Interim de Augsburgo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Interim»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Interim de Augsburgo (en latín Interim Augustanum)[1] es el nombre con el que se conoce al decreto imperial ("Declaración de su Romana e Imperial Majestad sobre la observancia de la religión dentro del Sacro Imperio hasta la decisión del Concilio General")[2] promulgado el 15 de mayo de 1548, en la Dieta de Augsburgo de ese año, por el emperador Carlos V, que acababa de vencer en la guerra de Esmalcalda, derrotando en la Batalla de Mühlberg de 1547 al ejército protestante de la Liga de Esmalcalda.

La primera vesión del decreto, de 26 capítulos, fue escrita por Julius von Pflug,[3] pero varios teólogos se implicaron en la redacción final: del lado católico Michael Helding, Eberhard Billick,[4] Domingo de Soto, Pedro de Soto (ambos de la escuela de Salamanca) y Pedro de Malvenda (también español, de la Sorbona[5] ); del lado protestante Johannes Agricola.[6] Aunque se ordenó a los protestantes volver a adoptar las creencias y prácticas tradicionales del catolicismo, incluyendo los siete sacramentos,[7] se permitía a los sacerdotes el matrimonio y a los laicos el denominado cáliz de los laicos, o comunión en las dos especies (pan y vino).[8] Estas concesiones permiten ver al Interim de Augsburgo como el primer paso significativo en el proceso que llevó a la legitimación política y religiosa del protestantismo como alternativa al catolicismo, y que se sustanció definitivamente en la Paz de Passau de 1552 y la Paz de Augsburgo de 1555.

El Interim pasó a ser ley del Imperio el 30 de junio de 1548.[9] [10] En agosto de 1549, el papa advirtió a todos los obispos que eludieran las concesiones hechas a los protestantes.[11]

Como documento, tuvo un precedente, el Interim de Ratisbona (1541), y un intento protestante por reformularlo, el Interim de Leipzig o de Zella (1548).

No debe confundirse con la Confesión de Augsburgo (25 de junio de 1530), texto clave del protestantismo, redactado para presentarse a la Dieta de Augsburgo de 1530, y que a su vez suscitó la Confutatio Confesionis Augustanae o Confutatio Pontificia de la Confesión de Augsburgo ("Refutación Pontificia", 3 de agosto de 1530) y la Apología de la Confesión de Augsburgo (abril-septiembre de 1531).

Antecedentes[editar]

Interim de Ratisbona[editar]

Como conclusión de la Dieta de Ratisbona,[12] que había alcanzado un punto de equilibrio entre católicos y protestantes, se publicó el Interim de Ratisbona el 29 de julio de 1541. Exponía una definición común del tema de la justificación y de otros puntos de doctrina. Todos se comprometían a no alterar otras cuestiones, esperando a que el Concilio las definiera (de ahí la expresión interim, cuyo significado en latín es "entre tanto", "provisionalmente"). Se afirmaba el compromiso de mantener intactos los monasterios y las posesiones eclesiásticas y de suspender los procesos judiciales sobre asuntos religiosos, no alterando las funciones tradicionales de la Reichskammergericht (Corte Imperial de Justicia). Se mantenían en vigor la Paz de Núremberg[13] (1532) y el Receso de Augsburgo[14] (1530). La reforma religiosa quedaría como competencia de los prelados. Para disipar la oposición de los protestantes, Carlos V añadió una declaración secreta que daba seguridades acerca de que los clérigos o instituciones que hubieran adoptado la Confesión de Augsburgo no serían expulsados de sus cargos y sus propiedades serían respetadas, que no se impediría la conversión al protestantismo de los miembros de la Corte Imperial de Justicia; mientras que los protestantes aceptaban no compelir a los súbditos de príncipes católicos a convertirse al protestantismo, pero que no se impedirían las conversiones voluntarias. También aclaraba que la vigencia del Receso de Augsburgo sólo se refería a cuestiones ajenas a la religión. Estas matizaciones alteraban de tal forma el contenido del Ínterim de Ratisbona, que lo anulaba en la práctica.[15]

Concilio de Trento y Capitulación de Wittenberg[editar]

El 13 de noviembre de 1545 habían comenzado las sesiones del Concilio de Trento, que los protestantes no aceptaban. En junio de 1546, el papa Paulo III acordó con el emperador encarar de forma militar la extensión de la Reforma protestante.[16] El 4 de julio de 1546, la reunión de la Liga de Esmalcalda en Ichtershausen decidió realizar un ataque preventivo a las tropas imperiales, lo que se efectuó el 9 de julio, desencadenándose la Guerra de Esmalcalda. El 25 de abril de 1547, Carlos V obtuvo la decisiva victoria en la batalla de Mühlberg. En rápida sucesión, los ejércitos imperiales ocuparon cada uno de los territorios protestantes. El 19 de mayo de 1547, la propia ciudad de Wittenberg, corazón de la Reforma y último lugar de residencia de Lutero (muerto un año antes), se rindió sin lucha, y el elector Juan Federico I de Sajonia firmó la denominada Capitulación de Wittenberg.[17] La liga de Esmalcalda quedaba disuelta y los príncipes protestantes adquirieron el compromiso de aceptar las decisiones del Concilio. En esa coyuntura, fue el papa el que obstaculizó los planes del emperador, modificando el lugar de reunión del Concilio, que trasladó a Bolonia (21 de abril al 2 de junio de 1547), una ciudad de los Estados Pontificios y no del Imperio como era Trento, lo que no contribuía a generar confianza ni entre los protestantes ni entre los imperiales.

La Dieta de Augsburgo y el Interim de 1548[editar]

Carta de Carlos V al príncipe-obispo de Würzburg, Melchior Zobel de Giebelstadt, sobre el cumplimiento del Interim.[18] [19]

Carlos V había obtenido la victoria militar, pero se dio cuenta de que la única oportunidad para eliminar el luteranismo como movimiento era conseguir un compromiso político y religioso, para lo que convocó la Dieta Imperial en Augsburgo, cuyas sesiones tuvieron lugar entre 1547 y 1548, en un contexto de claro predominio católico y con la presencia cercana de las tropas imperiales (la denominada Dieta férrea -geharnischter Reichstag).[20]

Las series de decretos emitidos por el Emperador se conocieron como un Interim porque sólo pretendían gobernar la iglesia temporalmente, hasta el Concilio, donde los temas en cuestión deberían ser tratados propiamente. Se incluyó en las demandas del Interim la restauración del número de los sacramentos, alterado por los luteranos (que los reducían a dos: Bautismo y Cena del Señor, frente a los siete clásicos), y la restauración de un cierto número de ceremonias, doctrinas y prácticas tradicionales católico-romanas que los reformistas luteranos habían descartado, como la transubstanciación. Se rechazaba la doctrina de la justificación tal como se interpretaba por Lutero (por la gracia, sólo mediante la fe). También se exigía el reconocimiento del papa como cabeza de la iglesia instituida por Cristo; y que las iglesias particulares volvieran a someterse a la autoridad jerárquica que desde Roma enviaba los obispos. Como concesión a los luteranos, el Interim permitía el matrimonio de los sacerdotes y la comunión bajo dos especies (pan y vino), denominada cáliz de los laicos.

A pesar del hecho de que Philip Melanchthon, amigo de Lutero y portavoz de la Reforma, estaba dispuesto a consensuar esos temas, realizando cesiones mutuas en interés de la paz, el Interim de Augsburgo fue rechazado por un significativo número de pastores y teólogos protestantes. Los clérigos que rehusaron seguir las reglas del Interim fueron expulsados de sus puestos y proscritos; hubo encarcelamientos (cerca de cuatrocientos en Suabia y Renania) e incluso ejecuciones, tanto de clérigos como de sus familiares. Muchos líderes protestantes, como Martin Bucer, huyeron a Inglaterra, donde influyeron notablemente en la Reforma inglesa, o se exiliaron en otros territorios más receptivos al protestantismo.[21] A los luteranos moderados que se adhirieron a las opiniones de Melanchthon se les llamó adiaforistas (indiferentes).

Interim de Leipzig o de Zella[editar]

Carlos V intentó imponer el Interim de Augsburgo en todo el Imperio, pero sólo tuvo éxito en los territorios que controlaba militarmente, como Württemberg y las ciudades imperiales del sur.[22] Se suscitó una gran oposición. Muchos príncipes católicos no aceptaron en Interim, preocupados por el aumento que suponía en la autoridad imperial. El papado se resistió durante un año a reconocerlo, viéndolo como una intromisión en sus competencias.[23]

Los líderes protestantes también rechazaron los términos del Interim. En un posterior esfuerzo por alcanzar un compromiso, Melanchthon trabajó en un segundo Interim. Mauricio de Sajonia, aliado de Carlos durante la Guerra de Esmalcalda, junto con Melanchthon y sus partidarios, protegidos en los estados de Mauricio, redactaron en Alt Zella en noviembre de 1548 el denominado Interim de Zella, Interim de Leipzig o Artículos de Leipzig.[24] A pesar de sus todavía mayores concesiones al protestantismo, no consiguió apoyos.[25] El Interim de Leipzig se diseñó para permitir a los luteranos conservar el núcleo de sus creencias teológicas, específicamente lo que tocaba a la doctrina de la justificación, aunque ignorando otras cuestiones menos importantes, como el ritual, denominándolos aidaphora[26] o "no esenciales". Este documento de compromiso volvió a suscitar oposición. Fue adoptado por la Dieta de Leipzig (una asamblea restringida al electorado de Sajonia) en diciembre de 1548. Los que lo apoyaban pasaron a ser identificados como filipistas, por apoyar los esfuerzos de Melanchthon por conseguir el compromiso. Los que lo rechazaban pasaron a ser identificados como gnesio-luteranos, o luteranos genuinos.

El elector Mauricio, viendo que el Interim de Leipzig era un fracaso político, comenzó a hacer planes para expulsar a Carlos V y su ejército de Sajonia. Era, en apreciación suya "más beneficioso para él ser visto como un campeón del luteranismo que como un traidor" (McCain et al., 480). El 5 de abril de 1552, Mauricio atacó a las fuerzas de Carlos en Augsburgo, y fue obligado a retirarse. Esta victoria posteriormente provocó la firma de la Paz de Passau (2 de agosto de 1552) y de la Paz de Augsburgo (1555). De esos dos textos se terminó imponiendo el principio Cuius regio, eius religio ("De quien rige, la religión"), que daba a los príncipes la potestad de imponer su religión en sus territorios, con algunas excepciones, y siempre que fuera una de las dos reconocidas: "la vieja religión" y "la Confessio Augustana", con exclusión de cualquier otra, como el calvinismo.

Notas[editar]

  1. A text-book of church history, pg. 193.
  2. History of the popes, pg. 413
  3. *Catholic Encyclopedia. New York: Robert Appleton Company, 1913.
    • Jackson, Samuel Macauley, ed (1914), New Schaff-Herzog Encyclopedia of Religious Knowledge, London and New York: Funk and Wagnalls Co.
    Fuentes citadas en en:Julius von Pflug.
  4. Catholic encyclopedia, fuente citada en en:Eberhard Billick
  5. licenciado el 14 de enero y doctor el 10 de abril de 1538. Como teólogo del Emperador, disputó contra el hereje Bucero en la conferencia de Ratisbona (1546), y asistió a la Dieta de Augsburgo (1555). No sabemos que viera la luz pública su Tractatus de iustificatione ni su Responsio ad Bucerum sobre el mismo asunto (Ricardo García Villoslada, La Universidad de París durante los estudios de Francisco de Vitoria (1507-1522, Gregorian&Biblical BookShop, 1938, ISBN 88-7652-013-9, pg. 385.
  6. Ludwig Pastor, History of the Popes, volume 12 pg 413
  7. Acton, et al., p. 264.
  8. Kagan, p. 367
  9. Johann Kurtz, History of the Christian Church, volume 3 pg 320
  10. Pastor, vol 12 pp 409-453
  11. Ludwig Pastor, History of the Popes, volume 12 pg 440-41
  12. Hans-Martin Barth u.a.: Das Regensburger Religionsgespräch im Jahr 1541. Rückblick und ökumenische Perspektiven, Pustet, Regensburg 1992, ISBN 3-7917-1318-3; fuente citada en en:Diet of Regensburg (1541)
  13. Paz religiosa de Nuremberg en Historia de la Iglesia Universal de la Iglesia Evangélica Pueblo Nuevo.
  14. Recesses of the Imperial Diet of Augsburg en Global Anabaptist Mennonite Encyclopedia Online.
  15. Catholic Encyclopedia; fuente citada en en:Regensburg Interim.
  16. In the name of God and with the help and assistance of his Papal Holiness, his Imperial Majesty should prepare himself for war, and equip himself with soldiers and everything pertaining to warfare against those who objected to the Council [of Trent], against the Smalcald League, and against all who were addicted to the false belief and error in Germany, and that he do so with all his power and might, in order to bring them back to the old faith and to the obedience of the Holy See., citado en Bente, p. 219
    • Wieland Held: 1547 – Die Schlacht bei Mühlberg/Elbe. Entscheidung auf dem Wege zum albertinischen Kurfürstentum Sachsen. Sax-Verlag, Beucha 1997, ISBN 3-930076-43-8.
    • Klaus Schulte-van Pol: „Ein gemain Krieg wider alle Protestantes“. Die Schlacht bei Mühlberg. In: Die Zeit. 25. April 1997 (Onlineversion).
    Fuentes citadas en de:Wittenberger Kapitulation (y artículos conexos de:Naumburger Vertrag y de:Grumbachsche Händel). Véase en inglés: en:Capitulation of Wittenberg.
  17. Fortlaufende Sammlung von alten und neuen theologischen Sachen. Leipzig 1732, S. 695-697, "Kaysers Caroli V. Nachfrage, ob das Interim eingeführet worden, an den Bischof von Würtzburg
  18. Briefe und Akten zur Geschichte des sechzehnten Jahrhunderts. München 1882, Bd.3 S. 112 f. Nr.159, XV"
  19. Alfredo Alvar Ezquerra, Imágenes históricas de Felipe II, pg. 60.
  20. McCain et al., 476
  21. M Rady, The Emperor Charles V, (1988), p84
  22. S Macdonald, Charles V, (2000), p104
  23. Catholic Encyclopedia, web cit.; fuente citada en en:Leipzig Interim
  24. M Rady, p84
    • Waddell, James Alan. The Struggle to Reclaim the Liturgy in the Lutheran Church: Adiaphora in Historical, Theological and Practical Perspective. Lewiston, NY: Mellen, 2005.
    • Waddell, James Alan. A Simplified Guide to Worshiping As Lutherans. Eugene, OR: Wipf & Stock, 2009.
    Fuentes citadas en en:Adiaphora.

Bibliografía[editar]

  • Acton, John Emerich Edward Dalberg; Ernest Alfred Benians, Sir Adolphus William Ward, George Walter Prothero (1904). The Cambridge Modern History. New York: Macmillan & Co., ltd. 
  • Bente, Friedrich (2005). Historical Introductions to the Lutheran Confessions. Concordia Publishing House. 
  • Kagan, Donald; Steven Ozment, Frank M. Turner (2002). The Western Heritage: Since 1300 (Eighth Edition edición). New York: Prentice Hall publishing. ISBN 0131828835. 
  • McCain, Paul Timothy; Robert Cleveland Baker, Gene Edward Veith, Edward Andrew Engelbrecht (2005). Concordia: The Lutheran Confessions. A Reader's Edition of the Book of Concord. Concordia Publishing House. 

Enlaces externos[editar]