Inspección Técnica de Vehículos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Inspección Técnica de Vehículos, en adelante ITV, es un tipo de mantenimiento legal preventivo en que un vehículo es inspeccionado periódicamente por un ente certificador, el cual verifica el cumplimiento de las normas de seguridad y emisiones contaminantes que le sean aplicables.

En algunas legislaciones, es necesario que un vehículo apruebe la ITV para poder ser matriculado o para renovar su licencia o patente, dicha aprobación se acredita mediante un certificado emitido por la entidad a cargo de la inspección, en algunos casos adicionalmente se adhiere un distintivo en el parabrisas, en la placa patente o en otro lugar del vehículo donde resulte visible, a fin de facilitar su fiscalización. En algunos países la inspección se realiza en talleres ambulantes en diferentes puntos de las ciudades.

Bolivia[editar]

La inspección vehicular en Bolivia tiene como base legal la ley 3988 y establece la revisión periódica de los vehículas para evitar accidentes y mantener los automotores en buenas condiciones de circulación. Esta revisión se realiza en talleres ambulantes dispuestos por la policía en diferentes lugares en las ciudades y por un tiempo limitado. Los conductores deben presentar los documentos de propiedad del automóvil y pagar una suma de dinero para luego apesonarse en uno de los puntos de inspección para que el mecánico asignado realice el control respectivo.[1]

España[editar]

Señal de indicación de una estación ITV.

Está establecido por ley la periodicidad mínima con la que los vehículos deben pasar la ITV, así como situaciones extraordinarias que obligan a acudir a la revisión.

La ley establece, dependiendo de la categoría del vehículo (turismo, camión, furgoneta, motocicleta, vehículos de alquiler, de autoescuelas, etc.), una periodicidad mínima obligatoria para pasar la ITV. Así, la legislación española establece que para los turismos de uso privado (la mayoría de vehículos matriculados) la primera revisión[2] se ha de realizar al transcurrir 4 años desde la fecha de matriculación, y deberá repetirse cada 2 años hasta que cumpla los 10 años; a partir de ese momento se deberá pasar anualmente. Para las furgonetas se dobla esta periodicidad, es decir, la primera es a los dos años, y se repetirá cada 2 hasta los 6 años, luego anual hasta los 10 años y a partir de los 10 años, cada 6 meses. Los vehículos que hayan sufrido un daño importante a consecuencia de un accidente que pueda haber afectado a algún elemento de seguridad (dirección, transmisión, frenado, suspensión, bastidor o alguna estructura de anclaje) pueden ser obligados a realizar una revisión según el dictamen del atestado, retirándoles en este caso el permiso de circulación a sus conductores y enviándolo a Tráfico hasta que la avería este solventada.

Las inspección de vehículos está regulada por el Real Decreto 2042/1994[3] y las estaciones de ITV por el Real Decreto 224/2008[4] .

En España, las estaciones de ITV son concesiones administrativas y el precio de revisión puede variar en función de la comunidad autónoma en la que se realice.

Elementos que se revisan en la ITV[editar]

  • En primer lugar se comprueba que los datos identificativos del vehículo, matrícula, número de bastidor, marca y modelo coinciden con los datos contenidos en la documentación del vehículo entregada por el usuario, que es el Permiso de Circulación y la Tarjeta de Inspección Técnica de Vehículos (Tarjeta ITV).
  • El acondicionamiento exterior: espejos retrovisores, visibilidad, lunas, placa matrícula, etc.
  • El estado general de la carrocería así como el bastidor, piso y bajos del vehículo.
  • El acondicionamiento interior del vehículo: funcionamiento puertas, ventanillas, mecanismos de cierre, cinturones de seguridad, etc.
  • La señalización y el alumbrado: luces de cruce, luces de carretera, intermitentes, luz de freno, marcha atrás, etc.
  • Eficacia del circuito de frenado.
  • Funcionalidad de la dirección para detectar si existen holguras.
  • Suspensión y ejes: rótulas, amortiguadores y articulaciones.
  • Funcionalidad del motor: nivel de ruido, emisión de monóxido de carbono dentro de los límites permitidos, etc.

Tipología de defectos y resultados de inspección[editar]

Se establecen 4 resultados posibles en el informe de inspección:

  1. Inspección favorable sin defectos
  2. Inspección favorable con defectos leves
  3. Inspección desfavorable
  4. Inspección negativa.

Se establecen 3 tipos de defectos:

  1. Defectos Leves (DL)
  2. Defectos Graves (DG)
  3. Defectos Muy Graves (DMG).

Con los primeros (DL), y en función de la legislación española la inspección es considerada favorable con defectos leves, el usuario debe corregirlos, pero no debe volver para la comprobación de la subsunción de dichos defectos. Si el vehículo tiene defectos graves (DG), la inspección será considerada desfavorable el propietario está autorizado a dirigirse a repararlo y volver a la estación de ITV donde pasó la primera inspección para comprobar la subsanación de dichos defectos.

En el caso de diagnosticarse defectos muy graves (DMG), la inspección será considerada negativa, el vehículo no está autorizado a abandonar la estación de ITV por medios propios, sino que tendrá que hacerlo por medios ajenos (grúa o similar) hasta el lugar de reparación, y volver para la comprobación de defectos.

El resultado de inspección favorable sin defectos o favorable con defectos leves, permite circular al vehículo con normalidad hasta que vuelva a caducar la inspección.

Reflejo del resultado[editar]

El resultado de la inspección técnica, así como la fecha en que haya tenido lugar, quedarán reflejados en el apartado correspondiente de la tarjeta ITV, copia en papel de la tarjeta ITV emitida en soporte electrónico, o certificado de características

Consecuencias de un rechazo de la ITV[editar]

Si en la inspección del vehículo resulta afectada algunos de los elementos que se analizan se concede un plazo de tiempo para subsanarlo mediante el cual la ITV queda en suspensión, una vez subsanado el problema se pasa de nuevo la revisión y si es superada se aprueba la revisión. Un vehículo que no haya realizado la ITV en el plazo determinado puede ser sancionado y si se detectan fallos graves en su funcionamiento puede ser inmovilizado.

Otros países[editar]

La inspección vehicular se realiza en diferentes países y comúnmente es indispensable para poder circular en las carreteras.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]

Anexo[editar]