Insha'Allah

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

In šāʾ Allāh (إن شاء الله, lit. Si Alá/Dios quiere) es un término árabe para indicar la esperanza en que un acontecimiento, ya mencionado, ocurra en el futuro, si tal es la voluntad de Dios. Ha pasado a varios idiomas, como el indonesio, el malayo, el persa, el Bosnio, turco, el Urdu, Hausa, Bengali, inglés, alemán, español, portugués y oradores franceses.

De acuerdo con algunas de las religiones de Medio Oriente [¿cuál?], Allāh o Allah-Taala dios—supremo, creador y glorificador—antes de que viniera Mahoma, hubo un creador del Cielo y de la tierra al que llamaban Allah-Taalai—el muy alto—,en sentido opuesto a la denominación de los otros dioses a los cuales llamaban Al-ilahat, divinidades inferiores. La palabra árabe Allah (adaptada al español como Alá) significa Dios; es decir, los árabes cristianos también dicen Alá para referise a Dios. "In šāʾ Allāh" significa "si Dios quiere". El significado del término no denota la profesión de una religión determinada.

Esta palabra a menudo es usada para indicar un deseo de hacer algo que se desea. Esto también proporciona la bendición de Dios sobre algo o alguien. Por ejemplo, si alguien quiere hacer algo en particular si esta persona sabe que es muy difícil de alcanzar, esta invoca la bendición de Dios antes de que esto ocurra o antes de que esta persona intente hacerlo.

El uso de Insha'Allah proviene de la escritura Islámica, Surat Al Kahf (18):24: "Y nunca diga de nada, haré tal y tal cosa mañana. Cuando olvide alguna cosa, recuerde a su Dios".

Referencia histórica[editar]

El erudito musulmán Ibn Abbas declaró que es de hecho obligatorio para un Musulmán decir Insha'Allah en un mandando de él o ella. Si el descuido conduce a la omisión de la frase, puede ser dicho en un tiempo posterior sobre la realización de la omisión.

Similitud al español (ojalá) y portugués (oxalá)[editar]

La frase del español, ojalá (que), y la frase portuguesa, oxalá (que), ambas significan "Dios quiera" y nacen del árabe. Esta frase es un ejemplo de muchas palabras tomadas prestadas de este idioma debido al dominio musulmán de algunas áreas de la Península Ibérica del siglo VII al siglo XV.

Véase también[editar]