John Ashbery

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

John Ashbery (Rochester (Nueva York), 28 de julio de 1927) es un poeta estadounidense, considerado el máximo exponente de la escuela poética neoyorquina.

John Ashbery.

Biografía[editar]

John Ashbery es profesor de literatura de la universidad Bard College, y vive entre Nueva York y la ciudad de Hudson, en las riberas del río del mismo nombre, en el condado de Columbia.

Autor de más de una veintena de libros de poesía, ha sido distinguido con numerosos premios y reconocimientos, entre los que se cuentan el Premio Pulitzer, 1976, por su libro Autorretrato en un espejo convexo, (Self-portrait in a convex mirror); el Premio Nacional del Libro, La medalla Bollingen y el reconocimiento de la academia de los miembros del dei Lincei de Italia Ha sido el primer poeta de lengua inglesa en ganar el Gran Premio de las Bienales Internacionales de Poesía de Bruselas y, en 1992, obtuvo el premio de Feltrinelli de Italia para poesía internacional.

Estilo[editar]

Ashbery realiza su obra artística principalmente en un ámbito meditativo, en el que intenta hacer confluir el lenguaje y los estilos contemporáneos, a menudo derivados del mundo de las comunicaciones o particularmente de la cinematografía y del espacio coloquial corriente, manteniendo siempre una correlación con el mundo urbano neoyorquino que le proporciona el trasfondo a su articulación poética.

El juramento de la pista de frontón (The tennis court oath, 1962), considerado el poemario más complejo de toda su producción, pone las bases de lo que será posteriormente la poesía de Ashbery: la autorreferencia, la explicación del poema en él, lo que él llama tratar sobre “la experiencia de la experiencia” (en Poulin, A., The Michigan Quaterly, recogido en la edición de Calambur, 2010), aunque, en este caso, el exceso vanguardista hiciera que hasta él mismo opine que “el riesgo es lo que hace que el arte experimental sea hermoso”, pues “un poema que comunica algo que el lector ya conoce realmente no le está comunicando nada y de hecho muestra una falta de respeto hacia él” (entrevista en New York Quaterly, invierno, 1972, recogido en la edición de Calambur, 2010). Ashbery, más que nunca, es puro estilo: cambios de registro constantes, conciencia múltiple, distorsión de la sintaxis, fragmentación, etc, son elementos que el autor utiliza para conseguir la difícil interrelación entre el lector y el texto. Ejemplo de todo lo dicho puede ser el poema “Europa”, compendio de escritura vanguardista canónica.

Tres poemas (Three poems, 1972), supone un cambio en su poesía, empezando por la forma, pues se trata de tres extensos poemas en prosa, y afectando a toda la concepción del volumen. Los títulos son “El nuevo espíritu”, “El sistema” y “El recital”. A través de los recursos básicos del poema en prosa (repeticiones sintácticas, imágenes, asociaciones libres, recurrencias, etc), plantea la necesidad de un espíritu de reforma, de novedad (primer texto, a través de párrafos como versos, bloques de autorreferencia constante); el renacimiento del ser humano, a través de la palabra, hacia la felicidad que se mantiene latente, pero que debe ser actualizada con la duda (segundo texto); y el enfrentamiento básico entre posibilidad y materia, individuo y colectividad, representación y vida (tercer texto). La vida se dibuja como un espacio de conciencia total similar al que pintó Juan Ramón Jiménez en Espacio. El mencionado Autorretrato en espejo convexo (Self-Portrait in a Convex Mirror, 1975) constituye el libro más conocido del poeta. Basándose (sólo tangencialmente) en el cuadro homónimo del Parmigianino, se analiza la mirada, el aire, lo que existe detrás de la mirada. Una voz que va haciendo pausas, invocando a Francesco (el pintor) nos habla del alma encerrada en la imagen, al tiempo que de la futilidad de lo reflejado. El discurso del poema pretende introducir diversas voces, diversas perspectivas, de modo que forman un conglomerado de palabras, como el ser humano, mosaico dialógico. El mundo lo diseña la mirada, los recuerdos, las relaciones. Del tiempo va oscilando hacia la meditación sobre el arte, y de ahí al cuadro. Parece que el autor nos quiere mostrar cómo somos imágenes de una imaginación, de un recuerdo que pudo haber sido: “En fríos bolsillos / de remembranza, susurros salidos del tiempo”(traducción de Javier Marías).

Otros libros destacables serán Una ola (A Wave, 1984) y Secretos chinos (Chinese Whispers, 2002), que continúan en la indagación existencial, hasta llegar al poemario más reciente, Un país mundano (A Wordly Country, 2007), en el que, continuando con los rasgos de estilo que le son característicos, se explica el momento a través del lugar, y, lo que es más importante, a través de las palabras (no por nada es un “wordy country”), del aluvión sin sentido que supone la poesía, se descifran los jirones de vida.

Obra[editar]

Sus libros más recientes son:

  • The Ice Storm . La Tormenta de hielo. (1987)
  • Flow Chart . Organigrama (1991)
  • Hotel Lautréamont (1992)
  • And the Stars Were Shining Y las estrellas estaban brillando (1994)
  • Girls on the Run Niñas en acción (1994),
  • Can You Hear, Bird? (1995; ¿Oyes, pájaro?, 1999)[1]
  • Wakefulness En alerta (1998)
  • Your Name Here Pon tu nombre aquí (2000)
  • As Umbrellas Follow Rain Como los paraguas siguen a la lluvia (2000)
  • Chinese Whispers Susurradores chinos (2002)
  • Where Shall I Wander Donde iré a vagar (2005)
  • A Worldly Country Un país mundano (2007)

Notas[editar]

  1. Véase la reseña de Jaime Siles en El Cultural, 3-10-1999.