Primer Imperio francés

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Imperio napoleónico»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Premier Empire Français
Primer Imperio Francés

Flag of France.svg
Flag of the Netherlands.svg
Flag of the Kingdom of France (1814-1830).svg
Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg
Flag of the Kingdom of Sardinia.svg
Flag of the Kingdom of Etruria.svg
Flag of the Papal States (pre 1808).svg
Flag of the Habsburg Monarchy.svg
Republic of Dubrovnik Flag.png

1804-1814 (1815)

Pavillon royal de France.svg
Prinsenvlag.svg
Flag of Spain (1785-1873 and 1875-1931).svg
Flag of the Kingdom of Sardinia.svg
Flag of the Papal States (1808-1870).svg
Flag of the Habsburg Monarchy.svg

Bandera Escudo
Bandera Escudo
Himno nacional: Le Chant du Départ[1] (en español, "El Canto de la Partida")
Ubicación de Francia
El Primer Imperio Francés, en azul claro los designados estados satélites del imperio.
Capital París
48°49′N 2°29′E / 48.817, 2.483
Idioma oficial Francés
Gobierno Monarquía popular
Emperador
 • 1804-1814-1815 S.M.I. y R. Napoleón I
 • 22 de junio7 de julio de 1815 S.M.I. y R. Napoleón II
Legislatura Parlamento
 - Cámara alta Senado
 - Cámara baja Cuerpo Legislativo
Período histórico Guerras Napoleónicas
 • Coronación de Napoleón 2 de diciembre de 1804
 • Batalla de Leipzig 16 al 19 de octubre de 1813
 • Fase conocida como los Cien Días, finalmente Napoleón es derrotado totalmente por la Séptima Coalición en la Batalla de Waterloo Marzo y junio de 1815
Superficie
 • 1812 2,500,000 km²
Población
 • 1812 est. 27,900,000 
     Densidad 11,2 hab./km²
Moneda Franco, Napoleón

El Primer Imperio francés, conocido comúnmente como Francia Napoleónica, Imperio Napoleónico o simplemente Imperio Francés, fue un estado soberano que abarcó en territorio una gran parte de Europa occidental y central; tuvo además numerosos dominios coloniales conocidos como Francia de Ultramar y estados cliente-lares (satélites). Abarca la totalidad del periodo conocido como la Era Napoleónica, que cubre el periodo desde la coronación de su emperador, Napoleón Bonaparte hasta su abdicación, en 1815. Oficialmente, el término se refiere al periodo comprendido entre el fin del Consulado hasta la Restauración de la monarquía borbónica, aunque posteriormente vivió un epílogo entre el periodo de los Cien Días (1 de marzo de 1815), la abdicación final de Napoleón, el 22 de junio de 1815, y la entrada de Luis XVIII en París, conllevando esto la salida el 7 de julio del emperador Napoleón II y su Comisión de Gobierno. Los conflictos que el imperio tuvo con Gran Bretaña, Rusia y varios países más son conocidos como Guerras Napoleónicas o guerras de coalición.

Mantuvo un gobierno titularmente constitucional, sin embargo, el emperador ostentó de autoridad casi absoluta debido a su estrecha relación con el ejército. Aun así, fue fundado y gobernado en las bases de la Revolución francesa: Napoleón I fue elegido como soberano por una elección nacional casi unánime estableciendo un estado continental muy comparable al Imperio Romano. Además, se introdujeron una inmensa cantidad de leyes, reformas y nuevos trabajos que dieron a Francia una prosperidad nunca antes vista.

Sistemáticamente, se habló predominantemente el idioma Francés el cual fue la lengua nacional seguido por el italiano, el alemán, y el español. Su capital fue París, la moneda oficial fue el franco francés y llegó a acaparar una población de casi 70 millones de personas.

En los quince años en que permaneció en el poder, Napoleón Bonaparte se hizo uno de los mayores mitos de la historia. Fue un admirador del general romano Julio César, y acariciaba el deseo de transformar a Francia en la mayor potencia mundial, y utilizó todos sus medios para intentar lograr su objetivo.

Napoleón Bonaparte arrastró a gran parte de Europa hacia una guerra. En el año de 1810, ya controlaba casi toda la parte occidental del continente europeo, faltando apenas Gran Bretaña y Portugal. Con sus conquistas, varios gobiernos absolutistas fueron extintos y las ideas de la Revolución Francesa se diseminaron por Europa. En el plano interno, Napoleón consiguió restablecer la estabilidad política de Francia y creó una infraestructura capaz de impulsar los negocios de la burguesía francesa. Es considerado por muchos uno de los mejores estrategas de la historia universal.

El camino al imperio[editar]

Inicios y primeras campañas de Napoleón Bonaparte[editar]

Napoleón Bonaparte nació en Ajaccio, Córcega, en 1769, un año después de que la isla de Córcega pasara a dominio de Francia. Estudió en la Academia Militar Francesa y conseguiría proyectar su genio militar solo después de la Revolución Francesa (1789). En el año 1795, Napoleón fue promovido a general, y a los 26 años de edad, comandó el ejército francés que conquistó parte de la península Itálica (Campaña de Italia) y de Egipto (Campaña de Egipto) entre los años 1796 y 1797.

Golpe de Estado de Napoleón Bonaparte: El 18 de Brumario[editar]

Habían pasado diez años del inicio de la Revolución Francesa, pero Francia seguía sin conseguir una estabilidad política, económica y social deseada. De un lado, el orden era perturbado por las presiones populares, que exigían medidas capaces de acabar con la pobreza y la miseria en que vivía gran parte de la población del campo y de las ciudades. Por otro lado, la burguesía, clase social que había liderado la Revolución Francesa, veían sus negocios sucumbir en función de las constantes crisis económicas y políticas. Para completar el escenario, varios países europeos conspiraban y combatían para poner fin al régimen revolucionario en Francia. En medio de ese caos, sobresale victorioso en el campo de batalla un joven general llamado Napoleón Bonaparte. Con el respeto y la fama adquiridos en el campo de batalla, en aquel momento Napoleón Bonaparte representaba la alternativa política ideal para solucionar los problemas de los franceses. Era visto como héroe por la población y considerado un líder por la burguesía. Respaldado por su gran popularidad, comandó el 9 de noviembre de 1799 (18 de brumario del año VIII, según el calendario revolucionario de Francia) un golpe de estado contra el gobierno del Directorio conocido como el "Golpe de Estado del 18 de brumario".

Instauración del Consulado: Napoleón Bonaparte "Primer Cónsul"[editar]

Un mes después Napoleón Bonaparte asumiría el poder, entrando en vigor una nueva constitución y creando el Consulado, órgano que sustituyó al Directorio en el gobierno de Francia. Estaba constituido por tres cónsules, de los cuales Napoleón se convirtió en el "Primer Cónsul" y virtual dictador de Francia. Apoyado por gran parte de la población francesa, fue investido de amplios poderes. Napoleón procuró restablecer el orden interno, reorganizar la administración pública y reducir la inflación. Con eso, la economía volvería a crecer. Normalizar también las relaciones con la Iglesia era otro objetivo, rotas desde el año 1790. Otra medida importante de su gobierno fue la creación del Código Civil de Francia, conocido mundialmente como el Código de Napoleón o Napoleónico, reunía principios del Derecho Romano, de órdenes reales y de la legislación civil y penal vigente durante la Revolución Francesa.

Inicio del Primer Imperio[editar]

En el plano externo, Napoleón Bonaparte consiguió restablecer la paz por medio de victorias militares y de negociaciones diplomáticas, neutralizando a los adversarios de Francia. En este ámbito, uno de los aspectos más destacados del gobierno fue el acuerdo de paz firmado en el 1802 con Inglaterra, que ponía fin a años de conflicto, lo que aumentaría más su prestigio. En 1804, Napoleón Bonaparte, que dos años antes se había convertido en cónsul vitalicio, fue autorizado, por medio de un plebiscito, a asumir el título de Emperador de los Franceses. Las principales reformas de Napoleón fueron:

  • Establecer un sistema de gobierno centraadolecentelista
  • Pacificar la sociedad francesa: permitió el ingreso de las personas que habían abandonado el país.
  • Estabilizar los impuestos, creó el Banco de Francia y el Código de comercio.
  • Impulsar un sistema educativo centralizado y político.
  • Crear el Código Civil para regular la convivencia entre los ciudadanos.
  • Restablecer las relaciones con la iglesia.

Apogeo del imperio: las Guerras Napoleónicas[editar]

Mapa de Europa en 1812, en rojo la Sexta Coalición, en azul el Imperio Napoleónico.
HMS Victory después de la batalla de Trafalgar. Considerada una de las batallas más decisivas de la historia, la victoria británica detuvo los esfuerzos de Napoleón de invadir Gran Bretaña.
Departamentos franceses y máxima extensión del imperio.

La paz firmada con Inglaterra duro poco. En 1803, Inglaterra se alió con Rusia y Austria para combatir a la Francia de Napoleón Bonaparte. Dos años después, Napoleón organizó una gran expedición para invadir el territorio inglés, pero las fuerzas navales combinadas de Francia y España (aliada de Francia) fueron derrotadas en la Batalla de Trafalgar, donde murió el afamado almirante inglés Nelson. En tierra, sin embargo, el ejército francés venció a las fuerzas rusas y austriacas en la la Batalla de Austerlitz, 1806 (conocida como la Batalla de los Tres Emperadores: Francia, Rusia y Austria)

Las Guerras Napoleónicas generaron numerosos cambios en el mapa de Europa, como el fin del Sacro Imperio Romano Germánico, que existía desde el siglo X. En su lugar, Napoleón Bonaparte, constituyó la Confederación del Rin. En general, las regiones dominadas por Napoleón acabaron formando gobiernos fieles al emperador francés. Así su área de influencia se incrementó cada vez más.

Bloqueo Continental a Inglaterra[editar]

Inglaterra, por su parte, continuaba siendo el principal oponente de Francia. Con una poderosa fuerza naval y una economía desarrollada, resistía a los ataques de Napoleón Bonaparte. Tratando de disminuir las fuerzas de su adversario, Napoleón Bonaparte, en el año 1806 impuso el Bloqueo Continental, que decretaba el cierre de los puertos europeos al comercio inglés. Con esa medida, Napoleón Bonaparte esperaba derrumbar la economía de Inglaterra para derrotarlo luego militarmente. Como consecuencia, el mercado para la burguesía francesa también sería ampliado.

Invasión de Napoleón Bonaparte a la península Ibérica[editar]

Con el objetivo de hacer cumplir el Bloqueo Continental, Napoleón Bonaparte puso en práctica una política de intervenciones y anexiones. En el año 1807, ordenó la intervención militar en la península Ibérica, dirigida a Portugal (aliada de Inglaterra), pero en el transcurso implicaría la invasión de España, en cuyo trono colocó a su hermano José Bonaparte; los españoles resistieron a la imposición del nuevo rey y se levantaron en armas contra los franceses. A pesar de la represión emprendida, las fuerzas napoleónicas no consiguieron derrotar definitivamente a los españoles. En el mismo año, Napoleón decidió invadir Portugal, el cual era el plan inicial, que había rehusado aceptar el Bloqueo Continental contra Inglaterra. El país fue ocupado sin dificultades, pero la familia real portuguesa escapó a sus posesiones en América (Brasil) escoltada por navíos ingleses. Los franceses, sin embargo, no permanecieron mucho tiempo en Portugal debido a los continuos ataques Anglo-portugueses.

Influencia napoleónica en América[editar]

Además de las repercusiones en Europa, la invasión napoleónica en la península Ibérica tendría importantes consecuencias en la América colonial. La caída del rey español acabó siendo el detonante que conduciría la creación de juntas de gobierno, para autogobernarse, en la América española, que luego derivaría en la independencia de las colonias americanas de España.

Declive del imperio[editar]

En 1810, a pesar de los problemas en la península Ibérica, los franceses eran los señores de gran parte de la Europa Occidental. A partir de esa época, sin embargo, una sucesión de obstáculos acabaría llevando al agotamiento del imperio. En la propia Francia el prestigio de Napoleón Bonaparte estaba siendo sacudido en todos los estratos sociales en consecuencia del despotismo del régimen y las guerras continuas. No solo las bajas humanas eran grandes, sino también millares de jóvenes trataban de escapar del servicio militar.

Cuando más se intensifican las manifestaciones de oposición, el gobierno recurría a la censura de los periódicos, libros y a la represión policial. Esas medidas aumentaban el descontento de la mayoría de los franceses.

Napoleón Bonaparte invade Rusia: "Tierra quemada"[editar]

En el plano externo, Francia no conseguía vencer a la resistencia de los ingleses, que frecuentemente encabezaban coaliciones militares formadas con otros países adversarios como Austria y Prusia para derrotar al Imperio Francés. El Bloqueo Continental era también cada vez más irrespetado. Prueba de eso es que, en 1810, el Zar de Rusia, Alejandro, rompió con el acuerdo con Francia y promovió una reaproximación con Inglaterra; en represalia, Napoleón Bonaparte y sus tropas invadieron Rusia en 1812.

A pesar de haber tomado Moscú, los franceses no consiguieron la victoria. A su llegada, hallaron una ciudad desierta y en llamas, y no consiguieron abrigo para descansar ni alimentos para reponer las fuerzas de las tropas y de los caballos.

En este episodio, Napoleón fue cogido por sorpresa, porque el ejército ruso había recurrido a la hábil estrategia conocida como tierra quemada: destrucción intencionada del lugar poco antes de la invasión para impedir la obtención de suministros y la retirada del contingente militar para evitar una confrontación abierta con los invasores.

Séptima Coalición contra Francia: abdicación y exilio de Napoleón Bonaparte[editar]

La maniobra representó un desastre para el ejército francés. Sin salida, las tropas napoleónicas dejaron la ciudad bajo un riguroso invierno y casi todos fueron aniquilados por los ataques esporádicos realizados por el ejército ruso desde la retaguardia, también por el hambre y por el frío. La derrota del ejército napoleónico fortaleció a Inglaterra y sus aliados. Arruinado, Napoleón Bonaparte, tuvo que renunciar, en 1814, al trono francés y fue al exilio a la Isla de Elba. La coalición liderada por Inglaterra ocuparía Francia, restableciendo la monarquía de los Borbones y colocarían en el trono a Luis XVIII de Francia, hermano del rey depuesto y guillotinado: Luis XVI, en 1793 durante la Revolución Francesa. Al mismo tiempo, los países victoriosos decidieron reunirse y trazar los destinos de Europa, organizando el Congreso de Viena donde reconfiguraron el mapa de Europa.

Restablecimiento de la Monarquía en Francia[editar]

El restablecimiento de la monarquía de los Borbones en Francia fue seguido al retorno de los nobles que se habían fugado del país al inicio de la Revolución Francesa. Al regresar, los exiliados quisieron recuperar sus antiguos derechos y bienes, lo que generó gran insatisfacción popular.

Regreso de Napoleón Bonaparte: Imperio de los Cien Días[editar]

Percibiendo que el momento era propicio para intervenir una vez más en el escenario político, Napoleón Bonaparte se fugó de la Isla de Elba y, en marzo del año 1815, retomó el gobierno. El nuevo gobierno duró apenas cien días.

Derrota definitiva de Napoleón Bonaparte: exilio y muerte en la Isla de Santa Helena[editar]

Napoleón en Santa Helena.

Napoleón Bonaparte fue definitivamente vencido por el general inglés Wellington en la Batalla de Waterloo, en Bélgica, en junio de 1815, y abdicó en su hijo, Francisco Carlos José Bonaparte, proclamando a este como Napoleón II. Lo efímero del nuevo gobierno de su padre, impidió que Napoleón II pudiera volver a Francia para confirmar su nombramiento y hacerse cargo de la herencia.[2] Esta vez, los ingleses enviarían a Napoleón Bonaparte a un lugar más distante: la Isla de Santa Elena, en pleno Océano Atlántico, donde murió en mayo del año 1821.

Demografía[editar]

Se estima que para 1812 la población del Imperio Frances era de 96.672.000 habitantes, contando los territorios imperiales cómo así también los territorios satélitales.Francia contaba con una población de aprox. 27 millones de personas, conformando así el territorio mas poblado del Imperio. La ciudad mas poblada del imperio frances era París, con una población de 750.000 hab., seguida por Nápoles con 435.000 hab., esta a su vez seguida por:Roma con 369.000 hab., Madrid con 309.000 hab y Belín con 280.000 hab.

Población del imperio frances por regiones actuales[editar]

  -Alemania:23.000.000 hab.
  -Austria ( Tirol y Vorarlberg ):172.000 hab.
  -Bélgica:3.500.000 hab.
  -Croacia:500.000 hab.
  -Eslovenia:200.000 hab.
  -Francia:27.900.000 hab.
  -España:10.800.000 hab.
  -Italia:18.000.000 hab.
  -Suiza:3.000.000 hab.
  -Países Bajos:4.900.000 hab.
  -Polonia:4.500.000 hab.

Economía[editar]

El sistema de la economía del primer imperio estaba basado en el progreso de la industria de Francia y en la guerra comercial con el Reino Unido.Napoleón bloqueó el comercio britanico para arruinar su economía, y prohibió a sus aliados que comerciaran con Gran Bretaña. En otros aspectos, se adoptó una política desfaborable para los estados que componian el imperio, debian pagar impuestos altos qque eran utilizados para mejorar y reforzar el ejercito imperial.Solo los productos primarios como la minería, la agricultura y la ganadería se podian exportar a Francia.Los productos franceses eran los únicos que podian ser exportados a otros mercados, ademas de que dbian pagar fuetes impuestos, a veces casi imposobles de pagarlos, enduedando a los mercaderes.La única industria favorecida era la industria Nacional que era protegida por el gobierno y el banco de Francia.Y por último. con una reforma agraria el estado frances se apropió de grandes extenciones de tierras, pra luego venderlas y aumentar así sus riquezas, pero esto perjudicó a los países a los que le petenecian estos territorios.


Referencias[editar]

«Imperio de Napoleón Bonaparte, Historia Cultural.com». Consultado el 12 de febrero de 2012.

Véase también[editar]

Artículos conexos[editar]