Impacto ambiental potencial de proyectos de centrales termoeléctricas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Los proyectos termoeléctricos pueden incluir los siguientes tipos de centrales, los que determinan en forma muy marcada el tipo e importancia de los potenciales impactos ambientales:

(Estos tres últimos no se incluyes en este análisis)

Los componentes principales de los proyectos termoeléctricos incluyen:

  • El sistema de energía (es decir, la turbina o el generador de la fuente de energía);
  • Los elementos auxiliares, que pueden incluir el sistema de enfriamiento, el equipo de limpieza de la chimenea;
  • Almacenamiento del combustible y áreas de manejo;
  • Sistemas de entrega del combustible;
  • Áreas para almacenar los desechos sólidos;
  • Vivienda para los trabajadores;
  • Subestaciones eléctricas; y,
  • Líneas de transmisión.

El tipo de instalación y el tamaño de los proyectos termoeléctricos, así como su ubicación, determinará el tipo y el tamaño de estos elementos auxiliares.

Impactos ambientales potenciales[editar]

Los impactos negativos pueden ocurrir durante la construcción, así como la operación de las plantas termoeléctricas. Los impactos de la construcción son causados, principalmente, por las siguientes actividades de la preparación del sitio: desbroce, excavación, movimiento de tierras, drenaje, dragado o embalse de los ríos y otras extensiones de agua, establecimiento de las áreas de colocación, de préstamo y de relleno. Se emplea un gran número de trabajadores en la construcción de las centrales energéticas, y esto puede causar impactos socioculturales importantes en las comunidades locales.

Las plantas termoeléctricas son consideradas fuentes importantes de emisiones atmosféricas y pueden afectar la calidad del aire en el área local o regional. La combustión que ocurre en los proyectos termoeléctricos emite dióxido de sulfuro (S02), óxidos de nitrógeno (NOx), monóxido de carbono (CO), dióxido de carbono (C02) y partículas (que pueden contener metales menores). Las cantidades de cada uno dependerán del tipo y el tamaño de la instalación y del tipo y calidad del combustible, y la manera en que se queme. La dispersión y las concentraciones de estas emisiones, a nivel de la tierra, son el resultado de una interacción compleja de las características físicas de la chimenea de la planta, las cualidades físicas y químicas de las emisiones, las condiciones meteorológicas en el sitio, o cerca del mismo durante el tiempo que se requiere para que las emisiones se trasladen desde la chimenea hasta el receptor a nivel de la tierra, las condiciones topográficas del sitio de la planta y las áreas circundantes, y la naturaleza de los receptores (p.ej., seres humanos, cultivos y vegetación nativa).

Típicamente, el agua de enfriamiento limpia constituye el efluente más importante que proviene de las plantas termoeléctricas. Puede ser reciclada o descargada a la extensión de agua superficial, sin causar efectos mayores en cuanto a su calidad química. Sin embargo, debe ser considerado el efecto del calor residual sobre la temperatura del agua ambiental, durante la evaluación de las plantas que contemplen utilizar, sin reciclaje, el agua de enfriamiento. Un aumento pequeño en la temperatura del agua ambiental puede alterar, radicalmente, las comunidades de las plantas y la fauna. Los otros efluentes que producen los proyectos termoeléctricos son menos abundantes, pero pueden alterar, grandemente, la calidad del agua. Por ejemplo, los efluentes de las plantas termoeléctricas a carbón contienen el agua de lavado del sistema de enfriamiento, de la caldera, del desmineralizador, del regenerador de resinas, del eliminador de ceniza y el escurrimiento de los montones de carbón, ceniza y del patio, así como otras descargas de bajo volumen causadas por los accidentes o derrames. Se encuentran diferentes combinaciones de metales y otros químicos en estos efluentes. En las plantas a petróleo los derrames de combustible tienen un impacto negativo sobre la calidad del agua.

Como algunos de los impactos pueden ser evitados completamente, o mitigados más exitosamente, a menor costo, si el sitio se escoge, prudentemente,

Temas especiales[editar]

Efectos globales y regionales[editar]

Emisiones atmósféricas de una central termoeléctrica.

Las emisiones de las centrales termoeléctricas pueden provocar lluvia ácida, especialmente si el combustible es carbón con un alto contenido de azufre. La precipitación ácida acelera el deterioro de los edificios y monumentos; altera, radicalmente, los ecosistemas acuáticos de ciertos lagos y daña la vegetación de los ecosistemas forestales. Además, el uso de los combustibles fósiles en las plantas termoeléctricas genera C02 y NOx, y el calentamiento mundial ha sido atribuido al aumento de la concentración de C02 y NOx en la atmósfera. Sin embargo, es imposible, actualmente, predecir la contribución exacta de las emisiones específicas de un proyecto termoeléctrico en particular, a estos problemas regionales y globales.

Agua de enfriamiento y calor residual[editar]

Muchas plantas de generación que emplean vapor tienen sistemas de enfriamiento sin reciclado. Si el alto volumen de agua que requieren las grandes plantas de este tipo, se toma de las extensiones de agua naturales, como ríos y bahías, existe el riesgo de mortandad para los organismos acuáticos, porque se arrastran y se chocan con el sistema de enfriamiento. Esto puede reducir grandemente la población de peces y moluscos, de los cuales algunos pueden tener importancia comercial.

Las descargas de agua caliente pueden elevar la temperatura del agua ambiental, alterando radicalmente, las comunidades de plantas y animales acuáticos, favoreciendo a los organismos que se adapten a temperaturas más altas. Entonces, las nuevas comunidades son vulnerables al efecto opuesto, a saber, una reducción brusca de la temperatura ambiental, después de la paralización de la planta, debido a las fallas o el mantenimiento programado.

Al utilizar torres de enfriamiento por evaporación, se reduce la cantidad de agua que debería ser empleada para enfriamiento, y se requiere, sólo una cantidad suficiente para compensar la evaporación. Las torres eliminan la descarga térmica, pero producen agua de purgación, que deberá ser eliminada. En los climas más fríos hay otra alternativa: se puede reducir la temperatura mediante el uso beneficioso del calor residual en la forma de agua caliente o vapor, p.ej., para calentar los edificios o piscinas de acuacultura.

Cualquiera de los métodos de enfriamiento implica algún consumo de agua. En las áreas donde es escasa, esto reduce el volumen de agua que está disponible para consumo humano, riego, navegación y otros uso.

Impactos sobre la comunidad[editar]

Uno de los impactos más importantes de las plantas termoeléctricas se relaciona con la afluencia de trabajadores durante el período de construcción. Pueden ser necesarios varios miles de trabajadores durante algunos años para la construcción de una planta grande (700 MW), y cientos de trabajadores para su operación. Sin embargo, luego de construidas operan con no más de 40 trabajadores.

En su fase de construcción existe potencial para mucha tensión si la comunidad receptora es pequeña. Se puede producir una condición de "crecimiento rápido" o desarrollo inducido. Esto puede tener efectos negativos importantes en la infraestructura existente de la comunidad: las escuelas, política, prevención de incendios. servicios médicos, etc. Asimismo, la afluencia de trabajadores de otros lugares o regiones cambiará los modelos demográficos locales y alterara los valores socioculturales locales, así como las costumbres de vida de los residentes.

Otro impacto potencial es el desplazamiento de la población local debido a las necesidades de terreno para la planta y las instalaciones relacionadas con la misma. Pueden haber serias alteraciones en el tráfico local a raíz de la construcción y operación de la planta termoeléctrica. Finalmente, las grandes plantas eléctricas producen impactos visuales y mucho ruido.

Alternativas del proyecto[editar]

La evaluación ambiental debe incluir un análisis de las alternativas razonables que podrían cumplir los objetivos finales del proyecto termoeléctrico. El análisis puede producir alternativas más solventes que el proyecto original, desde el punto de vista ambiental, sociocultural y económico. Se deben considerar algunas alternativas:

  • no hacer nada (es decir, examinar las consecuencias de no tomar acción alguna para cumplir con las necesidades de la demanda que se esperan);
  • combustibles alternativos;
  • alternativas para el manejo de la energía y la carga;
  • alternativas en cuanto a la selección del sitio;
  • alternativas para la eliminación del calor;
  • alternativas para el suministro de agua/ alternativas de abastecimiento;
  • alternativas para la eliminación de los desechos sanitarios y de la planta;
  • alternativas para la eliminación de los desechos sólidos;
  • opciones en cuanto a los equipos de ingeniería y control de la contaminación;
  • opciones de control para la gerencia;
  • alternativas para la estructura social, incluyendo la infraestructura y el empleo.

Las alternativas deben ser evaluadas como parte del proceso conceptual de diseño; sin embargo, se recomiendan las alternativas que facilitan el control ambiental efectivo y económico. Se debe ponderar la suficiencia de las alternativas en relación con los factores ambientales y económicos.

Referencias[editar]

  • Libro de Consulta para Evaluación Ambiental (Volumen I; II y III). Trabajos Técnicos del Departamento de Medio Ambiente del Banco Mundial

Véase también[editar]

Enlace externo[editar]

Wikilibros