Inmigración china en Cuba

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Barrio Chino de La Habana.

Los chinos en Cuba constituyen la comunidad más destacada y numerosa de asiáticos asentados en la isla y le siguen en importancia a las comunidades europeas y africanas, de las que descienden la mayoría de los cubanos.

Cientos de miles de ellos partieron de Hong Kong, Macao y Taiwán, durante las décadas siguientes para reemplazar y/o trabajar junto a los esclavos africanos. A pesar de que la mayoría de ellos deseaba la repatriación después de terminar sus contratos de 8 años o lograr su independencia personal de cualquier otra manera, algunos se establecieron permanentemente en Cuba.

Otros 5.000 inmigrantes chinos procedentes de los Estados Unidos, llegaron también a Cuba durante el siglo XIX, para escapar de la discriminación del momento, así como una pequeña ola que arribó durante el siglo XX, huyendo del caos político en China.

Los chinos tienden a concentrarse fuertemente en las zonas urbanas y en el caso de La Habana esto sucedió en el llamado Barrio Chino, que es uno de los más antiguos y grandes de América Latina. Sus pequeñas tiendas de abarrotes y restaurantes tuvieron su origen en la acumulación de dinero que sus dueños lograron durante sus años como trabajadores contratados. Los primeros negocios de propiedad china se abrieron en 1858.

Debido a la falta de mujeres chinas, varias generaciones de chinos-cubanos se casaron con mestizas o mujeres de raza negra. Hoy en día se puede decir que casi todos los chinos-cubanos tienen también raíces españolas y africanas. Muchos de sus apellidos son de origen español.

Durante la Guerra de los Diez Años algunos se unieron a las fuerzas mambisas, pero otros que eran leales a la Corona, salieron de Cuba y se dirigieron a España. Posteriormente, durante la Guerra Hispano-Cubano-Americana en 1898, algunos que llegaron procedentes de California, pasaron a engrosar las fuerzas libertadoras. La aceptación y la asimilación racial vendrían un poco más tarde.

Cuando Fidel Castro llegó al poder en 1959, la situación económica y política cambió drásticamente. Muchos propietarios de tiendas y restaurantes al verse expropiados por el nuevo gobierno, salieron de Cuba. La mayoría se estableció en los Estados Unidos, en particular cerca de la Florida, pero un número relativamente reducido se dirigió a la cercana República Dominicana u otros países de América Latina y el Caribe.

Los refugiados que fueron a los Estados Unidos, incluyeron a muchos de aquellos cuyos ancestros habían llegado a Cuba, procedentes de California, años antes. Estos estaban felices de regresar y como resultado de este éxodo, el número de chinos puros cayó bruscamente en su Barrio de La Habana y, con ellos, la popularidad de sus restaurantes en Cuba.

Referencias[editar]