Indiano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Palacio del Marqués de Manzanedo en Santoña. Obsérvese la palmera frente a la entrada.
Casa de los Ceas en Córdoba, conocida como Casa del Indiano por haber sido comprada por el rico indiano Juan Cosme Paniagua.[1]

Indiano fue la denominación coloquial del emigrante español en América que retornaba rico, una tipología social que desde el siglo de Oro se había fijado como un tópico literario.[2] La denominación se extendía a sus descendientes, con connotaciones admirativas o peyorativas según el caso.[3]

Los indianos se convirtieron en líderes locales en la época del caciquismo (finales del XIX y comienzos del siglo XX), periodo en el que grandes contingentes de jóvenes, especialmente de regiones con fácil salida al mar, como Galicia, Asturias, Cantabria, el País Vasco, Cataluña y Canarias, se vieron obligados en esa época a lo que se denominaba "hacer las Américas":[4] emigrar en busca de una mejor fortuna en países iberoamericanos como Brasil, Cuba, Argentina, Uruguay, Venezuela o México. En algunos casos acudían reclamados por sus familiares ya establecidos en esos lugares, formándose negocios familiares de notable éxito. La mayor parte no tuvieron tanta fortuna, y no encontraron mejor destino en América que la pobreza de la que huían.

Los que lograron amasar verdaderas fortunas y decideron volver años más tarde a sus lugares de origen, procuraban prestigiarse adquiriendo algún título de nobleza, comprando y restaurando antiguas casonas o pazos, o construyendo palacios de nueva planta, en un estilo colonial o ecléctico muy vistoso, que pasaron a llamarse "casonas" o "casas de indianos" (en algunas zonas, como la localidad asturiana de Somado, son particularmente abundantes).[5] A menudo incorporaban en sus jardines palmeras como símbolo de su aventura en tierras tropicales.[6] También establecían su mecenazgo en instituciones de beneficiencia o culturales, subvencionando la construcción de escuelas, iglesias y casa consistoriales, construyendo y arreglando carreteras, hospitales, asilos, traídas de agua y de luz eléctrica, etc. La literatura y arte hizo referencia muchas veces a la historia de la emigración a América y al retorno de los indianos.[7]

La limpieza del origen de algunas de estas fortunas siempre estuvo en cuestión, especialmente las de los que se enriquecieron con la trata de esclavos (como Antonio López y López, ennoblecido con el título de marqués de Comillas), y que, en connivencia con los hacendados establecidos en ultramar, establecieron el grupo de presión "negrero" para obstaculizar cualquier tipo de legislación abolicionista que pudiera desarrollarse en la metrópoli, como las reformas que impulsaba Julio Vizcarrondo (él mismo descendiente de hacendados esclavistas). En el grupo pro-esclavista destacaron Antonio Cánovas del Castillo (hermano de José Cánovas del Castillo, enriquecido en Cuba) y Francisco Romero Robledo.[8] La esclavitud no se suprimió definitivamente en las colonias españolas hasta el 7 de octubre de 1886.

Los indianos de Galicia[editar]

Tan abundante fue la emigración gallega a Argentina, que el epíteto de "gallegos" se sigue dando allí a cualquier español, sea cual sea su procedencia regional. Alfonso Rodríguez Castelao acuñó la sentencia el gallego no pide, emigra. Entre los más afortunados estuvieron Pancho de Reádegos, Basilio Álvarez, Benjamín Cudeiro, Juan y Jesús García-Naveira etc.[9]

Los indianos de Asturias[editar]

Entre los indianos asturianos más conspicuos estuvieron Manuel Ibáñez Posada (que adquirió el título de conde de Ribadedeva), su hermano Luis Ibáñez Posada (fundó el Banco Hispano Americano con la repatriación de capitales tras el desastre de 1898), Íñigo Noriega Mendoza, Ulpiano Cuervo, Íñigo Noriega Laso, Manuel Suárez y Suárez, etc.[10]

Los indianos de La Montaña[editar]

Entre los indianos de La Montaña (denominación tradicional de la actual comunidad autónoma de Cantabria) destacaron las figuras del marqués de Comillas, el marqués de Valdecilla, el marqués de Manzanedo, el conde de la Mortera, Santiago Galas, Eusebio Gómez o Mateo Haya Obregón. En su honor se levantó, en 1978, en lo alto de Peña Cabarga el Monumento al Indiano, un mirador privilegiado desde el que se domina la bahía de Santander y el puerto del que partieron miles de emigrantes hacia el nuevo continente.

Los indianos del País Vasco[editar]

La emigración de vascos del entorno rural hacia América fue históricamente muy importante, y se mantuvo e incrementó incluso, protagonizada por las zonas rurales, en el periodo de industrialización de finales del XIX y comienzos del XX, a pesar de que simultáneamente se producía una inmigración interior del campo a la ciudad y de otras regiones españolas hacia las zonas urbanas e industriales vascas. Ejemplos de indianos retornados fueron Romualdo Chávarri de la Herrera (1819-1899), Pío Bermejillo Ibarra (1820-1883), José Altuna Sagastibelza, Ramón Errazu, Miguel Sainz Indo (1823-1876), el matrimonio formado por José Javier Uribarren y Marcue-Erquiaga (1791-1861) y María Jesús Aguirrebengoa (1811-1857), Martín Mendía Conde (1841-1924),,[11] Pascual Abaroa Uribarren (1825-1890), Paulino de la Sota y Ortiz (1831-1927), Romualdo Chávarri, Gregorio del Castillo Garna,[12] José Arechabala,[13] [14] Juan de Zabala, Pedro Juan de Zulueta,[15] etc.

Los indianos de Cataluña[editar]

Constructores y accionistas de la línea Barcelona-Mataró impulsada Por Miguel Viada Buñol, la primera línea de ferrocarril peninsular (1848).
Locomotora que reproduce a la original del Ferrocarril Barcelona-Mataró impulsada por Miguel Viada Buñol en la década de 1840. Actualmente conservada en el Museo del Ferrocarril de Cataluña.

Entre los indianos retornados a Cataluña, es destacable la figura de Miguel Viada Buñol, que tras dedicarse a la marina mercante durante toda su vida entre Maracaibo y la Habana, fue el impulsor hasta 1848 del Ferrocarril Barcelona-Mataró, primera línea ferrea de la península Ibérica y segunda de España tras el Ferrocarril La Habana-Güines. Fue mienbro de las cortes generales Invirtió toda o la mayor parte de su fortuna en este proceso muriendo antes de su inauguración.

Tambien son destacables Josep Xifré i Casas, Facundo Bacardí, Agustí Vilaret, Josep Maria Huertas, etc.[16]

El marqués de Comillas, montañés de origen, se estableció en Barcelona a su vuelta a España.

Los indianos de Canarias[editar]

La emigración canaria fue muy intensa desde el siglo XVII hasta los principios de la segunda mitad del XX, y se intensificó especialmente en esta última etapa. Los principales destinos fueron Puerto Rico (siglo XIX), Cuba (principios del siglo XX), Argentina (años 20 y 30 del siglo XX) y Venezuela (mediados del siglo XX). Otras emigraciones anteriores fueron en menor medida a Uruguay (la ciudad de Montevideo, capital de dicho país, fue fundada por canarios), República Dominicana y Texas (donde emigrantes canarios fundaron la ciudad de San Antonio). Tal es la influencia que ha marcado el fenómeno de la emigración en la sociedad y cultura canaria, que existen incluso varias fiestas en honor a los indianos retornados (Carnaval de Santa Cruz de La Palma).[17]

Referencias[editar]

  1. Cordobapedia.
  2. En Lope de Vega aparece con frecuencia el viaje a Indias en busca de riqueza y el indiano enriquecido, con matices peyorativos (La noche de San Juan, El premio del bien hablar, La moza de cántaro; Amar, servir y esperar, El desprecio agradecido, etc.) En la obra de Calderón también aparece el indiano como personificación de la riqueza. Baste este significativo ejemplo de "Guárdate del agua mansa": Buenos son pero diez años / de Indias son mucho mejores / Yo pensaba que el adagio / de tener el padre alcalde / era niño comparado / con la suma dignidad / de tener el padre indiano. Felipe B. Pedraza Jiménez, Rafael González Cañal, Elena Marcello, Calderón: Sistema dramático y técnicas escénicas: actas de las XXIII Jornadas de Teatro Clásico: Almagro, 11, 12 y 13 de julio de 2000, Universidad de Castilla La Mancha, 2001, ISBN 8484271382.
  3. Indiano de hilo negro se define en el DRAE como Hombre avaro, miserable, mezquino («indiano», Diccionario de la lengua española (22.ª edición), Real Academia Española, 2001, http://lema.rae.es/drae/?val=indiano )
  4. Ángel Bahamonde Magro, José Cayuela, José Gregorio Cayuela Fernández, Hacer las Américas: Las élites coloniales españolas en el siglo XIX, Alianza Editorial, 1992, ISBN 8420642312.
  5. Guarda indiano tu riqueza (canta Alex Vicens), de la zarzuela Los Gavilanes: [1]
  6. La arquitectura de los indianos.
  7. Chalet Mendía. Balmaseda
  8. Paliza Monduate, María Teresa La imagen del indiano como símbolo de estatus: retratos de indianos vascos de la edad contemporánea
  9. José Arechabala, el vasco que inventó el ron Havana Club
  10. Félix Luengo Teixidor, LOS VASCOS EN CUBA A FINALES DEL SIGLO XIX
  11. Vascos negreros
  12. *Forum de municipios indianos, Fundació Begur-Cuba, 2008.
  13. Emigración de Canarias Fuente: Gobierno de Canarias

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]