Imperio songhai

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Imperio songhai

Bandera

Siglo VII-1591
Ubicación de Songhay
El Imperio de songhay.
Capital Gao
Idioma oficial Lenguas songhay
Otros idiomas Lenguas manding-jogo
Gobierno Monarquía
Askia
 • 1493-1528 Askia Mohammed Ture (primer emperador)
 • 1588-1591 Askia Ishaq II (último emperador)
Período histórico Edad Media
 • Establecido Siglo VII
 • Disolución 1591

El Imperio songhai, también conocido como el Imperio songhay, fue un estado ubicado en África Occidental. Desde comienzo del siglo XV hasta finales del siglo XVI, Songhai fue uno de los mayores imperios islámicos de la historia.[1] Este imperio portaba el nombre de su principal grupo étnico, los songhai. Su capital era la ciudad de Gao, donde un estado Songhai había existido desde el siglo XI. Su base de poder se hallaba ubicada en la margen del río Níger, en los actuales Níger y Burkina Faso.

El estado Songhai existió de un modo u otro durante más de mil años si se traza la historia de sus gobernantes desde el primer asentamiento en Gao hasta su estatus semi vasallo bajo el Imperio de Malí y hasta su continuación en Níger como el Reino Dendi.

Se piensa que los songhai se establecieron en Gao en fechas tan tempranas como el 800 AC, pero no la establecieron como capital hasta el siglo XI, durante el reinado de Dia Kossoi. Sin embargo, la dinastía Dia prontó dio paso a los Sonni, lo que provocó el ascenso de Sulaiman-Mar, quien obtuvo la independencia y hegemonía sobre la ciudad. Se suele acreditar a Mar con arrancar el poder del Imperio de Malí y haber logrado la independencia para el pequeño reino songhai de la época.

Historia[editar]

Los historiadores discrepan sobre cuándo se produjo la anexión de Gao como provincia de Malí. Para unos fue en época del mansa Ulé mientras que, para otros, fue el mansa KanKu Musa el que realizó la conquista.

A partir de 1400 los príncipes songhay de Gao comenzaron a independizarse de Malí hasta que alcanzaron la plena independencia con Sonni Alí Ber (1464-1492), verdadero artífice del imperio songhay, combatiendo contra los peuls y los tuaregs. Este soberano restaurador, animista convencido, constituyó en veintisiete años un poderoso imperio que iba desde Kebbi, en Nigeria, hasta la actual región de Segu. Entre 1464 y 1468 hizo que su imperio songhay controlase el vital eje comercial Tombuctú-Djenné y, de esta manera, todo el comercio transahariano. Sonni Alí persiguió a los musulmanes y especialmente a los círculos intelectuales de Tombuctú ligados a los tuareg y fulbé. Toda su política en este sentido se vino abajo con su muerte en 1492.

Su sucesor fue el general Sarakollé Mohamed Ture con el título de "askia". El askia Mohamed I (1493-1528) produce el apogeo del imperio songhay. Este reinado consigue islamizar el reino songhay. De su peregrinación a La Meca, en 1496-97, regresó con el título de califa, lo que le permitió realizar una verdadera reforma de la sociedad, según los consejos del jurista islámico al-Maghili, y continuar las conquistas de su antecesor Sonní Alí. Instaló una burocracia compleja, con ministerios separados para la agricultura, el ejército, y hacienda. Designó a un funcionario supervisor para cada uno de ellos. Fue un musulmán devoto, fundó escuelas religiosas públicas, mezquitas y abrió su corte a eruditos y poetas del mundo musulmán. Entre 1514 y 1517 conquistó las minas de Bambuk, controló los ricos mercados de las ciudades hausa de Kano y Katsina y logró mantener en el desierto a los tuareg. Mohamed I fue destronado por sus hijos, iniciándose un periodo de inestabilidad debido a las luchas fratricidas entre los príncipes de la familia real, hasta que en 1591 el sultán Mulay Ahmad de Marruecos, sabedor de la debilidad interna del imperio songhay, envió contra él un ejército de mercenarios, que lo conquistó tras la batalla de Tondibi. Tras esta batalla el soberano fue asesinado y el imperio se convierte en una provincia de Marruecos. Tombuctú fue destruida por una expedición marroquí equipada con armas de fuego, enviada por el sultán Ahmad al-Mansur, que quería beneficiarse del comercio de oro. Llegó así el fin de uno de los grandes imperios africanos.

Economía[editar]

Las bases económicas del imperio songhay fueron muy similares a las de los imperios precedentes. El comercio transahariano fue la actividad más lucrativa, se exportó hacia el norte de África, sal y oro especialmente; también ámbar gris, goma arábiga, pieles de leopardo y esclavos. Recibían a cambio productos manufacturados como collares, armas, espejos y telas de seda y de lana, además de productos agrícolas como caballos y trigo. Las actividades agrícolas, debido a que el suelo era más fértil, eran realizadas por numerosos esclavos en grandes propiedades controladas por la aristocracia. La pesca en el río Níger y la ganadería fueron también muy importantes para la economía. La primera actividad desarrolló una importante industria artesanal de ahumados, que llegó a exportarse por los territorios vecinos. La sociedad, fuertemente jerarquizada, mostraba una gran masa de la población con serias dificultades para vivir en el campo, y una aristocracia político-religiosa que junto a los ricos comerciantes vivía lujosamente en las grandes poblaciones.

Decadencia[editar]

África Occidental tras la invasión marroquí.

Tras la muerte del emperador Askia Daoud, una guerra civil de sucesión debilitó el Imperio, llevando al Sultán Ahmad I al-Mansur de la Dinastía Saadi de Marruecos a enviar una fuerza de invasión (años antes, ejércitos de Portugal habían atacado Marruecos fracasando estrepitosamente, pero las arcas marroquíes estaban casi agotadas y el estado al borde de la bancarrota, ya que necesitaban pagar las defensas utilizadas para mantenerse durante el asedio) comandadas por el eunuco Judar Pasha. Judar Pasha era español de nacimiento, pero fue capturado en su infancia y educado en la corte Saadi. Tras una marcha a través del desierto del Sahara, las fuerzas de Judar capturaron, saquearon y arrasaron las minas de sal de Taghaza para después moverse hasta Gao. Cuando el emperador Askia Ishaq II (1588-1591) se encontró con Judar en la Batalla de Tondibi de 1591, las fuerzas songhai, a pesar de su número ampliamente superior, fueron derrotadas aplastantemente gracias a una estampida de ganado provocada por las armas de pólvora de Saadi.[2] Judar saqueó Gao, Tombuctú y Djenné, destruyendo a los songhai como poder regional. Gobernar un imperio tan vasto se probó, no obstante, como una tarea inasumible para la Dinastía Saadi, y pronto renunciaron al control de la región, dejando que se escindiera en docenas de reinos más pequeños. El pueblo songhai se estableció el Reino Dendi [3]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • R. O. Collins & J. M. Burns (2007): A History of Sub-Saharan Africa, Cambridge University Press, ISBN 978-0-521-86746-7.