Imperator totius Hispaniae

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El título de Imperator (totius) Hispaniae del latín, Emperador de (toda) España nació como término de la mano de los monarcas de León, al menos, en el siglo X. Fue usado esporádicamente en los dos siguientes siglos, según los reyes de la Iberia cristiana luchaban por la supremacía y por el imperiale culmen. Durante la Edad Media, el topónimo latino Hispania, sus deformaciones (como «Yspania» o «Spania») o cualquiera de sus versiones romances (como «España» u otras variantes gráficas, como «Espanna») se usaba, en singular o en plural, para referirse al total de la península ibérica.

Sellos Reales, Alfonso VII de León reinó desde 1126 hasta 1157. En este sello se llama Alfonso VII «Emperador de España», como antes de él se tituló así Alfonso VI de León.

Antecedentes[editar]

Desde el año 910 se documenta el uso del título de imperator ('emperador') por parte de los reyes de León. A la muerte de Alfonso III, sus descendientes Ordoño II y Ramiro II le denominaron Magni Imperatoris; consta asimismo el uso de imperator en los diplomas de la época.[1]

En las primera décadas del siglo XI el catalán Abad Oliva se refirió a los reyes de León, Alfonso V y Bermudo III como imperatores, asimismo Sancho Garcés I es denominado Obtime Imperator en el Códice de Roda.

En 1034 la ciudad imperial de León fue conquistada por Sancho III de Pamplona, apodado El Mayor, y se postuló que existía una moneda con la leyenda «Imperator» y Naiara (Nájera).[2] Pero la moneda con las inscripciones «Naiara» e «Imperator», por mucho tiempo atribuida a Sancho III el Mayor, actualmente es considerada posterior; y las afirmaciones que sostenían que se intituló imperator, carecen de fundamentación.[3]

Evolución[editar]

En 1077 Alfonso VI, que unificó de nuevo la propiedad de su padre, se coronó «Imperator totius Hispaniae». Casó a su hija y heredera, Urraca (reina de León y Castilla), con Alfonso el Batallador, rey de Navarra y Aragón, y tras la muerte de aquel en 1109, el Batallador comenzó a usar el título de Imperator en sus documentos, aunque en sus monedas solo figuraba como Rex. Alfonso el Batallador murió en 1134.

Otros soberanos también utilizaron en esa época títulos similares, así Raimundo, yerno de Alfonso VI, se denomina «Totus Gallicorum Imperator», en su tumba de la Catedral de Santiago de Compostela y el propio Alfonso VI era titulado «Gallicae Regie» según las crónicas realizadas por Guillermo de Malmesbury.

En 1135, Alfonso VII de León fue coronado «Imperator totius Hispaniae» en la Catedral de León aunque se le denomina más asiduamente «Rey de León» en la Chronica Adefonsi imperatoris y se refleja en su moneda.[4] Este intentó fortalecer su título patrocinando a la Iglesia, con la Reconquista y a través de la anexión de los reinos vecinos, por lo que ha permanecido en la historia con el sobrenombre de Emperador. Su reino acabó dividiéndose tras su muerte y el título imperial cayó en desuso permanentemente.

Referencias[editar]

  1. José María Mínguez Fernández, «Alfonso VI /Gregorio VII. Soberanía imperial frente a soberanía papal», Argutorio: revista de la Asociación Cultural Monte Irago, año 13, n.º 23, 2009, págs. 30-33. ISSN 1575-801X
  2. Germán de Iruña (1935), «Discutibles interpretaciones de la moneda de Sancho el Mayor», http://www.euskomedia.org/analitica/3261 Revista Internacional de los Estudios Vascos, n.º 26. París, Eusko Ikaskuntza, págs. 655-660. La leyenda «Navarra» solo fue usada a partir de Sancho el de Peñalen, nieto de Sancho III de Navarra El Mayor; Naiara es «Nájera», y la hipótesis de «Navarra» estuvo basada en la lectura «Navara» en lugar de «Naiara», tomando por «v» lo que no es más que un trazo vertical. Asimismo no fue hasta la toma de León (1034) que se le denomina «Imperator», siendo hasta entonces titulado como «Rex».
  3. Armando Besga Marroquín, «Sancho III el Mayor. Un rey pamplonés e hispano», Historia 16, año XXVII, n.º 327, julio de 2003.
  4. [1] Moneda de Alfonso VII.

Bibliografía[editar]