Inquisición portuguesa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Grabado titulado "Die Inquisition in Portugall", de Jean David Zunner, 1685.

La Inquisición Portuguesa fue un sistema formal de tribunales, denunciantes y calabozos, que actuó en Portugal y las colonias de ultramar del Imperio Portugués, entre 1536 y 1821, con el fin de perseguir a los no católicos, castigar la disidencia religiosa interna católica y, en general, erradicar las prácticas y opiniones condenadas por la Iglesia Católica, mediante la coacción y censura. Institucionalmente fue análoga a la Inquisición Española, y al igual que ésta tuvo un estatuto especial, que le permitía actuar con casi completa independencia respecto de la Curia Romana y las autoridades civiles locales,[1] contando con las máximas armas y atribuciones otorgadas por la monarquía portuguesa.[2] En los autos de fe realizados entre 1536 y 1794, la Inquisición Portuguesa ejecutó alrededor de[nota 1] 1.183 personas, ejecutó in effigie (destrucción de una representación o retrato, por muerte previa o evasión del condenado, y posterior confiscación de sus bienes) a 663 personas y aplicó diversos castigos a otras 29.611 personas.[3]

Historia[editar]

Don Enrique, cardenal, gran inquisidor (1539-1578) y futuro rey de Portugal (1578-1580).
Auto de fe realizado en la Praça do Comércio de Lisboa durante el siglo XVII.

En Portugal, donde se habían refugiado numerosos judíos españoles luego de la expulsión de 1492, el rey Manuel I, presionado por sus suegros, los Reyes Católicos, decretó en 1497 la expulsión de los judíos que no se convirtieran al cristianismo. Esta amenaza produjo numerosas conversiones forzadas.

Para cumplir su compromiso de boda con María de Aragón y Castilla, Manuel I había solicitado además a Roma la instalación de una Inquisición Portuguesa. Pero fue solamente tras su muerte que el papa Paulo III aprobó la idea, por lo que fue la Inquisición establecida formalmente en 1536 durante el reinado de Juan III de Portugal, quien -además de la labor central de persecución de "herejes" y, sobre todo, "judaizantes"- le asignó atribuciones para la censura de libros y publicaciones, junto con jurisdicción en asuntos como adivinación, brujería y bigamia. El primer inquisidor general fue Fr. Diogo da Silva (1536-1539).

En sus primeros tres años la Inquisición Portuguesa estuvo bajo la autoridad del papa, pero en 1539 Juan III nombró Gran Inquisidor a su propio hermano, el futuro Enrique I de Portugal, con lo que la institución solo respondía al rey. El primer auto de fe tuvo lugar en Lisboa el 20 de septiembre de 1540. Finalmente, en 1547, el papado terminó aceptando que la Inquisición dependiese de la corona portuguesa.

En Portugal hubo tribunales en Lisboa, Coimbra y Évora, y por un corto período (1541 - c. 1547) también en Porto, Tomar y Lamego. En el ámbito de las colonias, en 1560 se estableció uno de los tribunales del organismo en la colonia de Goa, en la India portuguesa, mientras que los establecimientos portugueses en América y África occidental dependieron del tribunal de Lisboa.

Además los tribunales organizaban en sus jurisdicciones "visitas inquisitoriales", o giras en las que representantes de la institución recorrían el territorio, en una especie de procesión celebrada con toda pompa y boato, con el objetivo de alentar las delaciones que permitían levantar procesos y confiscaciones en lugares apartados. Estas visitas eran realizadas regularmente en las áreas rurales de Portugal y esporádicamente en las islas portuguesas del Atlántico y las colonias de Brasil y África occidental, dependientes del tribunal de Lisboa.

La Inquisición Portuguesa, al igual que la española, fue primero clausurada por un decreto de Napoleón en 1808. Pero solo fue abolida definitivamente por las Cortes Generales de Portugal, en 1821.

Brasil y África Occidental[editar]

La sede central de la Inquisición Portuguesa en Lisboa, o Palacio dos Estaús, que además de albergar los juicios de la capital era el tribunal responsable de las colonias portuguesas del Atlántico (Brasil, África Occidental e posesiones insulares).

Respecto de Brasil, desde inicios de la conquista del territorio los jesuitas solicitaron reiteradamente a la corona portuguesa la instalación de un tribunal de la Inquisición, para luchar contra las creencias de los nativos y la eventual prédica luterana de navegantes de otros países europeos. Finalmente se intentó establecer una sede en Bahía a fines del siglo XVI, durante el episcopado de Antonio Barreiros,[4] pero el tribunal de Lisboa se reservó la jurisdicción, negándose a la existencia de una nueva sede.

De manera que en Brasil (a partir de la visita realizada entre 1591-1595), así como Santo Tomé y el Congo (desde la visita de 1596-1598) fueron recorridos en diversas oportunidades por misiones de "visitadores" inquisitoriales, enviados o designados desde la metrópolis, cuyas funciones a veces también fueron ejercidas en los hechos por los obispos locales, dando pie a disputas sobre competencia y atribuciones.[5] Estas "visitas", como la segunda realizada a Brasil (1618 a 1620), precipitaron la migración circunstancial de cristianos nuevos y judíos portugueses hacia los territorios americanos dependientes de España,[6] donde a su vez la Inquisición Española terminó procesando un elevado porcentaje de portugueses.

En la primera mitad del siglo XVII la corona usó la Inquisición Portuguesa como una herramienta política para luchar contra el contrabando europeo en Guinea e intentó, nuevamente, instalar una sede en Río de Janeiro (1639) para controlar las incursiones de los bandeirantes paulistas sobre las misiones jesuitas del Río de la Plata, aunque esta última iniciativa finalmente no prosperó[7]

La actividad inquisitorial en Brasil fue lo suficientemente activa como para que en un momento se temiera que podría interferir en la prosperidad del territorio, por lo que el rey refrenó el " entusiasmo azucarero"[8] de los inquisidores.

El tribunal de la Inquisición en Goa[editar]

El misionero jesuita Francisco Javier, aquí representado en una iglesia española bautizando a un habitante de la India, fue quien primero pidió la instalación de la Inquisición Portuguesa en Goa.
El Krista Puranna, poema épico (purana) sobre la vida de Jesús, escrito por el jesuita Thomas Stephens en una mezcla de idiomas locales e impreso en Goa en 1654, manifiesta expresamente en su portada la autorización de la Inquisición local, que ejercía la censura previa sobre cualquier impreso.

El misionero jesuita Francisco Javier (santo católico), preocupado de que algunos indios pobres se estuvieran convirtiendo al cristianismo para sobrevivir accediendo a los alimentos repartidos por la caridad cristiana,[9] porque los nuevos cristianos conservaban costumbres y trajes tradicionales[10] y por la competencia proselitista de otras religiones,[11] solicitó en una carta de 1545 a Juan III de Portugal que fundara una sede de la Inquisición en Goa.

El tribunal finalmente fue establecido en 1560. Los primeros inquisidores, Aleixo Dias Falcão y Francisco Marques, se instalaron en el palacio una vez ocupado por el Sultán de Goa, lo que obligó al virrey portugués a trasladarse a una residencia más pequeña.[12]

El tribunal de la Inquisición Portuguesa en Goa, que tenía jurisdicción en todos los territorios portugueses ubicados al este del Cabo de Buena Esperanza,[13] dirigió su atención contra la población local conversa desde el hinduismo o el islam, de quienes la autoridad sospechaba que habían regresado a sus costumbres originales. Además, la Inquisición procesó no conversos acusados de romper las prohibiciones en contra de la observancia de los ritos hindúes y musulmanes, o de interferir con los intentos portugueses de convertir a los no cristianos al cristianismo.[14]

También se persiguió al cristianismo siríaco presente en la región de Kerala desde antes de la llegada de los portugueses. Esta vertiente cristiana fue acusada de mantener la "herejía nestoriana". Así mismo se usó la Inquisición Portuguesa en contra de las comunidades judías locales de la India.

Aunque su objetivo declarado era preservar la fe católica, la Inquisición también fue usada contra los católicos indios y contra los colonos portugueses procedentes de Europa (en su mayoría cristianos nuevos y judíos, aunque también cristianos viejos) como un instrumento de control social, así como un método de confiscar los bienes de las víctimas y enriquecer a los inquisidores.[15] Las persecuciones dirigidas por la Inquisición fueron una de las principales causas de la migración de los actuales indios católicos de Mangalore, que abandonaron Goa y se establecieron en Canara del Sur (Distrito de Dakshina Kannada, Estado de Karnataka) a raíz de la prohibición de sus trajes y costumbres.[16] [17]

Goa es tristemente famoso por su inquisición, tan contraria a la humanidad como al comercio. Los monjes portugueses nos hicieron creer que el pueblo adoraba al diablo, y son ellos los que le han servido.

Voltaire[18]

La mayoría de los registros de la Inquisición de Goa fueron destruidos después de su abolición en 1812, por lo que es imposible saber el número exacto de víctimas de este tribunal específico.[19]

Notas[editar]

  1. Las estadísticas de Fortunato de Almeyda, citadas en este punto, aunque extensas, no son del todo completas, particularmente en el caso de Goa, pues la documentación original de este tribunal se perdió casi por completo. Sobre la perdida de los datos de Goa véase: A. J. Saraiva, H. P. Salomon, I. S. D. Sassoon. The Marrano Factory: The Portuguese Inquisition and Its New Christians 1536–1765. BRILL, 2001, p. 345.(en inglés)

Referencias[editar]

  1. Francisco Bethencourt. La Inquisición en la época moderna: España, Portugal, e Italia, siglos XV-XIX. Ediciones AKAL, 1997, p. 9.
  2. Doris Moreno Martínez. La invención de la Inquisición. Marcial Pons Historia, 2004, p. 53.
  3. Fortunato de Almeida. História da Igreja em Portugal, vol. IV, Oporto 1923, Appendix IX, esp. p. 442. (en portugués)
  4. Charles E. O'Neill. Diccionario histórico de la Compañía de Jesús: biográfico-temático. Univ Pontifica de Comillas, 2001, p. 2037.
  5. Bruno Guilherme Feitler. Usos políticos del Santo Oficio portugués en el Atlántico (Brasil y África Occidental): el período filipino. Hispania Sacra LIX, 119, 2007, p.269-291.
  6. Avni, Haim. Judíos en América. Cinco siglos de historia. Ed. Mapfre, Madrid, 1992, pp. 34-35. Citado en: David Telias, A propósito del descubrimiento de América: Los primeros judíos en América. Letras Internacionales, Año 3 - Número 82, Jueves 22 de octubre de 2009, Universidad Ort, Montevideo. Uruguay. ISSN: 1688 - 4302.
  7. Bruno Guilherme Feitler. Usos políticos del Santo Oficio portugués en el Atlántico (Brasil y África Occidental): el período filipino. Hispania Sacra LIX, 119, 2007, p.269-291.
  8. Joaquim Romero Magalhaes. La Inquisición Portuguesa: Intento de periodización. Universidad de Coimbra. Revista de la Inquisición 2, 71-93, Editorial Complutense, Madrid, 1992.
  9. Daus, Ronald (1983). Die Erfindung des Kolonialismus. Wuppertal / Alemania: Peter Hammer Verlag. pp 61-66. ISBN 3-87294-202-6 . (Alemán)
  10. Baring-Gould S (Sabine) (2009). The Lives of the Saints, Volume XIV. BiblioBazaar, LLC. p. 629. ISBN 9781110734207.
  11. Charles E. O'Neill. Diccionario histórico de la Compañía de Jesús: biográfico-temático. Univ Pontifica de Comillas, 2001, p. 2037.
  12. Hunter, William W, The Imperial Gazetteer of India, Trubner & Co, 1886 (en inglés).
  13. Fernando Garrido. Historia de las persecuciones políticas y religiosas ocurridas en Europa desde la Edad Media hasta nuestros dias (XIX, 944 p., [13] h. de lam.) Imprenta y librería de Salvador Manero, 1863, p. 730 (Google eBook)
  14. A. J. Saraiva, H. P. Salomon, I. S. D. Sassoon. The Marrano Factory: The Portuguese Inquisition and Its New Christians 1536–1765. BRILL, 2001, p. 345-7.(en inglés)
  15. Benton, Lauren. Law and Colonial Cultures: Legal Regimes in World History, 1400–1900 (Cambridge, 2002), p.122 (en inglés).
  16. Silva, Severine; Fuchs, Stephan (1965). "The Marriage Customs of the Christians in South Canara, India". Asian ethnology. 2 (Tokyo: Nanzan Institute for Religion and Culture, Nanzan University (Japan)) 24: 1–52. OCLC 483891644 (en inglés).
  17. Prabhu, Alan Machado (1999). Sarasvati's Children: A History of the Mangalorean Christians. Bangalore: I.J.A. Publications. ISBN 9788186778258. (en inglés)
  18. Oeuvres completes de Voltaire – Volume 4, Page 786
  19. A. J. Saraiva, H. P. Salomon, I. S. D. Sassoon. The Marrano Factory: The Portuguese Inquisition and Its New Christians 1536–1765. BRILL, 2001, p. 345-7.(en inglés)