Inmigración japonesa en México

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Bandera de Japón Japoneses en México Bandera de México
日系メキシコ人
日系墨西哥人
Comunidad japonesa de Monterrey.jpg
Jóvenes de origen japonés en Monterrey, Nuevo León.
Otros nombres nikkei
Población censal 3.006 (INEGI, 2010)
Descendencia estimada 50 mil habitantes
Idiomas español, japonés
Religiones Budismo, Catolicismo, Shintoismo
Migraciones relacionadas Japoneses en Argentina, Japoneses en Brasil, Japoneses en Colombia, Japoneses en Perú
Asociaciones civiles destacadas
1.º Liceo Mexicano Japonés


La inmigración japonesa a México es el resultado de las corrientes de emigrantes japoneses a norteamérica, que se datan desde 1897, y que se pueden agrupar en tres flujos principales, identificables entre 1897-1945, y entre ésta de 1905 a 1910, otra entre 1952-1970 y otra desde 1994 al presente, promovidas principalmente por las actividades industriales de empresas japonesas en México.[1]

Historia[editar]

Inicios[editar]

Los primeros inmigrantes japoneses llegaron a Chiapas, México, en 1897. México fue el primer país latinoamericano al que llegaron y en tres meses se enfrentaron a múltiples adversidades que hicieron fracasar su principal objetivo que fue el cultivo del café. Sin embargo, con orgullo y superando todos los infortunios se quedaron en México, trabajaron duro y salieron adelante.[2]

Los japoneses llegaron principalmente tras de la segunda guerra mundial al suelo mexicano. Muchos de los integrantes de dicha comunidad se dedican a la empresa privada, manteniendo importantes negocios en territorio mexicano. Así mismo, algunos mexicanos de origen japonés han destacado dentro de la marina, de universidades y actividades deportivas, comerciales y culturales. Una de las colonias japonesas de México, es la Colonia Enomoto ubicada en el estado de Chiapas. Los principales asentamientos japoneses están en México, D. F., Puebla, Culiacán Rosales, Morelia, Ciudad del Carmen, San Luis Potosí, Cuernavaca, Aguascalientes, Guadalajara (Jalisco), Tijuana y Ensenada, (Baja California), Acacoyagua en Chiapas la cual fue la primera Colonia japonesa fundada en México en el año de 1897 y La Paz en Baja California Sur.[3]

En el 10 de mayo de 1887, llegó el primer grupo de inmigrantes japoneses formado por 35 personas que fundaron la Colonia Enomoto establecida en Acacoyagua, en la región del Soconusco, Chiapas; fue la primera migración de japoneses hacia América Latina. Este primer intento migratorio, no tuvo el éxito esperado, pero fijó la base para las nueva oleada de inmigrantes japoneses hacia los países de Sudamérica. El grupo viajó a bordo del navío inglés Garlick, desembarcando en el puerto de San Bento en Tapachula, Chiapas.

Enomoto Takeaki, fundador de la primera colonia japonesa en América Latina.

Enomoto Takeaki intentó extenderse al sur de México, para iniciar el primer proyecto migratorio de japoneses en el Continente Americano, la vida fue difícil para aquellos primeros colonos, intentaron imitar la experiencia de los inmigrantes alemanes y franceses en el Sureste de México bajo apoyo del gobierno de Porfirio Díaz.[4]

En octubre de 1891 se formó el primer consulado del Japón en México, y el Secretario Toshiro Fujita con otros miembros como Mosuke Morio, Ryukichi Enomoto, realizan un viaje de reconocimiento e investigación de la zona costera del Pacífico durante 173 días.

En junio de 1896, el Vizconde Enomoto Takeaki pidió al cónsul Yoshibumi Murota a través del Ministro de Asuntos Extranjeros a cargo de Kinmochi Saionji, que facilitaran los vínculos para comprar una porción de tierra para cultivo. El cónsul Yoshibumi Murota en representación del Vizconde Enomoto Takeaki negoció con el gobierno de Díaz un acuerdo para comprar 65,000 hectáreas a un plazo de 15 años, firmando finalmente el contrato el 29 de enero de 1898.

En 1899 se inicia el cultivo del café, pero no sólo desconocían cómo cultivarlos, sino que nunca habían visto un cafeto; naturalmente desde ese momento comenzaba la lucha y el sufrimiento en una tierra agreste. Por lo pronto intentaron sembrar en una región húmeda cerca del río, pero no lograron obtener ninguna cosecha. Empezaron a padecer malaria, fiebre amarilla, y algunos colonos llegaron a perder la vida. La falta de recursos económicos fue otro factor que dificultó el proyecto.

En ese estado de gravedad, 18 hombres deciden ir en busca de auxilio y, después de una larga caminata a través de las selvas tropicales, llegan finalmente a la capital, solicitando ayuda al Ministro (ya existía una Legación entonces). El Ministro Murota, alarmado por la situación se comunica inmediatamente por vía telegráfica al Japón, retornando el grupo acompañado por un representante de la Legación. Posteriormente, el Ministro se dirige personalmente hacia Chiapas para conocer e investigar aquella región.

En 1901, Fujino envió a Sutezo Misumi como su representante, con la finalidad de investigar la posibilidad de recuperar los restos de la Colonia; Misumi se preocupa principalmente por la falta de higiene en la región y de la colonia, por lo que contrata a un médico amigo y paisano, Tsuneki Horita. Al año siguiente (1902) Fujino lo envía a la colonia acompañado de Tsunematsu Fuse como gerente para que se dedicara a la reformación de dicha área. Siendo así el inicio de la segundo colonia Enmoto, llamado también los Inmigrantes Fujino.

Los sucesores de la Colonia Enomoto que subsisten hoy día, son en su mayoría provenientes de este segundo grupo de colonos, quienes llegaron a México gracias al Ingeniero Agrónomo egresado de la Universidad de Komaba, Tsunematsu Fuse, gran cristiano y discípulo de Kanzo Uchimura.[5]

La escuela secundaria de la sección japonesa, en Ciudad de México.

Segunda oleada[editar]

El Dr. Horita regresó al Japón en 1904 y en 1906 volvió a México, ya casado, y acompañado del farmacéutico Naraki. Este por su parte, fue el precursor de los múltiples farmacéuticos de origen japonés. Después de 3 años sale a Alemania y no se supo más de él.

Entre los 6 inmigrantes particulares de los primeros colonos se encontraban Renzi Ota, Médico Veterinario, que conocía la medicina humana a fondo, quien trabajó arduamente entregándose totalmente a sus pacientes, obteniendo la confianza y simpatía de todos ellos, pero en 1921 se contagió de fiebre amarilla y falleció; su funeral fue tan ostentoso que aún ahora se comenta; la calle donde vivía lleva su nombre: Avenida Dr. Ota.

El segundo grupo colonizador carecía de fondos desde un principio, tanto que tuvieron que suspender el envío de nuevos inmigrantes. Imposibilitados a continuar pagando la deuda anual, decidieron quedarse con el lote correspondiente al pago inicial equivalente al de 3 años, que eran aproximadamente 13,000 hectáreas y el derecho sobrante lo dividieron entre el diputado Castillo y el Embajador Walheim.

Con esto, el área correspondiente a la primera Colonia Enomoto fue dividida verticalmente en tres partes, quedando solamente la porción central, menor a la tercera parte de lo que poseían.

Ya para 1910, esta segunda Colonia logró cultivar, en una pequeña área de 400 hectáreas, caucho y café, además de criar ganado. En esa forma muchos japoneses de diversos lugares se reúnen en este lugar con nuevas esperanzas; desgraciadamente, en esta época trascendental muere Tatsujiro Fujino.

La artista japonesa Fumiko Nakashima (EN) presentándose en Garros Galería (EN) de la Ciudad de México.

La primera escuela de este tipo que se creó en nuestro país, y en todo el continente americano, fue en el estado de Chiapas a principios del siglo XX, donde llegó la primera oleada de japoneses. El nombre de esta escuela pionera evocaba con toda claridad el espíritu y la ilusión con que llegaron esos primeros emigrantes: “La Aurora”. La aurora es esa tenue luz que se ve al amanecer y que se va aclarando poco a poco hasta convertirse en un enorme resplandor. Después de la escuela La Aurora, los descendientes de japoneses construyeron diversas escuelas en los lugares donde era posible hacerlo, pues básicamente se levantaban con los recursos que las mismas comunidades generaban. Fue así que en Mexicali, Baja California, y en Navojoa, Sonora, antes de la Guerra del Pacífico se crearon otras escuelas más. En algunas ocasiones, de acuerdo con testimonios de los asistentes a las mismas, se contó con el apoyo de los gobiernos prefecturales de Japón que enviaban a maestros para que ayudaran en la enseñanza de los niños. Posteriormente, durante la concentración de todos los descendientes de japoneses que ordenó el gobierno del presidente Ávila Camacho a finales de 1941 en la ciudad de México, se crearon importantes escuelas donde asistieron los niños de la concentración. En los barrios de Tacuba, Tacubaya, Tlalpan, Contreras y Algarín (en el centro de la ciudad) la comunidad de japoneses levanto no sólo sus escuelas sino pudo reconstruir poco a poco, a base de mucho esfuerzo, el prestigio con el que cuenta la comunidad japonesa hoy en día.

El estudio de la lengua y la historia del Japón se impartían en doce libros o makis que sirvieron como libros de texto donde los niños estudiaron el hiragana y el katakana, además de los primeros kanjis que les permitieron leer el japonés. De todas esas escuelas, además del Liceo, la escuela Chuo, en el centro de la ciudad, sigue atendiendo a niños descendientes de japoneses y a mexicanos con objeto de que conozcan aspectos de la cultura del Japón.

Actualidad[editar]

Embajada de Japón en México DF.

Hoy en día la inmigración japonesa es tan importante como en Perú o Brasil, ya que muchas empresas de origen japonés han encontrado en México una base desde dónde impulsarse al mercado y llevar sus productos a América central, Suramérica e inclusive el resto del mundo, fomentando el uso de estrategias de bajos costes, y en algunos casos aprovechando las ventajas tributarias como la reducción de costos en cuanto a manufactura total por una mano de obra de bajo coste y condiciones laborales más flexibles.[6]

En el terreno automovilístico, Japón trajo una gran cooperación tecnológica, bajo la marca de automóviles Datsun, la cual es propiedad del conglomerado Renault-Nissan, a principios de los noventa comenzó las labores de construcción de una planta de ensamblaje, que posteriormente se convirtió a una planta de producción integral de automotores. Con esta, la segunda generación del insigne automóvil Nissan Sunny se sigue fabricando en México únicamente. En el mercado local se le comercia como Nissan Tsuru, y siendo igualmente fiable al original y a los modelos de autos de la competencia, caso específico de los coches de Volkswagen, y de las otras marcas que han llegado a asentarse de forma permanente como Mazda Motors, y en el caso de electrodomésticos con marcas como Sony, Aiwa e Hitachi.

Compañías japonesas como lo son Toshiba, Furukawa, NEC, Matsushita, JVC, Panasonic, Fujitsu, Hitachi y Sony han mostrado su interés en instalarse, y algunas ya poseen plantas en un complejo tecnológico fruto de una gira en el 2005 por el entonces Gobernador Eugenio Elorduy Walther.[7]

Educación[editar]

El Liceo Mexicano Japonés es un colegio japonés internacional ubicado en la Ciudad de México.[8]

La Escuela Japonesa de Aguascalientes (アグアスカリエンテス日本人学校 Aguasukarientesu Nihonjin Gakkō), un otro colegio japonés internacional, se ubicado en Aguascalientes, Aguascalientes.[9] En 2013 tenía 59 estudiantes de la escuela primaria y 13 estudiantes de la escuela media.[10]

Las escuelas japonesas a tiempo parcial (補習授業校 Hoshū jugyō kō, Q) son el Colegio Japonés de Guadalajara A.C. en Zapopan, Jalisco y la Asociación Regiomontana de Lengua Japonesa A.C. en San Pedro Garza García, Nuevo León.[11]

Flujos migratorios[editar]

Inmigración japonesa en México de 1895 a 2000
Año Residentes japoneses
1895 27 Crecimiento
1900 41 Crecimiento
1910 2.205 Crecimiento
1921 1.823 Decrecimiento
1930 4.310 Crecimiento
1940 1.550 Decrecimiento
1950 1.550 Crecimiento
1960 2.205 Crecimiento
1970 1.841 Decrecimiento
1980 2.939 Crecimiento
1990 2.397 Decrecimiento
2000 2.936 Crecimiento
2010 3.006 Crecimiento

Los flujos inmigratorios están desde su inicio al alza, salvo en dos periodos considerables (segunda guerra mundial y los 90); ahora más dada la grande y creciente presencia de empresas multinacionales japonesas, que promueven la emigración de sus técnicos y especialistas para la capacitación de los obreros y especialistas locales en las plantas de producción de marcas como Nissan, Panasonic, Sony y otras plantas de bienes de consumo de origen japonés que tienen su sede en territorio mexicano.[12] [13]

Japoneses notables residentes en México[editar]

Mexicanos notables del origen japonés[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. González Gálves, Ernesto G. (ed.): «Migraciones de japoneses a México». Asociación México Japonesa.
  2. La verdadera historia de los primeros inmigrantes en América Latina
  3. Japanese migration to Mexico.
  4. Inmigración japonesa en el Soconusco
  5. Japoneses en Chiapas.
  6. Cañez de la Fuente, Gloria María; Shoko Doode, Olga; Hernández Doode, Gabriela (enero de 2010). «Ser japonés en México. Relatos de un inmigrante». Culturales (Mexicali: Universidad Autónoma de Baja California, Instituto de Investigaciones Culturales-Museo) 6 (11). ISSN 1870-1191. http://www.scielo.org.mx/scielo.php?pid=S1870-11912010000100006&script=sci_arttext. 
  7. «Japoneses interesados en Silicon Border».
  8. Watanabe, Chizuko. "The Japanese Immigrant Community in Mexico Its History and Present" (tésis de maestría, California State University at Los Angeles, 1983. p. 165. (Nota al pie Nº 17): «El liceo se encuentra en Camino a Santa Teresa 1500, Pedregal de San Ángel, México D.F..»
  9. "Home." (Inicio) Escuela Japonesa de Aguascalientes. Consultado el 10 de mayo de 2014. "Avenida del Lago 161,Jardines del Parque,Aguascalientes, AGS,C.P.20276,Mexico"
  10. "Visita a la Escuela Japonesa de Aguascalientes" (Archivo). La Jornada Aguascalientes. Consultado el 1 de octubre de 2013.
  11. "中南米の補習授業校一覧(平成25年4月15日現在)" (Archivo). Ministerio de Educación, Cultura, Deportes, Ciencia y Tecnología de Japón. Consultado el 10 de mayo de 2014.
  12. Estadísticas históricas de México 2009
  13. Censo de Población y Vivienda 2010

Enlaces externos[editar]