Incidente del islote Snipe

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El incidente del islote Snipe tuvo lugar en 1958 entre fuerzas navales de la Argentina y Chile, sin enfrentamiento directo entre ellas, por la posesión de ese islote ubicado a 54°57′S 67°9′O / -54.950, -67.150 en el canal Beagle entre las islas Navarino, Picton y Grande de Tierra del Fuego.

El islote Snipe, ubicado a una milla de Navarino, es una pequeña formación rocosa con escasa vegetación que estaba ocupado por un indígena yámana chileno de esa isla, autorizado por ese país a apacentar ovejas en él.

Mapa del canal Beagle con la localización del islote Snipe.

Antecedentes[editar]

Los dos países disputaban sus derechos de soberanía en la región, y el islote era pretendido por ambos (véase Mapas del Canal Beagle desde 1881). El Canal Beagle, en su boca oriental, se abre en dos brazos con sus respectivas bocas; Chile consideraba que el límite binacional debía de correr por el brazo norte, llamado Canal Moat; pero la Argentina, en cambio, postulaba que el curso a optar para definir el término fronterizo era el brazo sur o paso Picton por ser más profundo, el cual discurre entre las islas Navarino y Picton, y luego entre esta última y Lennox.[1] Por lo tanto, Picton y Nueva quedarían no al Sur del canal Beagle sino al Noreste y que de acuerdo al Tratado de Límites de 1881 entre Chile y Argentina le pertenecían (véase Laudo Arbitral de 1977). También la Argentina consideraba al grupo de islas Picton, Nueva y Lennox como propias al afirmar también que ellas se asentaban en aguas del Atlántico, mientras que Chile sostenía que todas las islas y aguas en disputa pertenecían al Pacífico, en concordancia con su teoría de la división natural de los océanos o del Arco de Scotia.

La zona del conflicto, con el islote Snipe, entre las islas Navarino, Picton y Tierra del Fuego.

Incidente[editar]

El 5 de diciembre de 1957 un helicóptero del rompehielos argentino ARA General San Martín sobrevoló el islote Snipe, un mes después, con el fin declarado de ayudar a la navegación en la zona, el 12 de enero de 1958 la tripulación del transporte Milcavi de la Armada de Chile levantó una baliza metálica ciega sobre una base de concreto en el islote. Un fanal fue instalado el 1 de mayo de 1958 por el patrullero Lientur con base en Punta Arenas) y ese mismo día se inauguró, dando a conocer su ubicación en el Boletín de Avisos a los Navegantes. El patrullero estaba comandado por el capitán de corbeta Hugo Alsina Calderón.

La reacción argentina fue relatada en 1977 por el almirante Isaac Francisco Rojas durante las Jornadas del Canal Beagle y Atlántico Sur, una serie de conferencias organizadas en la Argentina para promover el rechazo al Laudo Arbitral de 1977:[2]

Cuando fui informado del ilegítimo acto posesorio llevado a cabo por Chile, pero que significaba un pasito adelante en su indetenido avance hacia las metas que se ha fijado, resolví de inmediato, como Comandante de Operaciones Navales, aconsejar una contramedida enérgica. Me acompañaron la comprensión y el apoyo de todas las autoridades del gobierno de la revolución libertadora que estaba próximo a terminar su gestión. Tanto el presidente Aramburu, como el ministro de Marina almirante Hartung, como el de relaciones exteriores, Dr. Ceballos, como la junta militar en pleno aprobaron sin vacilar lo proyectado. Yo, en persona, llevé a Ushuaia una baliza luminosa, la que en la segunda quincena de abril fue instalada en el islote Snipe en lugar de la señal chilena violadora del statu quo.[3]

Para cumplir las órdenes de Isaac Rojas, el 7 de mayo la baliza fue ametrallada y los marinos argentinos del patrullero ARA Guaraní la desarmaron y arrojaron los restos al mar. Los marinos argentinos desembarcaron y construyeron otra baliza con una torre metálica tipo mecano de unos 5 metros de altura en la parte más alta del islote. El 8 de mayo el islote fue sobrevolado por un avión de la Fuerza Aérea de Chile que transmitió la novedad del cambio de faros.[4] El comandante en jefe de la Tercera Zona Naval de Chile, almirante Jacobo Neumann, ordenó la partida del Lientur con la misión de quitar el faro argentino, que se debía cumplir a cualquier costo y empleando la fuerza y las armas si fuere necesario. El patrullero partió con sigilo desde Punta Arenas el 9 de mayo sin que su tripulación supiera su destino. El gobierno de Chile presentó una protesta formal el 11 de mayo y anunció la reposición de la baliza, mientras el gobierno argentino declaró desconocer el incidente y que había dado órdenes a todos sus buques de no intervenir.

El 11 de mayo la tripulación del Lientur desarmó la baliza argentina y llevó sus partes a Puerto Williams para volver el 14 de mayo y rescatar desde el fondo de la bahía los restos del faro chileno y llevarlos también a Puerto Williams. Mientras se desarrollaba esa última tarea una escuadra de tres fragatas argentinas partió de Ushuaia y se detuvo a 3 km del Lientur, luego pasaron cerca, saludaron al patrullero chileno con tres pitazos y continuaron viaje. El jefe de la escuadra desconocía el incidente y no logró respuesta inmediata a su pedido de instrucciones a Ushuaia y a Buenos Aires. Desde esta última Isaac Francisco Rojas había ordenado, ya tardíamente: que lo hundan.

El 13 de mayo la cancillería argentina respondió la nota chilena expresando:

En nada vulneran la soberanía de Chile, pues el islote Snipe integra un conjunto de islas e islotes que la Nación Argentina ha considerado bajo su soberanía (...) sin desconocer que se trata de una zona cuya delimitación entre ambas naciones aún está pendiente.

El 8 de junio de 1958 la tripulación del Lientur levantó otra vez un faro chileno sobre el islote.

El 9 de agosto el destructor argentino ARA San Juan atacó con fuego de artillería (4 cañonazos) el segundo faro chileno, luego desembarcó personal que lo destruyó completamente y se retiró. Como se temiese que la Armada de Chile reconstruyera el faro, el 11 de agosto regresó el ARA San Juan y desembarcó 80 infantes de marina en el islote con la intención de permanecer en él:[5] mantener la ocupación hasta lograr el reconocimiento por parte del gobierno chileno del carácter litigioso del islote. El comandante naval chileno de la zona envió varias protestas con amenazas de ataque en la lancha patrullera Ortiz al comandante del ARA San Juan, fondeado cerca del islote, amenazas que nunca se concretaron. Veinte infantes de marina permanecían apostados en el Snipe, la mitad de los cuales enfermaron de disentería.

El incidente movilizó la opinión pública chilena que reaccionó indignada, mientras en la Argentina pasó casi desapercibido. Chile envió a la región dos fragatas y una unidad de Infantería de Marina altamente entrenada en combate nocturno y asalto a acantilados (muy útil para asaltar la cara más escarpada del Islote y que seguramente tendría menos defensas) procedente desde Talcahuano a cargo del Teniente Pablo Wunderlich Piderit (posterior Comandante de la Brigada IM desplegada el año 1978 y Comandante General del Cuerpo de Infantería de Marina), pero esa sección fue retirada por decisión del gobierno chileno hacia Puerto Meskem, en la isla Dawson. Al llegar a Punta Arenas el día 19, su comandante, Pablo Wunderlich, se enteró que ese mismo día se había llegado a un acuerdo pacífico, y que los infantes de marina argentinos embarcaban con destino a Ushuaia.[6] A pesar de los desplazamientos militares iniciados por Chile en la zona, ambos gobiernos lograron descomprimir el impasse mediante un acuerdo que retraía la situación al statu quo del año 1957, es decir dejar el islote sin faro y el retiro de los marinos argentinos de él.

Los días 17 y 18 las cancillerías de ambos países intercambiaron notas emitiendo una declaración conjunta:[7]

Los Gobiernos de la República de Chile y de la República Argentina, animados del común deseo de superar todo motivo de desinteligencia que obste al propósito de resolver amistosa y dignamente los diferendos de límites existentes entre los dos pueblos en la región insular a que se refiere el art. 3° del Tratado de 1881, en consonancia con los vínculos que a través de la historia han mantenido, y con los principios de confraternidad continental que comparten, declaran:

1° Que concuerdan retrotraer la situación de hecho y de derecho en el Islote Snipe a la que existía antes del 12 de enero pasado, y consecuentes con sus anhelos de paz y armonía, convienen en el retiro de las fuerzas argentinas que se encuentran en el mismo.

2° Que afirman su intención de recurrir a los medios de solución pacífica de controversias internacionales, para llegar a la brevedad al arreglo de los problemas limítrofes pendientes en la mencionada zona, acordando el mantenimiento de la situación existente hasta tanto se llegue a la demarcación definitiva.

Cumpliendo el acuerdo, el 19 de agosto las fuerzas argentinas evacuaron el islote, horas después llegaron a él fuerzas chilenas.

Consecuencias[editar]

En 1958 la guerra entre ambos países pudo ser detenida, pero el conflicto permaneció latente y 20 años más tarde se llegaría a una crisis aún más grave. El 22 de diciembre de 1978 la Argentina dio marcha a la Operación Soberanía para ocupar militarmente las islas de la región. Para impedir hechos consumados, en 1978 Chile había ocupado ya militarmente las islas en disputa.

Para compensar la disparidad numérica entre ambas flotas, el gobierno de Carlos Ibáñez del Campo promulgó la Ley Reservada del Cobre (Ley N° 13196) que destinó una parte de las ganancias provenientes de la explotación del cobre en Chile al presupuesto de defensa; por este hecho, se conoció también a esta norma como «Ley de Cruceros».[8]

Tras la firma del Tratado de paz y amistad entre Argentina y Chile basado en el Laudo Arbitral de 1977, el islote Snipe está bajo soberanía chilena.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. El protocolo Errázuriz-Quirno Costa de 1893
  2. Véase capítulo 4, "Conclusiones de 4 Jornadas", en "La Argentina en el Beagle y Atlántico sur, 1° Parte" de Francisco Rojas
  3. Existe una incongruencia entre las fechas dadas por Hugo Alsina Calderón e Isaac Francisco Rojas, dado que el oficial chileno nombra el primero de mayo como fecha de inauguración del faro en cambio el oficial argentino cita la segunda quincena de abril como fecha de destrucción del faro chileno
  4. EL INCIDENTE SNIPE. Relatado por su protagonista. Hugo Alsina Calderón
  5. Véase "Historia General de las Relaciones Exteriores de la República Argentina" en Algunas cuestiones con los países vecinos
  6. Sánchez Urra, Francisco Javier. "El Incidente del islote Snipe y el Cuerpo de Defensa de Costa”.
  7. Historia de las fronteras de Chile. Pág. 252. Escrito por Guillermo Lagos Carmona. Publicado por Editorial Jurídica de Chile
  8. ¿Cuál es el origen de la Ley Reservada del Cobre?

Enlaces externos[editar]

Bibliografía[editar]