Joaquín Bartrina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Joaquín María Bartrina
Joaquín María Bartrina

Joaquín María Bartrina y de Aixemús (Reus, 1850 - Barcelona, 1880), poeta bilingüe en castellano y catalán y autor dramático español vinculado al realismo, uno de los abuelos de la literatura de vanguardia española.

Biografía[editar]

Estudió con los Escolapios de Reus. Ayudó a su padre en múltiples negocios y acumuló una cultura grande, aunque desordenada y poco selecta. Fue apuntador y director de escena en una compañía de teatro de aficionados fundada por él en su ciudad natal. En Barcelona, se dedicó con afán y suerte al periodismo. Fue un discípulo aventajado de la escuela pseudofilosófica que reaccionó contra la poesía del Romanticismo. Poseyó el mismo escepticismo y la misma tendencia materialista, incluso idéntica pseudofilosofía que Ramón de Campoamor, pero a ellos sumó un afán por cantar y poetizar los adelantos científicos de la fisiología y de la mecánica, de forma que su obra resulta extraña y original. Su prosaísmo positivista llega a hacer piruetas que presagian la literatura de Vanguardia y en concreto el Futurismo:

Juan, cabeza sin fósforo, con Juana
paseaba una mañana.
(24 Reaumur, viento N. E.
cielo con cirros) por un campo agreste (Algo, 1876)

Bartrina quiere con sus tecnicismos escenificar estilísticamente una lucha entre la razón y el sentimiento o, según dice el propio poeta, entre el positivismo y la fe. Uno de sus poemas más conocidos y celebrados es De omnia re scibile:

Gozar es tener siempre electrizada
la médula espinal,
y en sí el placer es nada o casi nada,
un óxido, una sal.
¡Y aún dirán de la ciencia que es prosaica!
¡Hay nada, vive Dios,
bello como una fórmula algebraica
C=pir2! (Algo, 1876)

No se trata de una apología del materialismo, sino de un lamento porque éste no baste y quede siempre algo inanalizable en los estratos íntimos de la conciencia. Se ha hecho célebre y proverbial la moraleja de su poema Fabulita: "Si quieres ser feliz, como me dices, / no analices, muchacho, no analices".

También se le conoce como el autor de esta estrofa, que es una referencia clara al denominado cainismo español, y cuyo último verso ha dado título a una novela de Fernando Sánchez Dragó (Planeta, 2008):

Oyendo hablar un hombre, fácil es
saber donde vio la luz del sol
Si alaba Inglaterra, será inglés
Si os habla mal de Prusia, es un francés
y si habla mal de España... es español.

Lo mejor de su obra es acaso su Epístola, apología de un lírico idealismo. Creó además un género poético nuevo, el arabesco, a caballo entre la dolora y la humorada campoamorianas. También fue libretista de zarzuelas.

Obras[editar]

  • Obras en prosa y en verso de don Joaquín Bartrina, Barcelona: Sardá, 1880.

Lírica[editar]

  • Páginas de amor, Reus.
  • Algo, Barcelona, 1876..
  • De omni re scibili, Barcelona
  • Epístola, Barcelona

Teatro[editar]

  • La dama de las camelias, zarzuela.
  • El nuevo Tenorio, zarzuela.

Bibliografía[editar]

  • Felipe Pedraza y Milagros Rodríguez, Manual de literatura española, VII Época del Realismo. Tafalla: Ediciones Cénlit, 1983.

Véase también[editar]