José Antonio Girón de Velasco

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
José Antonio Girón de Velasco

20 de mayo de 1941-25 de febrero de 1957
Predecesor Joaquín Benjumea Burín
Sucesor Fermín Sanz-Orrio y Sanz

Datos personales
Nacimiento 28 de agosto de 1911
Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg Herrera de Pisuerga, España
Fallecimiento 22 de agosto de 1995 (83 años)
Bandera de España Fuengirola, Málaga, España
Partido JONS
FE de las JONS
FET y de las JONS
Apodo León de Fuengirola
Ocupación Militar, político

José Antonio Girón de Velasco, conocido como el León de Fuengirola,[1] (Herrera de Pisuerga, 28 de agosto de 1911Fuengirola, 22 de agosto de 1995)[2] fue un falangista español, que tuvo gran relevancia durante la dictadura del general Francisco Franco. Ocupó la cartera del Ministerio de Trabajo entre 1941 y 1957, siendo además miembro del Consejo del Reino y procurador en las cortes franquistas. Durante el tardofranquismo fue una de las voces del búnker, sector político inmovilista dentro del régimen que se oponía a cualquier cambio en el sistema. Es considerado una de las figuras más radicales y autoritarias del fascismo en España.[3] Además fue el que instauró la paga extra de julio entre los funcionarios.

Ideología y actuación política[editar]

Su padre, Justo Girón Gutiérrez, era natural de Carrión de los Condes, y su madre, Clementina María Velasco Fernández de los Ríos, de Herrera de Pisuerga. Fue hijo único, y su vida política comenzó a edad temprana, inscribiéndose en las Juntas Castellanas de Actuación Hispánica, y siendo uno de los fundadores en 1931 de las Juntas de Ofensiva Nacional-Sindicalista (JONS), partido político que unos años más tarde se fusionaría con la Falange Española de José Antonio Primo de Rivera.[4] Durante la Guerra Civil Española luchó en la sierra de Guadarrama al mando de una centuria de Falange. Hecho prisionero tras el asalto fallido a una casamata enemiga, fue condenado a muerte y a punto de ser fusilado en un par de ocasiones. Al terminar la guerra se le concedió la medalla militar individual, segunda condecoración en importancia tras la Cruz Laureada de San Fernando.

Una vez instaurado el régimen de Francisco Franco, comenzó a ocupar cargos políticos de gran importancia. Inicialmente fue delegado nacional de ex-combatientes entre 1939 y 1941, pero especial relevancia cobraría como ministro de Trabajo entre 1941-1957. Su gestión ministerial tendió en gran medida a aumentar el nivel de vida de la clase obrera en España. Entre estas medidas debemos destacar la creación de universidades laborales, entre las que destacarón las de Gijón, Córdoba, Sevilla, Zamora y Tarragona. Junto a esto, su otra actuación reseñable es la de potenciar un sistema de seguridad social piramidal, cuyos objetivos eran cumplir las situaciones de vejez, viudedad, orfandad, desempleo, jornada laboral reducida, vacaciones pagadas y una red de asistencia sanitaria con atenciones médicas y hospitalarias. En definitiva, podemos considerarlo como la "cara social" del régimen. Llegó incluso a donar la cantidad de 100.000 pesetas para la reconstrucción de parte de la ciudad de Cádiz afectada en 1947 por una explosión de un depósito de minas submarinas.

Pese a estas medidas y a pesar de la represión del régimen en materia laboral, la década de los años 50 no estuvo exenta de conflictividad social. En 1956, Girón, ante el temor de una repetición de la huelga de Barcelona de 1951, convocaría un consejo urgente de ministros con el fin de que el gobierno aprobara una subida salarial del 23 %. Tal como indica el hispanista Paul Preston en su obra Franco "Caudillo de España", estas medidas provocaron una fuerte discusión entre Girón y el ministro de Comercio, Manuel Arburúa, que argumentaba que la medida provocaría graves efectos inflacionistas (argumento que posteriormente fue confirmado). A pesar de aprobarse esta subida, no fue suficiente para evitar una nueva escalada de huelgas, que comenzó en la industria zapatera de Pamplona, extendiéndose a la industria siderúrgica vasca y a la minería asturiana.

En 1957 sería cesado ante el creciente protagonismo de los tecnócratas en el régimen, que defendían políticas económicas más liberales con el fin de modernizar España, pero sin cambiar el régimen político. Retirado temporalmente de la arena política, se dedicó a sus negocios urbanísticos y turísticos en la Costa del Sol, siendo considerado uno de los promotores de la puesta en valor de aquella zona, en especial el municipio de Fuengirola (Málaga).

Durante el Tardofranquismo, Girón volvió a cobrar cierto protagonismo. En 1973, tras la muerte del Presidente del Gobierno, almirante Luis Carrero Blanco, fue uno de los candidatos a suceder al fallecido almirante, junto con Torcuato Fernández Miranda, Laureano López Rodó y Carlos Arias Navarro. Fue elegido finalmente este último gracias al apoyo que tenía en la "camarilla de El Pardo".

Placa conmemorativa en la casa natal de Jose Antonio Girón de Velasco.

Girón durante el tardofranquismo fue firme partidario del búnker, junto con figuras como los generales "azules" Tomás García Rebull y Carlos Iniesta Cano. Este grupo, que tenía bastante influencia sobre Franco, pretendió frenar cualquier atisbo de reforma dentro del régimen. Tuvieron cierto éxito durante 1974, como el conocido "Gironazo", artículo que escribió Girón en el diario Arriba contra el aperturista ministro de Información y Turismo Pío Cabanillas, que llevó a la dimisión del ministro. Son también conocidas sus declaraciones como presidente de la Confederación Nacional de Excombatientes, en las que textualmente decía: "No reconocemos otra legitimidad que la del 18 de julio".

Fue uno de los 59 procuradores quienes el 18 de noviembre de 1976 en las Cortes Españolas votaron en contra de la Ley para la Reforma Política que derogaba los Principios Fundamentales del Movimiento.[5]

Sin embargo, pese a su influencia dentro del régimen, el búnker no pudo evitar las diversas medidas aperturistas producidas en 1976 bajo la presidencia de Adolfo Suárez, culminando éstas en la Ley para la Reforma Política, tras la cual el búnker quedaría prácticamente neutralizado. Esta falta de protagonismo fue confirmada tras las elecciones de junio de 1977, cuando la ultraderecha no obtuvo prácticamente representantes en el nuevo parlamento, quedando reducida a grupúsculos callejeros protagonistas de ciertas acciones violentas.

Girón y el Golpe de Estado del 23 de febrero de 1981[editar]

Esta pérdida de poder propició la actuación de grupos ultras con objeto de revertir la situación. En especial la Matanza de Atocha, en enero de 1977, y posteriormente el golpe militar del 23 de febrero), donde Girón quedó registrado en las cintas grabadas por el ultraderechista Juan García Carrés, donde también se encontraron conversaciones con Carlos Iniesta Cano, ex Director General de la Guardia Civil.

Formó junto a Blas Piñar y Raimundo Fernández-Cuesta el grupo denominado "Búnker", como formación que se consideraba sucesora legítima de la Obra política del Caudillo, que había durado cuarenta años.

Es autor de, entre otros libros, Reflexiones sobre España.

Recompensas[editar]

Le fue concedida la Medalla de Oro de la Ciudad de Manresa el 11 de julio de 1943.[6]

Bibliografía[editar]

  • Preston, Paul: Franco "Caudillo de España, Editorial Random House Mondadori, 1993
  • Preston, Paul: La política de la venganza. Fascismo y militarismo en la España del siglo XX, Madrid, 1997.
  • Payne, Stanley: El régimen de Franco, Alianza Editorial, Madrid, 1987.
  • Soler Serrano, Joaquín: Girón, entre el ayer y el mañana, Barcelona, Jaime Solá, 1973, 1ª, 167 pp.
  • Marchena Domínguez, José (Coordinador): Cádiz 1947, el año de la explosión.
  • Tuñón de Lara, Manuel y Viñas, Angel: La España de la cruzada. Guerra Civil y primer franquismo (1936-1959), Cuadernos de Historia 16, Extra XXIV


Predecesor:
Joaquín Benjumea
COA Spain 1945 1977.svg
Ministro de Trabajo
1941 - 1957
Sucesor:
Fermín Sanz-Orrio y Sanz

Referencias[editar]