Inmigración alemana en Guatemala

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Bandera de Alemania.
Bandera de Guatemala.

En Guatemala hay una importante comunidad alemana que se ha diseminado por todo el territorio nacional. Los alemanes han estado presentes en Guatemala desde el siglo XIX hasta en la actualidad. Hacia 1940, en Guatemala vivían 8 000 alemanes;[1] se desconoce cuantos guatemaltecos descienden de estos alemanes. Se estima que hay unos 10,000 residentes alemanes,[cita requerida] lo que convierte esta comunidad en la más numerosa de los países centroamericanos.[cita requerida]

Historia[editar]

Plantación de café en la fincas construidas por los alemanes.

La historia y la economía de Guatemala y de la Sierra Madre son inseparables de las venturas y desventuras de una planta y de su grano rojo: el café. La colonización de la región, fomentada durante el régimen del presidente Justo Rufino Barrios mediante las leyes de parcelización, atrajo a la región a las compañías deslindadoras y, detrás de ellas, a varias olas de inmigrantes entre las fronteras guatemaltecas y mexicanas.[2] Llegaron así franceses, corsos, ingleses y españoles. Pero quienes le dieron el mayor empuje al cultivo del café fueron inmigrantes provenientes del sur y del occidente de Alemania.

El deseo de vivir en el país lo fomentó el gobierno liberal de Justo Rufino Barrios (1873-1885), quien invitaba a los extranjeros a que vinieran a vivir a Guatemala. Sin embargo, había preferencia por los alemanes, quienes aceptaron motivados por la tierra fértil apta para el cultivo del café.[3]

La inmigración alemana empezó con Rodolfo Dieseldorff, en 1863. Muchos más alemanes siguieron su ejemplo, ya que se hablaba muy bien del lugar, y lo que más les gustaba a los alemanes de la Verapaz fue su «natural aislamiento, su clima templado y su suelo fértil, y las posibilidades de desarrollo agrícola y comercial». Les fue bien porque, a finales de 1890, dos terceras partes de la producción cafetalera de ese departamento estaban en manos de alemanes.

Los primeros colonos alemanes eran jóvenes que traían recursos propios, apoyo económico de familiares o garantías crediticias de firmas comerciales de su país para iniciar empresas agrícolas o comerciales, además de facilidades que incluían el transporte de sus productos agrícolas por medio de líneas navieras hasta el comprador en Alemania, según el libro Almas Gemelas.[4]

Vida en la colonia[editar]

Los alemanes se organizaron en una comunidad muy unida y solidaria. Hacían sus actividades sociales en el Club Alemán o Deutsche Verein, en Cobán, fundado en 1888.[5]

El lugar fue remodelado y equipado para dar un ambiente agradable en donde los alemanes se sintieran como en su país, había una biblioteca con libros y revistas donados por quienes viajaban a Alemania.

Nazismo[editar]

Los alemanes formaron su propio mundo en Alta Verapaz. Aunque muchas personas lo ignoraban, los nazis querían dominar y establecer en Guatemala una nueva Alemania. Aunque en Guatemala se localizó demasiada presencia alemana, en el departamento de Cobán , Alta Verapaz, fue la más habitada por ellos. Los alemanes se adueñaron de los terrenos, manzanas, casas y fincas, se dice que en ciertas partes de Alta Verapaz que cada inmueble alemán, en Guatemala, tenía una bandera roja Nazi, también se registró que en el lugar estuvo una sede del departamento Nazi. En el actual Salón de Beneficencia, En el tiempo de la colonización Nazi, La sede fue ubicada en el lugar.[6]

Y en el momento que fue ubicada la sede de votaciones, los alemanes que Vivian en la región fueron exigidos para votar, luego de las votaciones, sale el barco alemán desde el Puerto Fluvial de Panzos, Pasa por Rio Dulce, Izabal. y llega a Alemania. También se registra que en los desfiles de los jóvenes alemanes, cantaban himnos de gloria hacia la Madre Nazi, saliendo desde la Finca Magdalena donde también fue un centro de estación Férrea. (Hoy en día Centro Comercial Plaza Magdalena) cual fue simulado como un edificio antiguo alemán, y fue utilizado también como Sede del Partido Nazi.

En ¿Pioneros del desarrollo? se señala que a mediados de la década de 1930 todos los alemanes que vivían en Guatemala eran nazis. No existió finca alemana en que la bandera nazi no ocupara un sitial de honor, ni finquero alemán que no participara en reuniones locales organizadas por los nazis.[7]

Expulsión[editar]

A los alemanes se les permitió la doble nacionalidad, los hijos de alemanes podían ser guatemaltecos por nacer y vivir acá sin perder el ser alemanes por sus padres. El historiador Francis Polo Sifontes cuenta que durante la Segunda Guerra Mundial muchos alemanes fueron llamados para prestar servicio militar en su país. Después de la guerra, alemanes quedaron prisioneros en los campos de concentración de Rusia, y algunos alegaban que eran guatemaltecos para evitar la prisión.

Sin embargo, con la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) empezó el fin de esta colonia europea: Estados Unidos pidió la salida de todos los alemanes de Guatemala. Pese a que el presidente Jorge Ubico era simpatizante de la Alemania nazi, no pudo resistir a las presiones estadounidenses, por lo que se dio la intervención y expropiación de los bienes, así como la repatriación de los ciudadanos menores de edad y mujeres, mientras que los hombres fueron encerrados en campos de concentración en Estados Unidos.[8]

Es claro además que al producirse las dos guerras mundiales, todos los alemanes de origen fueron obligados a abandonar sus propiedades. Otto Mittelstädt, uno de los alemanes que llegaron a Alta Verapaz, tuvo que dejar el país durante la Primera Guerra Mundial. Se lo llevaron a México, pero pudo regresar.[9]

Racismo[editar]

En 1998, los alemanes Uli Stelzner y Thomas Walther filmaron un documental llamado “Los civilizadores”. Entrevistaron a una significativa parte de la actual élite empresarial alemana que vive en Alta Verapaz y en ciudad de Guatemala. Uli Stelzner dice que “desenmascaró el racismo alemán” al indígena, que los hijos de los primeros alemanes que llegaron a Guatemala siguen convencidos de pertenecer a una cultura superior.[10] En Guatemala, según la embajada de Alemania, más de 4,000 germanos componen la comunidad más grande de Centroamérica. Junto a España, Alemania es el principal socio comercial de Guatemala en Europa. En el Registro Nacional de las Personas (RENAP) de Cobán se siguen asentando niños con apellidos como Kunze, Winther, Euler, Buechsel, Winter, Henstenberg, Quirin, Kouffer, Noak...etc.[11]

En 2002, la revista alemana Risse im Context XXI describió que el gobierno de Hitler envió en 1942 a un doctor llamado Gerhard Enno Buß a chequear a Alta Verapaz. “Su objetivo era certificar una tesis de superioridad aria”, decía la publicación. Sus estudios tomaron como base los niños que acudían a la Escuela Alemana de Cobán. Según la revista, Gerhard estudió la composición genealógica de los arios puros, medio-alemanes e indígenas. La conclusión descrita en la revista es escueta. Gerhard decía que el mestizaje podía mejorar la raza maya, pero también existía “el peligro” de que no ocurriese.

Cultura alemana en Guatemala[editar]

La cultura alemana en Guatemala ha prevalecido desde el siglo XIX hasta la actualidad.Los alemanes en 1885 trajeron la cerveza,el ron , el whisky y el café, la cervecería gallo fue fundada en 1886 y tuvo cooperación de personas alemán-guatemalteco , fundaron escuelas de idioma alemán en Coban en la década de 1930.En 1957 el embajador alemán decidió fundar el club alemán en ciudad de Guatemala.En ambientes religiosos los alemanes trajeron iglesias presbiterianas y sinagogas judias.

Los alemanes aportaron tradiciones en Guatemala como el árbol de navidad y la cena de noche buena, el Oktoberfest es celebrado en Alta Verapaz, Ciudad de Guatemala, Antigua Guatemala, Zacapa y Xela.

Referencias[editar]

Véase también[editar]