Injerencia humanitaria

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La injerencia humanitaria es la intervención en un Estado soberano por uno o varios Estados u organizaciones internacionales, mediante la fuerza armada y sin su consentimiento, con el objetivo de proporcionar a la población civil protección ante la violación masiva y sistemática de sus derechos humanos o bien ante situaciones de emergencia derivadas de una guerra civil, de hambrunas o genocidio, entre otras causas. La injerencia humanitaria no deberá anexar el Estado ni afectar a su integridad territorial, sino meramente aliviar la situación de la población civil del Estado.

La concepción que, según los defensores del concepto, hay detrás de una intervención de este tipo es que existen criterios de humanidad que, en determinadas circunstancias, prevalecen sobre el principio de soberanía de los Estados y el principio de no intervención en los asuntos internos de los Estados. Pero otros critican que el Derecho internacional humanitario no puede invocarse para justificar una intervención armada y denuncian que el fin último del término es proporcionar una cobertura de legitimidad al uso de la fuerza.

Historia[editar]

La primera justificación del uso de la fuerza con el primer intento de "castigar la injuria y proteger a los inocentes" se lo atribuye a Hugo Grocio (1583-1645) dando inicio al debate sobre la injerencia humanitaria que se prolongó durante los siglos posteriores y entre otros escritores como: Pufendorf, Wolf, Vattel, Kant o Stuart Mill, que reflexionaron sobre el uso de la fuerza contra quienes "hubiesen maltratado a sus súbditos más allá se lo que parece aceptable".

El concepto injerencia humanitaria fue impulsado por por la creación en 1971 de la ONG Médicos sin Fronteras en Francia dentro del sistema internacional a fines del siglo XX. En 1976 se creó en Canadá otra gran ONG dedicada al tema de Derechos Humanos, junto con Amnistía Internacional, Human Rights Watch.

La evolución del Sistema Internacional en la segunda mitad de los años noventa llevó al establecimiento de un tribunal de justicia internacional encargado de velar por el respeto de los derechos humanos y de perseguir los crímenes de guerra y contra la humanidad.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]