Jean-Antoine Roucher

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Jean-Antoine Roucher en la prisión de Saint-Lazare en París, mientras posaba para Hubert Robert.
Un cuadro de Hubert Robert le representa en su celda algunos días antes de su ejecución. Está titulado "Jean-Antoine Roucher preparándose para su paso desde Saint-Pélagie a Saint-Lazare.

Jean-Antoine Roucher (1745-1794) poeta francés nacido en Montpellier. Nacido en una familia de artesanos amantes de las bellas artes, fue muy pronto iniciado por su padre en los autores clásicos. Tras su primera obra, oda por el matrimonio de un Delfín, el Ministro Turgot le nombró recaudador de impuestos en Montfort-l'Amaury, para permitirle continuar con la poesía.

Después de sus estudios en el seminario de Jesuitas en Montpellier, fue llamado a Versailles por su tío el abad Gros de Besplas. Su poema La France et l'Autriche au temps de l'hymen le permitió conseguir los favores de Turgot.

Su obra más conocida son los poemas pastorales "Los Meses". Jean Antoine Roucher hace parte de los dos o tres poetas que pusieron en duda la rigidez del alejandrino clásico.

Se opuso a la “Harpe”, y se negó a los compromisos que le propusieron para entrar a formar parte de la Academia Francesa, hecho que nunca le perdonaron.

Bajo la revolución, escribió varios artículos antirrevolucionarios que fueron suficientes para ser arrestado bajo el Terror, fue encarcelado en la Prisión Saint-Lazare donde conoció y fue compañero de actividades de André Chénier. Como él, Jean Antoine Roucher fue víctima de la Conspiración de las Prisiones. Fue juzgado, condenado a muerte y guillotinado con son amigo el escritor el 7 thermidor año II (1794). En la carreta que les llevó a los dos a la guillotina, se dieron la replica de la obra de Andromaco. Fue inhumado en el Cementerio de Picpus.

En prisión, tradujo La richesse des Nations de Adam Smith e introdujo las ideas liberales en Francia. En su acta de acusación firmada por Fouquier Tainville indica « Aristócrata pestilente, miembro de la lista civil, fundador del club de la Sainte Chapelle, Roucher ha conspirado contra el pueblo y merece la muerte».

Le dedicó unos últimos versos a su familia en Quatrain de Roucher :

Ne vous étonnez pas, objets sacrés et doux,
Si quelqu'air de tristesse obscurcit mon visage.
Quand un savant crayon dessinait cette image
J'attendais l'échafaud et je pensais à vous

La bella y emocionante correspondencia que mantuvo en prisión con su joven hija Eulalia fue recopilada después de su muerte y publicada bajo el nombre "consuelos de mi cautiverio".

André Chénier, menos conocido en esa época, y Antoine Roucher, murieron muy jóvenes, pueden ser considerados como precursores del fantástico genio poético que conoció el siglo XIX.

Fuentes[editar]

Enlaces externos[editar]