Jaral

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Los jarales constituyen una etapa degradativa de los encinares y de las formaciones mixtas de encina y alcornoque y adquieren su máximo desarrollo sobre suelos ácidos (con basamento de pizarras, cuarcitas, rocas volcánicas ácidas ...) en condiciones de fuerte exposición.

Los jarales están caracterizados por la dominancia de especies del género Cistus, cuya especie más característica es la jara pringosa (Cistus ladanifer). En algunas situaciones los jarales pueden ser prácticamente monoespecíficos estando constituidos por, muchas veces, grandes extensiones de jara pringosa o en otros casos por la jarrilla o jara de Montpellier (Cistus monspeliensis) en lugares más expuestos y soleados, constituyendo en ambos casos formaciones con un alto grado de cobertura.[1]

Otras especies frecuentes son Cistus laurifolius, Halimium umbellatum, Halimium ocymoides, Thymus mastichina,[2] Lavandula pedunculata, Retama sphaerocarpa, Genista scorpius, Cytisus scoparius, Cytisus multiflorus, Adenocarpus sp. Stipa gigantea, Helichrysum stoechas, Santolina chamaecyparissus y Santolina rosmarinifolia[3]

Jaral de jara estepa en Castilla y León

En otros casos el jaral se acompaña de otros elementos entre los que destacan: la aulaga merina (Genista hirsuta), el tojo o aulaga (Ulex eriocladus), el cantueso (Lavandula stoechas), el romero (Rosmarinus officinalis), el torvisco (Daphne gnidium), el palmito (Chamaerops humilis), el jaguarzo morisco (Cistus salviifolius), la jara rizada (Cistus crispus), etc.

Estas foramciones densas de jaras son colonizadoras natas y aparecen con una extraordinaria rapidez en áreas que se han quemado o en zonas labradas abandonadas. Son también formaciones que aparecen normalamente bajo los pinares y los eucaliptales, ya que estas repoblaciones ocupan frecuentemente las áreas que deberían estar cubiertas por encinares tanto termo como mesomediterráneos.

En los suelos de tipo arenoso de origen litoral que hay en el sureste de de la Faja Pirítica en la provincia de Huelva encontramos una variante de los jarales que son los jaguarzales o comunidades de monte blanco. En ellos las especies típicas del jaral se encuentran acompañadas de jaguarzo blanco (Halimium halimifolium), la romera (Halimium calycinum), la aulaga o tojo (Ulex argenteus), etc.

Los jarales tienen su óptimo en climas de tipo mediterráneo seco pero al aumentar la precipitación anual se ven enriquecidos en su composición por especies como el brezo (Erica australis), la jara cervuna (Cistus populifolius), el tojo (Ulex eriocladus) o el brezo blanco (Erica arborea) y dan lugar a los jaral-brezales. Si las condiciones de humedad son aún mayores podemos encontrar un brezo blanco que es más exigente en sus requerimientos hídricos que es el brezo de Portugal (Erica lusitanica)[1]

Referencias[editar]

  1. a b Santa-Bárbara Carrascosa, C.; Valdés Castrillón, B (2008). Guía de la Flora y Vegetación del Andévalo. Sevilla:Consejería de Medio Ambiente, Junta de Andalucía, Unión Europea, FEDER. ISBN 978-84-96776-85-2. 
  2. Penas, A.; Diez J. Llamas F., Rodríguez M. (1991). Plantas Silvestres de Castilla y León. Valladolid:Ámbito. ISBN 84-86770-40-8. 
  3. Lázaro Bello; Diez J. (2008). La Cubierta Vegetal de la provincia de Valladolid. Valladolid:Diputación de Valladolid. ISBN 978-84-7852-196-8.  Texto «J.A» ignorado (ayuda);

Enlaces externos[editar]