Islam en Arabia Saudita

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La gran mayoría de la población de Arabia Saudita son musulmanes suníes. Aproximadamente 2 millones de habitantes son chiíes, los cuales principalmente viven en el este del país, en donde constituyen entre el 40 y el 50% de la población de esa región. La religión islámica es la única que se puede practicar en la Arabia Saudita y recibe fuerte apoyo por parte del gobierno.

La población no musulmana está formada en su gran mayoría por trabajadores extranjeros. Arabia Saudita cuenta con una población de 6 a 7 millones de extranjeros, de los cuales la mayoría son musulmanes. Esta población incluye 1,4 millones de indios, 1 millón de bangladesíes, 900.000 pakistaníes, 800.000 filipinos, 750.000 egipcios, 250.000 palestinos, 150.000 libaneses, 130.000 ceilandeses, 40.000 eritreos y 30.000 estadounidenses.

Historia del islam[editar]

Teología wahhabí[editar]

La política y el medio ambiente de la Arabia Saudita contemporánea ha sido influenciada altamente por un movimiento religioso que comenzó en la Arabia central a mediados del siglo XVIII. Este movimiento conocido como wahhabismo proviene de las enseñanzas de Muhammad ibn Abd-al-Wahhab, un erudito en la ley islámica que estudió en Mesopotamia y en Hiyaz antes de regresar a Nechd.

Peregrinaje[editar]

El Hajj o peregrinaje a La Meca tiene lugar entre el octavo y el decimotercio día del último mes del calendario musulmán. El peregrinaje representa la culminación de la vida espiritual de un musulmán. Desde que comienzan su viaje los peregrinos frecuentemente experimentan un estado de exaltación; el hecho de encontrarse en un mismo lugar gente de todas las razas, culturas y niveles económicos en armonía y hermandad, constituye de por sí una experiencia altamente conmovedora. Ciertos ritos del peregrinaje, llamados umrah pueden realizarse en cualquier momento antes de éste.

El peregrinaje constituye un enorme problema logístico y administrativo. El gobierno emite visas especiales para el peregrinaje que permite la visita a la Meca y también a la tumba de Mahoma en Medina. El gobierno tiene que vigilar que los peregrinos no se queden en el país buscando trabajo.

Existe toda una organización de especialistas (mutawwifs) y guías que hablan los idiomas de los peregrinos y los instruyen en cuanto a la forma correcta de llevar a cabo los rituales del "hajj". También existen especialistas y guías en Medina y Jiddah. Los "zamzamis" son los encargados de proveer agua a los peregrinos de los manantiales sagrados.

Desde la década de 1980, la Arabia Saudita ha dado pasos importantes para asistir a los peregrinos. En 1988 se invirtieron US$ 15 mil millones para mejorar los sistemas viales hacia las ciudades santas. Esta iniciativa en parte se debe a las acusaciones del gobierno de Irán que los sauditas no estaban en capacidad de guardar los lugares sagrados. En 1987 se había producido violentos enfrentamientos entre los peregrinos iraníes y la policía saudita que dejó un saldo de 400 muertos. Otro desastre ocurrió en 1990 cuando 1.426 peregrinos murieron sofocados o aplastados por la multitud en un túnel con aire acondicionado que se había construido para los peregrinos. Este incidente ocurrió cuando el pánico cundió en el túnel a consecuencia del exceso de gente que entró en él. El gobierno iraní nuevamente arremetió contra el gobierno saudita. No obstante, en 1992 114.000 peregrinos provenientes de Irán visitaron la Mecca, elevando el número a su nivel normal.

Para simbolizar ante el mundo musulmán su legitimidad de guardianes de los lugares sagrados, el rey de Arabia Saudita pronuncia un discurso anualmente dirigidos a los peregrinos. Los sauditas también ayudan económicamente a grupos extranjeros que no tienen los medios para hacer el "hajj".

Referencias[editar]