Jack Rackham

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Jack Rackham.
Bandera de Jack el Calicó.

Jack Rackham (¿Cuba?, 27 de diciembre de 1682 - Port Royal, Jamaica, 18 de noviembre de 1720), conocido como Calicó Jack o Jack el Calicó, fue un marino y capitán pirata durante el siglo XVIII. Se ganó el sobrenombre por las coloridas ropas de calicó que llevaba, pero fue más famoso por su diseño personal de la Jolly Roger (Dos espadas en aspa bajo una calavera)y por llevar a bordo a dos de las más famosas mujeres pirata: Anne Bonny y Mary Read.

Rackham había sido el contramaestre del capitán Charles Vane a bordo del bergantín "Ranger". Se sabe que formaba parte de su banda de piratas cuando éste abandonó el puerto de Nassau en 1718 declarando la guerra al nuevo gobernador y a todos los piratas que aceptasen el Edicto de Perdón. Cuando Vane decidió huir de un buque de guerra francés, Rackham decidió aprovechar la muestra de cobardía para deponer al capitán y erigirse mediante votación popular en el nuevo líder de los piratas. Después de su reciente nombramiento como capitán abandonó a Vane y a sus leales en una chalupa y empezó a atacar a pequeñas embarcaciones por Jamaica, El Pasos de los vientos, las islas Leeward y Cuba; en Jamaica capturó un bergantin llamado "Kingston" y lleno de riquezas. Por desgracia la captura llegó a oídos de los mercaderes de Port Royal, que decidieron mandar cazarrecompensas en su búsqueda. Fueron rodeados en la Isla de Pinos, donde perdieron la "Kingston" y el tesoro al dejarlos anclados sin protección mientras se escondían en la selva. En un pueblo de Cuba robaron un balandro inglés llamado "Revenge" que había sido atrapado por un guardacostas español mediante una argucia que fue recogida en la Historia General de los robos y asesinatos de los más famosos piratas.

Rackham regresó al puerto de Nueva Providencia y allí suplicó el Perdón Real del gobernador Woodes Rogers, alegando que había sido Vane quien les había forzado a él y a sus hombres a entrar en la piratería. Debido al odio que el gobernador tenía contra Vane, fueron indultados sin problemas. Durante su estancia allí, Rackham se enamoró de una joven casada llamada Anne Bonny, famosa tanto por su belleza como por su carácter violento. Rackham invirtió mucho de su pillaje en ella. Cuando la relación entre Rackham y Bonny se hizo pública, el gobernador de Nueva Providencia les amenazó con azotar a Anne por adulterio. Antes de dejar a Bonny para ser castigada, la pareja convino en hacerse con una tripulación y robar un balandro propiedad de John Ham. Dice la leyenda, que su mejor premio por esos años fue al atrapar a tres buques españoles que llevaban un gran botín de oro y joyas procedente de Matanzas (Cuba) que provenía de las familias más ricas de la isla , el ataque se produjo en Cayo Esquivel (Cuba). No obstante, estos datos proceden de la tradición oral y los cuentos de la zona, lo que los hacen bastante poco fiables respecto a los documentos reales que señalan a Rackham y a su banda de forajidos como un grupo de piratas mediocres que no atacaron más que objetivos desarmados. La tripulación de Rackham merodeó por el Caribe durante dos meses, tiempo en el cual se les unió a la banda otra mujer pirata llamada Mary Read, que viajaba disfrazada de marinero en uno de los barcos que capturaron. Hicieron escala en Cuba en una ocasión para dejar en tierra al hijo que Bonny y Rackham habían engendrado y pusieron rumbo a las costas de Jamaica.

En octubre de 1720 fueron arrinconados por una goleta armada por el gobernador Nicholas Lawes y comandada por el cazador de piratas Jonathan Barnet en Dry Harbour Bay, Jamaica. Rackham y sus acólitos decidieron pasar sus últimas horas antes de ser capturados emborrachándose por última vez, una muestra de cobardía. Se dice que la única resistencia a bordo del barco pirata la formaron Anne Bonny y Mary Read, que pelearon como fieras antes de ser reducidas por los soldados. Rackham y su tripulación fueron juzgados y condenados a la horca en Spanish Town, el 16 de noviembre de 1720. Es probable que coincidieran en prisión con su antiguo capitán y socio Charles Vane, que también había sido apresado por los británicos tiempo atrás. A Anne, a pesar de su condición de prisionera, se le permitió visitar a Jack en su celda antes de que fuese ejecutado, las únicas palabras que la muchacha le dirigió entonces fueron: «Lamento verte así, Jack —dijo—. Pero si hubieras luchado como un hombre, ahora no tendrían que colgarte como a un perro». Rackham fue conducido al cadalso de Gallows Point, en Port Royal, el 18 de Noviembre de 1720.Tras ser ahorcado él y sus hombres, el cuerpo del capitán pirata fue embreado y encerrado en una jaula para exhibirlo hasta la completa putrefacción en uno de los cayos de Port-Royal, que se empezó a conocer desde entonces como "Cayo Rackham". Se dice que las últimas palabras de Jack "el Calicó" en el cadalso fueron: «Desdichado sea aquel que encuentre mis innumerables tesoros, ya que no habrá barco ninguno que encima pueda cargarlos todos». Ésto sin embargo, suena más a licencia artística de algún escritor del romanticismo, ya que no se tiene ninguna constancia ni del tesoro, ni de unas últimas palabras en el cadalso.

FUENTES UTILIZADAS:

  • The Tryals of Captain John Rackam and Other Pirates', 1721, by Robert Baldwin, in The Colonial Office Records in The Public Records Office at Kew
  • La República de los Piratas, de Colin Woodard.
  • Historia General de los robos y asesinatos de los piratas, de Charles Johnson, atribuida a Daniel Defoe.