Jornada del Brasil

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Jornada del Brasil
Guerra de los ochenta años y guerra luso-neerlandesa
La recuperación de Bahía, Maíno.jpg
La recuperación de Bahía, óleo sobre lienzo de Juan Bautista Maíno, 1634-35.
Fecha 29 de marzo-1 de mayo de 1625
Lugar Salvador de Bahía, Brasil.
Coordenadas 12°58′00″S 38°30′00″O / -12.96666667, -38.5Coordenadas: 12°58′00″S 38°30′00″O / -12.96666667, -38.5
Resultado Victoria hispano-portuguesa
Beligerantes
Prinsenvlag.svg Provincias Unidas
Flag of the Dutch West Indies Company.svg GWIC
Flag of Cross of Burgundy.svg Imperio español
Flag Portugal (1616).svg Portugal
Comandantes
Prinsenvlag.svg Johan van Dorth
Prinsenvlag.svg Hans Kyff
Flag of Cross of Burgundy.svg Fadrique de Toledo
Flag Portugal (1616).svg Manuel de Menezes
Fuerzas en combate
2.500 hombres
18 naves
169 piezas de artillería
8.000 españoles
4.000 portugueses
52 naves
Bajas
1.912 prisioneros
12 naves hundidas
6 naves capturadas
260 cañones capturados
71 muertos
64 heridos
[editar datos en Wikidata ]

La jornada del Brasil fue una expedición militar hispano-portuguesa llevada a cabo en 1625 contra las fuerzas holandesas que ocupaban la ciudad de Salvador de Bahía, como extensión de la guerra de Flandes o Guerra de los 80 años que en aquellos tiempos se libraba en los Países Bajos.

Tras la captura en 1624 de la colonia portuguesa de Salvador de Bahía por parte de la flota de las Provincias Unidas de los Países Bajos junto a la de la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales, Felipe IV, rey de España y Portugal, ordenó armar una flota conjunta hispano-portuguesa con el objetivo de recuperar la ciudad.

La parte portuguesa de la armada partió de Lisboa al mando de Manuel de Meneses y la parte española de Cádiz bajo el mando de Fadrique de Toledo a finales de 1624 y principios de 1625; unidos atravesaron el océano Atlántico y, al llegar frente a Salvador, la asediaron durante un mes, al cabo del cual se consiguió la capitulación.[1]

Historia[editar]

Un año antes una flota al servicio de la Compañía Neerlandesa de las Indias Occidentales, creada en 1621, había asaltado Salvador de Bahía, entonces capital del Brasil, dirigida por el almirante Jacob Willekens, consiguiendo reducir a una guarnición gobernada por el virrey Diego Mendoza Furtado, quien fue apresado junto con su hijo, el obispo, el principal de los jesuitas y otros ilustres personajes. Después se saqueó la ciudad mientras la población abandonaba el lugar, que no fue incendiado: los holandeses pensaban quedarse en una plaza de tan alto valor estratégico, ya que los portugueses eran sus máximos competidores entre las potencias colonizadoras de ultramar. Así que se nombró un gobernador holandés, Johan van Dorth. La resistencia se reorganizó en el Arrabal de Rio Vermelho y consiguió contener a los invasores en el perímetro urbano de la ciudad. En el año 1624 la llamada «Tregua de los doce años» había llegado a su fin; los holandeses deseaban sacar el máximo provecho al reiniciar las hostilidades y pensaban quedarse con el comercio de azúcar en la región.

Don Fadrique alcanzó Salvador de Bahía con una flota de 26 navíos provista de 450 cañones y 3500 soldados de desembarco y recuperó la ciudad más importante de entre las colonias portuguesas, integradas entonces en el Imperio español. Era la flota más grande que hasta entonces había cruzado el Atlántico. Don Fadrique de Toledo, capitán general de la Armada del Mar Océano, había vencido varias veces en combates navales a holandeses e ingleses. El 29 de marzo de 1625 casi una treintena de barcos españoles y portugueses bloquearon la bahía y pocos días después desembarcó la infantería de marina. El asedio se prolongó durante un mes hasta que los holandeses se rindieron y las tropas españolas tomaron 18 banderas, seis naves, 260 cañones y 500 quintales de pólvora; recuperaron además las mercancías saqueadas al tomarse la ciudad, valoradas en 300.000 ducados. Por el bando hispanoluso falleció el maestre de campo Pedro Ossorio, seis capitanes y 65 soldados.

Unos meses después arribó a Salvador de Bahía otra flota holandesa de 34 buques que desconocía que el asedio español había concluido en victoria y fueron rechazados.

La expulsión de los holandeses de Bahía, el sitio y toma de Breda y el fallido intento inglés por conquistar Cádiz convirtieron a 1625 en un annus mirabilis para España. Por desgracia, en un audaz acto de corso en el Caribe, el almirante holandés Piet Heyn, al servicio de la Compañía de las Indias Occidentales, interceptó y saqueó en 1628 la flota española que transportaba el cargamento anual de plata extraída de las colonias americanas posibilitando una nueva invasión, esta vez de la Capitanía de Pernambuco; de ahí fue más difícil echarlos y su gobierno se extendió de 1630 a 1654.

Referencias[editar]

  1. Cf. César Cervera, "Cuando España expulsó a Holanda de Salvador de Bahía en 1625", en ABC de Madrid, 13/06/2014, http://www.abc.es/historia-militar/20140613/abci-espana-vence-holanda-conquista-201406111731.html