Jorge Batlle

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Jorge Batlle Ibáñez»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Jorge Luis Batlle Ibáñez
Jorge Batlle

1 de marzo de 2000-1 de marzo de 2005
Vicepresidente   Luis Hierro López
Predecesor Julio María Sanguinetti
Sucesor Tabaré Vázquez

15 de febrero de 1995-1999

15 de febrero de 1985-1989

15 de febrero de 1958-15 de febrero de 1967

Datos personales
Nacimiento 25 de octubre de 1927, 86 años
Flag of Uruguay.svg Uruguay

, Montevideo

Partido Partido Colorado Flag of Colorado Party (Uruguay).svg
Padres Matilde Ibáñez
Luis Batlle Berres
Cónyuge Beatriz Lamuraglia
Mercedes Menafra
Hijos Raúl Lorenzo, Beatriz
Ocupación abogado, periodista, político
Alma máter Universidad de la República
Twitter @jorge_batlle

Jorge Luis Batlle Ibáñez (Montevideo, 25 de octubre de 1927) es un abogado, periodista y político uruguayo.

Fue senador y diputado nacional. Tras cinco candidaturas resultó electo como presidente de la República Oriental del Uruguay, cargo que ocupó entre el 1 de marzo de 2000 y el 1 de marzo de 2005. Es miembro del ala liberal del Partido Colorado. Actualmente se ocupa enteramente a la actividad privada, aunque sigue teniendo voz dentro de la política nacional.

Biografía[editar]

Jorge Batlle nació en el seno de una familia de estirpe política el 25 de octubre de 1927. Hijo de Matilde Ibáñez, argentina nacida en Buenos Aires, y de Luis Batlle Berres, quien fue presidente de la República entre los años 1947 y 1951 y luego miembro del Consejo Nacional de Gobierno 1955-1959, además de legislador y periodista. Batlle también es sobrino nieto del ex presidente de Uruguay José Batlle y Ordóñez y bisnieto, por tanto, del también ex presidente, Lorenzo Batlle. Es hermano de Luis y Matilde Batlle Ibáñez.[1] Tiene ascendencia italiana por vía materna.[2]

En 1947 viajó a Londres por estudios. Se recibió de la Universidad de la República en 1956 como abogado. Desde entonces se especializó básicamente en temas económicos. Su carrera como periodista se basó en columnas que escribía diariamente en el periódico El Día, que fue fundado por su tío abuelo, José Batlle y Ordóñez, en 1886. Fue redactor, secretario de redacción y director del periódico Acción, fundado por su padre en 1948. Entre 1943 y 1976 se desempeñó como periodista y director de Radio Ariel.

En 1988 fue invitado a España por la Generalitat de Cataluña y disertó sobre la economía en la Cámara de Comercio. Ese año también mantuvo una intensa actividad en el Instituto de Cooperación Iberoamericana (actualmente Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo) en Madrid. En 1989, cuando ocupaba una banca en el senado, contrajo matrimonio con Mercedes Menafra, siendo ésta la segunda esposa del ex mandatario. Con su anterior esposa, Noemí Lamuraglia, tuvo dos hijos, Raúl Lorenzo y Beatriz Batlle. También tiene cuatro nietos, Nicolás, Lorenzo, Gerónimo y María Paz.

Carrera política[editar]

A lo largo de su vida, Batlle ha tenido numerosos cargos en el área política entre los que se destacan el de diputado nacional, senador de la república y el más importante cargo que ha tenido que es el de presidente del Uruguay.

Inicios de su carrera[editar]

Batlle inició su carrera política en el año 1958, cuando fue electo por primera vez diputado representando a Montevideo por el Partido Colorado. El período del mismo estuvo comprendido entre el 15 de febrero de 1959 y el 14 de febrero de 1963. Integró, durante dicho período, la comisión de Defensa Nacional.[3]

Fue reelecto en el cargo por el mismo departamento para el período comprendido entre el 15 de febrero de 1963 y el 14 de febrero de 1967. Fue delegado de la Conferencia de Comercialización de la carne, en Inglaterra durante 1963 y 1964.

Ascenso al liderazgo a nivel nacional[editar]

En 1965 es elegido tras elecciones internas como único líder de la Lista 15, puesto que había quedado vacante tras el fallecimiento de su padre, en 1964. Sin embargo, la sucesión en el liderazgo no fue sencilla; Jorge Batlle contó con el respaldo de dirigentes de la talla de Alberto Abdala, Héctor Grauert, Luis Hierro Gambardella, Eduardo Paz Aguirre y Alfredo Lepro, además de figuras jóvenes como Julio María Sanguinetti, Antonio Marchesano, Francisco Forteza (hijo), Tabaré Hackenbruch y Washington García Rijo; la denominación del sector pasó a ser Unidad y Reforma. Pero otros notorios dirigentes con destacada actuación se distanciaron, como Justino Carrere Sapriza, Manuel Flores Mora y Glauco Segovia, quienes formaron el Frente Colorado de Unidad.[4]

Un año más tarde fue por primera vez candidato presidencial, acompañado en la fórmula por Julio Lacarte Muró, y fue derrotado por escaso margen por su compañero de partido, Óscar Gestido, ya que en Uruguay regía la Ley de lemas, es decir, se votaba por el candidato y el partido o lema a la vez.

En 1965 fue uno de los redactores e impulsores la reforma de la Constitución de la República,[3] que fue plebiscitada y sancionada en la elección de 1966, donde además no resultó electo presidente.

En abril de 1968, su imagen se vio afectada seriamente por un escándalo financiero denominado La Infidencia, según la cual habría aprovechado personalmente información privilegiada acerca de una inminente devaluación de la moneda por parte del gobierno. Estas acusaciones jamás pudieron ser demostradas.[cita requerida]

En 1971 volvió a ser candidato presidencial por su partido, en fórmula completada por Renán Rodríguez, con mucho menos éxito que en la anterior oportunidad.

Resultados de las elecciones de 1971[editar]

Resultado de las elecciones de 1971 para la presidencia de la República.[5]

Candidato Partido Votos Resultado
Juan María Bordaberry Partido Colorado 379.515 (22,81%) Electo
Wilson Ferreira Aldunate Partido Nacional 439.649 (26,42%)
Líber Seregni Frente Amplio 304.275 (18,28%)
Jorge Batlle Partido Colorado 242.804 (14,59%)

Durante la dictadura cívico-militar[editar]

A fines de 1972 (antes del comienzo de la dictadura cívico-militar) fue recluido en un cuartel por ofensas a las Fuerzas Armadas, cuando oficiales del Ejército, iniciaron la campaña contra los "delitos económicos" y quisieron investigar La presunta Infidencia.

Durante la dictadura cívico-militar, Batlle, como otros dirigentes políticos, fue proscrito y en más de una oportunidad detenido. Entre 1976 y 1983 integró junto a Amílcar Vasconcellos y Raumar Jude el triunvirato que dirigió clandestinamente al Partido Colorado. Participó en actividades políticas en la búsqueda de un entendimiento con las Fuerzas Armadas, en conjunto con el Triunvirato del Partido Nacional.[3]

Durante la restauración democrática[editar]

En 1984, en las primeras elecciones tras la dictadura, no fue candidato presidencial, sin embargo, su sector triunfó en los comicios con la candidatura de Julio María Sanguinetti. Fue electo senador, encabezando la Lista 15 al Senado. De esta manera, el 15 de febrero de 1985 presidió la ceremonia de apertura de la Legislatura, y el 1 de marzo le tomó el juramento a Sanguinetti y a Enrique Tarigo como presidente y vicepresidente respectivamente. Ocupó su banca de Senador entre 1985 y 1989. Durante dicho período integró las comisiones de Ganadería y Agricultura, Hacienda y Defensa Nacional. A su vez, fue delegado del Uruguay a la Unión Inter-Parlamentaria en Ottawa en septiembre de 1985. En octubre de 1986 presidió la delegación uruguaya en el período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Las elecciones de 1989 y 1994[editar]

Para las elecciones de 1989, el presidente Sanguinetti resolvió apoyar la candidatura presidencial de su vicepresidente Enrique Tarigo, desconociendo las aspiraciones políticas de Batlle. Sin embargo, se realizaron elecciones internas en el Batllismo, y en ellas, la precandidatura de Batlle triunfó muy holgadamente sobre la de Tarigo, torciendo así la voluntad presidencial.

En aquellas elecciones nacionales, para las que concurrió en fórmula presidencial compartida con Jorge Sanguinetti, Batlle se manifestó contrario a una reforma constitucional que se proponía, favorable al sector de los jubilados. Esta posición, según muchos observadores, fue fatal para su candidatura presidencial, en un país donde los pasivos representaban una alta cuota del electorado. Pese a ello Batlle ganó la interna colorada por escaso margen, obtuvo 14,8% del total de los votos emitidos contra 14,7% del liberal-conservador ex presidente Jorge Pacheco Areco pero las elecciones fueron ganadas por el centro-derechista Partido Nacional.

Resultado de las elecciones de 1989[editar]

Resultado de las elecciones de 1989 para la presidencia de la República.[5]

Candidato Partido Votos Resultado
Luis Alberto Lacalle Partido Nacional 444.839 (22,57%) Electo
Líber Seregni Frente Amplio 418.403 (21,23%)
Jorge Batlle Partido Colorado 291.944 (14.82%)
Jorge Pacheco Areco Partido Colorado 289.222 (14.68%)
Hugo Batalla Nuevo Espacio 177.453 (9.01%)

En 1990, la Lista 15 se dividió. Las heridas producidas por la disputa interna preelectoral durante las elecciones de 1989 llevaron a la separación de Sanguinetti, que fundó el Foro Batllista. Batlle permaneció como conductor de la Lista 15.

En 1994 fue por cuarta vez candidato presidencial, con Federico Bouza como compañero de fórmula. Su votación fue muy baja, obtuvo el 3% de los votos emitidos y el 8% de la interna colorada, pero en la acumulación interna dentro del Partido Colorado resultó decisiva para la victoria de Sanguinetti. Volvió a ser electo senador, ocupando el único escaño senaturial de la Lista 15 entre 1995 y 1999.

Resultado de las elecciones de 1994[editar]

Resultado de las elecciones de 1994 para la presidencia de la República.[5]

Candidato Partido Votos Total porcentaje partido Resultado
Julio María Sanguinetti Partido Colorado 500.767 (24,68%) 76,29% Electo
Tabaré Vázquez Frente Amplio 621.226 (30,61%)
Alberto Volonté Partido Nacional 301.641 (14,86%) 47,62%
Rafael Michelini Nuevo Espacio 104.773 (5,16%)
Jorge Batlle Partido Colorado 102.551 (5.05%) 15,62%
Jorge Pacheco Areco Partido Colorado 51.926 (2,56%) 7,91%

Las elecciones de 1999[editar]

En las elecciones internas del Partido Colorado realizadas en abril de 1999, derrotó al precandidato del Foro Batllista, Luis Hierro López por 10 puntos de ventaja y Batlle se convirtió en el candidato presidencial de su partido. En octubre de ese año, acompañado en la fórmula presidencial por Hierro López, salió segundo con el 32% de las adhesiones y pasó a la segunda vuelta donde enfrentó al candidato frenteamplista Tabaré Vázquez. Una alianza con todo el espectro de derecha (Partido Nacional y Unión Cívica) más un inesperado 33% del Nuevo Espacio (socialdemócrata), le permitió convertirse en presidente electo el 28 de noviembre, continuando así el legado de su familia.

Asumió como presidente de Uruguay el 1 de marzo del 2000 con altas expectativas de los sectores empresariales y en el espectro liberal de la estructura política. Su presidencia estuvo marcada por un contraste de fracasos y éxitos.

Resultados de las elecciones de 1999[editar]

Resultado de la primera vuelta de las elecciones de 1999 para la presidencia de la República.[5]

Candidato Partido Votos Resultado
Tabaré Vázquez Frente Amplio 861.202 (39,87%) Segunda vuelta
Jorge Batlle Partido Colorado 703.915 (32,59%) Segunda vuelta
Luis Alberto Lacalle Partido Nacional 478.980 (22,17%)
Rafael Michelini Nuevo Espacio 97.943 (4,53%)

Resultado de la segunda vuelta de las elecciones de 1999 para la presidencia de la República.[5]

Candidato Partido Votos Resultado
Jorge Batlle Partido Colorado 1.158.708 (54,13%) Electo
Tabaré Vázquez Frente Amplio 981.778 (45,86%)

Presidencia de la República[editar]

Política internacional[editar]

Dentro de lo que fue la Política Internacional en el gobierno de Jorge Batlle se destacan el acercamiento que se logró entre Estados Unidos y Uruguay, debido a la amistad que hasta el día de hoy une al entonces mandatario uruguayo y al estadounidense, George H. W. Bush, padre del ex presidente George W. Bush. Se destacan también las rispideces con Argentina debido a unas desafortunadas declaraciones de Batlle para con la prensa sobre dicho país y su gobernante Eduardo Duhalde.[6] Así como también el congelamiento de relaciones con Cuba.

Jorge Batlle y ex presidente George H. W. Bush en Uruguay.
Relación con Estados Unidos[editar]

La relación con Estados Unidos fue de las mejores relaciones que ha tenido Uruguay con el país norteamericano. Batlle conoció por primera vez a Bush en abril del 2001 en la ciudad canadiense de Quebec donde se llevó a cabo la "III III Cumbre de las Américas". En dicha reunión Bush le dio las gracias a Batlle por pedirle al presidente chino, Jiang Zemin, quién estuvo de visita en el Uruguay los días previos a la reunión en Quebec, que liberara a los veinticuatro soldados norteamericanos que en ese momento estaban presos en Hainan.[7] Desde allí comenzaron a tener conversaciones telefónicas más seguido, y Batlle buscó incansablemente un tratado de libre comercio con dicho país, que no alcanzó a concretarse porque al terminar su gobierno asumió Tabaré Vázquez, quien prefirió no firmar el tratado. Durante el gobierno de Batlle la exportación de la carne a dicho país se elevó notoriamente.

En tiempos de crisis económica, en el 2002, Estados Unidos fue clave para la salida de la misma. Cuando el FMI decidió que Uruguay ya no era un país seguro para prestarle más dinero, Batlle acudió a Bush pidiéndole ayuda y este accedió y el equipo económico de Batlle se reunió en Washington D.C. con el equipo económico estadounidense. Los encuentros duraron semanas y largas jornadas. Estados Unidos concedió un préstamo al país de grandes cantidades de dinero que fueron destinados a los depósitos en los bancos, para que estos evitaran cerrar.

Relación con Argentina[editar]

Las relaciones con Argentina fueron estables durante el mandato de Batlle. No obstante, las relaciones se tensaron cuando en una entrevista a la cadena televisiva Bloomberg TV Batlle hizo fuertes declaraciones.

La entrevista se realizó el lunes 3 de junio de 2002, molestando a Batlle desde el comienzo porque el periodista se empeñaba en preguntarle si Uruguay correría la misma suerte que Argentina. Cuando la entrevista terminó, las cámaras permanecieron encendidas sin que Batlle se apercibiera de ello. Pensando que las cámaras ya estaban apagadas Batlle exclamó indignado: "¡Qué enfermedad tienen estos tipos! ¿Qué tengo que ver yo con la Argentina?".[8] El periodista siguió preguntándole sobre la situación uruguaya en comparación con la argentina, cuando Batlle estalló y le contestó con duras palabras que serían ampliamente difundidas por la prensa de ambos países: "...estimado amigo (refiriéndose al periodista), en el 2001 la situación argentina, con los problemas argentinos. ¡Una manga de ladrones del primero al último! ¿Entiende? (...) Ahora, no compare Argentina con Uruguay, ¿o usted es ignorante?".[8] Luego continuó con palabras muy descorteses referidas a Eduardo Duhalde, quien presidía la Argentina. Cuando el periodista le nombró a Duhalde, Batlle le respondió "¿Pero cómo le voy a plantear a Duhalde nada, querido? No tiene fuerza política, no tiene respaldo, no sabe a dónde va".[8] [9] [6]

Cuando las imágenes salieron al aire hubo gran sorpresa entre uruguayos y argentinos. Los mandatarios y políticos de dichos países estaban muy sorprendidos, al igual que Batlle, quién sostuvo desde un principio que eso había sido una charla informal y off the record. Fue entonces que Duhalde se comunicó con el embajador argentino en Montevideo y citó en su despacho al uruguayo en Buenos Aires para recibir explicaciones. Batlle llamó de inmediato a Duhalde y le pidió las disculpas del caso, dijo también que iría a Buenos Aires a pedirle disculpas públicas a él y al pueblo argentino.[8] Carlos Menem, que iba a visitar el país los días siguientes al escándalo suspendió su visita. Tabaré Vázquez fue duro con sus críticas al mandatario, mientras que Julio María Sanguinetti y Luis Alberto Lacalle líderes del oficialismo llamaron a silencio. La Juventud del Partido Socialista fue incluso más dura con Batlle de lo que había sido Vázquez, ya que sostuvo que era "necesaria la realización de una pericia psiquiátrica al doctor Batlle, con los mejores profesionales".[8] La misma noche del 3 de junio Batlle realizó una conferencia de prensa para aclarar el alcance de sus dichos, explicando que el periodista lo había provocado con planteos molestos. No obstante, el 4 de junio viajó a Buenos Aires y pidió disculpas públicamente en la residencia de Olivos. Ante las cámaras y el presidente argentino, Batlle confesó entre un mar de lágrimas haber vivido un "auténtico calvario" esos días como consecuencia de sus declaraciones y que su madre, Matilde Ibáñez, de nacionalidad argentina, lo había reprendido por sus dichos, además, todo esto lo confesó con lágrimas en los ojos.[10] Finalmente, Eduardo Duhalde dio por concluido el problema con un apretón de manos y un abrazo entre ellos. No obstante, este diferendo se convirtió en uno de los escándalos más importantes en el gobierno de Batlle.

Relación con Cuba[editar]

En abril del 2002, el entonces presidente de Cuba, Fidel Castro dio una conferencia de prensa para hablar sobre la relación de Cuba y México con la ONU, cuando decidió referirse al presidente Batlle como "un judas, un genuflexo y un mentiroso de los grandes",[11] ya que Batlle había presentado ante la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas un proyecto de resolución cuestionando la situación de los derechos humanos en el país cubano y solicitó el envío de un representante del organismo internacional a la isla para que estudiase la situación. Como respuesta a la agresión, el presidente uruguayo decidió romper relaciones, formalizando la ruptura el día posterior a los dichos de Castro,

"He pedido al canciller que proceda a dar los pasos para establecer esa situación de ruptura de las relaciones, hasta tanto se advierta por parte de quién corresponda, que lo que Uruguay quiere es que el pueblo cubano tenga más libertad y se le plantée al pueblo cubano lo que cualquier pueblo democrático tiene y que notoriamente allí no existe; libertad.[12]

Luego de la ruptura de relaciones, Castro dijo no mostrarse preocupado y volvió a reiterar sus dichos ante la prensa,[13] e incluso los agravó acusando al presidente uruguayo de estafador.[14]

Las relaciones entre Uruguay y Cuba se mantuvieron congeladas durante todo el gobierno de Batlle, hasta que el 1 de marzo del 2005, Reinaldo Gargano emprendió su primer tarea como canciller de la República y restableció las relaciones con dicho país a pedido del presidente Tabaré Vázquez, quién desde la oposición condenó la ruptura efusivamente.

Tras la renuncia de Fidel Castro, el 20 de febrero del 2008, Batlle declaró a la prensa: "No solamente no la ha habido (democracia en Cuba), sino que además aquel que ha querido salir, bien sabemos lo que le ha pasado (...), ojalá se establezca la libertad de una buena vez en Cuba".[15]

Política Nacional[editar]

Jorge Batlle y miembros de su gabinete.

Durante su gobierno se propuso una serie de cambios y reformas del Estado; algunas tuvieron éxito, como la creación de la URSEC, pero otras más ambiciosas como la desmonopolización de los combustibles, naufragaron ante la oposición de los gremios de entes públicos. También fueron resistidas algunas de sus medidas por miembros de su propio partido. Hubo avances en la revelación de información sobre la dictadura uruguaya, aunque sólo al principio de su mandato, ya que pasados unos meses del mismo no se satisficieron las expectativas. Se sorteó una profunda crisis económica que casi acaba con la figura del presidente y dejó al país con la tasa de desocupación más alta jamás vista, una enorme cantidad de suicidios y depósitos en bancos que se habían esfumado.

Derechos Humanos[editar]

En los primeros meses de gobierno, Batlle pretendió una solución definitiva al problema de los desaparecidos en la dictadura cívico-militar con la creación de la Comisión para la Paz. Ésta, integrada por abogados del Partido Colorado, del Partido Nacional, del Frente Amplio, por el Arzobispo de Montevideo y por personalidades sociales, elaboró un informe sobre el destino final de 30 casos y encontrados los restos de dos de ellos, fueron entregados a sus familiares en Argentina. Si bien fue muy discutida, esta Comisión marcó un hito en la historia política reciente del país y prueba de ello fue que la popularidad de Batlle alcanzó el 66%, la cifra más alta, hasta ese momento, desde que se registra la popularidad de los presidentes. Batlle se convirtió entonces, en el primer presidente latinoamericano en reconocer explícitamente la existencia del Plan Cóndor,[16] y en confirmar que quedaban muchos casos más que resolver.[16] En el gobierno de Batlle se logró con mucho éxito encontrar a la nieta del poeta argentino Juan Gelman para poder reunirlos.[16] No obstante, Batlle comenzó a prestar menos importancia a estos temas conforme pasaba el tiempo, por tanto los avances importantes que tuvo a principios de su gobierno se vieron aplacados por la poca atención que le prestó al final. De hecho, Gelman, quién había expresado su felicidad por el descubrimiento de su nieta, declaró casi 2 años después que Batlle había utilizado políticamente dicha búsqueda y además dijo que sabía muy bien donde yacía el cuerpo de su nuera, la desaparecida María Claudia García. A su vez, Gelman, contradijo al entonces ministro de Defensa de Batlle, Yamandú Fau, quién dijo que no había indicios que indicaran que su nuera estaba enterrada en el Batallón de Infantería N°13.[17]

Crisis económica, política y social del año 2002[editar]

Desde el período de gobierno de Julio María Sanguinetti, el Uruguay enfrentaba una dura recesión económica. Sin embargo, el equipo económico de Batlle, integrado por Alberto Bensión como ministro, César Rodríguez Batlle como director del Banco Central del Uruguay y al economista Ariel Davrieux dirigiendo la Oficina de Planeamiento y Presupuesto no tenía, al momento de asumir, un plan de gobierno para contrarrestar este fenómeno.

En julio de 2002, en uno de los momentos más candentes de la crisis bancaria, el senador del Frente Amplio, Alberto Couriel, se encargó de la interpelación del entonces ministro Alberto Bensión, en la cual todos los miembros del Frente Amplio y algunos pocos del Partido Nacional le pidieron formalmente la renuncia al cargo. Esto no sucedió, pero se removió a Rodríguez Batlle.

A mediados de julio se hizo público el rechazo del Partido Nacional, hasta entonces aliado del gobierno de Batlle, para con la política económica que se estaba llevando. Fue entonces que junto con el Frente Amplio, volvieron a pedir la renuncia de Bensión y esa vez tuvieron mayor suerte. Bensión dejó el cargo el 20 de agosto y asumió Alejandro Atchugarry,[18] quien entonces se desempeñaba como senador por el Partido Colorado. Atchugarry, que acababa de sufrir la pérdida de su esposa tras una larga enfermedad se mostraba reacio a asumir en el cargo. Sin embargo Batlle encontró en él lo que buscaba, un ministro más político que técnico. Batlle puso al senador en una situación comprometida, y le planteó que si no asumía como ministro, él debería renunciar a la presidencia y Luis Hierro López tendría que tomar las riendas del país.[19] Finalmente, acepta el cargo diciéndole "Yo a usted lo quiero y lo respeto como a un padre... bueno, los hijos no le dicen que no a sus padres".[19] Al momento de la asunción de Atchugarry, renunció Rosario Medero, la representante blanca en el directorio del Banco Central, a pedido de su sector político.

El 30 de julio, se decretó el feriado bancario. El gobierno de Batlle se excusó diciendo que fue un pedido expreso del FMI para proceder a la liquidación de los bancos del grupo Peirano. Dicha decisión tuvo como objetivo detener la fuga de depósitos que la plaza financiera uruguaya venía sufriendo desde el 2001, ya que muchos ahorristas argentinos acudieron a sus ahorros en Uruguay al verse imposibilitados de sacar dinero en su país. Los cajeros automáticos se quedaron sin dinero, las casas cambiarias vendían el dólar a 38 pesos y lo compraban a 24. El feriado bancario finalizó el lunes 5 de agosto.

La noche del 31 de julio dejó como saldo el primer saqueo a un supermercado en las proximidades del Palacio Legislativo. El 1 de agosto se produjo una ola de estos fenómenos que sacudieron a la ciudad de Montevideo. Fueron más de treinta, y esta vez sucedieron en zonas marginales. Muchos comerciantes expresaron su voluntad de no reabrir sus comercios el día siguiente por temor a ser saqueados. El ministro del Interior, Guillermo Stirling, intentó tranquilizar a la población anunciando un refuerzo de la vigilancia policial para ocasiones futuras. El 2 de agosto no hubo ningún saqueo, sin embargo, una ola de rumores invadió la ciudad. Se rumoreó que una horda de personas se dirigía hacia el centro de Montevideo saqueando todo lo que tenían a su paso. Los comerciantes cerraron sus puertas al instante y el centro de la ciudad quedó desolado. Se dispuso un fuerte operativo policial y la Fuerza Aérea sobrevoló la capital mediante helicópteros en busca de la horda de saqueadores que nunca llegó y quizás, nunca existió.[20]

Mientras en el país reinaba el caos en Estados Unidos, Isaac Alfie comandaba la delegación que Batlle había mandado para formar un grupo de trabajo con delegados del gobierno norteamericano, ya que Horst Köhler, director del FMI, había dado la orden de no prestarle un dólar más a Uruguay. Finalmente Estados Unidos acordó con Uruguay un préstamo puente de 1500 millones de dólares destinados a capitalizar los bancos estatales (se dice que los hermanos de los dos mandatarios, Jeb Bush y Luis Batlle Ibáñez, amigos entre sí, fueron intermediarios en esta gestión, si bien esto no se ha demostrado).[21] Ese fue el comienzo del fin de la crisis económica del país.[22]

En noviembre, el Partido Nacional decidió retirar a los ministros Antonio Mercader, Álvaro Alonso, Carlos Cat, Sergio Abreu y Jaime Trobo de sus cargos en el gobierno de Batlle ya que querían desligarse de él.

La crisis bancaria de 2002 dejó cifras devastadoras para el país. Tal es el caso de la tasa de suicidios que aumentó un 12,6%, es decir que dos uruguayos se suicidaban por día y se registraban muchos casos de intentos de autoeliminación.[23]

Como consecuencia económica directa de esta crisis, el salario real tuvo una fuerte caída, llegando a su piso entre los años 2003 y 2004 con una pérdida del 22% respecto al año 2000.[24] Por su parte, la tasa de desempleo, trepó a un máximo en el año 2002 del 17% subiendo 3 y medio puntos porcentuales respecto al momento de asumir el mandato.[25] Hacia el final de su gobierno, los índices de desempleo revirtieron su tendencia ubicándose en cifras inferiores a las del momento de su asunción. Por el contrario, la caída sufrida por el salario real no pudo ser revertida, ubicándose en el año 2005, 18,6 puntos porcentuales por debajo de las cifras del año 2000.

Aprobación presidencial[editar]

Aprobación presidencial.[26]

Jorge Batlle asumió la presidencia en marzo de 2000 con un índice de aprobación de 58%, mayor incluso al porcentaje de adherentes a su candidatura en las elecciones. A pesar de apreciarse un leve declive, el porcentaje se mantuvo en altos indicadores los meses siguientes. Este hecho se debió fundamentalmente a que la población consideraba principalmente elementos políticos y de imagen del presidente, antes que los factores económicos.[26]

Con el paso del tiempo y el agravamiento de la recesión, la fuerte crisis económica desplazó a otros factores a la hora de considerar su desempeño, y su porcentaje de aprobación muestra una fuerte caída que coincide con la crisis del año 2002, tocando su mínimo en agosto de 2004 con solo un 1% de uruguayos conformes con su gestión. Hacia el final de su mandato, pudo apreciarse un leve repunte, situándose el 5% en diciembre de 2004.[26] En el 2003 se consultó si los uruguayos creían que Batlle había sido el total responsable de la crisis financiera del país a lo que el 63% respondió afirmativamente, un 20% respondió negativamente. Si de sectores se habla, entre los frenteamplistas el 71% le adjudicó la culpa. Sin embargo, el 56% de los blancos y el 78% de los colorados creyeron que el entonces presidente hizo todo lo que se podía hacer para sortear la crisis.[27]

Gabinete[editar]

Ministerio Nombre Período
Interior Guillermo Stirling 2000 - 2004
Daniel Borrelli 2004
Alejo Fernández Cháves 2004 - 2005
Relaciones Exteriores Didier Opertti Badán 2000 - 2005
Economía y Finanzas Alberto Bensión 2000 - 2002
Alejandro Atchugarry 2002 - 2003
Isaac Alfie 2003 - 2005
Defensa Nacional Luis Brezzo 2000 - 2002
Yamandú Fau 2002 - 2005
Educación y Cultura Antonio Mercader 2000 - 2002
Leonardo Guzmán 2002 - 2004
José Amorín Batlle 2004 - 2005
Industria, Energía y Minería Sergio Abreu Bonilla 2000 - 2002
Pedro Bordaberry 2002 - 2003
José Villar 2003 - 2005
Salud Pública Horacio Fernández Ameglio 2000 - 2001
Luis Fraschini 2001 - 2002
Alfonso Varela 2002 - 2003
Conrado Bonilla 2003 - 2005
Ganadería, Agricultura y Pesca Gonzalo González Fernández 2000 - 2003
Martín Aguirrezabala 2003 - 2005
Trabajo y Seguridad Social Álvaro Alonso 2000 - 2002
Santiago Pérez del Castillo 2002 - 2005
Transporte y Obras Públicas Lucio Cáceres 2000 - 2004
Gabriel Gurméndez 2004
Gabriel Pais 2004 - 2005
Carlos Pollio 2005
Turismo Alfonso Varela 2000 - 2002
Pedro Bordaberry 2002 - 2005
Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente Carlos Cat 2000 - 2002
Saúl Irureta 2002 - 2005
Deporte y Juventud Jaime Trobo 2000 - 2002
Leonardo Guzmán 2002 - 2003
Pedro Bordaberry 2003 - 2005
OPP Ariel Davrieux 2000 - 2005
Secretaría de Presidencia Raúl Lago 2000 - 2005
Prosecretaría de Presidencia Leonardo Costa 2000 - 2005

Las elecciones del 2004 y después[editar]

En las elecciones de 2004, al tiempo que el Frente Amplio obtenía la victoria electoral, nombrando a Tabaré Vázquez como su sucesor, Batlle fue electo senador para el período siguiente. Sin embargo, llegado el momento de asumir la banca, renunció a la misma, siendo reemplazado por quien fuera su último ministro de Economía, Isaac Alfie.

Cuando Vázquez resultó electo como presidente, le ofreció a Batlle la posibilidad de ser Embajador de Uruguay en Estados Unidos teniendo en cuenta la gran relación que el entonces presidente tenía para con el gobierno de George W. Bush, no obstante, Batlle decidió rechazar la propuesta tras un agradecimiento público apelando que era notorio que él ya no era un buen diplomático.[28]

Actualidad[editar]

Actualmente Batlle se dedica al sector privado, encargándose de la administración de su estancia y de la venta de caballos. Sin embargo, sigue siendo una figura política de referencia y frecuentemente es consultado por los periodistas sobre temas de trascendencia dentro de la política uruguaya. No integra el Órgano Deliberativo Nacional del Partido Colorado.[29]

Tras las elecciones internas de junio de 2009, en las cuales el amplio vencedor fue Pedro Bordaberry, se considera que llegó al final de su liderazgo político, al igual que el de su correligionario y rival Julio María Sanguinetti.[30]

Referencias[editar]

  1. Archivo General de la Nación. «Luis Batlle Berres y su familia». Consultado el 2008.
  2. «CON ITALIA TENEMOS SIEMPRE UNA OPORTUNIDAD». Consultado el 27 de agosto de 2013.
  3. a b c Centro de Información de la Prensa (2001). «[Jorge Batlle. Presidente de la República Oriental del Uruguay (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión). Jorge Batlle Presidente de la República Oriental del Uruguay]». Consultado el 2008.
  4. «Chasquetti - Cómo se renuevan los partidos políticos en Uruguay».
  5. a b c d e Facultad de Ciencias Sociales del Uruguay (2005). «Historia Electoral Presidencial». Consultado el 10 de marzo de 2008.
  6. a b BradyNet Forum (4 de junio de 2002). «Entrevista completa concedida por Batlle a Bloomberg News». Consultado el 2008.
  7. PAOLILLO, Claudio (2004). «Todo empezó en Quebec». Con los días contados. Montevideo: Editorial Búsqueda. ISBN 9789974493209. 
  8. a b c d e PAOLILLO, Claudio (2004). «El día más negro». Con los días contados. Montevideo: Editorial Búsqueda. 
  9. YouTube (3 de julio de 2007). «Video explosivo de Batlle». Consultado el 2008.
  10. La República (14 de julio de 2002). «Batlle perdió uno de los tres pilares básicos de la comunicación: el control». Consultado el 2008.
  11. El País de Madrid (25 de abril del 2002). «Fidel llama 'Judas abyecto' al presidente de Uruguay». Consultado el 2008.
  12. BBC Mundo (23 de abril del 2002). «Uruguay rompe relaciones con Cuba». Consultado el 2008.
  13. La Voz de Galicia (24 de abril del 2002). «Uruguay Un abyecto Judas, ruin y miserable». Consultado el 2008.
  14. Noticieros Televisa (24 de abril del 2002). «Uruguay Acusa Cuba a Batlle de estafar al pueblo uruguayo». Consultado el 2008.
  15. La República (2008). «Jorge Batlle: "Ojalá haya libertad"». Consultado el 2008.
  16. a b c Doeswijk, Cor (2002). «Juan Gelman encuentra a su nieta». Consultado el 2008.
  17. Página/12 (2004). «Juan Gelman: "Batlle tiene claro quién asesinó a mi nuera"». Consultado el 2008.
  18. La Onda digital (2002). «Alejandro Atchugarry es el nuevo ministro de Economía». Consultado el 2008..
  19. a b PAOLILLO, Claudio (2004). «La crucifixión de Atchugarry». Con los días contados. Montevideo: Editorial Búsqueda. 
  20. Bolón, Alma (2003). «La voz paralizante:anotaciones sobre el rumordel 2 de agosto 2002». Consultado el 2008.
  21. «Batlle reveló que el FMI le pidió en julio de 2002 que declarara default». La República (5-7-2003). Consultado el 18 de octubre de 2011.
  22. PAOLILLO, Claudio (2004). «Taylor es de Peñarol». Con los días contados. Montevideo: Editorial Búsqueda. 
  23. Iglesia en Marcha (2003). «Aumentan suicidios». Consultado el 2008.
  24. Instituto Nacional de Estadística (2008). «Índice de Salario Real - Periodo 1996 - al último dato disponible». Consultado el 2008.
  25. Instituto Nacional de Estadística (2007). «Tasa de desempleo general (1999 - 2006)». Consultado el 2008.
  26. a b c Interconsult (2005). «Finaliza el ciclo de Jorge Batlle con un nivel de popularidad menor al 20%». Consultado el 2008.
  27. Interconsult (2003). «El Presidente Batlle recupera parte de su prestigio perdido». Consultado el 2008.
  28. Presidencia de la República (29 de diciembre de 2004). «Batlle confirmó ofrecimiento y su rechazo». Consultado el 2008.
  29. Partido Colorado - Órgano Deliberativo Nacional
  30. Un abrazo, un "gracias por todo", y el final de dos liderazgos. Búsqueda, Nº 1.515. 2009. 

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Julio María Sanguinetti
Presidente de Uruguay
2000-2005
Sucesor:
Tabaré Vázquez