Insolación (enfermedad)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Se llama insolación, golpe de calor, icto solar, ictus solis o infarto de calor a la enfermedad producida en la cabeza por el excesivo ardor del sol.

La insolación se caracteriza por náuseas, vómitos, cefalea, calor de la piel, sopor y alteración de las fibras musculares expuestas a sus efectos. En casos extremos pueden observarse convulsiones y otras afecciones graves. El tratamiento contra la insolación consiste en el transporte del enfermo a un lugar fresco, afusiones frías, fricciones estimulantes, bebidas frescas y ligeramente excitantes, revulsivos.

Hay que distinguir la insolación del eritema solar y del golpe de calor que son mucho menos graves. La insolación puede tener efecto aún en la sombra bajo un terrado o en las aceras resguardadas del sol por el reflejo de los rayos solares. El golpe de calor, no tiene por qué darse exclusivamente en una situación de exposición a los rayos solares, se produce también por la combinación de altas temperaturas, con alta humedad y poca aireación; el organismo no es capaz de mantener la temperatura y sube por encima de límites importantes como los 40 – 41º C. En situaciones suele darse en coches o autobuses cerrados al sol o naves industriales con poca aireación.

Cuando el cerebro humano se somete a temperaturas muy elevadas puede llegar a convulsionar y producirse daño cerebral. Es importante que las personas mayores estén atentas a esta situación ya que tanto la sensación de sed por deshidratación como la sensibilidad al frío y calor se ven afectadas por el envejecimiento normal.

La recomendación principal es la adecuada hidratación antes de sentir sed y evitar lugares con altas temperaturas y poco aireados.

Referencias[editar]

Este artículo contiene material del diccionario enciclopédico popular ilustrado Salvat de los años 1906 a 1914 que se encuentra en el dominio público.