Intolerancia religiosa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La ejecución del Inca Atahualpa por los españoles.
Las religiones nativas fueron proscritas por el catolicismo introducido por los invasores. Ilustración de A.B. Greene (1891).

Intolerancia religiosa es una forma de intolerancia contra las creencias o prácticas religiosas (o la falta de las mismas) de otra persona. Puede estar motivada tanto por creencias religiosas diferentes, como por otra clase de ideologías, así como por un sentimiento antirreligioso.

Intolerancia religiosa y la persecución religiosa[editar]

La persecución religiosa constituye un caso extremo de intolerancia que implica el maltrato, la violencia, la agresión persistente, y provocar la muerte de un individuo o un grupo religioso. Usualmente, la persecución de esta naturaleza florece por la ausencia de tolerancia religiosa, libertad de religión y pluralismo religioso.

La persecución, en este contexto, puede suponer agresiones, apedreamientos, torturas, pena de prisión, ejecuciones injustificadas, negación de beneficios y de derechos y libertades civiles. Puede también implicar confiscación de bienes, destrucción de propiedades o incitamiento al odio, entre otras cosas.

El monopolio religioso es un atractivo a la intolerancia religiosa fácil de entender. Desde niños, los seres humanos son conscientes de su impotencia respecto a cosas fundamentales como la comida, el amor y la propia vida. La religión les ayuda a afrontar la pérdida y el miedo a la muerte; enseña principios morales y hace que la gente los siga. Pero, precisamente porque las religiones son fuentes tan poderosas de moralidad y sentido comunitario, se convierten con demasiada facilidad en vehículos para huir de la impotencia, que tantas veces se manifiesta en opresión e imposición de jerarquías. En el mundo de hoy, las personas abordan las diferencias étnicas y religiosas de maneras nuevas y temibles. Al aferrarse a una religión que consideran verdadera, al rodearse de correligionarios y colocar por debajo a los que no abracen esa religión, pueden olvidar durante un tiempo su debilidad y su mortalidad.

Dos ideas suelen alimentar la intolerancia y la falta de respeto en materia de religión. La primera, que nuestra religión es la única verdadera y las demás son falsas o tienen fallos morales. La gente que opina así, no es monolítica, también puede creer que los demás merecen respeto por sus creencias, siempre que no hagan daño. Mucho más peligrosa es la segunda: que el Estado y los ciudadanos particulares deberían obligar a la gente a abrazar la forma correcta de abordar la religión. Es una idea que está extendiéndose, incluso en democracias modernas. Ejemplos recientes y preocupantes son la aplicación de la ley de la sharia por jueces islámicos en África y Asia, la destrucción de las estatuas de Buda por los talibanes en Afganistán, las décadas de guerra religiosa en Irlanda, la reciente partición y limpieza étnica -en base a la religión de cada cual- de Yugoslavia, la resistencia de Francia a tolerar símbolos religiosos en las escuelas y las afirmaciones de la extrema derecha india de que las minorías en India deben integrarse en la cultura de los hindúes. La reaparición de este pensamiento supone una amenaza para las sociedades liberales, construidas sobre la libertad e igualdad.

Las transgresiones a la sharia incluyen relaciones sexuales fuera del matrimonio (adulterio), acusaciones falsas, beber alcohol, robo y asalto en rutas. Las ofensas sexuales conllevan una pena de lapidación o azotes, mientras que el robo está penado con la amputación de una mano. Algunos países, como por ejemplo Arabia Saudí, afirman vivir bajo el imperio de la sharía en toda su pureza, y aplican las penas mencionadas ante las ofensas hadd. En otros, como por ejemplo Pakistán, no ocurre lo mismo. La mayoría de los países del Oriente Próximo, incluyendo a Jordania, Egipto, Líbano y Siria, no han adoptado las ofensas Hadd como parte de sus legislaciones estatales, pero la sharia se está adoptando en varios países del África negra, causando conflictos con las costumbres de los turistas en varias partes del mundo.

Antecedentes históricos[editar]

Mundo antiguo[editar]

Las culturas primitivas y las civilizaciones del mundo antiguo no solían tener ejemplos destacados de intolerancia religiosa. Un caso aislado sería el del faraón egipcio Akenatón y su culto heliolátrico de matices monoteístas que riñó con el poder clerical de los sacerdotes tebanos. Los paganos en general, por ser politeístas, aceptaban tranquilamente la existencia de los dioses y diosas de otras culturas. Aunque en los casos de Grecia y Roma tendían muy frecuentemente a desdeñar y discriminar a los pueblos bárbaros y a las sociedades sometidas tratándolos como “salvajes”, esto era más una discriminación cultural que religiosa.

Fue con el surgimiento de las religiones monoteístas que se dieron en general los primeros casos de intolerancia religiosa. El judaísmo, que según algunos estudiosos en principio no era una religión monoteísta, sino henoteísta (es decir, no negaba la creencia en otros dioses, pero sí establecía un pacto con un único dios nacional), fue una de las primeras religiones en mostrar recelo, y el Antiguo Testamento incluye muchas referencias a las religiones idólatras de los pueblos vecinos, condenándolas, y contiene gran cantidad de prohibiciones que impedían a los judíos alejarse de las creencias judaicas o practicar cultos religiosos extranjeros. Ejemplos de esto serían las referencias al Becerro de Oro, a la Reina Jezabel y a otras historias bíblicas donde se acusa la idolatría.

Si bien los israelitas tuvieron innumerable cantidad de conflictos con sus vecinos paganos, babilonios, asirios, idumeos, filisteos, egipcios, hititas, etc., fue con el Imperio romano con quien se dio uno de los más feroces conflictos religiosos: las Guerras judeo-romanas. Los enfrentamientos religiosos entre judíos y romanos –estos últimos habían aplicado algunas medidas insultantes para los judíos como la presencia de una estatua de Zeus en el Templo de Jerusalén- terminó con una de las mayores persecuciones religiosas, la destrucción del Templo, el saqueo de Jerusalén y la diáspora judía.

El advenimiento del cristianismo provocó el surgimiento histórico, por primera vez, de una segunda religión monoteísta. En principio, los enfrentamientos religiosos se daban entre judíos y cristianos primitivos, mientras que en Roma proliferaban múltiples religiones y cultos, incluyendo el orfismo, el mitraísmo, etc. Los cristianos fueron perseguidos por las autoridades imperiales, no por motivos religiosos, sino por motivos políticos al negarse a reconocer la autoridad divina del emperador. Miles de cristianos fueron ejecutados y torturados, y en algunos casos inculpados por crímenes que no cometían (acusados, por ejemplo, de incendiar Roma y de canibalismo contra niños).

Finalmente, el cristianismo empezaría a ganar más y más adeptos en el Imperio romano, lo que provocaría conflictos religiosos. El caso de Alejandría, por ejemplo, donde grupos de cristianos protagonizaron linchamientos contra judíos, así como saqueos de sinagogas y las convirtieron en iglesias. También hubo enfrentamientos entre cristianos y paganos. Uno de los casos más sonados fue el brutal asesinato de la filósofa neoplatónica y devota pagana, Hipatia de Alejandría, que fue descuartizada viva por cristianos furiosos al mando de San Cirilo.

Por último, el cristianismo se convertiría en la religión predominante del Imperio romano y gradualmente iría combatiendo a otras religiones, principalmente a los paganos europeos.

El esterotipo de la bruja como una mujer de edad mayor, que vuela en una escoba acompañada por un gato, que participa en aquelarres nocturnos adorando al diablo, que forma parte de un grupo clandestino que realiza sacrificios humanos y ritos sacrílegos y que conoce todo tipo de pociones mágicas y maleficios se remonta a la antigüedad. Los cristianos fueron acusados de cometer este tipo de actos en la época del Imperio Romano: durante el siglo II fueron acusados de celebrar reuniones clandestinas en las cuales degollaban niños y mantenían relaciones sexuales no convencionales y adoraban animales. En otras épocas fueron los judíos los acusados de practicar este tipo de aquelarres. Siempre se trataba de grupos minoritarios vistos con malos ojos por la mayoría y los gobernantes.[1]

Edad Media[editar]

La humanidad vivió uno de los momentos más crueles de intolerancia religiosa durante la Edad Media[cita requerida]. La Inquisición de la Iglesia Católica se encargó de arrestar, torturar y ejecutar –generalmente por la hoguera- a judíos, paganos, herejes y otras minorías religiosas[cita requerida]. El Malleus maleficarum publicado en 1486 era un compendio de todas las fantasías sobre los aquelarres, los sacrificios humanos y los ritos sacrílegos. Las brujas, en su mayoría mujeres, eran allí acusadas de ser responsables de todos los males de la sociedad.[1]

El libro Martillo de brujas fue la fuente principal de inspiración de las persecuciones religiosas durante más de trescientos años.[2] Durante el siglo XV la Inquisición se dedicó a quemar más herejes que brujas, y cuando los Estados feudales se organizaron como monarquías independientes del Papa, el poder punitivo se trasladó de la Inquisición a los jueces laicos de estas monarquías, quienes continuaron la tarea de la Iglesia de quemar brujas hasta el siglo XVIII, teniendo como libro de bolsillo el Malleus Maleficarum.[3] Era la primera vez en la historia que aparecía en forma sistematizada una teoría sobre el origen del crimen, es decir, una etiología del crimen.[4]

Los judíos en general no tenían derecho alguno, eran incapaces de testificar ante una corte cristiana, por lo que podían ser objeto impunemente de asesinatos, robos, violaciones y otros delitos, al no poder testificar contra un cristiano[cita requerida]. En muchos casos los niños judíos eran secuestrados por la Iglesia y convertidos al cristianismo. Se prohibía a los judíos enseñar su religión, tener la Torá y hubo también masivas expulsiones de judíos como en el caso de España (edicto de Granada). Entre las más sangrientas persecuciones de herejes se cuenta la cruzada contra cátaros, albigenses, bogomilos, templarios y otros herejes que fueron ejecutados masivamente, en muchos casos torturados antes de morir[cita requerida].

El surgimiento del Islam marcó otro hito histórico, no sólo por ser la tercera religión monoteísta, sino por ser la primera de estas que fijaba cierto grado de tolerancia religiosa al establecer que la Gente del Libro (judíos, cristianos, mandeos y zoroastrianos) tenían derecho a practicar su religión discretamente y pagando un impuesto. Aun así, los musulmanes no toleraban la idolatría y combatieron a los credos paganos en todos los países que su vasto Imperio llegó a conquistar. El Imperio islámico y los diferentes califatos finalmente hicieron desaparecer a las religiones paganas de Egipto, Mesopotamia y la Arabia preislámica y combatieron duramente al hinduismo y al budismo en India, Afganistán y otros países del Lejano Oriente.

Rápidamente, y como era de suponer, el Islam entraría en conflicto con el cristianismo, especialmente tras conquistar la Tierra Santa y arrinconar al decadente Imperio bizantino (cristiano ortodoxo), lo que motivaría las Cruzadas, una serie de violentas guerras religiosas entre cristianos y musulmanes[cita requerida]. En dichas guerras se dieron muchas atrocidades: cruzados que masacraban miles de judíos en su camino a Tierra Santa, la matanza de miles de hombres, mujeres y niños musulmanes una vez invadidos, la violación de mujeres árabes, etc., y el incendio de la sinagoga de Jerusalén repleta de judíos tras la toma de Jerusalén por los cruzados[cita requerida]. También hubo atrocidades cometidas por los musulmanes contra los cristianos[cita requerida].

En el caso del Lejano Oriente, los conflictos religiosos han sido menos frecuentes, en parte porque las religiones orientales tienen una tendencia menor al exclusivismo, aunque no han estado del todo exentas. Si bien el hinduismo por lo general es muy tolerante y de allí que se ha ramificado en diferentes escuelas de pensamiento que interaccionan pacíficamente, el concepto de Guerra Santa también existe entre los hindúes como se menciona, por ejemplo, en el Bhagavad Guita, al decirle Krishna a Arjuna que es legítimo, en especial entre los guerreros chatrias, el combatir infieles. Sin embargo, los conflictos fueron infrecuentes dentro de India antes de la conquista islámica, durante la cual musulmanes e hindúes comenzaron un enfrentamiento que perdura hasta la fecha.

El budismo, aunque llegó a ser una de las religiones más poderosas de Asia y del mundo, y fue la religión oficial de diferentes imperios como el Imperio Kushan, el Imperio de Asoka, el Imperio chino (durante ciertos periodos) y el Imperio mongol, en términos generales nunca persiguió a otras religiones. En China, Tíbet, Japón y otras naciones coexistía pacíficamente con las religiones locales como el taoísmo, el Bön y el Shinto, respectivamente, hasta llegar a mezclarse[cita requerida]. Y en los países donde sí desplazó del todo a las religiones nativas, como Tailandia o Sri Lanka, en general lo hizo sin violencia[cita requerida]. Sin embargo, el budismo no ha estado del todo exento de violencia, como lo denotaría el hecho de que era la religión oficial de poderosos imperios conquistadores[cita requerida].

Modernidad[editar]

Los enfrentamientos religiosos no cesaron tras el final de la Edad Media, como fueron las guerras de religión entre católicos y protestantes tras la Reforma luterana, así como las luchas contra los católicos jacobitas en Inglaterra y los protestantes hugonotes en Francia. La persecución de paganos y brujos (en algunos casos sin serlo) realizada por los protestantes se conoció como la caza de brujas y provocó la muerte de miles de personas en los países protestantes de Europa y América.

La exportación de esclavos negros por parte de las potencias europeas incluía un cierto nivel de intolerancia religiosa al ser sus religiones tradicionales -como el Vudú y el Islam- prohibidas y ser forzados a convertirse al cristianismo. La conquista de América por España y Portugal también implicó una conversión forzada de los amerindios al catolicismo y la persecución de sus religiones autóctonas.

Los británicos fueron menos insistentes en la conversión religiosa al colonizar Norteamérica, Australia y Nueva Zelanda –de allí que los aborígenes de estas zonas todavía preserven sus credos en mayor medida-, pero de igual forma mostraban un profundo desprecio por las culturas indígenas.

En el caso de los judíos, los diferentes nacionalismos europeos surgidos durante el siglo XIX generaron profundas muestras de antisemitismo, pogromos espontáneos y diferentes medidas discriminatorias contra la población judía, que en parte motivó el nacimiento del sionismo.

La aparición del Ku Klux Klan en Estados Unidos tras la Guerra de Secesión fue la fundación de una organización no solo racista, sino cristiana fundamentalista, que combatía a judíos, católicos, homosexuales y personas consideradas contrarias al cristianismo protestante.

Una de las situaciones que moldeó más a América Latina fue el enfrentamiento entre los conservadores y los liberales, los primeros aliados a la Iglesia Católica, y los segundos fundamentados en los valores liberales seculares y anticlericales. Dicho enfrentamiento llevó incluso a la violencia, como la Guerra Cristera en México y las guerras civiles de Colombia (especialmente la Guerra Civil de 1876 a 1877).

Los imperios coloniales europeos también mostraron intolerancia religiosa, utilizando medidas discriminatorias contra las religiones nativas. Aunque en algunos casos, como el de Argelia y Vietnam del Imperio francés, donde la religión tradicional (el Islam y el budismo, respectivamente) siguieron siendo predominantes o el de la India del Imperio Británico y sus diferentes religiones tradicionales, éstas más bien sirvieron como referentes nacionalistas, en otros casos los imperios coloniales lograron difundir ampliamente el cristianismo frente a las religiones autóctonas como ocurrió en gran parte del África negra.

Siglo XX y siglo XXI[editar]

Algunos de los casos más sonados de intolerancia religiosa son:

Primera mitad del siglo XX[editar]

  • El genocidio armenio, el genocidio griego y el genocidio asirio realizado por las autoridades musulmanas del Imperio otomano contra las minorías cristianas ortodoxas de armenios, griegos y asirios.
  • Los diferentes pogromos antisemitas en el Imperio ruso.
  • Durante el Raj Británico sobre India, los cristianos y los judíos recibían un trato preferencial sobre hindúes, musulmanes, budistas y sijs.
  • El sionismo comienza a ponerse en práctica con la compra de tierras en el Mandato Británico de Palestina por parte de judíos emigrantes, y se reportan muchos enfrentamientos violentos entre judíos y árabes mayoritariamente musulmanes en Palestina.
  • Tras la Revolución rusa, y especialmente bajo el gobierno de Stalin, la Iglesia Ortodoxa Rusa y otras muchas comunidades cristianas fueron perseguidas.
  • Hitler y el Partido Nazi llegan al poder en Alemania con sus prédicas antisemitas y comienzan una persecución con medidas discriminatorias y humillantes contra los judíos, prohibiéndoles el ingreso a ciertas carreras, obligándolos a utilizar una marca distintiva, difundiendo propaganda antisemita, impulsando pogromos, despojándolos de sus propiedades y confinándolos a guetos. Otras minorías religiosas perseguidas por la Alemania Nazi fueron los testigos de Jehová los ateos comunistas y cristianos contrarios al régimen.
  • En 1931 Irlanda consigue la independencia del Reino Unido tras una larga guerra. Mientras que el catolicismo es predominante en casi toda Irlanda, los condados de mayoría protestante del Ulster permanecen dentro del Reino Unido, en lo que se conoce como Irlanda del Norte. Los católicos de Irlanda del Norte aspiran a que esa parte del territorio se anexe a la República de Irlanda, mientras que los protestantes desean permanecer como parte del Reino Unido, lo que provocará una violenta guerra civil entre católicos y protestantes de Irlanda del Norte.
  • Una de las mayores matanzas por intolerancia religiosa se cometió durante la Segunda Guerra Mundial, conocida como el Holocausto y realizada por el Tercer Reich, que incluyó la esclavitud, tortura, violación y masacre de hasta seis millones de judíos, así como otras minorías: testigos de Jehová, masones, homosexuales, comunistas, gitanos, etc.
  • En 1948 se producen violentos enfrentamientos entre hindúes y musulmanes tras la Independencia de la India. Se decide dividir el país en la república islámica de Pakistán para los musulmanes, y el Estado laico de India, que aunque secular era mayoritariamente hindú. Aun así, la emigración de millones de hindúes y musulmanes al otro lado de la frontera genera violentos enfrentamientos. La disputa de Cachemira (de mayoría musulmana pero gobernada por un hindú, por lo que se anexionó a India) provoca una serie de interminables enfrentamientos religiosos entre hindúes y musulmanes indios.
  • Las Naciones Unidas deciden la partición de Palestina creando así un Estado árabe y otro judío conocido como Israel. Los árabes no admiten tal decisión, dando inicio al interminable conflicto entre judíos y musulmanes que no sólo implica las diferentes guerras árabe-israelíes, sino además los pogromos y la discriminación violenta contra judíos en países islámicos como Egipto, Irak, Irán, Afganistán, Península Arábiga, etc., así como las tensiones dentro del propio Israel entre las distintas comunidades religiosas.
  • En 1951 la República Popular de China invade la nación de Tíbet forzando a sus líderes religiosos, como el Dalái Lama, al exilio y reprimiendo duramente al budismo tibetano. La Revolución Cultural de Mao en China también generó fuertes persecuciones contra las diferentes comunidades religiosas chinas: budistas, taoístas, cristianos, musulmanes, etc.

Segunda mitad del siglo XX y siglo XXI[editar]

  • Comienza la Guerra Civil de Sri Lanka cuando los tamiles hindúes del norte desean independizarse, a lo que se opone el gobierno central dominado por budistas cingaleses. El enfrentamiento ha sido entre los radicales tigres tamiles contra los cingaleses budistas y la minoría de musulmanes que eran frecuentemente atacados por tamiles (por lo que el gobierno tuvo que asistir a los musulmanes dándoles armas y entrenamiento paramilitar para que se defendieran). El gobierno de Sri Lanka recibió apoyo de la India, ya que ésta temía que de independizarse los tamiles del norte de Sri Lanka, los tamiles del Estado indio sureño de Tamil Nadu buscarían imitarlos.
  • Tras la guerra de independencia de Bangladés que luchó por independizarse de Pakistán con apoyo de India, los independentistas bengalíes abogaban por la identidad bengalí indiferentemente de la religión (puesto que Bangladés tenía un número mucho mayor de hindúes, budistas y sijs que Pakistán), pero tras la llegada al poder de partidos islamistas, se han reportado terribles ataques de parte de bengalíes musulmanes contra hindúes y budistas que incluyen villas arrasadas, templos destruidos, mujeres y niñas violadas, asesinatos y cosechas quemadas.
  • En Tailandia, los musulmanes del sur han intentado independizarse del gobierno central, liderado por la mayoría budista thai. El budismo es la religión del 95% de los tailandeses y es la religión oficial de la monarquía y del Estado.
  • En Filipinas, los musulmanes llamados moros han intentado independizarse del gobierno central. La mayoría de los filipinos son católicos.
  • En Birmania, la minoría musulmana Cham ha sido violentamente reprimida por los militares birmanos budistas que incluyen violaciones, destrucción de propiedad y asesinatos. Organizaciones de Derechos Humanos acusan al gobierno birmano de discriminar a las minorías religiosas no budistas, especialmente los musulmanes.
  • En Vietnam, bajo el gobierno del católico y anticomunista Ngo Dinh Diem, los budistas fueron perseguidos y se promovió el catolicismo a pesar de ser el budismo la religión mayoritaria.
  • En Chipre, se suscitó un conflicto entre los chipriotas de origen griego y religión cristiana ortodoxa y los de origen turco y musulmanes.
  • En Egipto, la minoría de cristianos coptos asegura sufrir discriminación por parte del gobierno y las autoridades musulmanas.
  • Tras la desintegración de Yugoslavia se provocó un terrible genocidio. Los serbios (cristianos ortodoxos) comenzaron una limpieza étnica contra los croatas (católicos) y los bosnios (musulmanes), con terribles represalias de parte de croatas y bosnios contra serbios. Esto incluyó el genocidio bosnio y uno de los peores casos de violación masiva de la historia como lo fue la violación sistemática de miles de mujeres bosnias musulmanas.
  • En los años ´80, los sijs de India buscan la independencia de su país, Panyab, produciendo un enfrentamiento con el gobierno central de India. Sijs fundamentalistas atacan a la minoría hindú de Panyab para tener una población totalmente sij, mientras que el gobierno indio realiza una violenta represalia que termina con un bombardeo al Templo de Oro, el lugar más sagrado para los sijs. Guardaespaldas sijs se vengan de este atentado asesinando a la primera ministra de India, Indira Gandhi, y pogromos contra la población sij de India debido a este magnicidio se reportan por todo el país.
  • En los años ´80, la tensión entre cristianos y musulmanes en Líbano llega a un extremo. Siendo por años el único país árabe donde cristianos eran mayoría, los libaneses tenían un sistema en el que el presidente era siempre cristiano y el vicepresidente siempre musulmán. Pero la llegada de miles de refugiados palestinos provocó que los musulmanes fueran mayoría, y la violencia entre ambas comunidades estalló en la Guerra Civil del Líbano. Los cristianos, apoyados por Israel, y los musulmanes, apoyados por Siria y la Palestina, se enfrentaron en un conflicto étnico que hasta muy recientemente no se ha comenzado a resolver.
  • En Afganistán bajo el régimen talibán, los hindúes fueron forzados a usar un distintivo que los diferenciara de forma similar a los judíos bajo gobierno nazi.
  • En Pakistán, organizaciones de Derechos Humanos acusan al gobierno y los líderes tribales de discriminación y actos violentos contra hindúes, cristianos, paganos kalash y ahmadías.
  • Similares críticas recibe Arabia Saudí por no permitir la práctica pública de cualquier otra religión que el Islam (en Arabia Saudí hay minorías de cristianos, hindúes y budistas).
  • La República Islámica de Irán, mayoritariamente islámica chií, recibe críticas de organizaciones internacionales por discriminar supuestamente contra musulmanes sunníes, cristianos, judíos, zoroastrianos y especialmente contra la minoría bahai, que es vista como apóstata.
  • En Irak, después de la guerra de Irak realizada por Estados Unidos, grupos de yihadistas han atacado a cristianos, y también se reportan enfrentamientos violentos entre musulmanes chiíes (mayoría) y sunníes.
  • El gobierno de China ha sido acusado de perseguir religiones como el budismo tibetano, el cristianismo, el Islam y el Falun Gong.
  • En Indonesia, al independizarse de los Países Bajos (durante la cual la minoría china mayoritariamente budista y cristiana contaba con un trato preferencial) se reportaron terribles pogromos contra la población china por parte de musulmanes fanáticos en todo el país, incluyendo linchamientos, violación de mujeres y destrucción de propiedades y comercios chinos.
  • Tras la caída de la URSS, los musulmanes de Chechenia buscaron la independencia provocando así una violenta guerra entre los rusos y los musulmanes chechenos.
  • La Guerra Civil de Sudán se realizó principalmente entre los árabes musulmanes del norte contra los cristianos y animistas negros del sur y fue un conflicto tremendamente violento.
  • La Guerra en Somalia es producto de tensiones religiosas entre el gobierno y las guerrillas islámicas, alentadas por los soldados cristianos de Etiopía presentes en el país y el gobierno islámico de Eritrea.
  • En Grecia, se ha acusado al gobierno y a la Iglesia Ortodoxa de discriminar a los neopaganos helenistas.

Conflictos entre comunidades religiosas[editar]

Cristianos y otras religiones[editar]

En tiempos modernos, los principales conflictos involucrando a los cristianos son:

Esto sin contar los múltiples conflictos mencionados arriba que involucran a cristianos y musulmanes en Chipre, Líbano, Egipto, Eritrea, Somalia, Etiopía, Sudán, Nigeria, Chechenia, Irak y Afganistán, entre otros.

Musulmanes y otras religiones[editar]

Algunos ejemplos de intolerancia religiosa que han involucrado al Islam han sido:

Luchas entre hindúes y musulmanes en India y Pakistán, principalmente por Cachemira, también en Aiodhia tras la destrucción de la Mezquita de Babri construida sobre las ruinas de un antiguo templo hindú del dios Hánuman, lo que causó enfrentamientos entre hindúes y musulmanes. Los recientes ataques terroristas islámicos en Bombay también denotan el conflicto entre ambas comunidades y la persistente tensión entre India y Pakistán. En la Guerra Civil de Sri Lanka ha habido luchas entre hindúes y musulmanes. Igualmente ha habido persecución de hindúes en países islámicos como Afganistán y Bangladés.

Conflictos entre musulmanes y budistas se han dado en Birmania entre la mayoría budista y la minoría musulmana cham; en Tailandia entre la mayoría budista y los musulmanes del sur; en Bangladés entre los musulmanes bengalíes y las tribus rurales budistas de la frontera con India; en Indonesia por la violencia contra la minoría budista china por parte de musulmanes indonesios; en Afganistán por la destrucción de las estatuas de Buda por el régimen talibán lo que provocó gran indignación en los países budistas.

Conflictos entre musulmanes y cristianos se han dado: en Líbano por la guerra civil entre los cristianos apoyados por Israel y los musulmanes apoyados por Siria y los refugiados palestinos. El conflicto entre los musulmanes bosnios y los cristianos serbios y croatas de la ex Yugoslavia. El conflicto en Somalia entre facciones de musulmanes y cristianos apoyados por el gobierno cristiano de Etiopía y el gobierno islámico de Eritrea, respectivamente. En Sudán por la guerra entre los árabes musulmanes del norte y los negros cristianos y animistas del Sur. En Nigeria el enfrentamiento entre musulmanes del norte y cristianos del sur. En Chipre el conflicto entre cristianos griegos y musulmanes turcos. En Egipto enfrentamientos entre musulmanes y la minoría cristiana de coptos. En alguna medida, el conflicto entre Rusia y Chechenia y las invasiones de Estados Unidos a Afganistán e Irak son vistos como luchas entre cristianos y musulmanes, aunque Rusia y Estados Unidos sean Estados seculares y no estén motivados directamente por razones religiosas.

Conflictos entre judíos y musulmanes: gira alrededor del conflicto árabe-israelí. La minoría de paganos kalash en Pakistán también han sufrido violenta persecución.

Hinduismo y otras religiones[editar]

Aparte los enfrentamientos ya mencionados entre hindúes y musulmanes, se cuentan estos:

  • Conflicto entre hindúes y budistas en Sri Lanka.
  • Conflicto entre hindúes y sijs en India.
  • En la India, la violencia contra cristianos es generalmente perpetrada por grupos de hindúes nacionalistas. Algunos actos de violencia frecuentes incluyen el incendio de iglesias, amenazas y agresiones físicas, la quema de Biblias, la violación de monjas, el asesinato de los sacerdotes, clérigos o pastores y la destrucción de escuelas cristianas, colegios y cementerios cristianos. De acuerdo con algunos,[5] el número de incidentes de violencia anti-cristiana se ha multiplicado desde que Bharatiya Janata Party comenzó su régimen en marzo de 1998.

Budismo y otras religiones[editar]

Descontando los conflictos con los musulmanes en Tailandia y Birmania:

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Mar Rey Bueno (2006). «capítulo II, Malleus Maleficarum». Los libros malditos, pág. 37. Madrid, EDAF. p. 37. ISBN 84-414-1626-5. Consultado el 21 de abril de 2012. 
  2. Bárbara Ehrenreich. «Witches, Midwives, and Nurses: A History of Women Healers, pág. 36». Consultado el 10 de mayo de 2012.
  3. Zaffaroni (2012). La cuestión criminal, pág.44. Buenos Aires, editorial Planeta. ISBN 978-950-49-2824-9. 
  4. Zaffaroni (2012). «La estructura inquisitorial». La cuestión criminal. Buenos Aires, editorial Planeta. ISBN 978-950-49-2824-9. 
  5. Vinay Lal. «Anti-Christian Violence in India». Manas: India and Its Neighbors. UCLA College of Letters and Science.

Enlaces externos[editar]

  • Mercaba.org, 23 países de mayoría islámica persiguen a los cristianos, de forma inhumana, por su religión
  • Zenit.org La Santa Sede pide combatir cristianofobia, islamofobia, y antisemitismo