Iglú

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Iglu»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Iglú de gran tamaño. Véase la excavación en la puerta y la parte externa sin finalizar.

Un iglú (del inuktitut iglu / ᐃᒡᓗ, 'casa', plural: igluit) o casa de nieve es un refugio construido con bloques de nieve que generalmente posee la forma de cúpula. Los iglúes se asocian comúnmente con los esquimales, que los han usado como refugio temporal para los cazadores durante el invierno. Su construcción fácil y barata lo convierte en una alternativa de vivienda para los habitantes de zonas heladas, Antártida y Alaska, donde otro tipo de estructuras resulta muy oneroso; por otro lado, presta el abrigo y la seguridad necesarios. Puede ser vivienda permanente si el tamaño y el mantenimiento resultan adecuados. Existen diversos modelos y formas, pero la más común es la cúpula.

Tipos de iglú[editar]

Dibujo de un iglú tradicional.

Hay, fundamentalmente, tres tipos de iglú, los cuales se utilizan según la función que han de cumplir:

  • El más pequeño se construye como un resguardo temporal para cazadores que, lejos de su hogar, se aventuran sobre el hielo para obtener alimento. Su uso es fundamentalmente para resguardo nocturno y tiene una duración relativamente corta.[1]
  • Existen los de tamaño mediano, los cuales sirven como morada familiar, albergando en una sola "habitación" el espacio de descanso. Su duración es de semi permanencia, requiriendo de mantenimiento constante, cuidando de la estabilidad de la estructura.[1]
  • También existen los de gran tamaño, capaces de albergar hasta a 20 personas. Son permanentes y pueden ser una construcción gigante dividida en habitaciones; también pueden ser una serie de iglúes pequeños interconectados por túneles, creando un complejo habitacional en la nieve. Debe tenerse en cuenta que para la construcción de dicho iglú, debe haber acuerdo comunitario, por lo que la "casa de hielo" se vuelve parte de la formación cultural comunitaria.

Estructura[editar]

Materiales[editar]

La nieve que se utiliza para construir un iglú debe ser suficientemente compacta como para ser cortada y colocada de manera apropiada. La mejor es aquella que ha removido el viento, porque sirve para compactar y entrelazar los bloques. El hueco que queda en la nieve, luego de extraer los bloques, se usa para la mitad inferior del refugio; es decir, el iglú es construido justo en el sitio de donde sale la nieve para la estructura. La forma de construirlo es sencilla, ya que no es necesaria una estructura provisional de soporte, cada bloque se apoya en los anteriores hasta cerrar progresivamente todo el espacio.[2]

Construcción[editar]

El iglú se suele construir en espiral con bloques distintos de tamaño creciente.

La característica fundamental del iglú es que está hecho en forma de cúpula(aunque no siempre), lo cual permite que su construcción no requiera de una estructura de apoyo, sosteniendo el peso de cada bloque en el inferior. Si la nieve ha sido bien compactada y pulida para que la estructura se mantenga fuerte, un iglú debe tener la capacidad de soportar a una persona de pie en la cúspide de ésta.[3]

Estructura fundamental de un iglú, vista desde el lateral.

Como ya se ha indicado, la superficie de donde se sacaron los bloques de nieve deberá servir como piso de la mitad frontal del iglú, dejando una parte trasera elevada que sirve como cama. La disposición de los bloques base es circular, colocando uno delgado en un borde y agrandando los bloques a medida se avanza. Así, en espiral, se va elevando la altura de la estructura hasta cerrarla en la cúspide. La puerta debe ser pequeña, ubicada en la base de la construcción. En ocasiones, se cava un túnel que evita que se filtre el frío por la puerta, lo cual hace que la temperatura del iglú se mantenga más cálida que en el exterior. La temperatura interna puede oscilar entre los -7 y los 16 °C.[1] La puerta de acceso debe orientarse a sotavento.[2]

No debe olvidarse colocar un orificio razonablemente grande en la parte superior (no en la cúspide) de la construcción, el cual servirá para la evacuación de gases dañinos al ser humano. De no hacerse, la estructura acumulará dichos gases, convirtiéndose en un claustro letal para quienes la habiten. Adicionalmente, puede colocarse una pequeña ventana sobre la puerta, la cual puede servir para dar visibilidad y para ventilación adicional si las condiciones climáticas lo permiten.[4]

Modificaciones[editar]

Dibujo de 1916, en el cual se muestra el interior de un iglú en Alaska.

Gracias a las excelentes propiedades aislantes de la nieve, el interior de un iglú es sorprendentemente confortable. Los esquimales que se encuentran entre Groenlandia y la Isla de Baffin cubren el interior de su refugio con pieles de animales, lo que incrementa la temperatura hasta 5 ó 20 °C.[1]

Además, en las construcciones de gran tamaño, pueden incluirse diseños distintos en el interior, incluso pudiendo amueblar con camas, mesas e incluso estufas. Debe recordarse que es un hogar en la nieve, por lo cual debe brindar todas las comodidades posibles al habitante.[2]

Variantes en el uso[editar]

Iglú provisional (realmente, un quinzee) hecho en Finlandia. Nótese la construcción distinta de la puerta y la fragilidad evidente en la estructura.

Además de ser usados como casas de habitación, los iglús también son utilizados como objetos de diversión en campamentos invernales y juegos en la nieve. Pese que su aspecto suele ser similar a los tradicionales, su construcción es totalmente distinta. Se hace un cúmulo considerable de nieve sin considerar su tipo, excavando al interior del montón a manera de hacer la cavidad que ha de ser utilizada como habitación. Este tipo de construcción se denomina en Canadá un "quinzhee" o "quinzee" (un vocablo athabascano) para diferenciarlo de un iglú propio que se construye con bloques de hielo. Desde luego, este tipo de construcción es francamente débil y no proporciona las condiciones para brindar verdadero abrigo a largo plazo.[2] Sin embargo, la construcción de un quinzee es más rápida y por lo tanto se lo prefiere como refugio en una situación de emergencia.

Otra modalidad es la construcción del iglú con cartón o ramas, recubriéndolas de nieve y luego retirando la estructura original; evidentemente adolece de la misma fragilidad que el modelo anterior. En cualquier caso, siempre se recomienda que se bañe con agua helada el iglú provisional, lo cual lo hará resbaladizo, evitando que alguien suba y lo derrumbe, hecho que podría resultar fatal para los ocupantes temporales puesto que quedarían soterrados por la nieve.[2]

A nivel cultural, el iglú es también un símbolo de nieve, hielo y esquimales. Territorios como Nunavut, Canadá, lo han adoptado como parte de su escudo, dándole una relevancia cultural importante.[5]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d Holigan, Rich (2003). «¿Qué tan cálido es un iglú?» (en inglés). Consultado el 15 de noviembre de 2007.
  2. a b c d e nevasport.com (2007). «Como hacer un iglú». Consultado el 15 de noviembre de 2007.
  3. UIAH. «Teorías temáticas de la arquitectura». Consultado el 15 de noviembre de 2007.
  4. benmeadows.com (2007). «Construyendo un iglú» (en inglés). Consultado el 15 de noviembre de 2007.
  5. Commissioner of Nunavut. «Symbolism of the Coat of Arms». Consultado el 15 de noviembre de 2007.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]