Informe Rattenbach

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Teniente General (R) del Ejército Argentino Benjamín Rattenbach.

Se denomina Informe Rattenbach al documento resultante del trabajo de la comisión creada bajo el gobierno de Reynaldo Bignone, cuyo fin fue el de analizar y evaluar el desempeño de las fuerzas armadas durante la Guerra de las Malvinas. El 25 de enero de 2012, la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció la creación de una "comisión que proceda a la apertura y conocimiento público del Informe Rattenbach". Luego, el 7 de febrero de ese mismo año, anunció el levantamiento del secreto sobre el Informe Rattenbach mediante un decreto y creó una comisión para analizarlo, que estará integrada, entre otros, por el hijo del Teniente General (R) Benjamín Rattenbach.

Creación y nombramientos[editar]

Tras la Guerra de las Malvinas, la última Junta Militar de gobierno integrada por el Teniente General Cristino Nicolaides, el Almirante Rubén Oscar Franco y el Brigadier General Augusto Jorge Hughes, en un intento por tomar otra vez la iniciativa política perdida por el descontento popular y el descrédito de las Fuerzas Armadas, creó una comisión encargada de analizar y evaluar el desempeño de dichas fuerzas en el conflicto bélico del Atlántico sur. Este informe ha sido catalogado como "el documento más objetivo y fidedigno sobre la responsabilidad de los jefes militares y subalternos, que podría ser la base para un futuro juicio por la verdad sobre este conflicto bélico".[1]

La comisión se creó por decreto secreto[2] el 2 de diciembre de 1982 (resolución nro. 15/82) durante el gobierno de Reynaldo Bignone y llevó el nombre oficial de Comisión de análisis y evaluación de las responsabilidades políticas y estratégico militares en el conflicto del Atlántico Sur.

La comisión estuvo compuesta por:

  • Teniente General (R) Benjamín Rattenbach (Ejército)
  • General de División (R) Tomás Armando Sánchez de Bustamante (Ejército)
  • Almirante (R) Alberto Pedro Vago (Armada)
  • Vicealmirante (R) Jorge Alberto Boffi (Armada)
  • Brigadier General (R) Carlos Alberto Rey (Fuerza Aérea)
  • Brigadier Mayor (R) Francisco Cabrera (Fuerza Aérea)

La comisión recibió amplios derechos para solicitar "informes, documentos, antecedentes y todo otro elemento que se estime útil, a cualquier organismo público y a personas físicas o jurídicas públicas o privadas, todos los cuales estarán obligados a proporcionarlo dentro del término que se fije bajo apercibimiento de Ley. Al efecto, no se podrá oponer disposición alguna que establezca el secreto de lo requerido."

El fin de la investigación fue definido en el decreto como:

El desempeño en el ejercicio de las funciones y las responsabilidades emergentes respecto de la conducción política y estratégico militar del conflicto.

Las responsabilidades de cualquier persona, sean de carácter penal, disciplinario y/o del honor que surjan de lo actuado y que, a su juicio, deban ser investigadas y juzgadas por la jurisdicción común o militar respectiva, en la forma que legal y reglamentariamente corresponda.

Contenido del informe[editar]

La comisión entregó el resultado de su trabajo en un informe escrito de cinco partes:

  • Introducción
En la introducción se describen los fundamentos legales y las razones de la investigación, sus fuentes, su nomenclatura y la estructura del informe.
  • Antecedentes del conflicto
Se analizan detalladamente los planes realizados por el gobierno para solucionar el conflicto así como el contexto internacional y regional en que tuvo lugar el enfrentamiento.
  • Evaluación y análisis crítico
Se investiga el accionar de las fuerzas armadas argentinas durante la guerra mediante informes solicitados a los oficiales que cargaban responsabilidad en los hechos. Es un análisis crítico y hecho en un lenguaje objetivo que a veces puede parecer hiriente. Las fallas son nombradas y analizadas.
  • Determinación de las responsabilidades
Se listan las responsabilidades de los estamentos militares y civiles durante la guerra, entre otros de: la Junta Militar, Poder Ejecutivo y Gabinete, cada uno de los Comandantes de las Fuerzas Armadas, Estado Mayor Conjunto, etc. Asimismo encuadra las responsabilidades en el marco jurídico argentino.
  • Experiencias y enseñanzas
Nombra concretamente las recomendaciones en:
  1. Organización de la Nación para la Guerra
  2. Política Militar
  3. Código de Justicia Militar
  4. Servicio Exterior
  5. Inteligencia Estratégica
  6. Acción Psicológica
  7. Doctrina Conjunta
  8. Debilidades de las FF.AA. en el conflicto

Por último se redacta el acta de constancia de finalización de la comisión, donde se nombran los destinatarios de los diez ejemplares firmados del informe, estos son, la Junta Militar, los Comandantes en Jefe de las tres ramas de las Fuerzas Armadas y un ejemplar para cada uno de los seis miembros de la comisión.

Su texto claramente hace responsables de la derrota a los niveles superiores de la guerra pero destaca:

  • Apartado 882:
"Existen numerosos actos de valor extraordinario, producidos en todas las FF.AA (Fuerzas Armadas) y FF.SS (Fuerzas de Seguridad) en el teatro de operaciones, por quienes, sirviendo a su deber, acreditaron la vigencia de nuestras mejores tradiciones castrenses."
  • Apartado 883:
"Debemos estar orgullosos por la hidalguía con la que procedieron las armas de la Patria, las que, en momento alguno, infringieron las normas de la guerra incurriendo en acciones reñidas con la ética de las tropas en lucha, tales como atacar, a las tropas, naves y aeronaves afectadas a las tareas de salvamento."
  • Apartado 884:
"Más allá del resultado del conflicto bélico, nuestras FF.AA pueden estar satisfechas de su actuación durante la contienda, ya que enfrentaron a una potencia mundial de primera magnitud, apoyada política y logísticamente por los EEUU."

Consecuencias del informe[editar]

El informe recomendó penas graves para los responsables de lo que calificó como una "aventura militar" (que implicaban la pena máxima para algunos de ellos), pero su influencia sobre el juicio posterior fue prácticamente nula. Sin embargo, desde el punto de vista político e histórico, el informe sepultó definitivamente cualquier intento de los dirigentes militares y políticos de la época por encubrir o relativizar sus responsabilidades.

A pesar de ello, según señaló después Augusto Rattenbach, hijo del Teniente General (R) Benjamín Rattenbach, el informe habría sido adulterado para proteger a algunos de los altos jefes militares que participaron en la guerra, eliminándose referencias a los cargos "en lo penal militar" y a la rendición sin combatir en las Islas Georgias del Sur.[3] [4]

Difusión posterior[editar]

La revista semanal Siete Días en sus ediciones nº 858 y 859 (23 y 30 de noviembre de 1983) le dedicó su tapa y gran parte del número a dicho documento; de esa forma éste salía a la luz pública de manera extraoficial. Luego se publicó en forma de libro al menos en dos ocasiones. Actualmente se puede acceder a la versión no oficial a través de diversas páginas web.

En abril de 2007, los diputados nacionales Federico Storani y Pedro Azcoiti presentaron un proyecto de ley (expediente 1350-D-2007) para proceder a la publicación del informe.[1]

El 25 de enero de 2012, la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner anunció la conformación de "una comisión para la reapertura y conocimiento público del informe Rattenbach".[5] Finalmente, el 7 de febrero de 2012, la presidenta anuncia la firma del decreto 200 que estipula la disponibilidad para conocimiento público del informe en un plazo no mayor a 30 días.

El 22 de marzo de 2012, se oficializó la entrega del informe a las autoridades.[6] El texto desclasificado es exactamente el que fue difundido casi tres décadas atrás,[7] sin recortes, sin censuras ni agregados.[8]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]