Jamsa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Dibujo de una jamsa.
Una jamsa colgada en un coche.

La jamsa (árabe: خمسة, ‘cinco’)? es un símbolo con forma de mano que se utiliza tradicionalmente en varias culturas.

Origen[editar]

El uso de la jamsa está documentado desde la Antigüedad. La usaban ya los cartagineses (desde el 820 a. C., en el norte de África), quienes la asociaban con la diosa Tanit, y es posible que sea aún más antigua.

La cultura judía y la árabe la adoptaron como propia.

Descripción[editar]

La forma más extendida del símbolo es la de una mano simétrica: el dedo corazón en el centro; a sus lados el anular y el índice, un poco más cortos que el corazón e iguales entre sí; y en los extremos dos pulgares, también del mismo tamaño y algo curvados hacia afuera. A veces contiene otros símbolos, como inscripciones de carácter religioso, estrellas de David judías, ojos y otros elementos destinados a aumentar su poder. Típicamente aparece en forma de amuleto (pendientes, colgantes, etc.), en las puertas de las casas (a veces como aldabón), en coches, tatuado y otros lugares.

En el islam[editar]

En el mundo árabe se utiliza como talismán para protegerse de la desgracia en general y del mal de ojo en particular.

Esta mano es un amuleto, normalmente un colgante, que protege del mal deteniéndolo con la palma de la mano, previene las enfermedades y atrae la buena suerte. Los cinco dedos de la mano están sometidos a la unidad de la mano; cada uno de estos dedos representa cada uno de los mandamientos fundamentales de la ley islámica:

Los musulmanes a menudo establecen una relación entre los cinco dedos de la mano y los cinco pilares del islam, mientras que los judíos hacen lo propio con el Pentateuco (los cinco libros de la Torá).

El símbolo, sin embargo, no tiene relación alguna con el islam. De hecho, una interpretación rigorista desaconsejaría su extendido uso, ya que el Corán prohíbe los amuletos y la superstición en general.

Leyenda árabe[editar]

En algunos países la jamsa recibe el nombre de «mano de Fátima», en alusión a Fátima az-Zahra (606-632), hija de Mahoma. También se la llama «ojo de Fátima», debido a que algunas versiones del símbolo incluyen un ojo.

Según cuenta la leyenda,[cita requerida] una noche el marido de Fátima regresó a su casa acompañado de una concubina mientras Fátima preparaba la cena. Al verla, la celosa Fátima regresó a la cocina irritada y metió la mano en el cazo hirviendo. Al verla, su marido le quitó la mano del cazo.

Otras creencias[editar]

El nombre puede encontrarse transcrito también como jamsa y, en transcripciones del hebreo, como hamsa.

Los judíos la llaman «mano de Miriam» (en alusión a la hermana de Moisés y Aarón), «mano cinco» o «mano Hamsesh».

Algunas organizaciones que trabajan por la paz en Oriente Medio han adoptado la jamsa como símbolo de las similitudes culturales existentes entre musulmanes y judíos.

En la India (que fue invadida por los musulmanes durante siglos) se la llama «mano Humsa» (pronunciado [jamsa]).

En otros países de Asia, el amuleto es considerado poderoso para prevenir todo tipo de desgracias y enfermedades.

En Occidente algunas personas[cita requerida] creen que este amuleto —además de proteger contra la ira— previene contra la infidelidad. En Norteamérica además se ha difundido la creencia de que la mano de Fátima protege de algunas catástrofes como terremotos e inundaciones...

Enlaces externos[editar]