Jacobo I de Inglaterra y VI de Escocia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Jacobo I de Inglaterra»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Jacobo VI de Escocia y I de Inglaterra
Rey de Escocia, Inglaterra e Irlanda
James VI and I.jpg
Retrato de Jacobo I, anónimo (c. 1604)
Rey de Escocia y Señor de las Islas
19 de junio de 1567 - 27 de marzo de 1625
Predecesor María I
Sucesor Carlos I
Rey de Inglaterra e Irlanda
25 de julio de 1603 - 27 de marzo de 1625
Predecesor Isabel I
Sucesor Carlos I
Información personal
Coronación 29 de julio de 1567
(Rey de Escocia)
25 de julio de 1603
(Rey de Inglaterra e Irlanda)
Nacimiento 19 de junio de 1566
Castillo de Edimburgo
Fallecimiento 27 de marzo de 1625
(58 años)
Theobalds House
Entierro Abadía de Westminster
Familia
Casa Real Casa de Estuardo
Padre Enrique Estuardo, duque de Albany
Madre

María I de Escocia

.
Consorte Ana de Dinamarca
Regente Jacobo, Conde de Moray (1567 - 1570)
Mateo, Conde de Lennox (1570 - 1571)
Juan, Conde de Mar
(1571 –1572)
Jacobo, Conde de Morton (1572 - 1581)
Descendencia véase Descendencia
Coat of Arms of England (1603-1649).svg
Escudo de Jacobo VI de Escocia y I de Inglaterra

Jacobo Carlos Estuardo[1] (Edimburgo, 19 de junio de 1566 – Theobalds House, 27 de marzo de 1625) fue rey de Escocia como Jacobo VI desde el 24 de julio de 1567 hasta su muerte, y rey de Inglaterra e Irlanda como Jacobo I desde el 24 de marzo de 1603 hasta su muerte.

Hijo de María Estuardo, fue proclamado rey con un año de edad. Una serie de regentes gobernaron en su nombre y lucharon por el poder durante su minoría de edad, hasta que ésta terminó oficialmente en 1578. Sin embargo, no obtuvo el verdadero control del aparato del Estado hasta 1581.[2] En 1603 sucedió en el trono de Inglaterra e Irlanda a la última Tudor, Isabel I, que murió sin descendencia.[3] Rigió conjuntamente Inglaterra, Escocia e Irlanda por espacio de 22 años, hasta su muerte a los 58.[4]

Aunque gobernó con acierto en Escocia, se encontró con grandes dificultades en Inglaterra,[5] incluyendo el célebre Complot de la Pólvora en 1605 y sucesivos conflictos con el Parlamento, que le era hostil, especialmente en lo referente al aumento de impuestos. De acuerdo a una tradición historiográfica iniciada a mediados del siglo XVII, la política absolutista de Jacobo, su irresponsabilidad financiera y los favores otorgados a favoritos impopulares sentaron las bases de la Guerra Civil Inglesa, durante la cual fue enjuiciado y ejecutado su hijo y sucesor, Carlos I.[6] Sin embargo, en vida del monarca, la situación política de Inglaterra y de Escocia fue relativamente estable, y los historiadores contemporáneos consideran a Jacobo un soberano inteligente y reflexivo.[7] Durante su largo reinado se mantuvo la paz con España, reanudando las hostilidades su hijo y sucesor Carlos.

A lo largo de su vida Jacobo tuvo relaciones tan estrechas con los hombres de su corte, que muchos historiadores han especulado y debatido largo y tendido sobre su orientación sexual:

La evidencia de su correspondencia y los testimonios contemporáneos han llevado a algunos historiadores a concluir que el Rey era homosexual o bisexual. Pero, de hecho, esta conclusión no está clara.

[8]

El último de sus favoritos, el Duque de Buckingham, también sería el protegido de su hijo.

Durante su reinado continuó la "Era Dorada" del drama y la literatura isabelinos, con grandes escritores como William Shakespeare, John Donne, Ben Jonson y Francis Bacon, a los que el Rey patrocinó, contribuyendo al florecimiento cultural.[9] Apasionado por la teología, el Rey ordenó la traducción de la Biblia que lleva su nombre, la King James, y es la oficial de la Iglesia Anglicana. Probablemente jamás hubo tal concentración de talento literario bajo el patronazgo de la Corona inglesa. El propio Jacobo era un erudito de considerable talento, autor de poesías, traducciones y un tratado sobre poesía, así como obras condenando la brujería y el tabaco (Daemonologie [1597][10] y A Counterblaste to Tobacco [1604]), meditaciones y comentarios sobre las Sagradas Escrituras, obras de teoría política (The True Law of Free Monarchies [1598] y Basilikon Doron [1599]), y, por supuesto, discursos para el Parlamento. Sir Anthony Weldon afirmó que Jacobo había sido llamado "el bobo más sabio de la Cristiandad", y desde entonces se ha asociado el epíteto a este monarca.[11]

Primeros años[editar]

Nacimiento[editar]

Jacobo fue el único hijo de María I Estuardo, reina de Escocia, y de su segundo marido Enrique Estuardo, Lord Darnley, duque de Albany, al que sus contemporáneos tildaban de atolondrado, cobarde y pretencioso. Descendía directamente del rey Enrique VII de Inglaterra a través de su bisabuela Margarita Tudor, hija de este monarca y hermana de Enrique VIII.[12] El dominio de María Estuardo sobre Escocia fue inseguro, tanto para ella como para su marido, y por ser católicos se encontraron con una rebelión de los nobles protestantes. Su matrimonio fue particularmente turbulento, en buena parte gracias a los celos patológicos de Darnley.[13] Mientras María Estuardo estaba embarazada del futuro Jacobo VI, Lord Darnley se alió en secreto con los rebeldes e hizo asesinar de una manera salvaje, y en presencia de su reina y esposa, al secretario y favorito de ésta, el perfumado italiano David Rizzio.[14]

Jacobo nació el 19 de junio de 1566 en el Castillo de Edimburgo, convirtiéndose automáticamente en Duque de Rothesay y Príncipe y Alto Senescal de Escocia, como heredero de la Corona fue bautizado con el nombre de Jacobo Carlos en honor a su padrino, el rey Carlos IX de Francia, por lo que -posteriormente- sería el primer monarca británico en tener más de un nombre. Isabel I de Inglaterra, como madrina in absentia, envió una magnífica fuente de oro como regalo de bautismo.[15]

Lord Darnley y su amante de aquel entonces fueron asesinados el 10 de febrero de 1567 en su residencia de Kirk O'Field, la casa de los Hamilton en Edimburgo. Parece ser que fue la venganza de la Reina por haber asesinado a su secretario. El matrimonio de María el 15 de mayo del mismo año con James Hepburn, conde de Bothwell, que era el más evidente sospechoso del asesinato del duque de Albany, hizo aumentar los recelos y su impopularidad.[16] En junio de 1567, los rebeldes protestantes arrestaron a María y la encarcelaron en el Castillo de Loch Leven; nunca volvió a ver a su hijo. Fue obligada a abdicar el 24 de julio en favor del infante Jacobo, y a nombrar a su hermanastro ilegítimo, Jacobo Estuardo, conde de Moray, como regente.[17]

Regencias[editar]

Jacobo VI de Escocia (futuro I de Inglaterra) durante su niñez.

El cuidado de Jacobo fue confiado al conde y la condesa de Mar para ser protegido, criado y educado[18] en la seguridad del Castillo de Stirling.[19] El niño fue solemnemente coronado a los 13 meses de edad como Jacobo VI de Escocia en la iglesia de Holyrood, en el castillo de Stirling, el 29 de julio de 1567.[15] El sermón corrió a cargo del calvinista ginebrino John Knox. Y aunque el monarca había sido bautizado católico, de acuerdo a los dictados de la clase dirigente fue educado en la más severa disciplina calvinista, y convertido en miembro de la Iglesia de Escocia. Su educación fue supervisada por el historiador y poeta George Buchanan, un hombre provisto de la debida ciencia y erudición para educar a un príncipe, pero, a la vez, un personaje desabrido e intolerante, un republicano fatigoso y tenso, lleno de ávidas virtudes, que odiaba a la familia de su discípulo y, más que probablemente, a su propio discípulo. Aunque lo sometió a regulares palizas, también le dio una educación notable y le inspiró una pasión por la literatura y el saber que duraría toda su vida.[20]

En 1568, María Estuardo escapó de su prisión, lo que condujo a un breve período de violencia en el país. El conde de Moray derrotó a sus tropas en la Batalla de Langside, forzándola a huir a Inglaterra, en donde fue encarcelada por su prima la reina Isabel. El 22 de enero de 1570 Moray fue asesinado por James Hamilton de Bothwellhaugh, siendo sustituido por el abuelo paterno del joven rey Jacobo, Mateo Estuardo (IV conde de Lennox), que fue fatalmente herido al año siguiente en un ataque de simpatizantes de María.[21] Su sucesor en la regencia, John Erskine (I conde de Mar), murió el 28 de octubre de 1572 a causa de una misteriosa enfermedad tras acudir a un banquete en la finca de James Douglas (IV conde de Morton), el más poderoso de los nobles escoceses. Morton, que sucedió a Mar, demostró ser el más eficaz de los regentes de Jacobo en todos los aspectos, derrotando además a las familias que continuaban apoyando a María,[22] pero se hizo muchos enemigos a causa de su rapacidad.[23]

La caída de Morton no fue provocada por los partidarios de María, sino por los cortesanos más cercanos al Rey, que impresionaron al joven monarca hablándole de la importancia de sus deberes reales y animándole a que tomara el control del reino en sus propias manos. Morton perdió el favor regio con la llegada a Escocia del francés Esmé Estuardo, Sieur d'Aubigny, primo del difunto Lord Darnley y futuro conde de Lennox, que se convirtió rápidamente en el primero de los poderosos favoritos del Rey.[24]

Los cortesanos acusaron a Morton de participar en el asesinato de Lord Darnley, por lo que fue enjuiciado, condenado y, finalmente, ejecutado el 2 de junio de 1581.[25] El 8 de agosto Jacobo hizo de Lennox el único duque de Escocia.[26] El Rey, de 15 años de edad, permanecería bajo la influencia de Lennox por espacio de un año más.[27] Otro cortesano de gran alcance era Jacobo Estuardo, al que concedieron el condado de Arran como recompensa por su testimonio contra Morton.

Gobierno personal en Escocia[editar]

Jacabo en 1586, a los 20 años.

Aunque Jacobo ya fuera mayor de edad, el control del gobierno seguía en manos de favoritos y nobles. Lord Arran se inclinó hacia el episcopalismo, ganándose así el odio de la nobleza calvinista, mientras que Lennox, aunque convertido al protestantismo, era contemplado con recelo por los nobles, que advirtieron las frecuentes demostraciones físicas de afecto entre el favorito y el Rey, acusándolo de tratar de mantener comercio carnal con el soberano.[23] En agosto de 1582, en la Incursión de Ruthven, los condes de Gowrie y Angus secuestraron al Rey y lo condujeron al Castillo de Ruthven, encarcelándolo,[28] y obligándolo a desterrar a Lennox.

El Rey y el conde de Arran escaparon de Ruthven en junio de 1583 y recuperaron el poder. En consecuencia, el conde de Gowrie fue ejecutado, los rebeldes se vieron forzados a huir a Inglaterra, y Jacobo se dedicó a reforzar su control sobre el reino. El Parlamento aprobó las Actas Negras para afirmar la autoridad real sobre la Kirk, poniéndola además directamente bajo su control. Estos actos fueron extremadamente impopulares, en especial entre el clero, pero entre 1584 y 1603 el Rey logró establecer un gobierno efectivo sobre el país e imponer una paz relativa entre los lores del reino, hábilmente ayudado por John Maitland de Thirlestane, que dirigió el gobierno hasta 1592.[29]

En 1586, Jacobo VI firmó el Tratado de Berwick con Inglaterra, seguido de la implicación de María en el Complot de Babington, un plan que intentó asesinar a Isabel y poner en su lugar a la Estuardo en el trono de Inglaterra. Acusada de traición, María Estuardo fue decapitada en Fotheringay el 8 de febrero de 1587, lo que allanó el camino de Jacobo a la sucesión inglesa.[30] Asimismo, durante la crisis provocada por la Armada Invencible de 1588, aseguró a Isabel su apoyo como "hijo y compatriota" suyo;[31] y en tanto que los años pasaban e Isabel permanecía soltera, asegurar la sucesión al trono inglés se convirtió en el centro de la política de Jacobo.

A comienzos del siglo XVI, Enrique VIII había temido que la corona inglesa pasara a manos de un Estuardo; por ello, en su testamento, excluyó a la abuela de Jacobo, Margarita Tudor, y a sus descendientes de la línea de la sucesión al trono de Inglaterra. Pero aunque los Estuardo fueran eliminados de la sucesión por este testamento y por una acta del Parlamento, Jacobo seguía siendo el pariente más cercano de Isabel I, y por ende el presunto heredero de la corona inglesa.

Matrimonio[editar]

Ana de Dinamarca, por John de Critz, c. 1605.

A lo largo de su juventud el rey Jacobo fue alabado por su castidad, ya que mostraba escaso interés por las mujeres, y tras la pérdida de Lennox, seguía prefiriendo la compañía masculina.[32] No obstante, un matrimonio de conveniencia y un heredero seguían siendo necesarios para reforzar su trono, de modo que la elegida fue Ana de Dinamarca, la hija de 14 años de Federico II de Dinamarca. Tras celebrarse un matrimonio por poderes en 1589, Ana partió rumbo a Escocia, pero las tormentas condujeron a su barco a las costas de Noruega. El 7 de octubre Jacobo tuvo noticia de la decisión de posponer hasta la primavera el viaje de Ana hasta Escocia, y, en lo que Willson califica como "el único episodio romántico de su vida",[33] partió del puerto de Leith con un séquito de 300 hombres para ir en busca de su esposa personalmente.[34] La pareja se casó formalmente en el palacio episcopal de Oslo el 23 de noviembre, y tras visitar Dinamarca y alojarse en Elsinor y Copenhague, retornaron a Escocia en mayo de 1590. Según todas las fuentes, en un principio Jacobo estaba fascinado con Ana, y en sus primeros años de matrimonio demostró una paciencia y un afecto constantes hacia su esposa. Pero con el tiempo se fueron distanciando, y, finalmente decidieron vivir separados después de la muerte de su última hija, Sofía, en 1606.[35]

Brujería[editar]

La visita del Rey a Dinamarca, un país donde las cazas de brujas eran habituales, debió favorecer su interés por el estudio de la brujería, que consideraba una rama de la teología.[36] Poco después de volver de Dinamarca tuvo lugar el proceso contra las brujas de North Berwick, en el cual varias personas fueron sentenciadas por haber empleado la brujería para enviar una tormenta contra el barco que transportaba a Jacobo y Ana desde Dinamarca. Jacobó estuvo obsesionado con la amenaza de la brujería, y en 1597 escribió una Demonología, un tratado a favor de la existencia de la misma;[37] pero posteriormente su punto de vista se suavizó, tendiendo más hacia el escepticismo en la materia.

Jacobo hizo frente a una sublevación católica en 1588, y fue forzado a reconciliarse con la iglesia de Escocia, conviniendo la derogación de las Actas Negras en 1592. Jacobo, temiendo de que el trato duro hacia los rebeldes católicos pudiera encolerizar a los católicos ingleses, acordó perdonar a algunos de sus opositores, lo que molestó a la iglesia protestante. Uno de los últimos intentos contra la persona del Rey ocurrió en agosto de 1600, cuando Jacobo fue, al parecer, agredido por Alexander Ruthven, hermano menor del conde de Gowrie, en Gowrie House, sede de la casa Ruthven.[38] Puesto que Ruthven fue atravesado por el paje del Rey, John Ramsay, y el conde de Gowrie ejecutado al fracasar el supuesto complot, el relato de Jacobo, dada la falta de testigos presenciales y su odio hacia los Ruthven, no fue creído por todo el mundo.[39]

Teoría de la monarquía[editar]

Las armas de los monarcas escoceses, usadas hasta 1603.

En 1597–8, Jacobo escribió dos obras, The Trew Law of Free Monarchies y Basilikon Doron (El don real), en las que estableció la base ideológica para su monarquía. En la Trew Law desarrollaba la docrina del derecho divino de los reyes, explicando que, por razones bíblicas, los reyes son superiores a los demás hombres, si bien "el banco más alto es el más resbaladizo para sentarse".[40] El documento proponía una administración centralizada y una política absolutista, según la cual un rey debía imponer nuevas leyes por prerrogativa real, aunque también atender a la tradición y al propio Dios, quien podría "accionar los azotes que le plugiesen, para castigo de los reyes corrompidos".[41]

El Basilikon Doron, escrito como libro de instrucción para su hijo y heredero, el duque de Rothesay, por entonces de 4 años, era una guía más práctica para el arte de gobernar.[42] A pesar de ciertas banalidades y advertencias santurronas,[43] la obra está bien escrita, y es quizá el mejor exponente de la prosa de Jacobo.[44] El consejo de Jacobo sobre los parlamentos, que consideraba solo como unas cortes subordinadas al soberano, lo cual recuerda sus propias dificultades con la Cámara de los Comunes: "No convoquéis Parlamentos", recomendaba a su heredero, "excepto por la necesidad de nuevas Leyes, lo que debe ser rara vez".[45] En la Trew Law Jacobo afirmaba que un monarca era propietario de sus estados del mismo modo que un señor feudal poseía su feudo, ya que:

"[Los reyes surgieron] antes que ningún estado o clase de los hombres, antes de que ningún parlamento se reuniera, y de que ninguna ley se promulgara, y la tierra fuera distribuida por ellos, ya que al principio era completamente suya. Y de ahí viene necesariamente el que los reyes fueran los autores y hacedores de las leyes, y no las leyes de los reyes."

[46]

El trono inglés[editar]

Proclamación como rey de Inglaterra[editar]

Escudo de armas usado en Inglaterra y Gales desde 1603, al producirse la unión dinástica.
Variante de las armas reales usada en Escocia desde 1603, al producirse la unión dinástica.

Desde 1601, en los últimos años de Isabel I, ciertos políticos ingleses, en especial Sir Robert Cecil, el principal ministro y consejero de la Reina,[47] mantuvieron correspondencia secreta con el rey de Escocia para preparar su sucesión al trono inglés. Al morir la reina Isabel I (24 de marzo de 1603), la corona debería haber pasado (de acuerdo al testamento de Enrique VIII) a Lady Ana Stanley,[48] descendiente de María Tudor, hermana de Enrique VIII. Sin embargo, Jacobo era el único aspirante serio a la corona inglesa; los otros, incluyendo al vizconde de Beauchamp y Lady Ana, no tenían el suficiente poder para defender sus derechos. Así, un Consejo de Ascensión proclamó a Jacobo rey de Inglaterra pocas horas después de la muerte de Isabel.[49]

Según avanzaba hacia el sur, sus nuevos súbditos iban congregándose para ver a su rey, quedando claro que la sucesión no había provocado descontentos ni era percibida como una invasión;[50] En el camino, para probar su autoridad, dio orden de ahorcar, sin formación de juicio, a un ladrón. Cuando entró en Londres, Jacobo fue recibido por una muchedumbre, pero no agradó a sus nuevos súbditos, que creían que le faltaba dignidad.[51] Él y su esposa fueron coronados reyes de Inglaterra el 25 de julio de 1603, entre las elaboradas alegorías preparadas por poetas dramáticos como Thomas Dekker y Ben Jonson, pero un brote de peste suspendió las fiestas.[52]

Los comienzos del reinado[editar]

El principal consejero del nuevo rey fue el citado Robert Cecil, el hijo menor del ministro favorito de la reina Isabel, Lord Burghley, que fue creado conde de Salisbury en 1605.

A pesar de la facilidad de la sucesión y la calidez con que fue recibido el nuevo monarca, en su primer año de reinado Jacobo hubo de hacer frente a dos conspiraciones, el Complot Bye y el Complot Main, que condujeron al arresto, entre otros, de Lord Cobham y Sir Walter Raleigh.[53] Jacobo odiaba a Raleigh, el más acendrado enemigo de España en Inglaterra, y sin duda su amistad con el embajador español, el conde de Gondomar, influyó en su decisión de ejecutarlo.

Aquellos que esperaban cambios en el gobierno con el advenimiento del nuevo soberano quedaron defraudados por el mantenimiento de los miembros del Consejo Privado de la reina Isabel, tal como había planeado en secreto con Cecil,[53] pero agregó al poco a un viejo partidario suyo, Henry Howard y su sobrino Thomas Howard a este Consejo, así como a cinco nobles escoceses.[54] En los primeros años de reinado de Jacobo, el día a día del gobierno fue estrictamente manejado por el perspicaz Robert Cecil, posteriormente conde de Salisbury, hábilmente asistido por el experimentado Thomas Egerton (el cual fue creado barón Ellesmere y nombrado Lord Canciller) y por Thomas Sackville, pronto nombrado conde de Dorset, que continuó siendo Lord Tesorero.[55] En consecuencia, Jacobo pudo desentenderse de los problemas administrativos y centrarse en asuntos mayores, tales como intentar una unión más firme entre Inglaterra y Escocia y asuntos de política exterior, así como disfrutar de sus placeres personales, en especial de la caza.[55]

Retrato de Jacobo por Nicholas Hilliard, c. 1603-1609.

Jacobo ambicionaba convertir la unión personal de las coronas de Escocia e Inglaterra en un Reino Unificado con un monarca, un parlamento y una ley comunes, un plan que encontró oposición en ambos países.[56] "¿No nos ha dispuesto a todos nosotros en una isla", clamó ante el Parlamento, "circundada por un mar y, por su naturaleza misma, indivisible?" En abril de 1604, sin embargo, los Comunes rechazaron en términos legales su petición de intitularse "Rey de Gran Bretaña".[57] En octubre de 1604 asumió el título por proclamación, en lugar de por ley. Sir Francis Bacon le dijo que no podría usarlo en "ningún procedimiento legal, instrumento o proclama".[58] Escocia e Inglaterra seguirían como estados separados, siendo solo la unión personal en el rey, y no fue hasta 1707 que el Acta de la Unión combinó los dos países para crear un nuevo estado: el Reino de Gran Bretaña.

En política exterior, Jacobo tuvo más éxitos. Dedicó sus esfuerzos a poner fin a la Guerra con España, y el 28 de agosto de 1604, gracias a la hábil diplomacia de Robert Cecil y Henry Howard (ya conde de Northampton), se llegó a un acuerdo de paz entre ambos países, que Jacobo celebró con un gran banquete.[59] No obstante, asegurar la libertad de culto para los católicos en Inglaterra siguió siendo un objetivo prioritario para la política española, lo que causó constantes dilemas a Jacobo.[60]

La conspiración de la Pólvora[editar]

La víspera de la solemne apertura de la segunda sesión del primer Parlamento de su reinado, el 5 de noviembre de 1605, un soldado llamado Guy Fawkes fue descubierto en los sótanos del Palacio de Westminster con una antorcha y fósforos, no lejos de una pila de leña y dos decenas de barriles de pólvora con los que pretendía hacer volar por los aires el Palacio al día siguiente, provocando la muerte, como el propio Rey señaló, "no sólo... de mi persona, o de mi esposa y posteridad (...), sino de todo el cuerpo del Estado".[61] Horrorizado, Jacobo rehusó a abandonar su residencia por muchos días. Guy Fawkes, el responsable de ejecutar el complot, fue torturado hasta que reveló las identidades de los otros conspiradores, todos los cuales fueron ejecutados o asesinados durante su captura.

El presunto plan de estos extremistas católicos, conducidos por Robert Catesby, era sustituir a Jacobo por su hija Isabel, a la cual esperaban poder convertir al catolicismo romano. Con el apoyo regio y la vuelta a la obediencia a Roma, toda Inglaterra podría ser recatolizada. El descubrimiento de la Conspiración de la Pólvora, como fue rápidamente conocida, provocó un sentimiento popular que Salisbury explotó para obtener del Parlamento unos subsidios mucho mayores de los que había recibido la reina Isabel.[62]

Una teoría, mantenida por algunos historiadores, es que el Complot de la Pólvora fue hábilmente urdido por Robert Cecil, o que al menos tuvo conocimiento previo de ella y la permitió desarrollarse, sólo para "descubrirla" y abortarla en el último momento. Esta teoría concluye que el plan de Robert Cecil era crear un sentimiento de unidad nacional que permitiera que el Parlamento concediera al Rey las sumas de dinero que le pedía. De ser correcta esta teoría, Guy Fawkes y sus colegas resultaron meros peones en un juego mucho mayor.

Asuntos religiosos[editar]

Después de su llegada a Londres, Jacobo tuvo que hacer frente casi inmediatamente a los conflictos religiosos en Inglaterra. En 1604 recrudeció la gran cacería de brujas iniciada por la reina Isabel proclamando la pena de muerte sin beneficio clerical de último momento para quien invocara espíritus malvados o familiares.

El Complot de la Pólvora llevó al Rey a reconsiderar su política de relativa tolerancia hacia los católicos, y por un tiempo sancionó diversas medidas de control y represión. En mayo de 1606, el Parlamento aprobó un acta que requería todos los súbditos británicos un Juramento de Obediencia, incorporando la negación expresa de la autoridad del Papa sobre el monarca inglés.[63] En la práctica, Jacobo demostró ser indulgente,[64] y toleró el catolicismo y el cripto-catolicismo incluso en la Corte.[65] Aunque Jacobo tenía cuidado de aceptar a los católicos en su reino, sus conciudadanos anglicanos se aseguraron de que no consiguieran los mismos derechos.

Con respecto a los puritanos, le presentaron en 1603 una petición que solicitaba la tolerancia.[66] En 1604, en la Conferencia de Hampton Court, Jacobo se mostró poco dispuesto a aceptar sus demandas, y aunque se mostró partidario de la persecución de los inconformistas,[67] la represión religiosa se fue suavizando. La impopularidad de Jacobo, además, aumentó entre los protestantes por la ejecución de Sir Walter Raleigh para satisfacer las demandas del paladín del catolicismo, España.

Uno de los éxitos de la conferencia fue la autorización de una traducción oficial de La Biblia, que vino ser conocida como La Versión del Rey Jacobo (también llamada versión King James o Biblia del Rey Jacobo). Completada en 1610, es considerada una obra maestra de la prosa jacobina.[68]

En Escocia, trató de asimilar la Kirk escocesa a la Iglesia Anglicana y restablecer los episcopados, una política que encontró fuerte oposición.[69] En 1618, los obispos del Rey forzaron la aplicación de los llamados Cinco Artículos de Perth en una Asamblea General, que fueron rechazados al considerarse como tentativas de introducir prácticas católicas y anglicanas en la Escocia presbiteriana.[70] A su muerte Jacobo dejó a la Iglesia escocesa dividida, lo que constituiría una fuente de futuros problemas para su hijo.[71]

El Rey y el Parlamento[editar]

Jacobo I de Inglaterra

Acostumbrado a un parlamento tímido y servil en Escocia, Jacobo también se embrolló en numerosos conflictos con el Parlamento.

El momento de cooperación entre el monarca y el Parlamento provocado por el Complot de la Pólvora constituyó una desviación de la norma. En cambio, fue en la sesión previa de 1604 en la que quedaron claras las posiciones de ambos bandos durante el resto de su reinado, aunque las dificultades iniciales debían más a la incomprensión mutua que a una enemistad consciente.[72] El 7 de julio de 1604, se vio obligado a prorrogar el Parlamento de muy mala gana, tras no lograr el apoyo necesario para unificar Gran Bretaña y aprobar nuevos subsidios financieros. "No daré las gracias donde no creo que deba darlas", remarcó en su discurso de clausura. "No soy tan estúpido como para alabar a necios (...) veis cuantas cosas no hacéis bien (...) confío en que en el futuro haréis uso de vuestra libertad con más modestia".[73]

En 1605, el Parlamento votó cuatro subsidios para el rey, quien todavía consideraba esto como un rédito inadecuado. Impuso derechos de aduanas sin el consentimiento parlamentario, algo que ningún monarca se había atrevido a hacer desde el reinado de Ricardo II. La legalidad de tal acción fue desafiada en 1606 por el mercader John Bates; la corte del ministerio de Hacienda, sin embargo, falló en favor del Rey, y tal dictamen fue denunciado por el Parlamento. Las relaciones entre Jacobo I y el Parlamento también fueron agriadas por la última denegación presentada al plan del Rey de abolir las aduanas internas y permitir el libre comercio entre Inglaterra y Escocia.

Según fue avanzando su reinado, fueron aumento las dificultades financieras, debido en parte a la constante subida de los precios,[74] pero también por la prodigalidad e incompetencia financiera de la Corte. En la última sesión del primer Parlamento de su reinado, en febrero de 1610, lord Salisbury, partidario de la participación parlamentaria en el gobierno,[75] propuso un plan conocido como el Gran Contrato. Por éste, el Parlamento garantizaría una suma de 600.000 para liquidar las deudas del Rey y una asignación anual de otras 200.000 a cambio de ciertas concesiones regias.[76] Pero las negociaciones se prolongaron tanto debido a la hostilidad de algunas facciones del Parlamento que Jacobo perdió la paciencia y lo disolvió el 31 de diciembre de 1610. "Vuestro mayor error", le dijo Salisbury, "ha sido que pretendíais obtener miel de la hiel".[77]

Lord Salisbury murió en 1612, y poco después Carr caía en desgracia, con lo que Jacobo comenzó a manejar él mismo los asuntos financieros con desastrosos resultados para las arcas reales. Un nuevo Parlamento tuvo que ser llamado en 1614 para aprobar la creación de nuevos impuestos. Este parlamento, el segundo del reinado de Jacobo, fue conocido como el Parlamento Inútil porque no pudo aprobar ninguna legislación o imponer ningún impuesto. Tras ocho meses de discusiones estériles, el Rey lo disolvió airadamente.[78]

Después de la disolución del Parlamento Inútil, Jacobo gobernó sin parlamento durante siete años. Teniendo que hacer frente a las dificultades financieras, y falto de la aprobación parlamentaria para crear nuevos impuestos, empleó los servicios del negociante Lionel Cranfield, que actuó con gran astucia para aumentar los ingresos y ahorrarle dinero a la Corona. En este sentido empezó a vender títulos y otras dignidades, muchas de ellas creadas expresamente como fuente alternativa de ingresos. En 1611, utilizó letras patentes para inventar un nuevo título, el de Baronet, al que uno podría acceder mediante el pago de 1.080£. Se podía comprar igualmente la baronía por cerca de £5.000, el vizcondado por cerca de 10.000£, y el condado por cerca de 20.000£.[79] Durante su reinado se crearon 62 nuevos títulos, en contraste con su antecesora, la reina Isabel, la cual había creado solamente 8 nuevos títulos durante sus 45 años de gobierno.

La práctica de vender monopolios y otros privilegios también fue desaprobada. La Cámara de los Comunes intentó acusar a Francis Bacon, I vizconde de St. Albans, que fue implicado en la venta de tales privilegios durante su servicio como Lord Canciller, bajo los cargos de corrupción. La Cámara de los Lores condenó a Bacon, quién fue quitado de su cargo. Aunque la acusación era la primera en siglos, Jacobo no se opuso, creyendo que al sacrificar a Bacon le podría ayudar a desviar la oposición parlamentaria. Al final, Jacobo liberó a Bacon de la prisión y le concedió el completo perdón.

La boda española[editar]

Retrato de Jacobo por John de Critz, c. 1606.

Otra fuente potencial de ingresos era la dote aportada por el matrimonio en perspectiva entre el Príncipe de Gales y la infanta María Ana de España.[80] La boda también atrajo al Rey como un modo de mantener la paz con España y evitar los costes adicionales de una guerra.[81] Seguirían disfrutando de los beneficios de la paz mientras las negociaciones matrimoniales estuvieran abiertas, lo que explica por qué tanto Jacobo como el Duque de Lerma permitieron que se alargaran durante casi una década.[82] Apoyada por los Howard y otros ministros y diplomáticos pro-católicos -conocidos como el "Partido español"-, la propuesta alianza con la mayor potencia católica no fue bien recibida en la Inglaterra protestante.

El estallido de la Guerra de los Treinta Años en 1618, pronto absorbió a toda Europa, y echó a perder la política pacifista del Rey. Su yerno, Federico V del Palatinado, nombrado rey de Bohemia por los rebeldes protestantes, fue expulsado del país por el Emperador Fernando II en 1620, mientras que las tropas españolas invadían el Bajo Palatinado. Finalmente, Jacobo convocó de nuevo al Parlamento en 1621 para financiar una expedición militar en apoyo de su yerno.[83] La convocatoria resultó en un doble fiasco, ya que, por un lado, los Comunes sólo aprobaron un presupuesto insuficiente para socorrer al Elector Palatino,[84] y por otro -recordando el botín obtenido por Isabel I rapiñando las flotas españolas procedentes del Nuevo Mundo-, reclamaron la guerra contra España.[85] En noviembre de 1621, dirigidos por Sir Edward Coke, formularon una petición no sólo para declararle la guerra con España, sino también para que el Príncipe de Gales se casara con una protestante, y para que las leyes anticatólicas fueran endurecidas.[85] El Rey les dijo tan sólo que no debían interferir en asuntos de prerrogativa real o se arriesgaban a ser castigados,[86] lo que les llevó a protestar exigiendo el reconocimiento de sus derechos, incluyendo el de la libertad de expresión, y su autoridad para discutir cualquier materia referente al bienestar del reino.[87] Jacobo eliminó la protesta del diario de sesiones y disolvió de nuevo el Parlamento.[88]

En 1623, el joven príncipe Carlos y Buckingham decidieron tomar la iniciativa y viajar a España de incógnito,[89] para ganarse la mano de la Infanta personalmente, pero la misión probó ser un error y una temeridad.[90] El gobierno español planteó la necesidad de que el Príncipe se convirtiera al catolicismo y pasara un año en España. Príncipe y Duque retornaron a Inglaterra en octubre sin la Infanta, e inmediatamente rompieron el tratado, con gran deleite del pueblo llano.[91] Desengañados tras su viaje a España, Carlos y Buckingham rechazaron la política hispanófila de Jacobo y reclamaron una boda con Francia y la guerra a muerte contra los Habsburgo.[92] Para obtener la financiación necesaria, se impusieron al Rey y lograron la convocatoria de un nuevo Parlamento, que se reunió en febrero de 1623.

George Villiers, duque de Buckingham, por Rubens.

La reina Ana murió en 1619. Los rumores atribuyen lo poco que Jacobo se vio afectado por su muerte a que él sentía «un especial afecto romántico» por George Villiers. Los dos se conocieron en 1614, apodando el rey a este joven como "Steenie" y otorgándole una gran cantidad de honores, culminando con la creación de Villiers como duque de Buckingham en 1623. George Villiers fue el primer común que sería elevado a un ducado en más que un siglo.

Convocaron al tercer y penúltimo parlamento del reinado de Jacobo en 1621. La Cámara de los Comunes acordó conceder a Jacobo un pequeño subsidio para demostrar su lealtad, pero entonces, se vuelven a ganar el descontento del rey, el cual se volvió encendido contra ellos por entrometerse en asuntos que lo implicaban directamente. Villiers, ahora principal consejero de Jacobo, fue atacado por su plan matrimonial del príncipe de Gales con la infanta española. La práctica de vender monopolios y otros privilegios también fue desaprobada. La Cámara de los Comunes intentó acusar a Francis Bacon, 1.er vizconde de St. Albans, que fue implicado en la venta de tales privilegios durante su servicio como Lord Canciller, bajo los cargos de corrupción. La Cámara de los Lores condenó a Bacon, que fue quitado de su cargo. Aunque la acusación era la primera en siglos, Jacobo no se opuso, creyendo que al sacrificar a Bacon le podría ayudar a desviar la oposición parlamentaria. Al final, Jacobo liberó a Bacon de la prisión y le concedió el completo perdón.

Un nuevo conflicto constitucional se presentó pronto poco después de eso. Jacobo estaba impaciente por ayudar a su yerno, el elector palatino, y solicita al parlamento un subsidio. En contrapartida, la Cámara de los Comunes, le solicitó que abandonara la alianza con España. Cuando Jacobo declaró que la Cámara Baja había sobrepasado sus límites ofreciéndole este acuerdo, la Cámara de los Comunes hace una protesta que demandaba que tenía el derecho de discutir cualquier materia referente al bienestar del reino. Jacobo pidió que la protesta fuera publicada de manera censurada en el diario de los Comunes, y disolvió el Parlamento.

Últimos días y muerte[editar]

Durante su último año de vida, mientras Buckingham consolidaba su control sobre Carlos para asegurar su propio futuro, Jacobo estuvo a menudo seriamente enfermo. Por lo general fue incapaz de visitar Londres, y su figura fue perdiendo relevancia en los asuntos de Estado.[93] A comienzos de 1625, el soberano padecía artritis, gota y desmayos, y en marzo enfermó seriamente de fiebres tercianas y sufrió un ataque al corazón.

Finalmente murió en Theobalds House el 27 de marzo de 1625, a los 58 años de edad, durante un fuerte ataque de disentería, con Buckingham a su lado.[94] El funeral del difunto rey, magnífico pero desorganizado, tuvo lugar el 7 de mayo. John Williams, obispo de Lincoln, realizó el sermón, observando que "el rey Salomón murió en paz, habiendo vivido unos 60 años... y sabéis que así ha ocurrido con el rey Jacobo".[95] Fue sepultado en la Capilla de la Reina de Enrique VIII en la abadía de Westminster.

Semblanza del Rey[editar]

Jacobo VI de Escocia y I de Inglaterra en 1621, pintado por Daniël Mijtens.

Jacobo Estuardo tuvo una personalidad extremadamente curiosa, excéntrica pero no deslumbrante, desdibujada entre las sombras de las célebres reinas que le precedieron, Isabel I en Inglaterra y María Estuardo en Escocia, y las desdichas de su hijo Carlos, el primer rey condenado a muerte por un Parlamento.

Apasionado por la caza, gran comedor y desmedido bebedor, Jacobo era un erudito de primera categoría, capaz de rebatir los argumentos de los sabios, teólogos y juristas, de abrumarles con tercos discursos en latín y sumergirlos bajo una catarata de citas bíblicas. Pero, a la vez, era un hombre caprichoso, vanidoso y sumamente cobarde, del que se decía que no podía ver una espada sin echarse a temblar. Se hallaba desprovisto de toda gracia y se lavaba muy raramente, complaciéndose con cinismo en su desaseo. Tenía accesos de cólera durante los cuales no sabía bien lo que decía, llegando a los insultos, y sus súbditos creían que le faltaba dignidad.

Era miedoso y desconfiado, y recelaba de todo el mundo, temiendo constantemente ser asesinado (como lo había sido su coetáneo Enrique IV de Francia, al que detestaba). Sus mandíbulas prognáticas, muy estrechas, y su lengua demasiado larga le impedían ingerir alimentos sin provocar ruidos desagradables. Hablaba un inglés difícil, con un áspero acento escocés, y tenía una voz chillona e irritante.

Su aversión hacia las mujeres fue notoria a pesar de su boda con Ana de Dinamarca. Es probable que fuera homosexual o, quizá, bisexual, y otorgó títulos de nobleza, tierras, pensiones y joyas a sus diversos favoritos con tal generosidad que agotó el tesoro real. Los ingleses desaprobaron tanto el comportamiento del monarca y su Corte como sus gastos.

Tratamiento y títulos[editar]

Ascendencia[editar]

Genealogía de Jacobo VI y I en tres generaciones[96]
Jacobo VI
y I
Padre:
Enrique Estuardo, Lord Darnley
Abuelo paterno:
Mateo Estuardo
Bisabuelo paterno:
John Estuardo, III conde de Lennox
Bisabuela paterna:
Isabel Estuardo, condesa de Lennox
Abuela paterna:
Margarita Douglas
Bisabuelo paterno:
Archibald Douglas, VI conde de Angus
Bisabuela paterna:
Margarita Tudor
Madre:
María I de Escocia
Abuelo materno:
Jacobo V de Escocia
Bisabuelo materno:
Jacobo IV de Escocia
Bisabuela materna:
Margarita Tudor
Abuela materna:
María de Guisa
Bisabuelo materno:
Claudio I de Guisa
Bisabuela materna:
Antonieta de Borbón

Descendencia[editar]

Entre 1593 y 1595, Jacobo tuvo por amante a Ana Murray, con posterioridad Lady Glamis, de la que no tuvo descendencia conocida. De su matrimonio con Ana de Dinamarca hubo 9 hijos, de los que sólo 3 llegaron a la edad adulta:[97]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Atherton, Ian, y Como, David (2005). The Burning of Edward Wightman: Puritanism, Prelacy and the Politics of Heresy in Early Modern England. English Historical Review, Volumen 120, diciembre de 2005, Nº 489, 1215-1250. Oxford: Oxford University Press.
  • Barroll, J. Leeds (2001). Anna of Denmark, Queen of England: A Cultural Biography. Filadelfia: Universidad de Pennsylvania. ISBN 0-8122-3574-6.
  • Barroll, J. Leeds y Cerasano, Susan P. (1996). Medieval and Renaissance Drama in England: An Annual Gathering of Research, Criticism and Reviews. Fairleigh Dickinson University Press. ISBN 0-8386-3641-1.
  • Bucholz, Robert y Key, Newton (2004). Early Modern England, 1485-1714: A Narrative History. Blackwell Publishing. ISBN 0-631-21393-7.
  • Croft, Pauline (2003). King James. Basingstoke y Nueva York: Palgrave Macmillan. ISBN 0-333-61395-3.
  • Davies, Godfrey ([1937] 1959). The Early Stuarts. Oxford: Clarendon Press. ISBN 0-19-821704-8.
  • Guy, John (2004). My Heart is My Own: The Life of Mary Queen of Scots. Londres y Nueva York: Fourth Estate. ISBN 1-84115-752-X.
  • Krugler, John D. (2004). English and Catholic: the Lords Baltimore in the Seventeenth Century. Baltimore: Johns Hopkins University Press. ISBN 0-8018-7963-9.
  • Lindley, David (1993). The Trials of Frances Howard: Fact and Fiction at the Court of King James. Routledge. ISBN 0-415-05206-8.
  • Milling, Jane (2004). "The Development of a Professional Theatre", en: The Cambridge History of British Theatre. Jane Milling, Peter Thomson, Joseph W. Donohue. Cambridge: Cambridge University Press. ISBN 0-521-65040-2.
  • Noble, Mark (1795). An Historical Genealogy of the Royal House of Stuarts, from the Reign of King Robert II to that of King James VI. Londres: R. Faulder. Versión online en Google Books.
  • Parker, Geoffrey (1986). Europa en crisis, 1598-1648. Madrid: Siglo XXI ISBN 84-323-0411-5
  • Stewart, Alan (2003). The Cradle King: A Life of James VI & 1. Londres: Chatto and Windus. ISBN 0-7011-6984-2.
  • Stroud, Angus (1999). Stuart England. Routledge ISBN 0-415-20652-9.
  • VV.AA. (1987). El apogeo de Europa en: Gran Historia Universal, vol. VI. Madrid: Nájera. ISBN 84-7662-040-3

Notas[editar]

  1. James Charles Stuart; el nombre James se traduce al español como Jacobo, Jaime, Yago o Santiago. En el caso de los reyes de Escocia e Inglaterra que llevaron ese nombre se traduce como Jacobo.
  2. Stewart, p. 47; Croft, p. 16; Willson, pp. 29–31.
  3. Los derechos de Jacobo al trono inglés, como bisnieto de Enrique VII, eran con mucho superiores a los de cualquier otro. No obstante, por voluntad de Enrique VIII se había dejado de lado a la línea escocesa de su hermana Margarita en favor de su hermana menor, María Tudor. Stewart, pp. 159–161; Willson, pp. 138–141.
  4. Tras la unión personal de las tres coronas, Jacobo fue el primero en pretender titularse Rey de Gran Bretaña, encontrándose con la oposición de los parlamentos de Inglaterra y Escocia, que consideraban el título carente de tradición y base legal. Croft, p. 67; Willson, pp. 249–52.
  5. Para un sumario de las diferentes interpretaciones que han hecho los historiadores de los reinados de Jacobo en Escocia e Inglaterra, conviene consultar la introducción de la obra King James, de Pauline Croft. La investigaciones más recientes han puesto énfasis en los éxitos de Jacobo en Escocia, aunque incluso a este respecto hay disconformes, como Michael Lynch. También hay una tendencia a valorar más los éxitos de Jacobo en los comienzos de su reinado en Inglaterra. Croft, pp 1–9.
  6. Durante los últimos tres siglos, la reputación de Jacobo ha sufrido por causa de las ácidas descripciones que de él hizo Sir Anthony Weldon, al que Jacobo había despedido de su servicio, que se dedicó a escribir contra él en la década de 1650. "A menudo agudo y perceptivo, pero también prejuicioso e injurioso, su condición de testigo presencial de los hechos y lectura amena y compulsiva ha llevado a demasiados historiadores a considerarlo axiomático". Croft, pp. 3–4. Otros influyentes historiadores contrarios a Jacobo durante este período fueron: Sir Edward Peyton, Divine Catastrophe of the Kingly Family of the House of Stuarts (1652); Arthur Wilson, History of Great Britain, Being the Life and Reign of King James I (1658); y Francis Osborne, Historical Memoirs of the Reigns of Queen Elizabeth and King James (1658). Vide Lindley, p. 44, para más información sobre la influencia ejercida por los historiadores de la Commonwealth y la tradición de retrotraer los errores de Carlos I al reinado de su padre.
  7. Croft, p. 6; Smith, p. 238.
  8. Bucholz, p. 208. En Basilikon Doron, Jacobo citaba la sodomía entre los crímenes "que en conciencia nunca podrán perdonarse". Sharpe, p 171; "El mismo patrón de conducta de repitió con estos hombres [Carr y Villiers] como anteriormente había sido el caso con Esmé Estuardo. La evidencia sugiere que ambos tuvieron una relación física con su soberano." Barroll y Ceresano (ed), p 239.
  9. Milling, p. 155.
  10. Demonología, en forma de diálogo; versión online en la página web de la Biblioteca Folger Shakespeare (Washington D.C.)
  11. Un hombre muy sabio dijo una vez que se consideraba "el bobo más sabio de la Cristiandad", pues aun considerándose un sabio en las cosas menudas, se sabía un bobo en los asuntos de peso. Sir Anthony Weldon (1651), The Court and Character of King James I, citado por: Stroud, p. 27; La etiqueta del "bobo más sabio de la Cristiandad' se atribuye a menudo a Enrique IV de Francia, pero posiblemente fue acuñada por Anthony Weldon, y recoge con precisión las paradójicas cualidades de Jacobo. Smith, p. 238.
  12. Margarita Tudor fue la madre de Margarita Douglas, la futura condesa de Lennox y madre de Lord Darnley. También era abuela de María Estuardo, a través de su hijo Jacobo V. Guy, p 54.
  13. Guy, pp. 236–7, 241–2 y 270.
  14. Guy, pp. 248–50.
  15. a b Croft, p. 11.
  16. Isabel I de Inglaterra escribió a María:

    "Mis oídos han quedado tan asombrados, mi mente tan turbada y mi corazón tan horrorizado al oir el horrible informe del abominable asesinato de vuestro difunto marido y primo mío, que apenas puedo reunir el espíritu para escribir sobre ello (...) no os ocultaré que la mayoría de la gente dice que haréis la vista gorda con respecto a este hecho en lugar de vengarlo, y que no os preocuparéis de tomar medidas contra aquellos que os han dado este placer."

    El historiador John Guy concluye, no obstante, que jamás se ha encontrado ninguna evidencia sin manipular que demuestre que María Estuardo sabía algo del plan para asesinar a Darnley. Guy, pp. 312–313. Para David Harris Willson, en cambio, está fuera de duda que Bothwell fue el asesino, y casi igual de probable que la Reina fuera su cómplice. Willson, p 18.
  17. Guy, pp. 364–5.
  18. Carta de María Estuardo a Mar, 29 de marzo de 1567:

    "Suffer nor admit no noblemen of our realm or any others, of what condition soever they be of, to enter or come within our said Castle or to the presence of our said dearest son, with any more persons but two or three at the most."

    Citada por: Stewart, p. 27.
  19. Willson, p. 18; Stewart, p. 33.
  20. Croft, pp. 12–13.
  21. Croft, p. 13.
  22. Stewart, p. 45; Willson, pp. 28–29.
  23. a b Croft, p. 15.
  24. Stewart, pp 51–63
  25. David Calderwood escribió a tal respecto: "Así acabó este noble, uno de los principales instrumentos de la Reforma; defensor de la misma y del Rey en su minoría de edad, por lo cual era ahora tan ingratamente tratado." Citado por: Stewart, p. 63.
  26. Stewart, p. 63.
  27. Willson, p. 35.
  28. Sus captores le obligaron a firmar una proclama, fechada el 30 de agosto, declarando que no era mantenido prisionero por la fuerza o violencia, por miedo o terror, o contra su voluntad, y que nadie debía venir en su ayuda como resultado de informes contrarios o sediciosos. Stewart, p. 66.
  29. Croft, p. 17, p. 20.
  30. Escocia rompió brevemente sus relaciones diplomáticas con Inglaterra a raíz de este crimen, pero el propio Rey escribió a Isabel que Escocia jamás hubiera estado "libre de facciones de haberla permitido vivir". Croft, p. 22.
  31. Croft, p. 23.
  32. Croft, pp. 23–24.
  33. Willson, p. 85.
  34. Stewart, pp. 107–110.
  35. Willson, pp. 85–95.
  36. Croft, p. 26; Willson, p. 103.
  37. Willson pp. 103–5.
  38. Stewart, pp 150–157.
  39. "Los dos principales protagonistas estaban muertos, acabando así con el testimonio de los testigos presenciales y sólo quedó la versión del rey Jacobo". Williams, 61; George Nicolson informó: "Comienza a notarse que lo contado por el Rey podría disentir [de los hechos]". Stewart, p 154. Pauline Croft llama al complot de Gowrie "la más obscura de todas las conspiraciones nobiliarias escocesas". Croft, p 45.
  40. "Los reyes son llamados dioses por el profético Rey David ya que asientan sobre Dios su trono en la tierra y han de dar cuenta de su administración ante Él." Citado por: Willson, p. 131.
  41. Croft, pp. 131–133.
  42. Willson, p. 133.
  43. Según Jacobo, un rey no debía parecer un derrochador disoluto (Croft, p. 135) y debía evitar la compañía de mujeres, "que no son otra cosa que irritamenta libidinis" (Willson, p. 135).
  44. "El Basilikon Doron es la mejor [obra en] prosa que jamás escribió Jacobo." Willson, p. 132; "Jacobo escribió, esparciendo simpáticas digresiones a través del texto." Croft, pp. 134–5.
  45. Croft, p 133.
  46. Citado por: Willson, p. 132.
  47. Jacobo lo describió como rey de facto. Croft, p. 48.
  48. Su primo en segundo grado, el vizconde de Beauchamp, hijo de Lady Catalina Grey, era el heredero mayor, pero, de acuerdo a la ley, fue considerado ilegítimo porque el matrimonio de sus padres fue anulado
  49. Croft, p. 49; Willson, p. 158.
  50. Croft, p. 50.
  51. Stewart, p. 169.
  52. Stewart, p. 172.
  53. a b Croft, p. 51.
  54. Croft, p 51; la introducción de Henry Howard, pronto nombrado conde de Northampton, y de Thomas Howard, pronto nombrado conde de Suffolk, marcó el comienzo de la elevación de la familia Howard a los más altos puestos de poder, que llegaría a su cénit tras la muerte de Cecil en 1612. Henry Howard, hijo del poeta Henry Howard (conde de Surrey), había sido un diligente corresponsal de Jacobo a la hora de obtener el trono inglés, y el monarca confiaba en él. Su conexión con Jacobo podría estar relacionada con el intento de su hermano Thomas Howard, Duque de Norfolk, para liberar a María Estuardo y casarse con ella, lo que llevó a su ejecución en 1572. Willson, p. 156; Guy, pp. 461–468. Para más información sobre los Howard, ver The Trials of Frances Howard, de David Lindley. Sobre Henry Howard, una figura tradicionalmente injuriada (Willson [1956] lo llamó "Un hombre de oscuros consejos e intrigas, culto pero ampuloso, y el más vil adulador". p. 156) cuya reputación ha ido mejorando entre los historiadores actuales (Croft, p. 6), ver: Northampton, de Linda Levy Peck.
  55. a b Croft, p 51.
  56. Croft, pp. 52–54.
  57. Jacobo insistía en que el inglés y el escocés debían "unirse y fundirse entre sí, en una sincera y perfecta unión, como dos gemelos criados en un mismo vientre, y amarse el uno al otro como una única clase, jamás dos". Willson, p. 250.
  58. Willson, pp. 249–252.
  59. Croft, pp. 52–53.
  60. Croft, p. 118.
  61. Stewart, p 219.
  62. Croft, p 64.
  63. Stewart, p. 225.
  64. Willson, p 228.
  65. Los criptocatólicos mantenían la apriencia de protestantes, pero en la práctica eran fieles a las enseñanzas y autoridad de la Iglesia Católica Romana. Henry Howard, por ejemplo, fue uno de tales, y pocos meses antes de su muerte fue acogido en el seno de la Iglesia. Al poco de ascender al trono inglés, Jacobo aseguró que no perseguiría a nadie que permaneciera callado y obediera las leyes. Croft, p. 162.
  66. Croft, p. 156; en la Petición milenaria de 1603, el clero purtiano le solicitaba, entre otras cosas, la abolición de la confirmación, de los anillos de compromiso y del término "sacerdote", y que el vestir bonete y sobrepelliz -"insignias manifiestas de los errores papistas"- fuera opcional. Willson, p. 201.
  67. Jacobo escribió en una nueva edición del Basilikon Doron, "son sediciosos aquellos que no obedecen a los magistrados". Willson, p. 201 y 209; Croft, p. 156; Stewart, p. 205.
  68. Willson, pp. 213–215; Croft, p. 157.
  69. En marzo de 1605, el arzobispo Spottiswood escribió a Jacobo adivirtiéndole de los sermones diarios contra los obispos en Edinburgo. Croft, p. 164.
  70. Croft, p 166; Willson, p. 320.
  71. No obstante hay divergencias: algunso consideran que las políticas reales hubieran sido aceptadas eventualmente, y otros que dejó la kirk en crisis. Croft, p. 167.
  72. Croft, p. 63.
  73. Citado por: Croft, p. 62.
  74. Croft, p 69.
  75. "Todos los príncipes sabios, siempre que ha sido necesario enfrentarse a males presentes o peligros futuros... siempre se han dirigido a sus Parlamentos." Citado por: Croft, p 76.
  76. Croft, pp. 75–81.
  77. Croft, p. 80.
  78. Willson, p. 348.
  79. Willson, p. 409.
  80. Willson, p. 357.
  81. Simon Schama, A History of Britain, Vol. II, p. 59 (Nueva York, Hyperion, 2001).
  82. J.P. Kenyon, Stuart England, pp. 88–89 (Harmondsworth, Inglaterra, Penguin Books, 1978).
  83. Willson, pp. 408–416.
  84. Willson, p. 417.
  85. a b Willson, p. 421.
  86. Willson, p. 442.
  87. Jacobo escribió: "No podemos aguantar con paciencia que nuestros súbditos empleen tales palabras antimonárquicas con nos en lo concerniente a sus libertades, a menos que añadieran que les fueron concedidas por gracia y favor de nuestros predecesores." Citado por: Willson, p. 423.
  88. Willson, p. 243.
  89. Bajo los poco originales nombres de Thomas y John Smith. Croft, p. 118.
  90. Croft, pp. 118–119.
  91. Shama, p. 64. "Hubo un inmenso estallido de alegría popular, con fuegos artificiales, campanas al vuelo y fiestas callejeras." Croft, p 120.
  92. Croft, pp 120–121.
  93. Algunos historiadores (por ejemplo, Willson, p. 425) consideran que Jacobo había caído en una senilidad prematura; en todo caso, sufría, entre otros achaques, de una dolorosa artritis que le dejaba indispuesto; Pauline Croft sugiere que en el verano de 1624, aliviado por la bondad del clima, Jacobo recuperó las riendas del poder, rechazando las políticas agresivas de Carlos y Buckingham y negándose a sancionar la guerra contra España (Croft, pp. 126–127).
  94. Una medicina recomendada por Buckingham sólo sirvió para que el Rey empeorara. "La disparidad entre la política exterior del monarca y la del favorito era tan obvia que hubo un rumor general de que lo había envenado." Croft, pp. 127–128.
  95. El sermón de John Williams fue posteriormente impreso con el título de "Salomón británico" (sic). Croft, pp. 129–130.
  96. Noble, 1795: Guy, tablas genealógicas, pp. xii–xiv.
  97. Stewart, p. 140 y 142.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Enrique Estuardo, Lord Darnley
Duque de Albany
19 de junio de 1566 - 29 de julio de 1567
Sucesor:
Vacante
Siguiente en llevar el título: Carlos I
Predecesor:
Vacante
Anterior en llevar el título: Jacobo Estuardo
Duque de Rothesay
19 de junio de 1566 - 29 de julio de 1567
Sucesor:
Vacante
Siguiente en llevar el título: Enrique Estuardo
Predecesor:
María I
Rey de Escocia y Señor de las Islas
19 de junio de 1567 - 27 de marzo de 1625
Sucesor:
Carlos I
Predecesor:
Isabel I
Rey de Inglaterra e Irlanda
25 de julio de 1603 - 27 de marzo de 1625
Sucesor:
Carlos I