Ioveta de Betania

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Ioveta de Betania o de Jerusalén (c.1120 - antes de 1178) fue monja y abadesa en Betania, en el Reino latino de Jerusalén. Era la hija más joven del rey Balduino II de Jerusalén con Morfia de Melitene. Sus hermanas fueron la reina Melisenda de Jerusalén, la princesa Alicia de Antioquía y la condesa Hodierna de Trípoli.

Ioveta fue la única hija de Balduino nacida después de su subida al trono en la Ciudad Santa en 1118. Cuando este fue aprisionado por los ortoquidas en las proximidades del Condado de Edesa en 1123, Ioveta fue una de los rehenes que se entregaron para la liberación del rey. Se quedó detenida en Shaizar hasta ser rescatada en 1125 por 80.000 dinares, sacados de los despojos de la victoria de Balduino en la batalla de Azaz ese año.

Todas sus hermanas realizaron bodas con nobles poderosos de los estados cruzados: la primogénita, Melisenda, se casó con Fulco V de Anjou y sucedió a su padre en el trono de Jerusalén; Alicia se casó con Bohemundo II de Antioquía; y Hodierna con Raimundo II de Trípoli.

Al contrario de sus hermanas, Ioveta entró en el Convento de Santa Ana en Jerusalén. En 1143 su hermana Melisenda construyó otro convento, dedicado a San Lázaro, en Betania, en tierras compradas a la Iglesia del Santo Sepulcro. Después de la muerte de la primera abadesa de este convento, Ioveta fue electa abadesa en 1144.

A pesar de no ser tan influyente como sus hermanas, no estaba desproveída de poder: en la actualidad aún existe un documento de 1157 en el cual Ioveta donó tierras a los caballeros de la Orden del Hospital. Fue también responsable de la educación de Sibila de Jerusalén, la hija de su sobrino Amalarico con Inés de Courtenay.

Las cuatro hermanas habían tenido una estrecha relación, y cuando Melisenda murió en 1161, Ioveta y Hodierna estaban a su lado, faltando Alicia que probablemente ya habría muerto poco antes. Después de este evento, Ioveta desapareció de la historia; la fecha de su muerte es desconocida, pero ya estaba muerta en 1178, cuando surgen registros de otra abadesa en el Convento de San Lázaro.

Bibliografía[editar]

  • History of Deeds Done Beyond the Sea, Guillermo de Tiro, traducción al inglés de Y.A. Babcock y A.C. Krey, Columbia University Press, 1943
  • History of the Crusades, Volumen II: The Kingdom of Jerusalem and the Frankish East, 1100-1187, Steven Runciman, Cambridge University Press, 1952