Jacob

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Jacob (patriarca)»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Jacob
יעקב
Jacobs Vision and Gods Promise.jpg
Profeta, Patriarca, Israel, Padre de las tribus israelitas
Nacimiento c. 2000 a. C.
Canaán
Padres Isaac y Rebeca
Hijos Rubén, Simeón, Leví, Judá, Isacar, Zabulón, Dinah, Dan, Neftalí, Gad, Aser, José y Benjamín.
Fallecimiento c. 1853 a. C.
Egipto
Venerado en judaísmo
cristianismo
islamismo
Jacob luchando con el ángel (1855), obra de Gustave Doré (Collection Granger, Nueva York).

Jacob es uno de los patriarcas en la Biblia. Su historia es contada en el Libro del Génesis.

  • en hebreo: יַעֲקֹב, Ya'akov, ‘sostenido por el talón’
  • en árabe يعقوب, Yaʿqūb

Después fue conocido como

  • en hebreo: יִשְׂרָאֵל, Israel, ‘el que pelea junto al dios El
  • en árabe اسرائيل, Isrāʾīl.

Yavé continuamente declaró su amor por Jacob: «... yo amé a Jacob, y odié a Esaú...» (Malaquías 1:2-3).

Cuenta el relato que Jacob compró la primogenitura de su hermano Esaú por un plato de lentejas (Génesis 25:34). A su esposa, Raquel, la obtuvo de su tío Labán a cambio de catorce años de trabajo: después de los siete primeros Labán lo engañó, entregándole a su hija Lea. Después de una semana le entregó a su hija Raquel a cambio de otros siete años.[1]

Dios renombró a Jacob como Israel (Génesis 35:9-11) tiempo después que este protagonizara una lucha contra un ángel (Génesis 32:23-30), y en su momento llegaría a ser el padre de los israelitas.[2]

Según la tradición, Jacob probablemente nació en Lahai-roi, unos veinte años después del matrimonio entre Isaac y Rebeca,[3] cuando para ese tiempo su padre tenía 60 años de edad (Génesis 25:26), y su abuelo Abraham, 160 años. Al igual que su padre, Jacob era de disposición tranquila, porque, según el relato, él era un ish tam, un hombre sencillo y puro. También dice que yacía «en la tienda» lo cual podría ser una señal de que era alguien además estudioso.

Era el segundo nacido de los hijos mellizos de Isaac y Rebeca. Durante el embarazo, los niños luchaban dentro de ella (Génesis 25:22). Cuando Rebeca le consultó a Dios el porqué de la lucha, recibió el mensaje de parte de Él, que dos naciones, muy distintas entre ellas, estaban formándose en su vientre, y que el mayor serviría al menor.[4] Rebeca siempre recordó estas palabras. De hecho, ella siempre favoreció a Jacob. Entretanto, su padre, Isaac, siempre favoreció a Esaú, el otro hijo mellizo, quien era un hombre de campo y un gran cazador.

Texto bíblico[editar]

Bendición del primogénito[editar]

Isaac bendice a Jacob (1638), obra de Govert Flinck (Rijksmuseum).

La Biblia dice que cuando los muchachos estaban creciendo, Esaú, el cazador, un día vino hambriento, y le pidió a su hermano Jacob el plato de lentejas que estaba comiendo. Jacob, por consejo de su madre, le pidió que le vendiera la primogenitura como hijo mayor, a cambio del alimento. Esaú, viendo que este derecho era inservible para él en caso de morir, accedió, y así, en palabras bíblicas «despreció su primogenitura».[5]

Este derecho no sólo incluía el tradicional rito de los primogénitos, el cual garantizaba un rango superior en la familia (Génesis 49:3), sino también, una doble porción de la herencia paternal (Deuteronomio 21:17).

Cuando Isaac envejeció, y había perdido bastante su vista al punto de quedar casi ciego, envió a Esaú a los campos, diciéndole que cazara algo para una última comida antes de recibir su bendición. Rebeca escuchó, y le dijo a Jacob dos cabritos para degollar y traerselos a su padre, para que recibiera de él la bendición en lugar de de su hermano.[6] Jacob objetó que su padre, aunque estaba casi ciego, podría notar la sustitución sólo con tocarlo, ya que Esaú era bastante velludo, y él era lampiño. Rebeca le dijo que no se preocupara, y le colocó a modo de fundas las pieles de los cabritos sobre cuello y manos.

Jacob, así vestido, fue a la presencia de su padre clamando ser su hermano, entonces Isaac, sospechando de su voz, pidió que se acercara para palparlo. Una vez que se aseguró de que era Esaú, le dio la bendición. Tan pronto como Jacob recibió dicha bendición, se marchó. Luego llegó Esaú, montando en cólera por lo que había ocurrido. Isaac, quien ya se había dado cuenta de su error, le dijo que lo único que podía darle era una bendición menor. Esaú, en cambio, juró que iba a matar a su hermano, una vez que su padre muriese.

Labán y Raquel[editar]

Jacob y Raquel junto a una fuente (grabado del siglo XIX).

Rebeca, su madre, dándose cuenta de antemano de las intenciones asesinas de Esaú, le llamó y lo hizo huir, enviándolo donde su tío, Labán, hasta que la furia de Esaú disminuyera. También, le aconsejó que buscara una esposa mientras viviera allí.

Cuando Jacob huyó, Esaú envió a su hijo Elifaz para que le matara y le despojara de todas sus pertenencias. Elifaz, célebre arquero, se hizo acompañar de diez de sus tíos maternos en la persecución y alcanzó a Jacob en Siquem. Jacob le suplicó: «Toma todo lo que tengo, pero perdóname la vida y Dios considerará tu pillaje una acción justa». En consecuencia, Elifaz le dejó completamente desnudo y se llevó el botín a su casa; pero esa muestra de compasión enfureció a Esaú. (Jubileos 25, 1ss.; Gen.Rab.767;Mid. Hagadol Gen.437;Sepher Hayashar 96-98.).

Solo la simpatía que sentía por su hijo primogénito Esaú pudo haber decidido a Isaac a no dar a Jacob los regalos adecuados para la novia; y para que esa actitud severa no pudiera interpretarse como una condena de la bendición robada, se nos habla del pillaje de Elifaz, que, de forma un tanto inverosímil, sirve a Jacob de excusa por haber llegado con las manos vacías.[7]

En el camino a Harán, experimentó una extraña visión, en la que sostenía una escalera que llegaba hasta el cielo, una visión que es comúnmente referida en las Escrituras como «la escalera de Jacob». Desde la cima de la escalera, escuchó la voz de Dios, que repetía muchas bendiciones hacia Jacob. Continuando su camino, llegó a Harán. Paró allí, y encontró a la hija más joven de su tío Laban, su prima Raquel. Después de que Jacob había vivido un mes con sus familiares, Laban le ofreció paga por la ayuda que le había dado. Jacob indicó que le serviría por siete años, pues no tenía dote o pertenencias para ofrecerle a cambio de la mano de Raquel en matrimonio, a lo cual Laban accedió.

Estos siete años le parecieron a Jacob «unos pocos días, por el amor que le tenía a ella». Pero una vez que se completó el tiempo establecido, Laban le dio a su hija mayor, Lea, en su lugar. En la mañana, cuando Jacob descubrió el cambio, se quejó, a lo que Laban dijo que en su país era inaceptable dar en matrimonio a la hija menor antes que la hija mayor. Entonces ofreció a Jacob darle a Raquel también, aunque sólo si permanecía con Lea. Él cumplió con la luna de miel y trabajó otros siete años.

Una vez que se casó con ambas, «Jacob amó a Raquel y despreció a Lea». Dios, viendo esto, hizo que Lea procreara muchos hijos. Ella dio a luz a Rubén, Simeón, Leví, y a Judá antes de partir al desierto. Raquel, viendo que era incapaz de procrear un hijo, se puso celosa de su hermana, entonces pidió a Jacob que tuviera hijos con su criada, Bilha, para que ella pudiera tener un hijo a través de ella. Jacob hizo así, y Bilha dio a luz a Dan y Neftalí. Así, Lea también entró en celos, y le pidió a Jacob que tuviera hijos también con su criada, Zilpa. Ella a su vez, dio luz a Gad y Aser. Entonces, Lea volvió a ser fértil nuevamente, y dio a luz a Isacar, Zabulón y Dina. Dios se acordó luego de Raquel y al fin, le concedió dos hijos, José y Benjamín.

Para el tiempo en que nació José, Jacob deseaba volver a casa, pero Laban notó que Dios le había bendecido en gran manera mientras Jacob estuvo allí, por lo que le rogó que se quedara. Laban ofreció pagarle, entonces Jacob mencionó, como posible pago, parte del hato de ganado de Laban, el cual había aumentado grandemente. Laban accedió, e inmediatamente le dio todas las reses que Jacob había solicitado.

Conforme el tiempo pasaba, los hijos de Laban se dieron cuenta de que Jacob tomaba la mejor parte de sus rebaños, además de que la actitud amistosa de Laban hacia Jacob había cambiado. Entonces, Dios le advirtió a Jacob salir del pueblo, y después de una rápida consulta a sus esposas, el partió sin dar aviso a Laban. Antes de partir, Raquel robó los íconos religiosos de la casa de su padre.

Laban en gran ira, persiguió a Jacob durante siete días, pero la noche antes de que lo lograra alcanzar, Dios le habló en sueños y le dijo: «Debes tener cuidado de no hablar mal a Jacob» (Génesis 31:24).

El día que se encontraron, en el monte Gilead, Laban acusó a Jacob de escabullirse con sus hijas, como si fueran cautivos, y le cuestionó por qué no le había avisado de su partida con anticipación. Le mencionó a Jacob que pudo herirlo, pero el mensaje de Dios la noche anterior lo detuvo de hacer esto. Finalmente preguntó por qué los íconos habían sido robados.

Jacob no sabía que Raquel había robado los iconos. Por tanto, le dijo a Laban que quienquiera que los haya robado debe ser muerto, a lo cual le solicitó permitirle buscar. Laban lo hizo así, mas cuando buscó en la tienda de Raquel, ella los escondió sentándose sobre ellos. Una vez que terminó su búsqueda, y vino sin nada, Jacob, molesto, lo reprendió por haberlos perseguido e insistir en revisar sus cosas, recordándole todo el tiempo que habían perdido mientras revisaban las tiendas. Ambos hicieron la paz, y Laban regresó a casa, y Jacob siguió su camino.

De regreso a la Tierra Prometida[editar]

«Y Jacob siguió su camino, y los Ángeles de Dios lo encontraron», debido a su fe en el Dios de Abraham. Debido a este encuentro Jacob llamó al lugar Majanaim, del hebreo מחניים, ‘el doble campo’. Aquí, previamente él había visto a los ángeles, de los cuales había soñado verlos «subiendo y bajando en la escalera cuyo inicio alcanza los cielos» (Génesis 28:12).

Tan pronto se acercó a la Tierra Prometida, Jacob envió un mensaje a su hermano, Esaú. Sus sirvientes volvieron con la noticia de que Esaú estaba aproximándose, a encontrarse con Jacob con un ejército de 400 hombres. En gran agonía, Jacob se preparó para lo peor. Sintió que ahora debía encomendarse...

«Dijo Jacob: “Dios de mi padre Abraham, y dios de mi padre Isaac, Yahvé, líbrame ahora de la mano de mi hermano, de la mano de Esaú, porque le temo”» (Libro del Génesis 32:10,11).

«Entonces Jacob dijo a su familia y a todos los que con él estaban: Quitad los dioses ajenos que hay entre vosotros» (Gn 35:2). «Dijo Dios a Jacob: Levántate y sube a Bet-el, y quédate allí; y haz allí un altar al Dios que te apareció cuando huías de tu hermano Esaú» (Gn 35:1).

Nótese que Jacob no dice: «vayamos y haré un altar a Dios», sino «subamos a Bet-el; y haré allí altar al Dios que me respondió en el día de mi angustia, y ha estado conmigo» (Gn 35:2).

De los «dioses ajenos» al dios de Jacob[editar]

«Y dieron a Jacob todos los dioses ajenos que había en poder de ellos…» (Gn 35:4).

Resulta conveniente ahondar el porqué de la existencia de esos «dioses ajenos» en la familia de Jacob:

Originalmente su abuelo Abraham y su bisabuelo Teraj adoraban a dioses «extraños» (posiblemente el dios Anu; ver Josué 24:2), ya que hay que tener en cuenta que durante centurias, toda la región había estado influida por las religiones de origen cananeo, cuya principal deidad era el dios El, que en hebreo eran los dioses Elohim, en plural), principal deidad de los nómadas y, por ende, con funciones eminentemente éticas y sociales. Es descrito como tolerante y benigno: recibe los títulos de «Padre de los dioses», «creador de las criaturas», «rey», «padre de los hombres», «amable», «misericordioso» y «toro». De este dios, Baal era hijo.

Por otra parte es sabido que el patriarca Abraham fue llamado por esa divinidad llamada Yahvé (Gn 12:1; 17:1; 22:11-16). Y ese mismo dios también llega a su mayordomo (Gn 24:12,26), a su sobrino Lot (Gn 19:16), a su sobrino Betuel (Gn 24:50), a su sobrino nieto Labán (Gn 24:31), y a su hijo Isaac (Gn 25:21).

Posteriormente, cuando Abraham llegó a Canaán se encontró con que los cananeos (la población local) a dios lo denominaban El. Así, en la ciudad de Siquem se lo conocía como «El Berit» (Jue 9:46). En Betel se lo llamaba «El Betel» (Gn 31:13). En Jerusalén le decían «El Elyón» (Gn 14:18-20). En Bersheba, «El Olam» (Gn 21:33). En el desierto del Néguev, «El Roí» (Gn 16:13)...

Allí, una vez establecidos, aquellos patriarcas empezaron a rendir culto a «Dios» en los santuarios del dios El. Es posible advertir que Isaac le pide a El Shaddai bendiciones para su hijo Jacob (Génesis 28:3). Todo parece contribuir a una especie de sincretismo entre el dios El y el Dios Yahvé.

Asimismo es interesante observar que Jacob se encontró con un «ángel» (Elohim-dios) con el cual tuvo que luchar hasta vencerlo: «Y el varón (ángel) le dijo: “¿Cuál es tu nombre?”. Y él respondió: “Jacob”. Entonces el varón dijo: “No se dirá más tu nombre Jacob, sino Israel; porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido» (Gn 32:27,28).

Pero es notable que ese «dios» no conocía su nombre, ni le dice el suyo. No obstante, Jacob le pide bendición (Génesis 32:26-30).

[Ese «ángel» no puede haber sido un ángel del verdadero Dios Yahvé, pues le teme a la luz del amanecer (ver Job 24:17 y Oseas 12:4). Pero dado aquél sincretismo religioso en que vivían por entonces, Jacob dice haber visto a dios cara a cara (Gn 32:30)]. Al analizar su nuevo nombre surge la identidad de ese 'dios': Israel (ישראל, del hebreo «el que lucha con[tra] El»).

Por su parte, el verdadero Dios Yahvé se le había aparecido «cuando huía de su hermano» (Gn 35:7). [Este Elohim o «ángel» (lit. el ‘mensajero’ de Yahvé) no es aquí un ser distinto de Dios (ver Éxodo 3:2 y 3:6), sino el mismo Señor en cuanto que se hace presente para comunicar un mensaje].

Lo destacable es que Jacob y sus descendientes (israelitas) se caracterizarían por luchar contra aquellos ídolos y por lo tanto adorar al único Dios Yahvé. Durante siglos, el pueblo de Israel lucharía contra la idolatría (los «dioses del materialismo» como El, Baal, Asera...).

¿Renombrado dos veces?[editar]

Posteriormente, en el Capítulo 35, la Biblia indica:

«Apareció otra vez Dios a Jacob, cuando había vuelto de Padan-aram, y le bendijo. Y le dijo Dios: Tu nombre es Jacob; no se llamará más tu nombre Jacob, sino Israel será tu nombre; y llamó su nombre Israel. También le dijo Dios: Yo soy el Dios omnipotente» (Gn 35:9-11).

Es fácil advertir que en esta oportunidad el verdadero Dios omnipotente Yahvé es el que se presenta a Jacob (de quien no ignora el nombre) y lo bendice.

Jacob se estableció en Sucot por un tiempo. Mientras viajaba posteriormente a Efrata, camino de Belén, Raquel murió dando a luz a su segundo hijo, Benjamín, seis años después del nacimiento de José (Génesis 35:16-20).

Los descendientes de Jacob vivirían en Egipto. Continuaron el sincretismo religioso y se contaminaron con la vida materialista, egoísta e interesada de ese imperio (con sus 'dioses materiales') (Ezequiel 20:7), por eso el verdadero Dios tenía necesariamente que darse a conocer:

«El día que alcé mi mano para jurar a la descendencia de la casa de Jacob, cuando me di a conocer a ellos en la tierra de Egipto, cuando alcé mi mano y les juré, diciendo: Yo soy Yahvé, vuestro Dios» (Libro de Ezequiel 20:5).

Se entiende entonces que entre tantos dioses que impregnaban la vida del pueblo (Ez 20:8), los hebreos destacaran posteriormente: «Nuestro baluarte es el dios de Jacob» (Salmo 46:7, 11).

Pérdida y reencuentro con José[editar]

La túnica de José (1790), obra del pintor neoclásico José Vergara.

Isaac murió a la edad de 180 años, 44 después de que bendijera a Jacob y lo enviara a Laban a buscar esposa. En este tiempo también, José, quien contaba con 30 años, había sido liberado de prisión en Egipto y había sido nombrado Gobernador de esas tierras, sólo por debajo del Faraón.

Tiempo antes de esto, Jacob había sido profundamente «herido en su alma» con la desaparición de su hijo amado, José, quien había sido vendido a unos mercaderes por sus hermanos a causa de los celos que le guardaban (Génesis 37:33). El resto del Génesis sigue la historia del hambre y de las idas sucesivas hacia Egipto para comprar grano (Génesis 42), que llevó al descubrimiento del José perdido.

El patriarca fue a Egipto con toda su casa a pedido de su hijo José. Las escrituras dicen que Jacob llegó a residir en la tierra de Gosén, con su familia que sumaban «setenta almas» (Éxodo 1:5); (Deuteronomio 10:22).

Llegando al fin de su vida, convocó a sus hijos al lado de su lecho y los bendijo. Junto con sus últimas palabras repitió la historia de la muerte de Raquel, aunque habían pasado ya 51 años desde su deceso, «como si hubiera sucedido ayer». Entonces, «él hizo un último pedido a sus hijos, recogió sus pies en el lecho, y expiró su alma» (Génesis 49:33), a la edad de 147 años (Génesis 47:28).

Descendencia[editar]

Jacob bendice a Efraím y Manasés. Arte sefardí. Hagadá de Oro, manuscrito hebreo-catalán miniado, siglo XIV.[8]

Jacob tuvo doce hijos. De su primera esposa Lea tuvo a Rubén, Simeón, Leví, Judá, Isacar y Zabulón. También tuvo a su única hija Dinah.

De Bilha, sierva de Raquel, tuvo a Dan y Neftalí.

De Zilpa, sierva de Lea, tuvo a Gad y Aser.

Por último, de su esposa favorita, Raquel, tuvo a José y Benjamín.

Estos comprendían las doce tribus de Israel. Sin embargo, con Leví y José el asunto fue más complicado. Los descendientes de Leví, llamados levitas, fueron sacerdotes, y por lo tanto, no tenían tierras («El Señor es el lote de mi heredad, me encanta mi parte»). Con el fin de hacer que el número de tribus fueran doce, ya que no se mencionaba a Leví, y no existía Tribu de José, se nombraron a los hijos de este último, que tuvo en Egipto con Asenat, como sustitutos: Efraím y Manasés.

Otros personajes bíblicos con el nombre Jacob[editar]

Referencias[editar]

  1. Philip Wilkinson, Religiões (Religions, 2008), Río de Janeiro: Zahar, 2011, p. 296.
  2. El ángel es considerado ser simbólico de Dios y a veces también asociado con el antiguo dios El.
  3. Wilkinson, Religiões, 2011, p. 296.
  4. Wilkinson, Religiões, 2011, p. 296.
  5. Wilkinson, Religiões, 2011, p. 296.
  6. Wilkinson, Religiões, 2011, p. 296.
  7. Robert Graves; Raphael Patai. .
  8. Preservado en la British Library, Londres.
  9. Santo Jacob se convirtió en santo Yacob > santo Yago > santo Iago > sant'Iago > Santiago.

Enlaces externos[editar]