Exiliado jedi

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Jedi exiliada»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Desconocido
Personaje de Star Wars
Primera aparición Star Wars: caballeros de la Antigua República 2: los señores Sith
Última aparición Star Wars: caballeros de la Antigua República 2: los señores Sith
Información
Alias Jedi exiliado
Raza Humano[1]
Sexo elegido por jugador
Color de pelo castaño[1]
Ocupación Caballero Jedi
Equipamiento sable láser
Aliados Antigua República
Consejo Jedi
Enemigos triumvirato sith
Darth nihilus
Mandalorianos

El Jedi exiliado es el personaje principal del videojuego de computadora y Xbox Star Wars: caballeros de la Antigua República 2: los señores Sith, ambientado en el universo de ficción de Star Wars.

Al comienzo del juego, el videojugador puede elegir la clase, la apariencia física, el sexo, color del sable de luz y el nombre del personaje.

Biografía[editar]

Guerras Mandalorianas y exilio[editar]

Durante las Guerras Mandalorianas el Jedi exiliado fue uno de los principales generales de Revan junto a Malak, sirviendo en el ejército de la Antigua República en contra de los designios del Consejo Jedi, demostró tener buenas habilidades de lucha y ser un perfecto líder durante las batallas sangrientas incluyendo la segunda batalla en la jungla de la luna de onderon dxun.

En la batalla final en el planeta Sith Malachor V, se dio la orden para activar el Generador de Masas Sombra, cuando estaba claro que la mayor parte de las fuerzas de la República, dirigido por Revan, no llegarían a tiempo para participar contra la armada Mandaloriana. El miraba en silencio desde el puente de su nave de comando como el generador aplastaba la República y las fuerzas Mandalorianas atrapadas a su paso destructivo. La muerte y la destrucción que siguió, en particular la de los compañeros que había llevado y de los que se había hecho amigo durante la guerra, provocó una herida considerable en la fuerza al punto de que el shock habría matado al Exiliado. Por ello, de manera inconsciente y por instinto, rompió su propia conexión con la Fuerza, quedando sordo a su llamada y a los ecos en la Fuerza del sufrimiento que había causado y se veía obligado a presenciar. Fue uno de los pocos Jedi al mando de Revan capaz de alejarse del lado oscuro después de Malachor V para luego regresar voluntariamente.

En el Templo Jedi, en la capital galáctica Coruscant, le sometieron a juicio por sus acciones, dándole también la oportunidad para defenderlas. Malak al principio quería utilizar el droide asesino HK-47 de Revan para eliminar el Exiliado en vez de verle marchar y enfrentarse al juicio pero Revan, refiriéndose a el como un Jedi "que ya estaba muerto", decidió lo contrario. Prefirió que diera la cara ante el Consejo para mostrar la hipocresía de sus enseñanzas, permitiéndole marchar de su lado.

A pesar de un apasionado alegato, el Alto Consejo Jedi decretó que ya que había seguido a Revan a la guerra, debía ser expulsado de la Orden Jedi. Haciendo caso omiso cuando se le pidió que entregara su sable de luz, el Exiliado lo clavó en la piedra central. Cuando se fue, el Consejo debatió sobre la verdadera naturaleza de su exilio, ya que temían la "herida" en la Fuerza que lo rodeaba. Algunos en el Consejo, especialmente el Maestro Jedi Zez-Kai Ell, sentían que estaban castigando al Exiliado, no tanto por lo que hizo, sino por ser un símbolo de los muchos Jedi que habían caído al lado oscuro a lo largo de la historia. Otros miembros del Consejo consideraron que era la oportunidad perfecta para examinar el motivo por el que caían muchos Jedi al lado oscuro. Sin embargo, los miembros del Consejo más conservadores, como el Maestro Atris, defendieron que el Consejo era demasiado indulgente con el Exiliado, atenazados por el temor a que podría reunirse con Revan. Finalmente, el Consejo consideró que la herida en la Fuerza ya lo daba por muerto.

La purga Jedi[editar]

Los detalles de las aventuras del Exiliado en el Borde Exterior son desconocidas a partir de este punto, pero se sabe que Atris habría orquestado el regreso de el Exiliado al espacio conocido. Con el fin de engañar a los Sith para que se revelasen a sí mismos, Atris filtró la noticia de su regreso a la galaxia y, como era previsible, atrajo la atención del Triunvirato Sith. El regreso del Exiliado del espacio a la República se produjo en el 3.951 ABY, en una época donde Revan había vencido a Darth Malak y el último de los Jedi estaría siendo perseguido y exterminado. El Heraldo, un crucero de la República con destino a Onderon, tendría órdenes del almirante Carth Onasi - un veterano de las Guerras Mandalorianas y la Guerra Civil Jedi - de abordar la nave durante el viaje previsto con el fin de recoger al exiliado. Se le pidió que se le diera el status de pasajero diplomático y fuera acompañado a Telos IV, aunque se dejó en claro que el no iba a tener ningún tratamiento especial ni se iba a dar ningún indicio de su identidad.

Durante el viaje a Telos, la nave recibió una llamada de socorro de un carguero que afirmaba haber sufrido un encuentro con un buque de guerra Sith. Cuando el Heraldo llegó, encontraron abandonada la nave. Tras subir la tripulación a la embarcación, solo encontraron el cuerpo malherido de Darth Sion. El Halcón de Ébano, un pequeño carguero que una vez que había jugado un papel importante en la Guerra Civil Jedi y también aparentemente desierto, fue capturado también. Durante los siguientes días, la tripulación del barco comenzó a desaparecer. Al poco Darth Sion despertó afirmando haber venido a por los Jedi, los Sith asesinos infiltrados se revelaron como los causantes y sacrificaron a la tripulación de la nave en masa. En el caos, pasó inadvertido que una unidad droide asesino serie HK-50 había drogado al Exiliado y le ocultó. Mientras la nave iba muriendo alrededor de ellos, el Lord Sith Darth Traya bajo la apariencia de su antigua identidad de la Maestro Jedi Kreia-[2] encontró al Exiliado y lo llevó de vuelta al Halcón de Ébano para tratar de huir. Por desgracia, atrajo la atención de los sith, que abrieron fuego contra el carguero dañando gravemente y casi matando tanto al Exiliado como a Kreia. Con la ayuda del droide T3-M4, el Exiliado fue cuidado y el Halcón de Ébano guiado rumbo a colonias mineras cercanas, Peragus.

Cuando el Exiliado despertó de su letargo en en la instalación minera, descubrió a Kreia inconsciente. Tras despertarla, le indicó al Exiliado que tenían que encontrar una forma de salir de la estación, que encontraron completamente abandonada salvo por droides mineros con mal funcionamiento que atacaban al Exiliado. Por otra parte, la misteriosa conexión de la Fuerza del Exiliado comenzó a regresar lentamente. Durante la búsqueda de una forma de salir de la estación, se encontraron con un hombre llamado Atton Rand encarcelado en una jaula de fuerza en los calabozos de la estación. Después de que Darth Sion y un grupo de Asesinos Sith llegaran del Heraldo con la intención de matar al Exiliado, creyéndole el último de los Jedi, los tres escaparon con T3-M4 a bordo del Halcón de Ébano, pero no antes de que Sion le cortara la mano izquierda a Kreia. Después viajaron hacia Telos, único destino disponible en las cartas de navegación de la instalación de Peragus. Mientras eran perseguidos por los Sith en el campo de asteroides alrededor de Peragus, el fuego láser desde el buque de guerra secuestrado encendió el combustible volátil dentro de los asteroides. La explosión destruyó las instalaciones y el planeta mismo, aunque el Halcón de Ébano y los Sith a bordo del Heraldo lograron escapar.

Telos[editar]

Cuando el Exiliado y su equipo llegaron a la enorme Estación Ciudadela en órbita alrededor de Telos, tanto el Halcón de Ébano como T3-M4 fueron robados y llevados a la superficie de Telos mientras el Exiliado, Kreia y Atton Rand quedaban detenidos para ser interrogados sobre la explosión Peragus. Tras una investigación preliminar demostrando su aparente inocencia, el teniente Dol Grenn les ordena quedarse en la estación hasta que la investigación para la República estuviera completa. En esa estancia, el Exiliado se alió con el Grupo de ithorianos Adepto Habat Chodo que buscaba la recuperación del planeta, y recopiló pruebas suficientes para encerrar a Jana Lorso, el ejecutivo del puesto de la Corporación Czerka en la Estación Ciudadela. El Exiliado llega a salvar a Habat de mercenarios contratados por Czerka para matarlo a él ya su rebaño, por lo que este les permitió a el y sus compañeros utilizar una de sus lanzaderas para llegar a la superficie de Telos. Allí fueron derribado por una torreta de defensa aérea Czerka. Un ingeniero Iridoniano zabrak llamado Bao-Dur, que había diseñado el Generador de Masas Sombra y sirvió al Exiliado en Malachor V, vio el accidente y sacó de los restos a los tres más o menos ilesos.

Ya en la superficie, se enteraron de que el Halcón de Ébano había sido secuestrado y llevado a la región polar del planeta. Consiguiendo tomar una nave de un complejo militar abandonado, el Exiliado y sus compañeros viajaron hasta allí y encontraron a la Maestra Jedi Atris, una ex miembro del Consejo que le condenó al exilio. Atris estaba tratando de unir a los Jedi perdidos y se había rodeado de varias hermanas Echani. Estas hermanas, conocidas también como doncellas, habían sido entrenadas bajo la promesa de no aprender los caminos de los Jedi. Tras un acalorado debate sobre lo que los Jedi deberían haber hecho durante las Guerras Mandalorianas, el Exiliado partió con el Halcón de Ébano y T3-M4. Cuando se fueron, T3-M4 reveló que había logrado acceder a la base de datos de Atris durante su secuestro, incluyendo una grabación de pruebas sobre el Exiliado y una copia de los expedientes de los últimos cinco Maestros Jedi restantes que se habían escondido: Atris en Telos, Kavar en Onderon, Vrook Lamar en Dantooine, Zez-Kai Ell en Nar Shaddaa, y Lonna Vash en Korriban, el mundo Sith. Casualmente, aunque Kreia cree que hay algo más, estos fueron los mismos cinco Maestros Jedi en el Consejo que condenaron al Exiliado. Además, la doncella Brianna recibió órdenes de Atris de colarse a bordo del Halcón de Ébano y ayudar al Exiliado en su misión con el fin de supervisar sus actividades y así confirmar que el Exiliado todavía sirve al lado luminoso. La tripulación irá a estos mundos en busca de los Jedi en un intento de unirlos contra los Sith y de paso encontrar respuestas a porqué el Exiliado fue condenado realmente.

Durante sus aventuras, al Exiliado se unieron varias personas que se convirtieron en sus compañeros y lograron reparar al droide HK-47 que está oculto en un compartimiento desde el inicio. Descubrirá que varios de estos compañeros son sensibles a la Fuerza, y por lo tanto se les adiestró en los caminos Jedi, incluyendo a la doncella que decide traicionar a Atris y su juramento para volverse su aprendiz. Durante este tiempo el Señor Oscuro de los Sith y líder del triunvirato Darth Nihilus había enviado a su ejecutora, la Miraluka Visas Marr, para asesinar al Exiliado. Sin embargo, tras un breve duelo de sables, el Exiliado redime a Marr, la acepta en la tripulación de la nave y la transforma en una Centinela Jedi. Con Marr como aliada, el Exiliado sabe que no podrá ocultar su presencia por mucho tiempo pero también que al menos uno de los Señores Sith busca cazarle. El Exiliado también ayudó a Bao-Dur a superar su sentimiento de culpa por la pérdida de vidas en la Batalla de Malachor V, entrenándole en los caminos de un Guardián Jedi. Cuando dos twi'leks en Nar Shaddaa advirtien al Exiliado sobre Atton Rand, afirmando que era un asesino y no sólo un soldado, le pregunta acerca de esto. Rand estaba molesto al principio de ser preguntado por su pasado, pero finalmente confiesa su pasado como soldado de la República durante las Guerras Mandalorianas y como soldado Sith durante la Guerra Civil Jedi. Él le dijo que decidió dejar los Sith después de que asesinaran a una Jedi de la que se enamoró y quien le mostró la Fuerza. El Exiliado lo perdonó por su pasado y aplaudió su honestidad y propósito de enmienda, por lo que Rand le pide ser entrenado como Centinela Jedi.

La búsqueda de los Jedi[editar]

Onderon y Dxun[editar]

Cuando la tripulación del Exiliado viaja a Onderon, el Halcón de Ébano es atacado por uno de los comandantes generales Vaklu, el coronel Tobin. Tras destruir los cazas onderonianos enviado a interceptar al Halcón de Ébano, se ven obligados a aterrizar en Dxun, la luna de Onderon, donde el Exiliado luchó durante las Guerras Mandalorianas. Allí conocen a Candorous Ordo, ahora conocido como Mandalore el Preservador, líder mandaloriano en Dxun y que les exige completar ciertas tareas antes de darle al Exiliado una de sus naves para ir a Iziz, capital de Onderon. Onderon. Lograrán contactar con el Maestro Jedi Kavar en la Cantina de Iziz, pero el coronel Tobin interrumpe la reunión obligando a huir a Kavar, no sin la promesa de contactar con el Exiliado cuando pudiera. El Exiliado junto a Mandalore tiene una refriega con fuerzas de Tobin en la cantina y la plaza del oeste antes de abandonar la ciudad, regresando a Dxun. Allí, Mandalore decide unirse al Exiliado tanto por creer que necesitaría un aliado contra los Sith como para poder buscar otros clanes mandalorianos en otros mundos para unirles bajo su bandera, a lo cual el Exiliado le ayudará más adelante en Nar Shaddaa y Dantooine.

Nar Shaddaa[editar]

En Nar Shaddaa el Exiliado ayuda a los refugiados que estaban siendo explotados, desestabilizando las organizaciones criminales en la luna matando a sus líderes Quarren Saquesh y Visquis. También acaba con las actividades del señor del crimen G0-T0, el Visionario, quien finalmente se une al Exiliado con la esperanza de estabilizar la galaxia. Más tarde admitió que era suyo el droide destinado en la Estación Ciudadela Telos. El Exiliado se reune con el Maestro Jedi Zez-Kai Ell y le convence para ir a las ruinas del Enclave Jedi de Dantooine. Tras marchar de Nar Shaddaa, el Exiliado descubre que la cazadora de recompensas Mira, quien se unió a su grupo durante su estancia , es sensible a la Fuerza y decide entrenarla como Jedi.

Dantooine[editar]

Cuando viajó a Dantooine, se reunió con Terena Adare, que era la administradora del puesto de Khoonda. Adare concedido el permiso al exile para buscar al maestro Vrook Lamar en las ruinas del Enclave Jedi. Después de rescatar a Lamar de ser enviados a Nar Shaddaa por una banda de mercenarios en la cueva de cristal, fue confrontado por el líder mercenario Azkul, un veterano de la Guerra Civil Jedi que fue entrenado en la academia de Darth Malak. Azkul pidió al exile a unirse a él y hacerse cargo de Khoonda, sin embargo, se negó, y se fue, ordenando a los mercenarios que lo acompañaban para matar al exiliado. Después de derrotaros, volvió a Khoonda, reforzó sus defensas y finalizado los planes de batalla con el líder de la milicia local, Zherron. El y Lamar lucharon en la batalla, matando a Azkul y sus mercenarios. Después de haber defendido con éxito Khoonda, habló con Lamar, y lo convenció de reunirse con los otros Maestros Jedi iba a encontrar en la Academia.

Korriban[editar]

El exile fue en busca de la Maestra Jedi Lonna Vash en el antiguo planeta Sith de Korriban. Después de Kreia telepáticamente lo guió a través del Valle de los Señores Oscuros, entró en la Academia Sith abandonada y descubrió que Darth Sion mato a la maestra Vash no más de una hora después de tomar tierra. El exile y sus compañeros lucharon contra el Señor del Dolor, golpeándolo hacia varias veces, sin embargo, Sion se recuperaría de las lesiones fatales y seguir luchando. A través de la Fuerza, Kreia le dijo al Exiliado que Sion no era un animal de carne y hueso, y que no fue una batalla que se podía ganar. Ella le dijo que si bien podría ser otra vez, no era el momento adecuado. El exile agradeció a Kreia por la información, y el y sus compañeros huyeron de la Academia Sith .

Si bien la exploración de la cueva shyrack cerca de la Academia Sith, se encontró la tumba oculta del Lord Sith Ludo Kressh. Cuando el entró en la casa, el exilio se vio obligado a enfrentarse a muchos de sus rasgos de personalidad propia, así como muchas de sus decisiones pasadas . Esta tomó la forma de una serie de visiones, durante la cual él fue testigo de una versión distorsionada de cuando fue reclutado por Malak, un recuerdo de sus acciones durante la Segunda Batalla de Dxun, un enfrentamiento entre Kreia y varios miembros de su partido, y finalmente, una aparición silenciosa de Darth Revan, con quien hizo batalla. Durante estas secuencias de gran parte de su carácter fue revelado, determinado por sus decisiones.

Regreso a Dxun, la batalla en Onderon[editar]

En un tiempo recibe un mensaje del mandaloriano Kelborn , diciéndole que había recibido un mensaje de Kavar. Viaja a Dxun, donde Kelborn le dijo que Vaklu se reunió con el Consejo de los Lores, y les declaran la Reina Talia, que era su primo, el culpable de traición. Kreia sintió algo de agitación en Dxun, y pidió Kelborn o no recoger nada de sus sensores. Kelborn confirmó que tenían, y el exilio envió a tres miembros de su equipo para hacer frente a las fuerzas Sith de Darth Nihilus en la tumba del antiguo Lord Sith Freedon Nadd. Luego viajó con Kreia y un miembro de la tripulación de un droide de guerra Basilisk proporcionado por Mandalore.

Después de que el exile y sus compañeros desembarcaron en Iziz, se dirigieron al Palacio Real, la asistencia del capitán Bostuco en la derrota de las fuerzas de Vaklu. Cuando hizo su camino hacia el palacio, Tobin cerró la puerta que conducía al salón del trono de la reina, después de reemplazar los códigos de seguridad, el exilio mato a la larva Drexl que Tobin y las fuerzas Sith para abrir brechas en la sala del trono. Las fuerzas de la asistencia de Talia en la lucha contra los soldados Vaklu, matando a todos menos cuatro. Después de Vaklu ordenó a los cuatro soldados restantes para matar a Talia, Kavar y el exiliado intervinieron, matándolos y derrotando a Vaklu. Kreia luego trató de convencer al exile para que ejecute Talia a Vaklu, que estaba desarmado en el momento, alegando que era demasiado peligroso para quedar con vida. El exile, en el respeto de su consejo, dijo que la decisión era de la reina y no de el. Talia ordenó a sus tropas para ejecutar Vaklu, poner fin a la Onderon de la Guerra Civil. Después de la batalla, el exile habló con Kavar, quien dijo que se reuniría con el y al Consejo en Onderon, en ese momento Kreia despertó a al general tobin y le mintió diciendo que había una academia secreta oculta en telos sabiendo que este le daría la información al señor oscuro del hambre Darth Nihilus y así atraerlo.

Encuentro con los Maestros Jedi[editar]

Después de localizar y conversar con todos los Maestros Jedi restantes, el exile regresa a Dantooine para encontrar el Enclave Jedi reconstruido. Allí, los maestros vrook Lamar, Kavar y Ell había formado un Consejo en el que se decidiría su destino. Los Maestros llegó a la conclusión de que, a través de sus acciones en Malachor V, se había convertido en una herida en la Fuerza. Afirmaron que llevaba la muerte de todos los que murieron en la batalla dentro de el, y que el recuperó su conexión con la Fuerza de la alimentación sobre la muerte y descargando la energía vital de sus compañeros. De acuerdo con los Maestros, los Sith habían aprendido su capacidad de alimentar a la fuerza de ela, y por lo tanto era una amenaza para todos los seres vivos, y, posiblemente, la propia fuerza, y con el tiempo podría tener la misma magnitud del poder, como Darth Nihilus y finalmente, consumir la galaxia. Se consideró necesario que se le despojara de la Fuerza con o sin su consentimiento, que presentó a su sentencia. Después de haber restablecido su sentencia anterior de exilio, intentaron despojarlo de la Fuerza, pero antes de que pudiera terminar, Kreia irrumpieron en la reunión para salvar al exile en el último momento. El exile, aún en su éxtasis establecido por la continuación del Consejo Jedi, quedó impotente y no pudo defender como Kreia, quien reveló su verdadera identidad como la Lord Sith Darth Traya, usó la Fuerza para drenar los Maestros Jedi de sus poderes, poniendo a través de los mismos sufrimientos al exile que había sentido en Malachor V. Esto los dejó no sólo muertos, sino vacío de la Fuerza.

Contra del triunvirato sith[editar]

Después de que Traya se fuera , el Exiliado finalmente recuperó su fuerza y ​​partió hacia Telos IV para encontrar y hacer frente a ella. En el momento el Exiliado encontró Brianna derrotada a manos de un Atris caída en lado oscuro. Con el fin de salvar a Brianna, el exile se vio obligado a enfrentarse a Atris. Después de su derrota, el exile convencio a Atris de perdonarlo y ayudó a Atris ver la locura de sus creencias. Atris le dijo a el Exiliadi que Traya había huido a Malachor V para esperarlo a el para una confrontación final, y confirmó su identidad como uno de los Señores de los Sith, una de las que había asesinado a los Jedi. Tras el duelo, Brianna prometió su lealtad al exile, la renuncia a su título de la última de las Doncellas, y abrazando a su verdadero nombre. El exile luego de dejar a Atris en la Academia hasta su papel en la casi destrucción de los Jedi podrían ser juzgados por el nuevo Consejo Jedi. Poco después, el exile participó en la Batalla de Telos IV. Y junto Visas Marr se enfrentaron al lord del hambre Darth Nihilus a bordo de su buque insignia Devastador para evitar la destrucción de Telospara alimentar su hambre de la Fuerza. Al final el exile venció al Lord Sith y salvo telos donde más tarde hablaría con Carth onasi acerca de el paradero de Revan.

Después de estrellarse en la superficie de Malachor V, el exile se dirigió a la Academia Trayus, donde demostró su fuerza con la fuerza y ​​su habilidad para el combate con sables de luz contra las hordas de asesinos Sith, los lores y los Merodeadores antes de enfrentarse a Darth Sion. Después de convencer a Sion de dejar de lado su odio, que le hizo sucumbir finalmente a sus numerosas lesiones y muerte, se enfrentó y trató de redimir a Traya. Sin embargo, Traya no lo tienen, a pesar de que se calentó con la idea de que su antiguo alumno todavía le importa lo suficiente como para tratar de "salvarla" del lado oscuro. Ella prometió que esta confrontación sólo podía terminar en la muerte, y que si el exile no lucha, ella iba a romperse. Después de una feroz batalla, pero definitiva, el exile cortó la mano restante de Traya, así como su lazo de la Fuerza de un solo golpe. Traya silbó en el exilio para acabar con ella, pero incluso después de todas las cosas malas que había hecho Traya o a el, la Orden Jedi y la galaxia, el escogió el camino de los Jedi y salvó a los heridos Lord Sith .

En lugar de aceptar la misericordia, Traya se enfureció y continuó luchando por la animación de tres sables láser para luchar por ella con la fuerza, hasta que el exile no tenía más remedio que derribar y acabar de una vez por todas. Antes de morir, Traya le dijo al exiliado que él era mayor que cualquier otro que se había entrenado nunca. En sus momentos finales, Traya dio la información sobre la ubicación de Revan en las Regiones Desconocidas y sobre el destino futuro de los aliados de el Exile, los planetas que había visitado, y el futuro de la República. Poco después de la muerte de Traya, a distancia Bao-Dur reactivó el Generador de Masas Sombra para destruir completamente el planeta. La tripulación del Halcón de Ébano dañado recuperó al exile y escaparon del planeta. El exile regresó a Dantooine para completar su entrenamiento como Jedi, y luego se aventuró a las Regiones Desconocidas en busca de Revan. Él se fue detrás de sus aprendices para resucitar a la Orden Jedi caído.

Romance[editar]

A través del juego el personaje puede tener cierto romance dependiendo de su género si este es elegido hombre tendría un romance con Visas o Brianna además de que Atris se enamoraría de él. Más si el personaje es mujer tendría un romance con Atton o Mical.

El Lado Oscuro[editar]

En el juego existe la posibilidad de que el personaje caiga en el Lado Oscuro, para ello, en cada encuentro con los Maestros el personaje debe asesinarlos, provocando además grandes problemas en la Galaxia, como la la caída de Dantooine, la caída de la Reina Talia, el triunfo del golpe de Estado en Onderon, la muerte de Mira y la sustitución de esta por Hanharr, un cazarrecompensas wookie al grupo, así como la destrucción de la estación ciudadela en Telos.

Además, debido a esta elección, el Jedi exile asesina a Atris y tras la batalla contra Darth Nilihus sigue a Kreia en Malachor V y termina arrojándola al corazón del planeta quedándose el con el poder de la Academia Sith.

  1. a b «Jedi Academy - Star Wars - Miniatures at CoolStuffInc.com» (en inglésl). CoolStuffInc. Consultado el 24 de febrero de 2011. 
  • Stephen J. Sansweet, Pablo Hidalgo, Bob Vitas y Daniel Wallace The Complete Star Wars Encyclopedia, LucasBooks, 9 de diciembre de 2008, ISBN 978-03-4547-763-7.
  • Daniel Wallace The New Essential Guide to Droids, DelRey, 27 de junio de 2006, ISBN 978-03-4547-759-0.