realizó una exposición. Este hecho está reseñado en diversos periódicos entre los que destaca el periódico Hoy de 6 de mayo de 1981. Además hubo otra exposición en Fuente del Maestre, en el convento de los padres Franciscanos en Mayo y Junio del mismo año en la que además le colocaron en la plaza junto a su casa en que nació y murió una placa que reza “Plaza del pintor José Gordillo”. Con motivo de esta, “Mahizflor” escribió este artículo dedicado al gran artista José Gordillo, que paso a reproducir a modo de conclusión:

“Llovía con pereza sobre Fuente del Maestre cuando, tras visitar su soberbia iglesia, una mano amiga me llevó a ver las obras del pintor José Gordillo.

La modesta vivienda del artista tenía en sus paredes un colorido excepcional; bellos lienzos de figuras de tipo regional con sus pañuelos polícromos ellas y ellos con las caras curtidas por el duro sol que hace arder nuestra tierra, bodegones de realismo admirable, paisajes de las verdes huertas, retratos briosos y hasta dulces y místicos interiores.

El pintor era un hombre sencillo y amable, me lo enseñó todo, me contó de su trabajo y de su vida lejos del ambiente artístico... y por lo visto y por lo oído saqué la conclusión de que José Gordillo pule su arte en silencio, aislado de toda influencia.

Me dijo que fue discípulo del gran García Ramos, sin embargo ya no le queda nada del estilo del maestro y en sus últimas obras se aprecia una evolución hacia lo que pudiéramos llamar “escuela extremeña”, basándonos en Hermoso, Covarsí, Antolín, Alejandro Tinoco... de esta tendencia magníficamente realista son sus dos últimas obras: un autorretrato admirable y “La vieja del rosario”, excelente obra que figura en mi colección colocada frente al “Mendigo”, soberbio cuadro, su mejor cuadro a mi juicio que aún conserva la influencia de García Ramos, y en ellos- que nadie diría son del mismo autor – se puede estudiar perfectamente la evolución de que anteriormente hablábamos. Me contó que fue condiscípulo de Santiago Martínez, que ha vendido muchos cuadros, que algunos de ellos figuran en las colecciones regionales de los señores Cachadiña, Gómez Aguado, López de la Fuente, Barriga, Lopo, etc. que ama a sus obras todas por igual y que siempre la última le parece la mejor.

Pero fueron los hijos los que tuvieron que hablarme de las recompensas obtenidas. Él sólo me relata apesadumbrado cómo después de presentar en la Exposición Iberoamericana de Sevilla su obra “Las aguadoras” la borró, resultando luego premiada y reproducida a toda plana y a todo color en el Apéndice VIII de la Enciclopedia Espasa. La anécdota, si no fuera dolorosa, tendría gracia. Después...

“Seguimos teniendo siempre muy buena amistad, pintó los retratos de mis padres – motivo entrañable para mí – y otros trabajos magníficos que embellecen nuestra casa-museo de Aceuchal.

Y un día se nos fue para siempre llevándose los pinceles para pintar en el cielo"

Mahizflor

Obras[editar]

Su obra pictórica y de marquetería y carpintería se encuentra repartida por distintos puntos de la geografía extremeña y española. Se exhibe un cuadro denominado "Muchacha con manzanas" donado por una hija del pintor en el Museo Provincial de Bellas Artes de Badajoz.

Naturalezas muertas: practica el arte del bodegón con productos de la huerta, escenas de caza y plantas y flores.

Paisajes: son paisajes casi impresionistas, estampas locales de rincones del campo extremeño en todo su esplendor y en distintas épocas del año.

Retratos: destaca en los soberbios retratos de personajes humildes de pueblo, con atuendos que miman los detalles realistas. Muchas veces pasan a ser estampas de la vida rural en las que se reflejan fielmente las costumbres de la época.

Escenas religiosas: casi siempre pinta por encargo este tipo de escenas, que adornan diversas iglesias de la provincia de Badajoz.