Independencia americana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Independencia americana y expresiones similares, coincidentes en todo o en parte (independencia de América, de Latinoamérica, de Hispanoamérica, de la América española, etc.), pueden referirse a:

El dominio español en las Américas no puede ser muy duradero debido a la "dificultad de socorrerlas desde Europa cuando la necesidad lo exige; el gobierno temporal de virreyes y gobernadores que la mayor parte van con el mismo objeto de enriquecerse; las injusticias que algunos hacen a aquellos infelices habitantes; la distancia de la soberanía y del tribunal supremo donde han de acudir a exponer sus quejas; los años que se pasan sin obtener resolución", éstas y otras circunstancias "contribuyen a que aquellos naturales no estén contentos y aspiren a la independencia, siempre que se les presente ocasión favorable".

Así se expresaba el conde de Aranda, embajador de España en París, en 1783, a la vez que planteaba al rey su proyecto de monarquía federal. Y no fue el único: Campomanes, Floridablanca, Abalos, presentan a Carlos III diversas propuestas encaminadas a retrasar en lo posible lo que todos consideraban inevitable: la pérdida de las colonias. Y es cierto que aunque se han vertido ríos de tinta tratando de buscar causas de la independencia de Hispanoamérica, la verdadera razón no es otra que su propia existencia como colonia, con un importante nivel de desarrollo socio-económico y cultural.

Por eso, la pregunta más bien sería: ¿por qué no se independizó antes? Las reducidas tropas que había en las Indias no eran precisamente un ejército de ocupación, ni aun al aumentar los efectivos a fines del XVIII, pues la mayoría de los soldados y oficiales eran americanos. Lucena dice que Iberoamérica no necesitó independizarse antes porque estaba creciendo y configurándose, pero una vez lograda la prosperidad exigió libertad, ya que era entonces cuando la necesitaba. También L. Navarro asegura que fue la prosperidad, no la miseria, lo que estimuló el deseo de obtener el poder político, concebido como instrumento para alcanzar cotas mayores de desarrollo.

La propia lógica colonial conduciría a la independencia, todo era cuestión de oportunidad, de que se presentara la ocasión favorable. Y se presentó en 1808, cuando se desencadena una crisis política y militar sin precedentes en la historia de España, con la invasión de los ejércitos napoleónicos, la abdicación de Carlos IV, la prisión de Fernando VII, el intento de hacer rey de España (y de las Indias) a José Bonaparte.

Independencia de las colonias españolas

Independencia de las colonias de otras metrópolis[editar]

  • La de la colonia portuguesa:
  • La de las colonias británicas:
  • La de las colonias francesas:
  • La de las colonias holandesas:

Guerras de independencia[editar]

Bicentenarios[editar]

Territorios no independizados[editar]

Algunas zonas de América, todas ellas con población de habla mayormente no hispana ni portuguesa, siguen siendo dependientes de potencias europeas: Véase territorios dependientes.

En el caso de las Islas Malvinas, existe un contencioso entre el Reino Unido, potencia que las ocupa y la Argentina, que las reclama y que llevó a la Guerra de las Malvinas.

Muchos estados que han adquirido nominalmente la independencia a lo largo del siglo XX, mantienen vínculos con su antigua potencia colonial, especialmente los miembros de la Commonwealth, incluido Canadá, cuyo jefe de estado sigue siendo la reina de Inglaterra.

Véase también[editar]