Impacto ambiental potencial del manejo de ganado y terreno de pastoreo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Vaca en Galicia, España.

El manejo de ganado y terrenos de pastoreo es una actividad muy extendida en el ámbito de las actividades agropecuarias, las cuales implican una serie de operaciones que, como casi todas las actividades humanas, pueden producir impactos ambientales, algunos de los cuales pueden ser negativos.

Cuando se inicia el análisis de los proyectos o aspectos de desarrollo de la ganadería cuyo objetivo es el mejoramiento de las condiciones y productividad de los terrenos de pastoreo, la salud y productividad del ganado (incluyendo el ganado vacuno, ovejas, cabras, búfalos, bueyes y porcinos) para carne, leche, pieles, y fibra y el bienestar de los pastores no deben olvidarse la consideración de estos aspectos que pueden ser negativos, para prevenir y mitigar sus efectos.

Los terrenos de pastoreo incluyen los pastos, el bosque abierto (y en algunos lugares las áreas desbrozadas de los bosques cerrados), los matorrales, y los desiertos que sostienen los rumiantes domésticos y herbívoros silvestres.

Para lo que se refiere al procesamiento de la carne y los otros productos ganaderos, los impactos ambientales potenciales se describen en el artículo: Impacto ambiental potencial de agroindustria.

Pueden haber proyectos que contemplen otros usos de los terrenos de pastoreo. Los ejemplos son: la conservación de la fauna, la captación de agua, el turismo, la recreación, la cacería, y la explotación minera y petrolera.

Potenciales impactos ambientales[editar]

Impactos positivos. El pastoreo del ganado hace uso productivo de la tierra en las áreas no idóneas para los cultivos agrícolas. Generalmente, se practica en las tierras áridas o semiáridas, donde sea escasa la lluvia, e impredecible, en cuanto al tiempo y espacio; la producción del ganado en grande, específicamente, el pastoreo, es una forma apropiada y duradera de utilizar la tierra, y es mucho menos riesgosa que la agricultura. El pastoreo ayuda, también mediante la introducción de estiércol, a mantener la fertilidad del suelo, y sus características físicas. Y, la germinación de ciertas plantas se mejora o se posibilita, luego de que la semilla haya pasado por el proceso digestivo del animal. Por lo tanto, la producción ganadera constituye un sistema de manejo de la tierra en las áreas marginales, que puede optimizar la producción de alimentos con un mínimo de insumos, a la vez que mantiene la productividad del ecosistema.

Los impactos ambientales negativos de la ganadería, sin embargo, se originan en el pastoreo excesivo y se producen como resultado de algunas prácticas de manejo de las tierras de pasto. Los impactos externos en los terrenos de pastoreo se relacionan con las actividades de desarrollo (p.ej. la agricultura, el desarrollo de los recursos hídricos, los programas de colonización, la minería, etc), que reducen o imposibilitan el pastoreo del terreno o degradan sus recursos.

El principal impacto ambiental negativo potencial de la producción de ganado es el pastoreo o consumo excesivo (explotación excesiva) del forraje, y esto conduce a la degradación de la vegetación, la mayor erosión de los suelos, y el deterioro de su fertilidad y estructura. El pastoreo desmesurado es el resultado del uso excesivo del terreno: el número y tipo de animales supera a la capacidad del área. Esto causa una reducción en las especies de forrajes favoritos y un aumento en las malezas desabridas. Se aumenta la erosión de los suelos, indirectamente, debido a la pérdida de la cobertura vegetal, y, directamente, porque se afloja el suelo, exponiéndolo a la erosión hidráulica y eólica. Los caminos que hace el ganado cortan las laderas y causan un proceso de erosión que puede producir la formación de arroyos. Además, el pastoreo degrada la estructura del suelo, pulverizándolo y compactando la superficie. Las formas de reducir la presión del pastoreo, incluyen: la variación del tiempo, duración o sucesión de uso por el ganado de las áreas específicas, y regulación de los números, especies y movimiento de los animales. Otras técnicas de manejo útiles son: la comercialización organizada de los productos del terreno, y el desarrollo de las áreas de pastoreo y reservas para las temporadas secas.

Erosión eólica y sobrepastoreo en los páramos arenosos del Chimborazo, Ecuador.

Al aumentar la producción de ganado en los terrenos de pastoreo, o emplear malas técnicas en esas áreas, se pueden crear impactos negativos para la fauna. La competencia por la vegetación o el agua puede aumentar, y los ganaderos pueden matar la fauna para carne, o para eliminarla como plaga (es decir, los predadores del ganado). En muchos lugares el ganado y la fauna coexisten, utilizando diferentes recursos y, de esta manera, evitando la excesiva competencia. En algunas áreas, el cultivo de la fauna ha demostrado mayor potencial que la ganadería, y puede ser considerado como una alternativa para la producción de carne, pieles y cuero. Otras alternativas que pueden ser consideradas son el turismo y la cacería controlada.

A menudo, se agota la vegetación y se produce mayor erosión del suelo alrededor de las fuentes de agua, donde se congregan los animales. Se puede limitar la destrucción, aumentando el número de fuentes, ubicándolas estratégicamente, y cerrándolas durante ciertas épocas del año. La mala planificación, ubicación, manejo y control de los charcos, sin embargo, puede agravar los problemas, y aumentar la seriedad de las sequías. Al perforar pozos profundos, se puede producir severa degradación de la tierra a su alrededor, porque baja el nivel freático y se afecta la vegetación local. Si el ganado y los seres humanos comparten las fuentes de agua, se crean implicaciones negativas para la salud.

Las técnicas de manejo que se emplean para aumentar la productividad de los terrenos de pastoreo, son: la intervención mecánica y física con respecto al suelo o la vegetación (p.ej. contorneación de la tierra y otras técnicas de conservación del suelo y el agua, desbroce de los matorrales); siembra o resiembra de las especies y variedades seleccionadas; quema de la vegetación; aplicación de fertilizantes: el estiércol o los químicos, y hacer esfuerzos por controlar las plagas. Las medidas de conservación del suelo y el agua y la siembra de vegetación pueden reducir la erosión del suelo, en cambio el desbroce y quema de los matorrales, que no se efectúa con cuidado, puede aumentar la erosión. Este no solamente disminuye la productividad del sitio, sino que los recursos acuáticos sufren también debido al aumento del sedimento.

La quema es la práctica más antigua que utiliza el hombre para manipular la vegetación de los terrenos de pastoreo, para el uso del ganado. La quema se emplea para controlar los matorrales indeseables y la maleza alta, para destruir los montecillos viejos y desabridos de las hierbas y favorecer el crecimiento de las plantas frescas, que son más digeribles y nutritivas. El fuego aumenta el rendimiento del forraje y mejora el sabor de las hierbas y malezas. Sin embargo, la quema caprichosa o fortuita puede ser dañina o desastrosa para la vegetación y los suelos, y puede causar mayores niveles de erosión.

El uso de químicos para fertilizar el pasto, o para controlar las plagas y enfermedades, puede producir un impacto ambiental negativo. Son sumamente caros, y, por eso, rara vez se utilizan en los países en desarrollo. Donde se utilicen, sin embargo, pueden ocasionar problemas de contaminación del agua, al igual que el uso de los materiales orgánicos. Es más común emplear los químicos como herbicidas, o para controlar las enfermedades (p.ej. para reducir la población de la mosca tsesé y controlar tripanosomiasis), y pueden haber efectos negativos para la fauna, las fuentes de agua (superficiales y freáticas) y la vegetación.

Ovejas en Asturias.

El mejoramiento del ganado incluye el cuidado veterinario, el tratamiento y control de las enfermedades, y las técnicas de selección u otras para mejorar la raza. Los aumentos de población del ganado, producido por estos esfuerzos, deberán efectuarse conjuntamente con el manejo del terreno de pastoreo y el control de su uso, para evitar los problemas que pueden ser causados por la mayor presión sobre los recursos. El mejoramiento genético, a largo plazo tienen el potencial negativo de reducir la variación genética natural de las poblaciones, y, por eso, pueden disminuir su resistencia a las enfermedades y la flexibilidad para adaptarse a los cambios de clima.

Algunos proyectos emplean alimentación suplementaria durante los tiempos de sequía, para mantener los rebaños. Hay que tener cuidado con estos programas, y continuarlos hasta que los pastos se hayan recuperado, adecuadamente, de la sequía. Existe un concepto erróneo acerca de que una vez que se inicien las lluvias, se puede discontinuar los programas de alimentación; pero en realidad, existe un retraso entre el comienzo de las lluvias, y el momento en que los terrenos de pastoreo están, nuevamente, listos para soportar la presión del ganado. Al soltar el ganado muy pronto, se puede hacer mucho daño a los pastos.

Temas especiales[editar]

Ganadería en los bosques tropicales húmedos[editar]

El desbroce de los bosques tropicales de tierra baja, o utilización de las tierras que han sido limpiadas por otros motivos, para la producción de ganado, no es una práctica permanente, y tiene impactos ambientales desastrosos. El desbroce de grandes áreas del bosque amazónico, y su conversión a la ganadería, ha degradado el terreno, irreparablemente, y lo ha vuelto inservible para cualquier otro propósito. La ganadería en gran escala en esas áreas no es aconsejable y debe ser desalentada.

Temas sociales y culturales[editar]

Los sistemas de manejo de los terrenos de pastoreo y sus modelos y condiciones socioeconómicos, están íntimamente vinculados. El deterioro de la productividad de los terrenos, sea por causas naturales (clima) o artificiales, tendrá un efecto negativo sobre los ingresos y la salud de las familias, y la distribución de los escasos recursos entre la gente. En cambio, los factores socioeconómicos, como la disponibilidad de la mano de obra, la distribución de las tareas dentro de las familias, los derechos en cuanto al uso del terreno y los recursos, los modelos de propiedad, y las condiciones del mercado, influyen en el manejo de los recursos de los terrenos de pastoreo y ganadería.

Muchas áreas de pastoreo están en un estado de transición. Los cambios sociales y económicos más importantes que han ocurrido en estas áreas son:

  • (a) hay mayor participación en los mercados salariales-laborales;
  • (b) se han transformado los sistemas de tenencia y organizaciones indígenas;
  • (c) se ha producido la intrusión del cultivo en seco y el riego a los terrenos de pastoreo;
  • (d) hay mayor participación de los pastoreo en los mercados de los productos;
  • (e) hay mayor sedentarización y asentamiento, y esto, a menudo, es alentado por las políticas y programas estatales y de los donantes; y,
  • (f) las condiciones del mercado de los productos ganaderos son inestables.

En términos de sus efectos potenciales para el medio ambiente físico, las variables más importantes que deben ser identificadas, son: los niveles de ingresos y bienestar, la disponibilidad de la mano de obra, y la relación tierra/población. Los cambios que se producen en estos factores, probablemente, afectarán la manera en que se manejen los recursos físicos, de igual manera, los cambios en el acceso tradicional de la gente a los recursos.

Los temas sociales claves que deberán ser consideradas antes de implementar cualquier proyecto de manejo de ganadería o terreno de pastoreo, son

  • Las dimensiones de espacio y tiempo de la economía de los terrenos de pastoreo.
  • La tenencia de los recursos y la gestión local.
  • Los derechos a la propiedad, la distribución y el bienestar.
  • La disponibilidad de la mano de obra.

Los sistemas de producción de ganado en los terrenos de pastoreo necesitan una gran extensión de tierra. La movilidad de los grupos humanos en estas zonas tiende a aumentar con la aridez, y las poblaciones más móviles viven en las zonas áridas y semidesérticas. Es fundamental, por lo tanto, identificar la expansión física y los tipos de ecosistemas que son explotados por el ganado durante todo el ciclo, “de sequía a sequía”, (un período de 7-10 años), especialmente, en el caso de los recursos terrestres e hídricos, que son críticos para la supervivencia del sistema global de producción. La pérdida de las tierras debido a la incursión de la agricultura (sea por extraños o por los pastores mismos), los proyectos de colonización, la creación de parques nacionales, y otras actividades, reducirán la cantidad de tierra que está disponible para la producción y bajará la relación tierra/población. Puede ser especialmente perjudicial para los pastores, si se aplican las áreas críticas que utilizan durante la temporada seca, para otros usos ganaderas. Finalmente, la reducción de movilidad debido a las barreras físicas (p.ej. cercas, poblaciones) o las políticas gubernamentales que favorecen la sedentarización y asentamiento, afectarán la flexibilidad necesaria para optimizar el uso de los terrenos de pastoreo.

En las áreas donde los terrenos de pastoreo sean recursos de propiedades común, la mayoría de las comunidades tiene (o tuvieron) instituciones formales o informales que regulan el acceso al pasto, al agua y a los otros recursos. El uso de los terrenos comunales, a menudo se basaba en derechos de propiedad o de uso sobre la tierra de varias zonas ambientales, donde funcionaban los sistemas nómadas de producción. Las políticas gubernamentales que tratan de asentar a los nómadas o el deseo de la población de ser sedentaria, o la apropiación de la tierra para programas de riego u otros proyectos de desarrollo, han reducido el área total y su distribución ambiental a tal punto, que han ocurrido cambios radicales en las estructuras sociales y los sistemas de producción. Estos cambios imposibilitan la ganadería, o requieren una mayor importación de insumos para los animales. Las políticas gubernamentales, con respecto a los subsidios, impuestos y fijación de precios de los productos, a menudo, han favorecido la agricultura, en vez de la ganadería, causando el mal uso de los terrenos con poco o ningún potencial económico por la producción de cultivos. Esto ha exacerbado más el impacto en los sistemas sociales y culturales. Es fundamental identificar, tanto estas normas locales tradicionales que regulan el acceso a los recursos (y cómo cambian durante el tiempo), como las políticas y programas gubernamentales que influyen en la práctica local de la tenencia de la tierra.

Deben ser analizadas las organizaciones locales, los individuos que tienen la responsabilidad de vigilar los reglamentos de tenencia, y las características de estas organizaciones en cuanto a clase, edad, y sexo. Estas entidades deben, no solamente, participar en el diseño del proyecto, sino que deben dar la misma consideración a las personas que serán afectadas, especialmente, si sus intereses no tienen representación adecuada en los cuerpos gobernantes. Los aspectos, en pro y en contra, del cambio de los modelos de propiedad (p.ej. cambiando de un sistema de propiedad común de los recursos, al de la propiedad privada) deberán ser analizadas, cuidadosamente, a la luz de los modelos sociales locales.

Es esencial entender los modelos locales existentes de propiedad de la ganadería, para poder diseñar un proyecto para manejar los terrenos de pastoreo. En la mayoría de los casos, la posesión del ganado es altamente distorsionado, a menudo, el 10 por ciento de los pastores controlan hasta el 50 por ciento de las unidades, y hay grandes segmentos (con frecuencia, el 20 al 30 por ciento de los hogares) que no controlan sino poco a ningún ganado u otra propiedad. Es peligroso tratar de determinar el número de animales que correspondan a la capacidad del terreno, sin tener primero conocimiento de la dinámica de posesión, y el número de animales por hogar que son necesarios para su manutención, y para que el sistema será, económicamente, viable. El peligro consiste en que si se limita el número de animales por familia (en vez de la cantidad de familias que participan en la ganadería) para reducir la presión de pastoreo, se puede disminuirlo hasta que llegue a ser antieconómico, y obligar a las familias más pobres a dejar de producir.

Además, existe, frecuentemente, mucha distorsión en el reparto de los ingresos y en los derechos de propiedad intrafamiliares (los que se basan en el sexo y la edad). A más de obtener la información sobre la distribución general de la propiedad y los ingresos entre las familias, se deberá entender los siguientes factores: el grado en que la gestión y propiedad estén concentradas en la misma unidad (p.ej. los segmentos adinerados de la población, dentro o fuera de la comunidad, que actúan como propietarios ausentes, y contratan a los pastores locales para que cuiden sus animales); el grado en que ciertas categorías de propiedad (las cabras y las ovejas) o las fuentes de ingresos (la venta de la leche) sean controladas por las mujeres, y si las actividades de desarrollo han socavado las actividades comerciales de las mujeres; y, el grado en que ciertas actividades del manejo de los recursos y la propiedad pueden ser diferenciadas, según la categoría económica.

Como las actividades de producción de los terrenos de pastoreo se realizan, generalmente, en las áreas de baja densidad de la población, a menudo, sufren de falta de la mano de obra. Esto influye en el desplazamiento del rebaño, su movilidad, y ciertas técnicas de conversión y de manejo de los recursos. Los aspectos que deben ser evaluados son: la diversificación del sistema de producción local (el grado en que los cultivos mixtos, las oportunidades de trabajo asalariado y las otorgas actividades no agropecuarias, afectan la disponibilidad de la mano de obra para la ganadería); el grado en que la participación de los hombres en las actividades no agropecuarias aumente la carga de trabajo de las mujeres; y, el grado en que la falta de mano de obra y los bajos ingresos, afecten las estrategias locales de gestión, y se asocien con las prácticas destructivas de manejo de los recursos.

En las áreas cuyos recursos de pastoreo son limitados, o en las áreas que son, ecológicamente, frágiles, como las zonas montañosas, se puede restringir el movimiento del ganado para limitar la degradación ambiental, e implementar un sistema de alimentación en pesebre. Aunque esto sea más solvente, ecológicamente, pueden ser injustos los derechos de acceso a los recursos de forraje, o puede estar concentrada la posesión de la tierra que sirve para cultivar el alimento para el ganado, impidiendo la participación de los pobres, o la gente sin tierras, en el programa. Hay que tomar estos factores en cuenta al diseñar el proyecto.

Ganadería y Cambio Climático[editar]

Doble Propósito[editar]

FLECKVIEH – SIMMENTAL La raza eficiente y ecológica para producción de leche y carne.[1]

I. Influencia de la ganadería en el cambio climático

Vaca de la raza Fleckvieh – Simmental.

Por el rápido calentamiento global, las notorias consecuencias del cambio climático se convierten cada vez más en tema central de interés público. Día a día los reportajes sobre el origen y las posibles soluciones a estos problemas aumentan en la prensa, radio y televisión. La causa de este cambio climático es el efecto invernadero, consecuencia de los llamados gases de efecto invernadero (GEI) (Ver gráfico adjunto).

Los ganaderos también están involucrados en esta discusión porque la ganadería es la responsable de una parte importante de la emisión de los gases de invernadero (GEI). Desde un punto de vista global, las actividades relacionadas con la ganadería contribuyen con un 18 % (en equivalentes de CO2) de las emisiones antropogénicas de los GEI. Esto equivale incluso a un porcentaje más alto que las emisiones del sector del transporte (FAO, 2006). La participación de la ganadería en los diferentes GEI se divide como se muestra en la Tabla 1.

Tabla 1: Participación de la Ganadería en los diferentes Gases de Efecto Invernadero (GEI)

Gases de Efecto
Invernadero (GEI)
Participación de la Ganadería en el
de las Emisiones Antropogénicas
Dióxido de Carbono (CO2) 9%
Metano (CH4) 35 - 40%
Óxido Nitroso (N2O) 65%
Amoniaco (NH3) 64%

Fuente: FAO, 2006

Los Gases del Efecto Invernadero (GEI) y su Efecto[2]

Gases de efecto invernadero (GEI) son de origen natural, pero también antropogénico. Son responsables, de que gran parte de la radiación calorífica reflejada por la tierra sea absorbida y que de esta manera lleven a un calentamiento de la atmósfera. Sin el efecto invernadero, la vida sería casi imposible sobre la tierra. Sin embargo, desde el principio de la industrialización el hombre ha influenciado cada día más la concentración de los GEI en la atmósfera, causando así un mayor efecto de invernadero e igualmente acelerando el cambio climático.

Desde el principio de la industrialización las emisiones antropogénicas han aumentado la concentración de estos gases en la atmósfera. El promedio de calentamiento de la superficie de la tierra desde el siglo XIX fue de 0,6 Grados Celsius. Cálculos recientes pronostican un aumento promedio de temperatura de 1,4 hasta 5,8 C hasta el año 2100 (UNFCCC, 2005).

La radiación solar de onda corta choca sobre la superficie de la tierra y la calienta. Los gases de invernadero permiten pasar casi sin dificultad a la radiación solar de onda corta a través de la atmósfera y llegar a la superficie de la tierra. Sin embargo absorben la radiación solar de onda larga de la superficie de la tierra y de la atmósfera. Los GEI más importantes que participan principalmente en el efecto invernadero, son Dióxido de Carbono (CO2), Metano (CH4), Óxido Nitroso (N2O) y los Clorofluorocarbono (CFC).

Dióxido de Carbono (CO2)

El 9% del total de las emisiones antropogénicas de CO2 provienen de la ganadería. Son producto principalmente de la deforestación de bosques naturales para conseguir tierras para ganadería y agricultura.

Metano (CH4)

De las emisiones antropogénicas de Metano la ganadería causa aprox. 35 – 40%; la mayoría de estas, el 80%, se forman por la fermentación en el pre - estómago (rumen) de los rumiantes y por el almacenamiento de abonos orgánicos (estiércoles líquido y sólido).El metano resulta durante el proceso de digestión en los pre-estómagos de los rumiantes por la acción de microbios (protozoos), que apoyan la digestión de carbohidratos y celulosa. En este proceso se producen ácidos grasos volátiles y gases. Estos gases son expulsados cada uno o dos minutos por la nariz y la boca durante el eructo. De esta manera un bovino produce aproximadamente 280 l de Metano por día (U. Schönhusen, 2002), donde del forraje con más cantidad de celulosa se produce más metano que durante la fermentación de almidón (Kreuzer, 1997).

Óxido Nitroso (N2O)

De igual manera a través de la ganadería se produce el 65% de la producción de Óxido Nitroso antropogénica. La mayor parte se escapa durante el almacenamiento y la aplicación de estiércoles orgánicos.

Amoniaco (NH3)

La ganadería es responsable del 64% de las emisiones antropogénicas totales de amoníaco, que de una manera significativa contribuyen a la lluvia ácida y a la acidez del ecosistema. Amoniaco se libera principalmente durante el almacenamiento y la aplicación de estiércoles líquidos y sólidos.

Un tercio del consumo de proteína mundial son productos de origen animal. El aumento de la población, e igualmente de su capacidad de compra, conjuntamente con el cambio de las costumbres alimenticias, aumenta rápidamente la demanda de productos de origen animal, mientras que por la globalización, el comercio de insumos para la ganadería y de los mismos productos de origen animal se facilita.

Los rumiantes juegan un papel importante en el suministro de alimentos, debido a que su sistema de digestión tiene la posibilidad de digerir forraje verde. De esta manera, áreas que no son aptas para agricultura pueden ser utilizadas. En todas las áreas verdes y de pastoreo del mundo se puede producir con rumiantes proteína de gran calidad, sin que los animales se conviertan en competencia directa por la comida de los humanos.

La producción mundial de carne de 229 millones de toneladas de los años 1999/2001 aumentará a 465 millones de toneladas, más del doble, hasta el año 2050. La producción de leche aumentará de 580 a 1,043 millones de toneladas. La influencia al medio ambiente por cabeza de ganado se debería reducir a la mitad, únicamente para evitar un daño al medio ambiente mayor al actual.


El 80% de las emisiones de Metano en la ganadería se producen durante la fermentación por bacterias formadoras de Metano en el rumen de los rumiantes. Los rumiantes están en condiciones incluso con muy mala base alimenticia de producir proteína de muy buena calidad en forma de leche y carne y tienen por lo tanto una gran importancia en el abastecimiento de proteína de la población mundial.


II. Planteamientos para disminuir el daño al medio ambiente

El monto de emisiones de Metano y Dióxido de Carbono depende de los sistemas de producción y de las particularidades regionales, donde la ingesta de energía y otros factores de la comida tienen importancia, como calidad y cantidad de forraje, peso de los animales, edad y movimiento de los mismos.

Un planteamiento esperanzador para reducir el daño al medio ambiente es el mejoramiento de la productividad y la eficiencia de la producción animal, que con una mejor nutrición y una genética específica puede lograrse. Un mejoramiento de la productividad lleva al fin y al cabo a una disminución de la cantidad de animales que son necesarios para la producción de una cantidad específica de un producto determinado.

En la discusión de cómo reducir la emisión de GEI proveniente de la ganadería se habla de dos posibles planteamientos. Uno favorece la producción de alimentos con bovinos especializados para carne o para leche, donde las productividades específicas deben ser llevadas a su máximo. En el caso de razas especializadas de leche se parte de que por ejemplo, el concentrado que se necesita para lograr estas altas producciones, se mantendrá así de económico como hasta la fecha y que además estará disponible en las cantidades requeridas. En contra de esto se ve el ya claro desarrollo de que el concentrado es cada vez más costoso, simplemente por la competencia entre la producción de energía, concentrado y alimentos.

A largo plazo será muy costoso alimentar rumiantes con grandes cantidades de concentrado. Como muchas investigaciones y modelos de cálculo lo demuestran, razas de Doble Propósito como el Fleckvieh – Simmental de Baviera son, en cambio adecuadas para reducir el daño al medio ambiente a un mínimo posible, porque puede producir leche y carne con el mismo animal. Aparte de estas fortalezas ecológicas, la producción de leche y carne con un solo animal, trae consigo ventajas económicas para las fincas y es apropiado para la economía nacional. A nivel mundial existen aproximadamente 41 millones de cabezas de Fleckvieh - Simmental, es decir tiene una presencia global. Su adaptabilidad y productividad la ha puesto a prueba en muchos países con diversas zonas climáticas (Canadá, Centro - y Suramérica, Sudáfrica, Australia etc.).


Modelos de cálculo para un posible alivio a la contaminación ambiental con la utilización de la raza Doble Propósito Fleckvieh – Simmental

Para investigar como las emisiones de Metano, Nitrógeno y Fósforo en Baviera variarían, manteniendo la producción total de leche y de carne del hato, se aumentaría la producción de leche del hato de doble propósito de este momento de 5,500 k de leche por vaca y año a 6,000 y 7,500 k de leche o incluso a una producción alta de 9,000 k, aumentando al mismo tiempo la producción de carne con crianza a toda leche; Rosenberger y Rutzmoser (Gruber Info, 2002) han realizado los modelos de cálculo que se presentan en la Tabla 2.

Tabla 2: Emisiones de Metano, Nitrógeno y Fósforo con cantidades iguales de producción

Sistema de
Producción
Cantidad
de vacas
en miles
Entrega de
Leche
en miles ton
Producción
de Carne
en miles ton

Metano
en miles ton
Emisiones de
Nitrógeno
en miles ton

Fósforo
en miles ton
A 5.500 k Leche
Vacas Leche
Vacas Carne
Total

1.410
-
1.410

7.134
-
7.134

438
-
438

280
-
280

228
-
228

32,2
-
32,2
B 6.000 k Leche
Vacas Leche
Vacas Carne
Total

1.293
127
1.420

7.137
-
7.137

401
37
438

260
22
282

213
21
234

30,4
2,8
33,2
C 7.500 k Leche
Vacas Leche
Vacas Carne
Total

1.034
504
1.538

7.134
-
7.134

291
147
438

209
88
297

176
83
259

25,1
11,2
36,3
D 9.000 k Leche
Vacas Leche
Vacas Carne
Total

862
926
1.788

7.137
-
7.137

168
270
438

163
161
324

149
152
301

21,8
20,6
42,4

Rosenberger y Rutzmoser (Gruber Info, 2002).

Si se calcula en promedio con 5.500 k de leche por vaca (Escena de producción “A”), las 1,41 millones vacas en Baviera (cantidad de vacas en el año 2001, año de la investigación) incluyendo sus crías (no se cuenta las vacas con crías a toda leche) emiten en total 280.000 t de Metano, 228.000 t de Nitrógeno y 32.100 t de Fósforo. Con una producción de leche promedio de 9.000k por vaca y año (Escena de producción “D”) en cambio se necesitarían únicamente 862.000 vacas para lograr la misma cantidad de leche. Aparte se necesitarían 926.000 vacas de carne para producir la misma cantidad de carne que en la escena de producción “A”. En total significa que las emisiones aumentan en Metano 15,7%, en Nitrógeno 32,0% y en Fósforo 31,7% en relación a la escena de producción “A”.

Más ventajas de la raza que tienen un efecto positivo en el balance ecológico

Con una raza Doble Propósito se puede reducir claramente la cantidad de estiércol líquido y sólido y por lo tanto también la cantidad de sustancias dañinas para el medio ambiente como Fósforo y Nitrógeno, porque en total se necesita menos cantidad de animales para producir la misma cantidad de leche y carne. Además naturalmente una menor cantidad de animales consume menos forraje, lo que lleva a una reducción de áreas necesarias para pastoreo. De esta manera el aumento de áreas nuevas de pastoreo por cambio en la explotación (Peligro de quema de bosques naturales) se pudiese reducir, lo que llevaría también a una participación en la reducción de las emisiones de CO2.

Aparte la raza Doble Propósito Fleckvieh – Simmental es muy conocida por su muy buena fertilidad. Si una vaca regularmente produce un ternero cada año, la productividad aumenta significativamente en la ganadería y la emisión de sustancias dañinas al medio ambiente se reduce drásticamente (las vacas casi no tienen tiempo en el cual están improductivas). En este contexto la edad temprana de la primera cría de la raza juega un papel importantísimo, puesto que entre más temprano una vaca da su primera cría, más corto será el período de crianza y por consiguiente menor el daño al medio ambiente.

Según Michael Layer del “Air Polllution Prevention Directorate Enviroment Canada”, una autoridad del medio ambiente canadiense, las emisiones de Metano se podrían reducir en la ceba de bovinos, disminuyendo el período de ceba (al fin y al cabo la vida útil de los animales de ceba) significativamente. Es decir, las características maternales, la producción de leche y la capacidad de crecimiento tendrán la más alta importancia.

Aquí otra vez la raza Fleckvieh – Simmental tiene ventajas claras sobre las razas especializadas de carne, puesto que en las vacas “Tipo carne”, las vacas Fleckvieh – Simmental con su enorme producción de leche, conducen a que las crías se alimenten de manera óptima, creciendo rápidamente y logrando su madurez para matadero antes. En esta relación la precocidad de los animales de la raza es muy importante, dado que en comparación con la mayoría de las razas de carne se producen terneros listos para matadero más temprano.

Layer llega incluso al punto de proponer valores ambientales para todas las razas, que de alguna manera describan las características maternales de una raza, su producción de leche y sus características de crecimiento. Con estos valores ambientales se podrían desarrollar modelos que aproximen la estadía de los animales en los “Feedlots” o lotes de engorde hasta su fecha de faenado, donde una reducción de la duración de ceba signifique al mismo tiempo un reducción del daño ambiental.

En todo el mundo se nota una tendencia, de cruzar razas especializadas de leche con otras razas, por un lado para aprovechar el efecto de heterosis y para mejorar su aptitud biológica (Fitness), por otro lado, debido a la inseguridad en el sector agrícola – ganadero, la posibilidad de tener diferentes entradas. En muchos países los terneros de razas especializadas de leche no tienen ningún valor y son sacrificados tan pronto nacen; por motivos ecológicos, de derechos de los animales y por sensatez de la economía nacional, no se puede aceptar esta situación. Con el cruzamiento de razas especializadas de leche con razas de doble propósito más musculosas se puede mejorar la aptitud biológica y la producción de carne, llegando así a un mejor balance ecológico.

El cruzamiento de Fleckvieh – Simmental con razas especializadas de carne trae ventajas en cuanto a lo enumerado anteriormente como características maternales y precocidad.

Nosotros como una organización que trabaja en la genética bovina, que entendemos como nuestra gran tarea social y económica, el tratar eficazmente el medio ambiente, el suelo y las reservas naturales, y como centro de inseminación München – GRUB e.V. hemos tomado la determinación de investigar más profundamente los puntos antes mencionados en un proyecto conjunto con la universidad de “Bloemfontein” / Stellenbosch y con “Agricultural College” en Elsenburg / Sudáfrica. La raza doble propósito Fleckvieh – Simmental fue introducida al sur de África (Namibia, Colonia Alemana de África del Sudeste) durante la época de la colonia hacia los años de 1893 desde Baviera y es hoy una de las más importantes razas de carne en esta región.

Se investigará y se aclarará científicamente en este proyecto con la ayuda de experimentos de campo sobre todos los siguientes puntos:

• ¿Que contribución realmente puede hacer una raza Doble Propósito a la reducción de la emisión de Metano, de Nitrógeno y de Fósforo?

• ¿Que contribución puede hacer la introducción de una raza doble propósito en regiones con áreas desérticas y pequeñas, con mal abastecimiento de agua (Comercio de derechos de agua) al suministro con proteína de la población oriunda sin contaminar en demasía el medio ambiente?

• ¿Cómo se deja mejorar el balance ecológico, si se utilizan razas de doble propósito para cruzamiento con razas especializadas de producción de leche (Holstein, Jersey) y de que de esta manera se aumente la producción de carne del mismo animal?

Criadores de Fleckvieh – Simmental tienen una gran herramienta con su raza, para prevalecer en esta discusión que apenas arranca sobre el cambio climático. Ellos pueden contribuir a la reducción de los GEI globalmente con su raza de una manera muy activa y al mismo tiempo tomar muy en serio su responsabilidad de asegurar el abastecimiento de alimentos para la población.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Autor: Dipl. -Ing. agr. Johanna Kampschulte / BFG – München GRUB - Antonio Brandauer /agroaustria.com
  2. Taller internacional sobre "Emisiones Agrícolas de Gases con Efecto Invernadero" - Contexto Mundial - Montevideo, julio de 2008

Bibliografía[editar]

  • Libro de Consulta para Evaluación Ambiental (Volumen I; II y III). Trabajos Técnicos del Departamento de Medio Ambiente del Banco Mundial 2006

Enlaces externos[editar]

Wikilibros