John Bowle

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

John Bowle (* 1725 - † 1788), humanista y cervantista inglés, el mejor editor del Don Quijote en el siglo XVIII.

Biografía[editar]

Poseedor de vastos conocimientos casi enciclopédicos, procedía de una familia de eruditos y profesores y fue ministro de la Iglesia de Inglaterra. Pasó varios años de estudiante en Oxford, donde obtuvo el grado de maestro en Artes. Toda su vida posterior transcurrió en la aldea de Idmiston, a diez kilómetros de Salisbury. Allí se dedicaba a sus pasatiempos favoritos, la lectura y la caza. Su padre y abuelo murieron cuando contaba apenas veinte años, y su mujer falleció a los cuatro años de casados dejándole dos hijas. La mayor murió a los catorce años y la menor se casó con su primo, hijo del único hermano que tuvo Bowle, y vivió en el mismo pueblo. Bowle vivió sólo de las rentas de las tierras que había heredado, por lo que pudo consagrarse a sus aficiones eruditas y cinegéticas. Hizo frecuentes viajes a Salisbury y Londres para completar su nutridísima biblioteca y sostuvo una caudalosa correspondencia, parte de la cual ha sido editada por el cervantista Daniel Eisenberg. Mucha de ella se intercambió con dos amigos suyos, el medievalista Thomas Percy y John Dillon.

Conocía las literaturas italiana, francesa y española al dedillo y se distinguió como medievalista con estudios sobre la pronunciación del francés medieval y sobre el Roman de la Rose. En 1777 publicó su Letter to the Rev. Dr. Percy concerning a new and classical edition of the History del valeroso Cavallero Don Quixote... to be illustred by annotations...; en 1781 aparece en el Gentleman's Magazine su biografía de Cervantes, y en el mismo año salen los seis tomos de su monumental edición inglesa del Don Quijote: texto, cuatro tomos; notas, uno; índice, uno; tomos I y VI, impresos en Salisbury, y los restantes, en Londres. Esta edición, a la que consagró su autor parte de su vida, fue fuente inagotable de notas e informaciones para los posteriores anotadores (Juan Antonio Pellicer, Diego Clemencín, etc.) y sin duda es la mejor edición de la obra cervantina que se hizo en el siglo XVIII. Se documentó con esmero, leyendo en el Museo Británico toda suerte de libros de caballerías y fuentes italianas y españolas de las que se nutrió Cervantes. Como muestra de su penetración crítica, baste decir que fue el primero en percibir que hubo dos ediciones en 1605 de la primera parte de la obra, y eso que sólo pudo ver la segunda de ellas. También fue el primero en valorar la edición de 1608 de la primera parte. Sufrió los ataques del viajero e hispanista Giuseppe Baretti, quien dedicó todo un libro a ridiculizarlo (Tolondron. Speeches to John Bowle about his Edition of Don Quixote). El impacto de la obra fue sin embargo considerable entre los cervantistas contemporáneos, que no pudieron ignorar tan colosal esfuerzo de erudición y crítica. Sin embargo, no ha llegado a haber una reimpresión facsímil de esta monumental edición sino hasta 2006, por la casa hispanística norteamericana Juan de la Cuesta, al cuidado del eminente cervantista Daniel Eisenberg.

Enlaces externos[editar]

Bibliografía[editar]

  • Germán Bleiberg y Julián Marías, Diccionario de Literatura Española. Madrid: Revista de Occidente, 1964 )(3.ª ed.)