Intersexualidad

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La escultura Baco en el museo Louvre de París.

La intersexualidad es una anomalía orgánica por la cual un individuo presenta discrepancia entre su sexo y sus genitales, poseyendo por tanto características genéticas y fenotípicas propias de varón y de mujer, en grado variable.[1] [2] Puede poseer, por ejemplo, una abertura vaginal, la cual puede estar parcialmente fusionada, un órgano eréctil (entre pene y clítoris) más o menos desarrollado y ovarios o testículos, los cuales suelen ser internos.

Anteriormente se empleaba el término hermafrodita, pero el mismo ha empezado a reemplazarse, pues para algunos puede resultar engañoso, insensible y confuso[2] por comparar una característica común en algunas especies de animales y plantas con una condición de nacimiento que ocurre en algunos pocos seres humanos.

En 2006, la Lawson Wilkins Pediatric Endocrine Society (LWPES) y la European Society for Paediatric Endocrinology (ESPE) publicaron un estudio sobre desórdenes intersexuales con el objetivo de elegir una terminología que sea más descriptiva, que refleje más la etiología genética de esta condición y que esté ausente de carga peyorativa. Acuerdan llamar a cualquier enfermedad intersexual: "disorders of sex development (DSD)"; en español: "trastornos del desarrollo sexual".

Características[editar]

Se dan en distintos grados y con diferente frecuencia, dependiendo de la causa subyacente:[2] [3]

  • Clitoromegalia.
  • Genitales ambiguos al nacer.
  • Micropene.
  • Fusión parcial de los labios genitales.
  • Hipospadias.
  • Genitales con apariencia inusual al nacer.
  • Ausencia o retraso de la pubertad, o cambios físicos inesperados en la misma.
  • En niños aparentes: testículos aparentemente no descendidos (que podrían ser ovarios).
  • En niñas aparentes: masas labiales o inguinales (ingle), que pueden resultar ser testículos.

Frecuencia[editar]

Es difícil calcular y establecer con exactitud la frecuencia con la que se da, no solo por la falta de suficientes estudios especializados alrededor del mundo, sino principalmente porque no existen límites claros y definidos acerca de la presencia o no de intersexualidad. La combinación de órganos genitales, cromosomas, gónadas, hormonas y aparato reproductor interno de las personas son algo único en cada persona y, por tanto, las posibilidades son casi infinitas. De hecho, cerca de 1 de cada 200 niños nace con genitales que no son fácilmente reconocibles para un adulto[4] . Según la bióloga molecular Anne Fausto-Sterling, profesora de la Universidad de Brown, hasta un 1,7 % de la población presentaría en un cuerpo alguna variación de lo considerado totalmente masculino o femenino.[5] [6]

Intervención quirúrgica[editar]

La necesidad o no y el momento de la intervención quirúrgica es algo que es ampliamente discutido. El autor clásico que justificaba las intervenciones era John Money (1921-2006).

Últimamente han comenzado aparecer movimientos integrados por personas intersex quienes, de la mano de nuevas teorías sobre el género como la Teoría Queer, levantan una voz de denuncia sobre las cirugías a las personas recién nacidas.

Denuncian que las cirugías se realizan sin el consentimiento de la persona, cuestionan la pretensión de normalizar los cuerpos y denuncian que, de todos modos, esa normalización nunca se logra. Denuncian que las operaciones son mutilantes:

...…mutilan la diversidad de nuestros cuerpos; mutilan nuestra sensibilidad genital y nuestra capacidad para el goce sexual, nuestra identidad y, en muchos casos, nuestra capacidad para optar por cirugías deseadas al llegar a ser adultos. Mutilan nuestro derecho a decidir aspectos centrales de nuestras vidas, y nuestro sentido de merecer ser queridos y aceptados aún sin cirugías.

Mauro Cabral, activista intersex argentino.[7]

Sobre el tercer sexo[editar]

La creación de una categoría específica para la persona intersexual plantea varios problemas, como por ejemplo el riesgo de acarrear una marginación social.[cita requerida]

Algunos creen que no debería existir una definición clara y que no es necesario tener una definición legal; otros opinan que ninguna definición podría ser exacta, porque todas las personas son diferentes. Puede ser necesario que las personas intersexuales se identifiquen con algún término referente a su identidad sexual más cercano que el de “varón” o “mujer”.[cita requerida]

Alemania es el primer país europeo en permitir que no se registre el sexo de los recién nacidos en los certificados de nacimiento.[8]

Problemática[editar]

El mayor problema al que se enfrentan los intersexuales suele ser su incapacidad para decidir por sí mismos su identidad sexual, pues ésta suele habérsele sido asignada por sus padres o médicos. La preocupación de los padres sobre qué nombre ponerle al bebé, o cómo criarlo, puede hacer que lo sometan a intervenciones quirúrgicas que resulten dañinas para su salud, a veces dejando efectos secundarios como dolores, infecciones o pérdida de sensibilidad en los genitales. Es posible que al llegar a la edad adulta el sujeto no se muestre conforme con la identidad asignada, y se considere perteneciente al sexo contrario del asignado previamente.

Intersexualidad en la cultura[editar]

La novela "Middlesex", ganadora de un Premio Pulitzer, del autor estadounidense Jeffrey Eugenides examina la historia y dilemas de Calliope Stephanides, el protagonista de la novela, que es intersexual.

La película argentina “XXY”,[9] escrita y dirigida por Lucía Puenzo, aunque no intenta presentar un caso clínico, tiene como protagonista a Alex, una adolescente a la que se le diagnosticó al nacer una hiperplasia suprarrenal. Este diagnóstico la convertiría en una pseudo-hermafrodita femenina.

El manga IS trata los problemas que esas personas afrontan a lo largo de sus vidas, cómo ganar aceptación por lo que son y su incapacidad para reproducirse.

En 1947 se constató el cuarto caso (comprobado) de intersexualidad, el cual tras examen médico hecho por el doctor Ferdinand Levin Strauss se comprobó que el paciente disponía de dos penes y una vagina.[cita requerida]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. LatinSalud (ed.): «Intersexualidad» (en español). Alburg S.A. New Media Producer. Consultado el 4 de julio de 2011.
  2. a b c MedLine Plus de la Biblioteca Nacional de Medicina de los EE.UU. (ed.): «Intersexualidad» (en español). Consultado el 4 de julio de 2011.
  3. L., Allen (2009). Disorders of sexual development (en inglés). Obstet Gynecol Clin North. pp. 25–45. 
  4. Mulabi/Espacio Latinoamericano de Sexualidades y Derechos, Intersex Society of North America (ISNA), United Kingdom Intersex Association (UKIA), Bodies Like Ours http://www.mulabi.org/actividades/intersexualidad.pdf
  5. FAUSTO STERLING, Anne (2006). Cuerpos sexuados. La política de género y la construcción de la sexualidad. Barcelona: Edit. Melusina. ISBN 84-96614-03-4. 
  6. Granados, Gabriela Excepciones de la naturaleza, incomprendidas por la sociedad Página de Intersexualite
  7. CABRAL, Mauro Pensar la intersexualidad, hoy en MAFFÍA, Diana (comp) Sexualidades migrantes. Género y transgénero Ed Feminaria Buenos Aires, 2003 I.S.B.N.: 987-9143-05-1 pags 117-124
  8. Alemina legisla la intersexualidad http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/08/19/actualidad/1376938559_453077.html
  9. Sitio web de la película XXY

Bibliografía adicional[editar]

Enlaces externos[editar]