Jacarepaguá

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Jacarepaguá es un barrio de la Zona Oeste de la ciudad de Río de Janeiro, localizado en la Baixada de Jacarepaguá, entre el Maciço de la Tijuca y la Serra de la Pedra Branca. Con una superficie de 75.80 km² (29.27 millas cuadradas), es el cuarto barrio más grande de la ciudad. En 2000, su población era de 100.822 personas, lo que lo situaba como el 9° barrio más populoso de Río.

Sin embargo, es un barrio en proceso de disgregación, porque hay importantes áreas, que históricamente se han considerado como la parte principal de Jacarepaguá, que con el tiempo se han ido separando y conformando como barrios propios, como es el caso de Anil, Curicica, Cidade de Deus, Freguesia (Jacarepaguá), Gardênia Azul, Pechincha, Praça Seca, Tanque y Taquara, que junto con Vila Valqueire y el propio Jacarepaguá, forman parte del distrito XVI (Jacarepaguá) del municipio de Río de Janeiro.

El resto del antiguo barrio de Jacarepaguá es hoy un numeroso grupo de localidades con nomenclaturas propias que son, en general, delimitaciones recientes que no se han denominado oficialmente como barrios por la Prefectura de Río. Existe la creencia de que con el tiempo Jacarepaguá desaparecerá como barrio y quedará como una referencia histórica para los barrios vecinos.

Historia de Jacarepaguá[editar]

El investigador e historiador Carlos Araújo cuenta en su libro «Jacarepaguá de antigamente» como estuvo el inicio de Jacarepaguá ligado a la família Correia de Sá. El gobernador Salvador Correia de Sá deu a la región como sesmaria em 1594 a sus dois hijos, Martim Correia de Sá, que fue también gobernador da ciudade, y Gonçalo Correia de Sá.

El hijo de Martim, Salvador Correia de Sá e Benevides (1601-1688) fue general y lutou pelos interesses portugueses contra los holandeses em Angola. Ocupó en trés períodos el gobierno de Río de Janeiro: 1637 a 1642, 1648 a 1649 y 1659 a 1660. Proporciono gran desenvolvimiento em sus terras de Jacarepaguá, ao vender muchas delas y auxiliar os compradores a fundar engenhos.

El desenvolvimiento trouxe a la criación, en 6 de março de 1661 pelo gobernador del Rio de Janeiro, João Correia de Sá, a Freguesia de Nossa Senhora do Loreto e Santo Antônio de Jacarepaguá, que seria la cuarta del Rio de Janeiro. A primeira fue a de São Sebastião, instituida a 20 de janeiro de 1569, cuatro anos após la fundación de la ciudad. La segunda en 1634, a da Candelária. E la tercera, en 1644, a de Irajá.

A sede inicial de la Freguesia de Jacarepaguá fue la capela da Hacienda del Capitán Rodrigo da Veiga. La iglezia matriz de Nossa Senhora do Loreto fue construida por lo Padre Manoel de Araújo. Na inauguración, houve festa à cual compareceram el gobernador del Río de Janeiro D. Pedro de Melo, el prelado de la província Manoel de Souza Almada e o Proveedor Diogo Correia.

En lo final de lo século XVII, el Juiz de órfãos, Francisco Teles Barreto de Meneses, e sua mujer, D. Inês de Andrade Souto Maior, pentavós del Barão de la Taquara, eram proprietários da Taquara. Ele fue contemporâneo del General Salvador Correia de Sá e Benevides.

En lo decorrer del século XVIII, la família Teles Barreto de Meneses expandiu mucho sus domínios en Jacarepaguá, comprando engenhos até chegarem a ser los majores donos de terras. A região na época era chamada «planície de loz once engeños» pues eram fábricas de produção de açúcar.

En documento apresentado a lo vice-rei D. José Luís de Castro (1744-1819), conde de Resende, el sargento-mor Sebastião José Guerreiro França narra que, em 1797, la freguesia de Jacarepaguá possuía 253 residências e populación de 1.905 habitantes. El comércio era formado por três lojas de fazenda (armarinho), 70 vendas e mercearias, cinco azougues.

No início del século XIX, el café expandiu-se bastante en la província del Rio. En Jacarepaguá, fueram criadas muchas fazendas para plantación, além de ser cultivado também nos solos férteis dos antigos engenhos de azúcar. El político brasileño Francisco Maria Gordilho Veloso de Barbuda - Marquês de Jacarepaguá, possuía terras ali. Muito amigo de D. Pedro I (1798-1834), ocupou muchos cargos de confiança en loo Gobierno, após a independência. Es mucho provável que el imperador en sus andanças por la región tenha visitado la hacienda del Marquês. El autor del Himno Nacional Brasileño, Francisco Manuel da Silva (1795-1865), também tinha gran sitio en Jacarepaguá. El músico teria se inspirado en el canto de um pásaro de su chácara para compor el himno em 1831. Nesta década começaram a ser subdivididas as haciendas de café e la producción continuou nas propriedades menores.

No recenseamento de 1838, feito a mando del Ministro de la Justiça Bernardo Pereira de Vasconcelos (1795-1850), Jacarepaguá totalizava 7.302 habitantes, dos quais 4.491 eram escravos. La freguesia era a de más grande populación escrava en lo município de la corte.

La más famosa família de los tempos colonial e imperial de Jacarepaguá fue a originária del primero juiz de órfãos del Rio de Janeiro, Diogo Lobo Teles Barreto de Meneses (1593-1658). El cargo de juiz de órfãos fue transmitido de pai para el primogênito por cinco geraciones, como recompensa por los serviços prestados pela família. El hijo de Diogo, Francisco Teles Barreto de Meneses (1625-1679), también juiz de órfãos, proveedor de la Santa Casa da Misericórdia, compro el Engenho da Taquara em 1658. Luís Teles Barreto de Meneses (1656-1702) fue otro juiz de órfãos, proveedor de la propriedade. Su sucessor Antônio Teles Barreto de Meneses (1682-1757) compro el Engenho Novo, aumentando los bens de la família en Jacarepaguá.

Su primogênito Francisco Teles Barreto de Meneses (1733-1806), secondo con esse nome e bisavô del Barão da Taquara assumiu el controle de las terras por la muerte del pai. Los domínios dos Teles eram imensos. El Dr. Francisco era casado com Dona Francisca de Oliveira Brito, morta a 6 de dezembro de 1806. Ello morrió días después, a 13 de dezembro. En 20 de abril de 1807, procedeu-se el inventário, ficando como inventariante la hija más velha Dona Ana Inocência Teles de Meneses, casada com el sargento-mor João Alves Pinto Ribeiro. Os outros hijhos del Dr. Francisco eram Luis Teles Barreto de Meneses, casado com Dona Maria Felicidade da Gama Freitas (avós do Barão da Taquara); D. Catarina Josefa de Andrade Teles, casada com Pascoal Cosme dos Reis; D. Maria Rosa Teles de Meneses, D. Mariana da Penha França Teles de Meneses e D. Escolástica Maria de Oliveira Teles. Los hijos dividiram las propriedades. Los dos principales engeños ficaram sob el controle de duas hermans e sus maridos: D. Ana Inocência e João Alves com o Engenho da Taquara e D. Catarina Josefa e Pascoal Cosme con el Engenho Novo de Jacarepaguá. Houve acirrada disputa entre los cônjuges das herdeiras para definir el marcos delas tierras. La disputa fico conocida como "guerra dos concunhados". El conflicto só terminou em 1839, mortos los casais.

Coordenadas: 22°57′S 43°21′O / -22.950, -43.350