Joachim Patinir

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Joachim Patinir
Portrait of Joachim Patinir by Cornelis Cort 004.jpg
Patinir en un grabado de Cornelis Cort (hacia 1560). Museo Boijmans Van Beuningen.
Nacimiento h. 1480
(¿Dinant/Bouvignes?)
Fallecimiento 5 de octubre de 1524
Amberes
Nacionalidad Flamenco (Flandes/Países Bajos)
Área Pintura
[editar datos en Wikidata ]

Joachim Patinir, también llamado de Patenier y Patinier (Dinant? h. 1480 - Amberes, 5 de octubre de 1524) fue un pintor flamenco de paisajes y temas religiosos. Se le considera precursor del paisajismo como género independiente. Continuador en la escuela renacentista de Amberes de Gerard David, aunque la iconografía mariana la toma de Lucas van Leyden y Weyden. La Naturaleza es su objetivo, el tema, un pretexto. Pasión por la gama de verdes y las composiciones de horizonte alto.[1]

El Museo del Prado le dedicó su primera exposición antológica en 2007.

Vida[editar]

Los primeros 35 años de la vida de Patinir, incluida su formación, siguen siendo una incógnita. Ha quedado registrado que ingresó como miembro de la cofradía de pintores de Amberes (guilda de San Lucas) en 1515, ciudad en la que pasó el resto de su vida. Se le considera discípulo de Gerard David en Brujas, antes de que, el mismo año, ambos se registrasen como cofrades en Amberes. No existen referencias, pero es posible que en 1511 acompañase a David y Adriaen Isenbrandt en un viaje a Génova.

Retratos del pintor flamenco Joachim Patinir. Grabado por Aegidius Sadeler (a la izq.) a partir del dibujo que le hizo Durero en 1521 (dcha).

En los archivos municipales de Amberes consta que hizo un primer matrimonio con Francisca (Francine Buyst), hija del pintor Jan Buyst, con la que tuvo dos hijas: Brigitte y Anna. En 1521 y coincidiendo con su viaje a los Países Bajos, Durero fue uno de los invitados de su segunda boda, con Juana Noyst.[nota 1] En esa ocasión se data el retrato, un dibujo, que Durero hizo de Patinir, más conocido por la posterior versión en grabado de Cornelis Cort. Durero, que recibió como regalo un paisaje de Patinir, le cita en su Libro de viaje como «der gute Landschaftmaler» ("el buen pintor de paisajes"), acuñando de esa manera un neologismo que, traducido más tarde al francés, alumbraría el término paisajista.[2]

Patinir murió en Amberes el 5 de octubre de 1524. Su suegro y colega Quentin Metsys se hizo cargo de su taller y sus hijos.

Obras firmadas[editar]

Aunque, con diferentes grados de certeza, se le han atribuido muchas obras, sólo hay cinco cuadros firmados por Patinir.[nota 2]

Dos obras tempranas, San Jerónimo (Staatliche Kunsthalle, de Karlsruhe) y la Huida a Egipto de Amberes (Koninklijk Museum voor Schone Kunsten) aparecen firmadas con su nombre. En las otras tres tablas sólo se aprecia la inscripción (una especie de cuño con las iniciales a modo de sello de su taller); esas tres obras son El Bautismo de Cristo, en el Museo de Historia del Arte de Viena, y Paisaje con san Jerónimo y Las tentaciones de san Antonio Abad, ambas en el Prado.[nota 3]

Otras dos bellas tablas de Patinir son Caronte cruzando la laguna Estigia" (Museo del Prado) y "San Cristóbal con el Niño Jesús" (Monasterio del Escorial).

Estilo[editar]

Patinir es considerado el padre del paisaje por el extraordinario protagonismo que le otorga en sus cuadros.[nota 4] Sus inmensas vistas combinaban observación del detalle naturalista con la fantasía lírica.[nota 5] No obstante, el paisaje no es un tema autónomo sino que se justifica y apoya en temas religiosos: San Jerónimo, la huida de Egipto, etc. Con todo, Patinir consiguió que sus paisajes disminuyeran el protagonismo de las figuras, que casi siempre eran pintadas por otros artistas.

Los cuadros de Patinir se caracterizan por el uso progresivo de los colores, que sirven para acentuar la sensación de distancia en los grandes espacios que pinta. Así, en la parte inferior de los cuadros, donde se encuentra el primer plano, predominan el marrón y el pardo. Según se va alejando el paisaje se va imponiendo el color verde y, en las zonas más lejanas, es el color azul el que predomina. La línea del horizonte suele estar situada en la zona más alta del cuadro ("horizonte alto"), lo que permite la representación de un espacio muy amplio. Por encima de esta línea suele pintar parte del cielo con un blanco brillante que hace intuir que el espacio prosigue detrás y que sugiere la curvatura de la Tierra.

Rocas fantasmagóricas[editar]

La «roche-a-Chandelle» (izquierda), peñascos roqueros de Patinir en la tabla Paisaje con San Jerónimo, de la Galería Nacional de Arte (centro), y la roca Bayard, a orillas del río Mosa, en Dinant (Bélgica), en una postal de 1890. (derecha)

La evocación fantástica la consigue con un determinado tipo de formaciones rocosas, casi siempre las mismas en todos los paisajes del autor y posteriormente en las de su supuesto sobrino Hendrick met de Bles, imitadores y otros seguidores. Se trata, según los eruditos, de su representación evocadora de una síntesis de peñascos hoy famosos en los parajes que pudo conocer Patinir en su infancia y juventud: el «rocher Bayard» en las orillas del Mosa, en Dinant; la «roche-a-Chandelle» en las proximidades de Furfooz y Hulsonniaux, (en la actual Valonia), también en Namur).[nota 6]

Seguidores[editar]

El mercado abierto por las innovaciones de Patinir dio origen a una especie de escuela o círculo de seguidores en varios talleres de la ciudad de Amberes y en Bruselas. Entre los más reconocidos (y no pudiendo clasificarse las innumerables obras, copias y réplicas sin firmar) estuvieron: su condiscípulo Jan Wellens de Cock, su posible sobrino Herri met de Bles (que sólo tenía 14 años cuando murió Patinir), y tres claros seguidores: Lucas Gassel (entre 1500-1570) en Bruselas; y Cornelis Metsys (1510-1562), hijo de Quentin Metsys, y Mathys Cock (1509-1548) hijo de Jan Wellens, en Amberes.

Galería de obras[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Friedländer, Max Julius: Early Netherlandish Painting, Bruselas, La Connaissance, 1973, t. IX, pp. 80-154.
  2. Catálogo razonado, Joachim Patinir, “der gut landschafft mahler”, en las fuentes escritas, p. 62.

Notas[editar]

  1. De este segundo matrimonio y antes de la temprana muerte de Patinir, nació una hija, Peternelle, que entró en una comunidad religiosa (se hizo monja). Otros investigadores le dan un hijo conocido, de nombre Enrique, también pintor, si bien puede haber confusiones con su supuesto sobrino Heri met de Bles.
  2. Opus Joachim D. Patinier. La “D” (de Dionantensis, es decir de Dinant), parece indicar su ciudad natal.
  3. El catálogo de la Exposición antológica de 2007 en Madrid, le atribuyó un total de 29 obras (suyas y del taller), entre ellas las cinco firmadas.
  4. Si hemos de creer a Durero, el propio Patinir se consideraba a sí mismo pintor de paisajes.
  5. La naturaleza, en este período histórico, es entendida como el espejo de un orden divino; un escenario en el que el hombre debe seguir la senda virtuosa que le acerque al bien y le aleje del mal. Patinir no es ajeno a estas ideas y en sus cuadros podemos ver esta visión simbólica de la naturaleza.
  6. En la iconografía geográfica también se propone la «Sainte Beume», en Provenza, lugar de peregrinación de muy antigua tradición al eremitorio de la Magdalena penitente.

Bibliografía[editar]

  • VV. AA. (2007). Patinir. Catálogo razonado. Madrid: Museo Nacional del Prado. ISBN 9788484801184. 
  • Falkenburg, Reindert Leonard (1988). Joachim Patinir. Landscape as an Image of the Pilgrimage of Life. Ámsterdam-Philadelphia, John Benjamin Publishing Company. ISBN 9789027253323. 

Enlaces externos[editar]