Jeroglífico cretense

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Jeroglífico cretense
Tipo Silábico, ideográfico
Idiomas desconocidos
Época final de MM IA? a mediados de MM III
1900 a. C.?- 1650 a. C.
Estado sin descifrar
Relacionado con Lineal A

El mal llamado «jeroglífico» cretense (que, sin embargo, continúa denominándose así por tradición) es el sistema de escritura silábico que se utilizó en Creta posiblemente de 1900 a. C. al 1650 a. C.

El sistema de escritura[editar]

Cuando Arthur Evans encontró vestigios de tres escrituras en Creta para la Edad de Bronce, Lineal A, Lineal B y otro más antiguo, consideró acertadamente este último como anterior en el tiempo a los que él denominó Lineales, pero erró al llamarlo jeroglífico o pictográfico por su parecido, a primera vista, con el jeroglífico egipcio.

No es un sistema de escritura pictórico, sino que, juzgando por el número de símbolos que conocemos (unos cien), es un silabario. Sin embargo, es tan poco el material que se conserva y su contenido es tan breve y recurrente que es prácticamente imposible descifrarlo de momento. Se desconoce, por tanto, la lengua que se esconde detrás de esta escritura.

Restos arqueológicos y epigráficos[editar]

La mayoría de las inscripciones en este "jeroglífico" las encontramos en sellos y, en menor medida, sobre arcilla. Los restos han sido hallados en:

  • "Quartier Mu" en Malia (MM II)
  • el depósito de jeroglífico en el palacio de Malia (MM III)
  • el depósito de jeroglífico en Cnosos (MM II or III)
  • el depósito de Petras (MM IIB).

El corpus lo forman:

  • documentación en arcilla con inscripciones incisas (CHIC H: 1-122)
  • impresiones en sellos(CHIC I: 123-179)
  • sellos (CHIC S: 180-314)
  • el altar de Malia.

Otros restos, como el disco de Festo, se intentan relacionar con esta escritura, aún sin resultado.

El inventario de símbolos consiste en 96 silabogramas, diez de ellos también logogramas, otros 23 logogramas, 13 fracciones (4 en ligadura), cuatro niveles de numerales (unidades, decenas, centenas y millares) y dos tipos de puntuación.

Por la supuesta evolución de los jeroglíficos a las escrituras lineales (que a veces son formas esquemáticas de los signos jeroglíficos, más rápidos de aprender y de hacer), se ha intentado relacionar éste con el jeroglífico anatolio y con el silabario chipriota. La que sí es clara es su vinculación con el Lineal A.

Relación con el Lineal A[editar]

El "jeroglífico" cretense coexisitió con el Lineal A, por ejemplo en los archivos del palacio de Malia.

El Lineal A tiene unos 10 signos que se puedan encontrar también en el "jeroglífico" cretense con un parecido muy razonable. Por ello y por otras razones se sospecha que puedan estar emparentados, pero son sistemas de escritura distintos tal vez para diferentes lenguas habladas en el mismo lugar.

Bibliografía[editar]

  • Martín S. Ruipérez y José Luis Melena. (1990). «Los Griegos micénicos.». Historia 16.. 
  • J. Chadwick (1987). «Reading the past: Linear B and related scripts.». British Museum Publications. 
  • J.-P. Olivier, L. Godard, en colaboración con J.-C. Poursat (1996). «Corpus Hieroglyphicarum Inscriptionum Cretae (CHIC)». Études Crétoises 31, De Boccard, Paris. 

Enlaces externos[editar]